LLega el eclipse.

Empezará a las 21:30 de hoy.
Podremos ver como la luna se tiñe de un color rojo intenso. La atmósfera terreste filtrará la luz azul y verde de los rayos solares, dejando en cambio pasar la luz roja. A este fenómeno se le llama “Luna de Sangre” aunque a mi me gustaría más que se llamara : “Luna Marciana”…
Photo by Derek Liang on Unsplash

 

El eclipse durará una 1 hora y 43 minutos y coincidirá con luna llena. Será visible desde casi toda Europa, África, Oriente Medio y países de Asia central.

No se repetirá hasta el 2033, así que,  esta noche, a partir de las 21:30, mirad por un instante al cielo.

Ahí estará la Luna Marciana… ; – )

Nomofobia.

Tiempo de Lectura : 4 m.

Acabo de hacerme un selfy con mi médico de cabecera. No me gusta mucho esa cara de asustado que pone pero…yo he quedado muy bien. La voy a subir a Instagram mientras él escribe el Informe Médico.

No entiendo su letra ….¿Qué pone ahí? No…Nomo…Nomofobia.

¿Qué yo tengo Nomofobia? Uf! Suena mal… ¿Será grave? Envío un whatsapp a mi grupo “HipoconUnited”: ¡Estoy en el médico! Enseguida me contestan. Suenan las alertas y notó que el buen doctor da un respingo…

Veo que le tiemblan las manos. Está nervioso…Admito que puede ser culpa mía pero ¿Nomofobia? Esto es nuevo para mí…Y me estoy acojonando.

¡Qué mal escribe, por Dios! Debería decirle que utilice el ordenador pero quiero salir de aquí lo antes posible. Me estoy agobiando y el abrecartas me empieza a pesar. Seguro que es de plata maciza.

Mientras me acaba el maldito informe, voy a consultar que es eso de “Nomo” en mi teléfono. A ver… Según la RAE Nomo es Gnomo : Ser fantástico, reputado por los cabalistas como espíritu o genio de la Tierra, y que después se ha imaginado en forma de enano que guardaba o trabajaba en las minas. ¿Qué? Yo sólo he venido a pedirle mi informe médico. Lo necesito urgentemente para solucionar un papeleo para una indemnización. Según mi amable agente de seguros, sólo había que solicitarlo a mi médico de cabecera…

He llegado a la consulta y me han sorprendido esos cartelitos de teléfonos móviles tachados. En la recepción, una caja de madera con un letrerito que ponía : “Deje su teléfono móvil aquí”. La enfermera me ha dicho que el Doctor ha prohibido a sus pacientes, entrar con el teléfono a la consulta. ¿Tampoco en la sala de espera? Tampoco, me ha contestado la mujer. Como había gente, me he esperado en el vestíbulo mientras consultaba mis mails . He respondido a algunos comentarios del blog y a los Whatsapps que me han ido llegando. Me han llamado del trabajo. Después, me ha llamado mi madre. He oído mi nombre. Al ir a entrar en la consulta,  la enfermera me ha detenido y ha tendido la mano: Deme su teléfono móvil.

Durante unos instantes, he hecho el gesto pero casi en la fase final de la entrega, me ha entrado un mensaje y ese Clinc! me ha vuelto loca. Se me ha nublado la vista y todo se ha puesto de color rojo. Me he aferrado al iPhone y he dicho : No. Él entra conmigo.

Del resto, no me acuerdo. He forcejeado con la enfermera. Lo sé, porque tenía un mechón de pelo rubio enganchado en los botones de mi camisa. Lo siguiente que recuerdo es a este medicucho pidiéndome mi teléfono y negándose a hacer el Informe. Convencerlo ha sido relativamente fácil…

El abrecartas estaba encima de la mesa. Era una buena foto para Pinterest. La he hecho y la he compartido. Más whatsapp.El médico estaba muy enfadado y muy obcecado en que me marchara de allí. He atendido una llamada de una amiga y después he cogido el abrecartas .

Ahora, apunta directamente a su garganta.

