Receta de la tristeza al asalto.

La tristeza acostumbra a “asaltar”. Todos sabemos que en algún momento de la vida, se producirá ese asalto…La tristeza está adherida, como una segunda piel , a muchas situaciones vitales.

Pero hay otra, la de un día cualquiera. La del Patapam. La de no- sé-porqué ( o sí-lo-sé-pero-ahora-no-toca) .Esa tristeza, es especialista en “asaltar” :

  1. tr. Acometer impetuosamente una plaza o fortaleza para entrar en ella escalando las defensas.
  2. tr. Acometer repentinamente y por sorpresa.

Para prevenir un asalto, hemos de poner barreras. Hay que cerrar bien puertas y ventanas, poner rejas y alarmas. Si aun así, la tristeza consigue ejecutar el asalto, lo único que podemos hacer es…defendernos.

Como es muy impetuosa, hay que buscar armas efectivas que la obliguen a dejar de escalar nuestras murallas para hacerse con el castillo. Cada uno tiene su arma y mi arma es una cuchara de madera de boj, una sartén y unas cuantas verduritas. Y música ( en un volumen políticamente incorrecto, advierto.)

cuchara

Para combatir el asalto, salteo… Pocho una cebolla, sofrío unas zanahorias y un calabacín, cortaditos en juliana. Después, unos champiñones troceados… Salteo y salteo durante el asalto…Sal y pimienta blanca ( la negra no le va). Recién molida, como la tristeza.

Voy haciendo las verduritas y las reservo mientras en una olla con sal, cuezo una deliciosa pasta italiana ( Rummo, fantástica pasta). La vigilo , no vaya a escaparse.

En un mortero , la esencia mediterránea : un ajito y perejil y un chorrito mínimo (sólo para que se deslice) de aceite de oliva virgen extra… Esperan su momento… Cada golpe de mazo es una bofetada a la tristeza asaltante.

Cuando quedan unos minutos ( tres como mínimo), todas las verduritas a la sartén. Unas tiritas de jamón de jabugo las acompañan. Toma cerdo, tristeza! Y, a veces, también unos piñones. Más munición contra el asalto…

La picadita de ajo se une a la fiesta y sólo con ese aceite ( que si no queda blando y oleoso) y, venga, a hacer saltar la zanahoria, la cebolla, el calabacín…Que se fusionen con el ajo y perejil, que se mezclen con el jamoncito y entre ellas. ¿Tristeza a mí? Mira que jolgorio que hay en esta sartén.

El aviso sonoro del horno, me informa que ya han pasado 9 minutos desde que la pasta empezó a hervir. No a borbotones, no. De manera constante que es como le gusta a esta pasta italiana.

pasta

Es el momento de escurrir. . Me guardo un poco de esa agua redentora (apenas una taza de café). La tristeza se va escapando por el desagüe. Este asalto lo gano yo. Seguro.

Llega el momento definitivo. Es ahora o nunca. Vuelco la pasta en la sartén y empiezo a remover, con mi cuchara de madera de boj. Esa tacita de agua se incorpora a mi asalto final y le da suavidad al conjunto.

Sigo removiendo de forma constante y suave apenas unos minutos… Salgo a mi pequeño y querido huerto y corto unas hojas de rúcula. Acaricio la albahaca con la mano y el aroma se expande…Hoy no. A esta tristeza le pega más el olor áspero y potente de esta hierba invasora.

Sirvo en los platos mi pasta con verduritas ( anti tristeza). Los decoro con las hojas de rúculay unas muescas de parmeggiano, sólo para dar el toque.

Mi plato es precioso y suculento.

Mi tristeza, también…

Limpio la cuchara y la dejo con los otros cachivaches de la cocina..

Sé que este asalto , lo he ganado yo.

 

 

NB : Añado un párrafo del Tratado de culinaria para mujeres tristes del escritor colombiano H é c t o r  A b a d  F a c i o l i n c e. Un libro muy especial y…diferente. Altamente recomendable.

