Apabullante.

1.       Apabullar : tr. coloq. Confundir, intimidar a alguien, haciendo exhibición de fuerza o superioridad.

Calor apabullante…

Y es que estos últimos días,  la temperatura confunde e intimida… Los trayectos son más largos y pesados, también el aire es más denso y el sol…El sol está narcisista y deslumbrón…

Todo el mundo repite  : ¡Qué calor!

Un calor apabullante haciendo su exhibición de fuerza y superioridad…

 

Si soy sincera, más que la situación lo que lo hace apabullante son las circunstancias.

Este apabullador profesional , mutado por el cambio climático,  no tiene el mismo efecto en una playita de Formentera con una bebida helada y en un estado de remojo continuo en esas aguas cristalinas. O, por ejemplo, a la sombra de un árbol de follaje denso, al pie de un riachuelo, en el que se balancean tus pies, fresquitos. O , debajo de una gran porche sombreado y bendecido por una brisa fresca ,en una hamaca , con un café con hielo y un buen libro entre las manos…

polo1

En esas situaciones, su efecto apabullador se desactiva, hasta casi desparecer. Es un calor distinto. Es calor pero ya no es apabullante…

Hecha esta reflexión me he dicho que podía intentar engañar a mi mente .Si le doy una sobredosis de imágenes refrescantes, es posible que pueda neutralizar al apabullador.

Eso y la indiferencia…Hacer como que no está.

¿Un heladito?

Compro prisa.

 

serious running businessman and big white clock in dark room

-¿Tienes prisa?- Más que una pregunta es una constatación de un hecho. Yo estoy sentado, tranquila y serenamente, en mi sofá amarillo mientras él, me habla desde la cima de su altura, paseándose casi como un péndulo. Aquí, allí, aquí, allí… Tiene prisa.

-Sí, mucha.

Yo no tengo prisa. Estiro mis piernas y las relajo encima de los  cojines. Dejo que mi espalda se amolde suavemente al respaldo del sofá. Cuando ya estoy en una posición agradable, me quedo unos segundos suspendido en la nada, deleitándome con el paisaje que me ofrece la naturaleza desde mi ventana…Eso sí que es un  privilegio. Observó ese campo de trigo, aún muy verde, que la brisa mueve y ondula como si fuera un mar. Casi puedo oír el susurro delicado que te arrulla como la más exquisita de las nanas…Lo único que me resulta molesto, es este tipo con prisa…

No me voy a sentar en este sofá, ni voy a perder el tiempo tomando un café contigo. Te repito que tengo mucha prisa.

-Cuando dices “mucha” ¿De cuanta hablamos?– Le dejó que calcule una cifra. Normalmente, la transacción se realiza de esta forma: ellos me dicen cuanta tienen y yo le pongo un precio. Si interesa, bien. Si no… no pasa nada. Hay mucha oferta.

Se me antoja un buen momento para hacerme una infusión relajante. Creo que voy a probar el té de frambuesa que me trajeron de Nepal. Me lo tomaré, sorbo a sorbo, dejando que el calor inunde mi cuerpo y el sabor de las fresas silvestres me conforte. Las nubes cambian de forma y se deslizan por el cielo, empujadas por un suave viento que esparce el aroma de este verano ya moribundo. Me apetece abrir las ventanas…

Yo creo que un par de kilos.– me responde  el hombre que tiene prisa– ¿Te van bien? Necesito el dinero y, de verdad, me tengo que ir ya.

No es mucha, pero con eso puedo pasar-Calculo cual sería el precio justo según los índices de cotización de la prisa en el mercado. Le digo la cifra y el asiente, moviendo enérgicamente la cabeza,  y me doy cuenta que estoy comprando prisa de una gran calidad. La necesito para cuando viajo a la ciudad o cuando me convocan para reuniones de negocios. Desgraciadamente, yo nunca he tenido prisa y, por eso, me veo obligado a comprarla.

Cuando estoy cerrando el gran tarro de cristal en el que he guardado la prisa recién adquirida, oigo como hierve el agua de la tetera. Me dirijo al hombre que acaba de venderme su prisa y le invito a probar el té de frambuesas del Nepal.