Mira, ya le está poniendo el sello ¿Nomofobia? Este tío está mal de la cabeza…

(…)

 

La nomofobia es el miedo irracional a dejarse el teléfono móvil. El término es una abreviatura de la expresión inglesa nomobile-phone phobia“.

nomofobia

Dosis de píldoras.

Primero, un poco de Street Art. Hoy traigo dos tipos :  Banksy, reivindicativo ( como siempre) y David Zinn …tierno.

Más píldoras. Estas son dosis de humor de Montt, un ilustrador chileno, realmente genial. Mis dosis favoritas son las de Dios y el Diablo.

Y la última píldora . Al abrir la nevera, he oído susurrar a los huevos Creo que están montando una fiestecita de disfraces. Lo que no saben, es que no van a llegar a esa noche…

Recordad : hay que tomarse estas píldoras sin ninguna moderación…

A cada cual, su color.

 

Hay un día en el que te das cuenta que eres único. Original. Diferente a todos los demás y eso no es baladí: cuando hablamos de ese “todos” me refiero a los miles de millones de seres humanos que habitamos el planeta.

Aunque nos empeñemos en agruparnos por similitudes ( eso deben ser las razas) , seguimos conformando grupos y subgrupos y más subgrupos casi infinitos , todos compuestos de unidades totalmente diferentes.

Excluyendo a los que con sus “diferencias”  agreden al resto , los seres humanos que quedan , cada uno de ellos, nos ofrece una visión diferente y única de la vida. Y cada uno , en su individualidad, tiene una habilidad, una traza, un rasgo…Un color.

Todos diferentes y todos iguales, porque todos somos únicos.

Es magnífico.

¿Cómo es posible que aún haya quién no lo sepa?

Humanae de la artista brasileña afincada en España, Angélica Dass nos lo muestra , uno a uno.  Ella registra y cataloga , todos los posibles tonos humanos de piel.

Humanae es un inventario cromático: un proyecto que reflexiona sobre los colores más allá de las fronteras de nuestros códigos usando como referencia el sistema de color PANTONE®

Cada uno de un color. Cada cual con su Pantone.

Y todos diferentes…

NB 1 : Esta es Angelica Dass, con un Pantone 7522 C.  Actualmente, sigue trabajando en este fantástico proyecto, catalogando piel.

NB 2 : Las Guías PANTONE® son uno de los principales sistemas de clasificación de colores, que los representa mediante un código alfanumérico, permitiendo recrearlos de manera exacta en cualquier soporte. Es un estándar técnico industrial que a menudo se denomina Color Real.

Gente nueva.

Estos días he conocido a mucha gente nueva. El motivo, que ya está solucionado, ha sido un ingreso hospitalario de mi madre.

Entre familiares de otros enfermos, los otros enfermos, el personal sanitario de todos los turnos, de Urgencias, de planta y los médicos, he estado interactuando con muchas versiones del espécimen humano.

He conocido, familias aparentemente “ideales” que, en la soledad de las salas de espera o de la habitación, se dejaban ver como eran en realidad: no tan “ideales”. Enfermos insolentes a los que solo les importaba su yo. Enfermeras y enfermeros, de mal humor, con cero empatías…Cotilleos, críticas, discusiones…Pero, no os asustéis, era el grupo más pequeño.  He conocido, también, a personas encantadoras, leales, serviciales, amigables, empáticas… Dispuestas a ayudar sin conocerse. Preparadas para conciliar y aplacar. Creadores de risas discretas que hacerse eco, en aquellos pasillos tan llenos de incertidumbre.

Photo by Ashley Whitlatch on Unsplash

Las personas son las que marcan la diferencia. En todos los ámbitos: amistad, familia, trabajo. En todas las profesiones. En todas las facetas…

Te puedes encontrar de las que te lo van a poner difícil, pero, estadísticamente, es más probable que te topes con alguien que no te va a disturbar. Es más, es posible que te ayude de alguna manera y eso, me ha dejado un poco más tranquila.

Muchas mañanas, leyendo el periódico, pienso que las personas que habitamos el planeta, vamos a peor. Pero estos días en el Hospital, me he encontrado a muchas-buenas-personas.