Mi fórmula es confusa. He hallado que en mi arte pocas reglas se cumplen. Desconfía de mí, no cocines mis pócimas si te asalta la sombra de una duda. Pero lee este intento falaz de hechicería: el conjuro, sí sirve, no es más que su sonido: lo que cura es el aire que exhalan las palabras.

HÉCTOR ABAD FACIOLINCE

Fuga.

Ha pasado mucho tiempo planeando su fuga.

Ha destinado muchas horas de sol.

Ha consumido mucha energía.

Ha sufrido: la han retorcido, la han fumigado, la han atado a la reja.

Nunca se ha dado por vencida.

fuga

Ha esperado el día y ha recibido el golpe del viento.

Se ha desatado de la reja, se ha estirado hacia abajo.

Lejos.

fuga2

Ha culminado su fuga.

…pero en su libertad ha descubierto que , dónde antes había hierba , flores y tierra , ahora sólo hay hormigón…

Echar flores…

Kawachi Fuji Gardens,  Japón

tunel1

tunel2Campos de tulipanes en Holanda

tulip2

tulip-1Dientes de León para pedir deseos…

deseosflorIrresistible. Yo, soplaría…

flordeseos2

Mis flores, bajo la lluvia…

IMG_0884Flores…flor_tanque

Curiosidad :

Según la RAE : echar flores es “loc. verb. requebrar ( adular, lisonjear)”.

También está la modalidad en reflexivo, que consiste en echarse flores (a uno mismo.) Puede ser con lisonjas y adulaciones o ya, echándose flores, literalmente aunque me temo que los que se echan flores, suelen prescindir, precisamente, de las flores… Con lo bonito que sería…

flowerbanskyDe Banksy

 

Los Objetos Imposibles

 

sofa

Es la casa.

Creo.

¿Será la casa la que convierte los objetos?…

¿Qué les pasa a estos muebles?

El sofá, se me sube por las paredes.

Una silla, se me pone en plan obsceno…¿O me hace una peineta? No sé.

sillapata

La blanca, de lamas,  me intenta agredir cada vez que me acerco.

silla hieero

Y la silla de la cocina, esa silla…Se desploma cada vez que voy a sentarme.

silladesplomada

Los cubiertos han mutado…

cuchara-tenedor-cuchillo

Intenté acabar con ellos , a golpes, pero el martillo se me rebeló también…

martillos siameses

Durante semanas, he estado buscando información en la Biblioteca Municipal. He investigado todos los aspectos relevantes de la casa : datación de la construcción, posibles reformas y/o remodelaciones, censo de los propietarios e inquilinos, estado del terreno antes de la edificación…

A mí me marcó mucho Poltergeist y lo primero que pensé cuando se iniciaron estos episodios fue:  “Ya  está. Se construyó sobre un cementerio, Tierra Sagrada. “  Eso era lo fácil, daba una explicación que aunque no fuera lógica, era una explicación para lo que pasaba en la casa y me tranquilizaba un poco pero…resultó que no. Ni Tierra Sagrada, ni un rinconcito místico de nada : campos de patatas.

La casa, un bajo esquinero adosado, se había construido en el año 2003 en una de esas urbanizaciones de alto standing, con piscina comunitaria. He podido hablar con los antiguos propietarios: nada extraño o fuera de lo común…

En esta zona, además, nunca pasa nada… “Es todo muy tranquilo” – me dicen los vecinos…Lo único relevante , es la inauguración de un gran centro IKEA , a unos pocos kilómetros de aquí.

“Sí, ese lugar dónde los muebles son tan baratos. Mi hijo ya ha dejado su Curriculum”

 

NB : Algunos de estos objetos, son “Objetos Imposibles” de Jaques Carelman.

 

 

 

 

 

#Cuelgacorazones.

Un práctico colgador para dejar el corazón colgado y a salvo de emociones.

Sirve para tomar decisiones trascendentales.

Incorpora un manual de instrucciones muy breve, con una sola frase: “Usar con mucha moderación.”

Creo que no me lo voy a comprar…

Capas y capas…

Viene a ser una metáfora de la vida. Primero, un color alegre, que parece indestructible. Pasa el tiempo y el color toma ese matiz de “desvaído”. Ya no es violeta…Cambia el entorno y la historia, y donde antes había color, ahora se requieren­­ tonos más serios: Gris plomo, por ejemplo.