Nos sentamos los dos.  Estamos cómodos y relajados y nuestra mirada se pierde en el baile del trigo y en las montañas que se adivinan en la lejanía. El contraste cromático es de una delicadeza exiquisita: las pequeñas cimas se recortan contra un cielo de un azul turquesa casi imposible que se une a la franja del verde, fresco y chispeante…

Este té está delicioso-me dice mi proveedor de prisa.

Le agradezco el comentario y doy otro sorbo. Las fresas silvestres estallan en mi paladar y lo acarician.

Sí. Está delicioso…

Viva el ASCII ; – )

 

El otro día, un amigo me preguntó por qué dejaba espacios entre los “emoticonos”. Ya sabéis que si no los dejas, la combinación de punto-coma/guión/paréntesis ( ; – ) ) se convierte en un smiley tal que esto:

 

Los dos símbolos expresan una emoción ( la misma, es cierto) que enriquece el texto, dotándolo de intencionalidad. Si lo pensáis, el concepto , en sí mismo, habla  de nuestra incapacidad para expresar emociones utilizando las palabras ya que en según que ocasiones, sin el emoticono, el significado “objetivo” del texto puede variar sustancialmente.

Pueden evitar un malentendido, por ejemplo. No es lo mismo escribir : Tonto,  que escribir Tonto ;-).

Justamente fue por una interpretación literal de un mail que pretendía ser irónico en un foro de la Universidad de Carnegie Mellon ( Pittsburg, USA), por lo que que el investigador Scott Fahlman creó está combinación de carácteres ASCII para expresar cuando algo iba en broma : – ) o en serio : – (   . El segundo símbolo, más tarde se utilizó para expresar enfado o disgusto.  Este fue el origen de su utilización en la red .

Con el tiempo se fueran sofisticando y haciéndose más numerosos. Incluso hay una división en dos “escuelas” : el emoticono occidental ( el del Fahlman) que es para leer inclinado a la izquierda ; – ) y el emoticono oriental o kaomoji, no requiere de esta “inclinación” ya que se leen en horizontal ^_^   `_^

Pasados los años y con el auge de las mensajerías instantáneas, estos emoticonos evolucionaron hasta los formatos que hoy inundan nuestros textos en todos nuestros dispositivos…

Yo , muchas veces, no los utilizo y dejo el espacio de forma totalmente consciente como un tributo a la creatividad del que con tres cositas de nada ha podido traducir la alegría, el disgusto,el coqueteo…Si lo intentamos expresar con palabras, entenderemos la grandeza de esta pequeñez tipográfica.

Me fascina el hecho de que la combinación de signos de puntuación , pueda ser un signo universal ( lo entendemos todos) que expresa una emoción.

Dos puntos, un guión , un paréntesis y te estoy diciendo que estoy contenta, que sonrío. Una maravilla.

Así que permitidme que reivindique el emoticono en ASCII … ; – )

N.B : La ilustración inicial de este post es de la revista satírica Puck , publicación americana ( 1871-1918) que en 1881 , publicó “Typographical  Art”. Se creía que esta era la primera aparición escrita de los emoticonos pero se encontró una cara-guiño, en un texto de un discurso del Presidente Lincoln , en 1862.

 

 

 

 

 

¿Qué habilidad querrías tener al despertar mañana?

Me hicieron una pregunta :  ¿Qué habilidad querrías tener al despertar mañana? O sea, te despiertas y sabes hacer algo que la noche anterior no sabías… La pregunta parte de una situación en contexto de “normalidad”.

Lo remarco porque hay situaciones excepcionales de la vida que nos dan la respuesta correcta. Hace poco vi un vídeo en el que preguntaban a personas que estaban separadas por un biombo.  ¿Qué te gustaría hacer mañana? A un lado del biombo había personas enfermas. En el otro, no. En un lado, las respuestas eran tipo: Sentir la brisa en la cara y en el otro: Viajar a Nueva York, así pues lo que yo os planteo, es trivial.

En este marco de trivialidad, la primera respuesta que me vino a la cabeza fue “Disfrutar haciendo ejercicio”. Por mucho tiempo y entrenamiento que lleve en mi elíptica (ya somos viejas conocidas), me da una pereza inmensa y sigo deseando que el relojito marque el fin de mi sesión. Los últimos diez minutos se elongan en el tiempo…Estoy casi segura de que son más largos…Me gustaría ser de esas personas que dice: ¡Qué ganas tengo de ir al gimnasio! ¡Qué bien ir a correr por la playa! Y no sólo lo dicen: disfrutan del “momento-ejercicio” e incluso lo necesitan.