Y lo mejor, y la esperanza no está en lo de “buenas personas” … Está en lo de “muchas”…

Photo by MARK ADRIANE on Unsplash

 

Va de fotos.

Este post va de fotos : de fotos que se mueven, que juegan o que te producen un hermoso flash visual.

Hay que verlas . ; – )

Las que se mueven

Los Cinemagraphs son un paso más en la fotografía .Cuando los ves por primera vez, parecen vídeos pero.. son fotos. Muy pocos frames trabajados y la animación de los .gif, consiguen un efecto especial .Principios del cine, implantado en una fotografía.

Hasta ahora, conocíamos los .gif que eran dibujos/ fotos dinámicos. Pero eso era, ayer. Hoy, cuando a la foto le sumas movimiento, lo que te sale es el Cinemagraphs.

Los responsables de esta nueva “disciplina” son los americanos Kevin Burg y Jamie Beck.

 

Las que juegan…con la luna!

Otra pareja de fotógrafos que me ha llamado la atención es la formada por Laurent Laveder y Sabine Saunnier , autores de “Moon Games”. La luna siempre nos atrae y ellos…han decidido jugar con ella. Publicaron un libro con su trabajo lunático.

La que te provoca un hermoso flash visual.

Esta galardonada foto es de Allard One , es de un campo de tulipanes de Alkmaar en el norte de Holanda. Lo mejor de todo es pensar que nuestro mundo te ofrece cosas así, susceptibles de ser fotografiadas porque…existen.

¿Preparados?

 

 

 

Unos “jeans” para reflexionar.

Lo de los jeans, es maravilloso.  Una prenda de vestir que no conoce restricciones: a cualquier edad;  en cualquier ocasión; conjunta con casi todo; te los puedes poner incluso rotos …

Es resistente al paso del tiempo que, encima, los mejora. Como los vinos. A más lavados y más uso, más se convierte la prenda, en “tu” prenda. Amoldada, confortable y única. Se ha adaptado, completamente, a ti.

Fue en 1872, cuando Levi Strauss decidió colaborar con su Jacob Davis que había descubierto que los remaches de cobre, en las zonas donde hacía más presión la tela, contribuían a reforzarla. Todos conocemos la historia de como se patentó aquella idea y como se crearon los primeros “Levi’s”

Lo que yo desconocía es que este tejido tan característico , proviene de Francia. Denim, que es como se denomina este tejido, es una palabra que proviene de “De Nîmes”, población francesa donde se producía. Y, de ahí, a Italia. A Génova.

El ejercito naval genovés, decidió utilizar este tejido para sus uniformes , ya teñido de ese color azul índigo que todos reconocemos. El origen de la palabra “jeans” parece ser “Gênes” ( Génova , en francés).

Esto me hace pensar que esta prenda universal, nace de las ideas interconectadas en diferentes partes del mundo. Francia, Italia , Alemania ( Levi Strauss era de Baviera), Estados Unidos…Y cuando llegó a España, le pusimos un toro y nació “Lois”… ; – )

Pero, no todo es bonito en este mundo ideal de los jeans. Este periplo acaba en China en la época actual. Un país que en estos momentos es el mayor proveedor de este tipo de prendas para las grandes marcas  que llegan al mercado americano y al europeo. Una ciudad, Xintang, por poner un ejemplo,  población en la que se fabrican 260 millones de pares de jeans al año. De allí, precisamente, son estas fotos.


No contentos con asistir a la explotación ( infantil y adulta), se sabe que los procedimientos para blanquear, teñir, desgastar ( y todas esas cosas que la moda hace a los jeans)provocan un grave deterioro medioambiental ( metales pesados y productos tóxicos en el agua)y es peligroso para la salud humana ( se podría decir que el agua de Xintang es puro veneno). Aquí se ve .


