Había estrellas…

Estas fotos tienen la etiqueta #sintrípode, cosa que ya ha pasado alguna vez en este blog. Fotografiar la luna sin ese maravilloso soporte y con un frío moderado, puede convertir la experiencia en algo sutilmente desagradable … Ya hacía unos días, que las nubes no me dejaban verla bien y la motivación hacia la foto era cero, pero esa noche, ocurrió algo. Nada espectacular ni importante: se fue la luz, dos veces, por un período de un par de minutos, en todo el vecindario.

En el primer corte, entre encontrar la linterna de verdad, encontrar la app de la linterna en el teléfono e ir a ver el cuadro de fusibles, la luz ya se había restablecido. A los quince minutos, volvió a irse… En esa ocasión, salí. El concepto “contaminación lumínica” se me presentó en todo su esplendor. Me impactó la negrura densa que absorbía todo. No se reconocían formas, ni siluetas. Tuve una sensación casi de solidez… Y entonces, levanté la mirada y me sorprendió una luna más definida, pero, sobre todo, las estrellas que había por doquier…

Fui a buscar la cámara para intentar (ilusa) captar algo de aquello que, teóricamente, está sobre mi cabeza, aunque no lo veo, pero, me demoré unos segundos más en su contemplación y cuando quise hacer una foto, la luz volvió, las farolas de la calle se encendieron, también las luces del vecindario y las estrellas desaparecieron. Creo que fui la única en casa que pronunció un -. Ohhh de disgusto. Con la prisa y #sintrípode, se me fue el zoom y esto es lo que salió.

Y, ya, en un ambiente lumínico normalizado, la luna se dejó fotografiar aunque batalló un ratito con mi pulso.

Y veáis lo que veáis en esta foto de fondo tan negro, doy fe que por ahí había un montón de estrellas…

Capas y capas…

Viene a ser una metáfora de la vida. Primero, un color alegre, que parece indestructible. Pasa el tiempo y el color toma ese matiz de “desvaído”. Ya no es violeta…Cambia el entorno y la historia, y donde antes había color, ahora se requieren­­ tonos más serios: Gris plomo, por ejemplo.

Pero la vida sigue y el gris, aunque sea compacto y riguroso, también se va diluyendo y deja ver lo que fue. Por muchas capas que haya, el tiempo las va descubriendo, una a una…

Lleva muchos años conmigo. Es un taburete auxiliar que me ha ido fenomenal: para la habitación violeta, para alcanzar las cajas más altas de las estanterías, para cortar el pelo en sesión de peluquería casera, para ubicar mi vaso de agua con gas con hielo y el libro al lado de la tumbona… Así que, le toca otra capa. Para seguir en mi vida, a base de capas… Esta va a ser de color azul …

El tiempo dirá …

Casualidad.

 

Estaba trabajando en mi zona del exterior, donde el cemento me permite hacer de las mías y pintar, barnizar, encolar, lijar,  etc., Sin temor a manchar… Es un espacio libre de ataduras…

La circunferencia, que nunca he podido quitar, es la huella artística de un spray de pintura y está ahí, diferenciándose de las otras manchas amorfas y descoordinadas, en su perfección de la forma.

Estos días ha hecho viento y volaban hojas y pinaza. En uno de esos arranques, una hoja quedó ubicada, exactamente, en el centro de la circunferencia. Y no se movió, ni con la brisa residual que circulaba por la zona.

La puntería ,  la persistencia y la forma de corazón, se merecían la foto.

 

Café y flores en Seúl.

Me han traído una tarjeta de un pequeño café en Seúl : Café Saru

 

La tarjetita es de un papel transparente en el que se adivinan unos pétalos de flores.

Si abres la solapa, el aroma es embriagador. Floral, pero con un toque de menta muy fresco.

Me dicen que debo plantar los pétalos para tener flores nuevas…

En el café, el techo está lleno de flores y cada bebida que sirven la acompañan con un precioso ramo …

 

Un lugar al que ir cuando visite la ciudad…

 

Diversidad.

Las guindillas : una muestra de un sistema vivo en el que la diversidad es la clave.

h1

Las guindillas son diversas. El sistema les funciona.Cada una va a su bola y luce de manera distinta.

Unas engordan, otras se alargan, algunas se curvan y también las hay que van para adentro, con el objetivo de formar un circulo perfecto.

h4

Hasta hay de las que se enfadan y de las que se aman…

h3

Plan de fuga.

Detrás de esta luna creciente que veis, la misión china Chang’e 4, está haciendo cosas… Mientras hacia las fotos, pensé en la noticia que vi en Twitter: El primer experimento biológico de la humanidad en la luna.