Aunque después de pensarlo mejor, decidí cambiar mi respuesta.

Me gustaría despertarme mañana y ser completamente bilingüe español-inglés, pero…la respuesta de un amigo me hizo volver a cambiar de habilidad.

“Volar”, me dijo…

NB1 : Este post lo escribí hace unos años. Hubo respuestas con una lista de “habilidades” deseadas:

Ser invisible

Ser un escritor famoso

Poder teletransportarse

Dominar cuatro o cinco idiomas

Modificar /Cambiar el tiempo

Ser capaz de que no te afecten las gilipolleces

Tocar el piano, el chelo y el saxo.

Bailar de todo y de lujo

Hoy, años después, y pensando solo en trivialidades, me decido por el teletransporte… ; – )

NB 2 : La foto de la chica volando : by Edu Lauton on Unsplash

 

 

 

 

 

Vendo mi voto.

Hace cinco años que escribí esto…

vendo

Todo empezó tontamente… Una frase , un viral en twitter. “Vendo mi voto”

¿Quién iba a pagar por un voto? Los partidos políticos ya sabían cómo conseguirlos, gratis. Una mentirijilla por aquí, una promesa tentadora por allá, una amenaza de lo que nos vendría, muchas luces, colores y fanfarria y, sobre todo, el hartazgo de la gente al saber que seguían tomándolos por tontos…Mira, se iba a votar o no, dependiendo de los planes de ese día… No era importante…

A los partidos poderosos ya les iba bien esta desafección. A mayor abstención, mayor reparto de beneficios mientras que los pequeños partidos , se veían condenados a la invisibilidad…

Pasó el tiempo y dejamos de votar pero tampoco pasó nada, ya que con los afiliados a los partidos poderosos, ya tenían cupo para seguir ocupando escaños pero, con los años, los “miembros del partido” fueron desapareciendo. Ley de vida.

Y, entonces, llegaron una de esas Elecciones de Comunidades Mancomunadas Federadas Autónomas Co Dependientes y a uno, se le ocurrió poner en venta su voto. Cuando publicó su tweet (con una foto arregladita en la que ponía “Vendo mi voto”) no sabía que a los partidos súper-poderosos no les cuadraban los números y que tenían que conseguir un número concreto de votos para poder seguir en…política.

Como fue el primero, se forró. Tuvo sus momentos de duda y de pensamientos trascendentales acerca del valor moral de su voto pero… el valor, traducido en euros, le daba para salir del agujero en el que estaba metido. La maldita crisis eterna…

voto2

La noticia se extendió y, de repente, la gente se dio cuenta que poseía un “algo” (por no poner derecho/obligación), en desuso que tenía un valor real. Así que empezaron a vender sus votos… Y, claro, hubo una “burbuja” del valor de los votos. Todos creían que su voto valía 1000, después resultó que no les daban más de 30…Esa burbuja fue la que permitió hacer los cambios y tomar las medidas necesarias que-si-no-es-en-situación-de-crisis- nadie-se-atreve-a-tomar.

Y, por fin, se cambió el sistema político y el sistema electoral… Y cambiaron los políticos…

El “Vendo mi voto” fue el principio de estos tiempos…

Hoy, nadie vende su voto. Ahora vale tanto, que no existe dinero suficiente para comprarlo.

votos2

NB : Pregunta tendenciosa-reflexiva-irreal ( de respuesta interna): ¿Venderíais vuestro voto? Hoy lo he preguntado en mi entorno, dando un valor de 6000 €    ( olé, me he pasado, lo sé) pero obligando al cambio de tendencia de forma radical y nadie ha dicho que no. Es más, regateando, se pueden conseguir votos a precios de chollo…

Kant, no. Mafalda.

El retrato del mundo hecho por una niña resabiada en el 64 que sigue siendo actualidad en el 2019…

Para reflexionar.

mafalda-politica1

Mafaldagob

mafaldaplaneta

MAFALDAINTERNACIONAL

mafalda-ano-nuevo1

 

mafaldadignidad

mafalda_dh

m1

m2

m3m4

¿Kant? Nada… Mafalda debería ser de lectura obligatoria para todos los políticos (del mundo).