Pero la vida sigue y el gris, aunque sea compacto y riguroso, también se va diluyendo y deja ver lo que fue. Por muchas capas que haya, el tiempo las va descubriendo, una a una…

Lleva muchos años conmigo. Es un taburete auxiliar que me ha ido fenomenal: para la habitación violeta, para alcanzar las cajas más altas de las estanterías, para cortar el pelo en sesión de peluquería casera, para ubicar mi vaso de agua con gas con hielo y el libro al lado de la tumbona… Así que, le toca otra capa. Para seguir en mi vida, a base de capas… Esta va a ser de color azul …

El tiempo dirá …

Una cosa preciosa…

Es una cosa que me dijeron.

Una amiga me explicaba el proceso de su enfermedad. Sus palabras eran naturales, positivas, preciosas… Lo que me dijo, que es precioso, es que, si repitiera su vida, lo dejaría todo tal cual está ahora.

Y es que, en el ahora, es muy feliz.

Su travesía, en los momentos más difíciles, la hizo en compañía. Aparecieron los sentimientos más espontáneos y puros que unen a una familia. Y ese amor descomunal se ha hecho presente.

Pasan los años y cada uno empieza a hacer su vida. La familia es armónica y se reúne en los momentos decisivos: cumpleaños, bodas, bautizos, Navidad, en alguna comida familiar… y, de repente, le pasa algo a uno de sus miembros y lo que era esporádico se convierte en habitual.

La familia aparece. También los amigos. Los compañeros de trabajo…Se reciben altas dosis de cariño que compensan las dificultades. Reconoces el amor que te tienen y el tuyo hacia los demás, que también aparece como si fuera sólido. Casi se puede tocar.

Y es tan brutalmente precioso, que no cambiarías nada, ni siquiera lo más doloroso,  si la consecuencia es no tenerlo.

¿Es o no precioso?

Palabras que no tenemos.

 

PrintAnjana Iyer’s “Found in Translation”

En casi todos los idiomas, hay palabras que no tienen traducción. Podemos entender su significado pero acudiendo a la ayuda de una frase aunque el idioma original, condense el significado en un solo vocablo. El idioma español tiene 100.000 palabras pero no las tiene para describir cosas como estas :

1) El sentimiento de enamoramiento instantáneo, la primera vez que ves a alguien (Koi No Yokan, japonés)

2) El quedarte en blanco al saludar a alguien o al presentar a alguien y no recordar el nombre.(Tartle,escocés)

3) Rascarse la cabeza en actitud pensativa Pana Po’o ( hawaiano)

3) Sentirse cómodo, en un lugar acogedor, rodeado de amigos Hyggelig (danés)

4) Pasar los dedos suavemente por el pelo cafune (portugués)

5) Estela/reflejo de la luna en el agua. mangata (sueco)…

6) Chiste tan malo y explicado tan mal que lo único que puedes hacer es reírte. Jayus( indonesio)

De la misma forma, “los otros” NO pueden traducir del español palabras como por ejemplo Friolero y Sobremesa. Alé!

sobremesa De Matpia

 

 

Sutil.

Cuando me has dicho que eligiera la puerta correcta al llegar, con esa voz tan profunda y tan seria… No sé. Me ha parecido un juego apasionante, incluso erótico.

Seguir tus instrucciones al pie de la letra, vestirme con ese vestido concreto,  ir a esa calle, entrar en ese edificio y buscar la puerta correcta…

Admito que me lo has puesto fácil.

El mono de trabajo.

Hoy ha sido un día especialmente duro. Tengo ganas de llegar a casa y sacarme la ropa de trabajo.

Cuando la cuelgo, en el perchero que hay en la entrada, siento que me libero de toda la tensión de la jornada…

El peor momento del día, sin duda, ha sido el de ese niño que iba a cruzar con el semáforo en rojo, mientras la madre , despistada,  parloteaba con una vecina…

Ha costado desviarlo. Menos mal que una mariposa azul ha venido a ayudarme…