Algo pasa en este mundo (y esta claro que no es bueno) para que lo que empezó con el Sr. Strauss ( que es el señor que ilustra este post)y su ropa de trabajo, haya acabado en este “trabajo” deshumanizado y cruel y en un atentado a la salud y al planeta…


Y, la verdad, he mirado a mis queridos tejanos de otra forma…

Bienvenido, verano.

formentera

Hoy, a las 12h 7m  am nos vamos a introducir en el verano. De forma física, ya llevamos unos días de calor total pero , de forma oficial, no será hasta ese momento de la mañana, cuando se inicie,  formalmente, el verano . Dice que se va a quedar 92 días y 18 horas, ni una más ni una menos…

Lo que estéis haciendo a las 12h 6m, lo haréis en primavera.  Al minuto siguiente, ya habréis cambiado de estación….Es posible que, a mí, me pille tomando un café así que, le daré un sorbo en primavera y, al siguiente, será verano… ¿Se notará en algo?…

En unas cuatro horas, voy a observar con atención el cambio de solsticio y si se nota algo, os lo digo…Bienvenido.

 

 

 

 

Matad al rojo.

Matad al rojo. La voz cavernosa le atravesó los tímpanos, ascendió hacia su cerebro y lo empapó de miedo. ¡Hay que matar al rojo, joder! . Los temblores se expandieron de sus extremidades superiores a las inferiores. Las manos le sudaban tanto que no era capaz de despegarlas de sus muslos. El corazón se aceleró y se hizo cada vez más fuerte. Ahora, oía la voz cavernosa lejos, casi ahogada por aquellos fuertes latidos. Pum, pum, pum, pum.

No hacía ni una semana que se había prometido no volver a caer. Cada vez era más peligroso… Casi lo habían descubierto y fue ese casi el que lo salvó . Hasta aquella maldita tarde, de aquel maldito día, de aquella maldita y puta vida. ¿Cómo había llegado a esa situación?. De repente, su corazón se volvió aún más estridente, un zumbido se apoderó de sus oídos mientras el estómago se le encogía y se retorcía hasta formar un nudo sólido que le apretaba las entrañas. Se acercaban e iban a por él. A por el rojo.

Cerró los ojos y esperó que llegara la muerte. Lo eliminarían del tablero de juego…

Los oyó murmurar ¡Qué mala suerte!. Apenas sin poder respirar, se atrevió a mirar: habían pasado de largo. El aire se escapó de sus pulmones mientras el alivio le inundaba.

Sólo quedaba uno.

Parecía el más peligroso. Era el de la voz cavernosa que no paraba de gritar “Matad al rojo” . Ya lo tenía pegado a la espalda. Oía su respiración agitada como si hubiesen instalado un amplificador en la habitación. El tiempo se detuvo por unos instantes: sobrevivir a esa partida era el único objetivo viable. Si lo mataban ahora… recordó el rostro amable de su esposa y la sonrisa de Junior que lo esperaba en casa en ese mismo instante. Junior, su hijo.Tenía que sobrevivir. Tenía que ganar.

Se concentró en la partida. Volvió a cerrar los ojos pero esta vez, para poder elevar sus plegarias al cielo. Su única posibilidad era rezar…Rogar.

Oyó el sonido del arma del enemigo. Vas a morir, rojo.

Cloc.

El dado cayó en el tablero y rodó hasta quedar suspendido en el borde. ¡Un cinco!¡Mierda!. Con cara de fastidio, el enemigo deslizó su ficha azul por las casillas del parchís, adelantando a una solitaria ficha roja a la que le quedaba un tiro de nada para asentarse en casa y casi, casi, ganar la partida.

Nada podía detenerlo. Iba a conseguir los 1.500€ que se amontonaban en el centro. Dio un trago largo a su cerveza y sonrió. Los cuatro se habían apostado la paga de horas extras a una partida de parchís. Un momento de chulería, un reto y la insistencia del de lavoz cavernosa , los había llevado al Bar del polígono y allí, en una mesa de plástico , los cuatro idiotas habían puesto en riesgo un mes de trabajo sin descanso y, en su caso,  la posibilidad de pagar los gastos ahora que su mujer se había quedado en el paro, la ortodoncia de Junior…casi a punto de irse todo al carajo…

Debía acabar con aquellas partidas de parchís. Había ido demasiado lejos. No podía seguir fingiendo que no le pagaban cuando perdía…y perdía siempre. Se juró que aquella iba a ser la última partida. Por la familia. Por Junior.

La última.

Agitó su cubilete rojo y lanzó el dado.