Hace un par de días, se ha sabido que , en la cara oculta de la luna, se ha conseguido germinar una de las semillas ( la de algodón) que traían de la tierra.

El responsable del experimento, el profesor Xie Gengxin, dice que:

“Aprender sobre el crecimiento de estas plantas en un ambiente de poca gravedad nos permitirá sentar las bases del futuro establecimiento de una base espacial”. Otro de los objetivos de estos experimentos es que la Luna, sea un lugar de “escala” para proveerse de material en el camino hacia Marte.

El año pasado, en el Festival científico Starmus en Noruega,  el gran Stephen Hawking dijo  : “Estamos quedándonos sin espacio y los únicos espacios a los que podemos ir son otros mundo” . “Es el momento de explorar otros sistemas solares. Expandirnos puede ser lo único que nos salve de nosotros mismos. Estoy convencido de que los humanos necesitan irse de la Tierra“.

Esto huele a plan de fuga que no veas…

 

To #2019.

Un paseo nocturno , la cámara y las luces navideñas…

m1

 

m2

Un año que se va y otro que se acerca…

Estamos a pocas horas…


m4


m3

2019 : sé bueno, please.

 

NB : Las ilustraciones son un experimento de texturas.

 

 

 

 

Píldoras gastronómicas.

Lo sé. Hay una Regla Universal que reza :  “Con la comida, no se juega” pero …estas píldoras son para jugar con la comida. Por una vez, me salto la norma. Bon appétit!

Primero,  unos lápices de parmeggiano.  Para sacarles punta.

parmeggiano1

 

paemeggiano22

parmegianno3

Seguimos con una baguette con ganas de disfrazarse.

gnomo

Uno que coge un pepino ( o un calabacín) y hace un tiburón…

tiburón

Una preciosa bolsa de té, para darle un toque romántico al post. De la diseñadora rusa , Natalia Ponomareva

te0

Más amor : con paciencia y unas tijeras, coges el salami picante que le pones a las pizzas y recortas corazoncitos. Para las primeras etapas de la relación… ; -)

pizzaamor

Las fotos de Sarah Illenberger  : esto es “Jugar con la Comida”, ya en plan serio.

sandia-1

granada

Y finalmente, una campaña Solidaria que se hizo en supermercados de New York. La gente cogía, al entrar, una de estas bolsas que representa la figura de un estómago vacío. La llenaban con alimentos, llenando también ese estómago ficticio, donándolas a la ONG que lo organizó.

estomago2

estomago1

¿Empachados? Pues un poco de brócoli, irá bien…

broquil

¿De quién es mi luna?

 

luna5

Pronto me pedirán que pague derechos por las fotos de una luna que presumía de mi propiedad como miembro legítimo de la humanidad…Mi sorpresa ha sido mayúscula al descubrir que hay un individuo (muy sagaz) en Estados Unidos que encontró un “hueco legal” en la normativa vigente en cuanto a propiedad espacial y se registró acres y acres lunares a su nombre. El tipo se llama Dennis Hope.

Según dice el mismo Hope, el Tratado de las Naciones Unidas sobre el Espacio Exterior, firmado en 1967, justo dos años antes de que el hombre llegara a la Luna, establece que los Gobiernos de la Tierra no pueden reclamar propiedad alguna sobre la totalidad o partes de la Luna, argumentando que no se contempla que una empresa o una persona pueda ejercer dicha reclamación.

luna8

Antes que él, en 1954, un chileno Jenaro Gajardo Vera, inscribió la luna como su propiedad pero en su testamento, en 1998, se lo dejó al pueblo chileno con el siguiente texto “Dejo a mi pueblo la Luna, llena de amor por sus penas”. Al dejarlo a Chile como “país” y firmante del “Moon Treaty” deja esta posesión sin efecto.

Para acabar de hacer más surrealista la historia, hay otro personaje reclamando la “propiedad” de la luna. Alega ser dueño por derecho histórico y ha demandado a la empresa de Hope por vender lo que considera su propiedad. Es un alemán, Martin Juergens, y alega ser el propietario real de la Luna, por haber sido esta concedida en propiedad a sus ancestros por parte del monarca germano del siglo XVIII, Federico El Grande.

luna4

Están litigando porque la cosa no se queda en una anécdota “burocrática”. Denis Hope, vendiendo parcelas lunares (¿?), ha ganado unos cuantos millones de dólares. Ah! Y se ha agenciado Marte y Venus. Por ampliar…

De locos.

Mafalda y La Luna

NB 1 : Yo no voy a renunciar a mi parte de luna. Ya lo avanzo.

NB 2 : El supuesto precio de Hope por la Luna es de 37 dólares por cada 0.4 hectáreas.

NB 3 :El gif animado de la luna secuestrada es de Zach Dougherty.