Un mal día.

Hace un tiempo me compré una Moleskine pequeñita para llevarla en el bolso y poder escribir frases que oigo o cosas que veo y me hacen crick-crick…La utilicé un par de veces, puede ser que tres…Siempre estaba en el lugar en el que yo,  no estaba…  Hoy la he visto en un cajón de mi mesilla de noche y he leído las “perlas” que apunté en su momento. Además de las frases típicas tipo : La vida no se cuenta por las veces que respiras sino por los momentos que te dejan sin aliento, había escrito palabras claves que , supuestamente, me recordarían otras frases o ideas…

Y , la verdad, de la mayoría no me acuerdo… En uno de esos apuntes ponía : felicidad/dolor /lluvia/arcoíris. Esta sí la he recordado .La leí un mal día (mejor dicho, la” ví  “porque era una de esas frases “visuales” que abundan en Pinterest ) y, tal vez, muy sensibilizada ante el desastre de jornada que me estaba regalando la vida , me pareció esperanzadora y mi cerebro se agarró a ella como un clavo ardiendo.

La he buscado y la dejo aquí para los que hoy tienen/han tenido un mal día. La frase,  aunque sea por unos segundos, devuelve un poco de lo “bueno” al día malo .

Lloverá, seguro, pero …después llegará el arcoíris.

Y así , con todo

 

Hora va , hora viene.

Nos hemos aprendido tan bien esto de controlar el tiempo, que un simple tronco pulido, con sus dos manecillas, nos permite situarnos en el momento exacto y “oficial” del día .

Somos capaces de traducir ese código visual a una velocidad de vértigo y conectar esta información con la del entorno : ¿Tenemos tiempo? , ¿Llegamos tarde?, ¿Cómo nos hemos de organizar para llegar a tiempo?, ¿Cuánto tiempo nos queda de diversión o de sufrimiento?...

Hay dos momentos del año en que tocamos nuestros relojes… Si no se acaban las pilas o se estropean, no solemos tocarlos pero en los dos tempos exactos marcados por nuestros consumos energéticos y el aprovechamiento de la luz solar , los debemos coger, buscar el mecanismo de las manecillas y adelantar o atrasar….

Siempre es más confortable el atrasar ( por lo de los despertares del adelantar , que requieren un tiempo de adaptación) pero adelantar, nos da ese espacio de luz en términos de tiempo “consumible” que compensa lo de los despertares

Sea como sea, hay que hacerlo porque el sistema te lo marca y si te pones en estado de “rebeldía” ( hay mucha gente que se sube por las paredes con el cambio de hora), o llegas una hora antes o una con retraso.

Pues eso.

En España, este próximo domingo, 31 de marzo, a las 2 de las madrugada, serán las tres de la madrugada.

Disfrutemos de la luz del sol.

Fuga.

Ha pasado mucho tiempo planeando su fuga.

Ha destinado muchas horas de sol.

Ha consumido mucha energía.

Ha sufrido: la han retorcido, la han fumigado, la han atado a la reja.

Nunca se ha dado por vencida.

fuga

Ha esperado el día y ha recibido el golpe del viento.

Se ha desatado de la reja, se ha estirado hacia abajo.

Lejos.

fuga2

Ha culminado su fuga.

…pero en su libertad ha descubierto que , dónde antes había hierba , flores y tierra , ahora sólo hay hormigón…

Escapar…

Este es un post para escaparse un poco…

Durante unos pocos minutos, puedes poner los pies en polvorosa y escapar.

Pero no “escapar” así, a secas…No.

Escapar, con estilo.

Miras el camino y te dices: Voy.

camino

Levantas tu vista hacia el cielo e inspiras.

arboles1

Puede ser que quieras escaparte aquí.

cottage

O…aquí…

cabaña blanca

Difícil elección, ya que este es un escape cortito y enseguida vuelves…

¿Qué tal aquí?

cabaña lago

También aquí es posible…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿Eres más moderno? vale, puedes escaparte…aquí.

futurista0

Entra, en cualquiera de estos “escapes “encantadores. Siéntate y disfruta del fuego.

cabañadentrp1

O de la lectura…

sofa

Sólo o en compañía.

perro

Escápate… relax