#NuevaRealidad (2023)

Es sábado por la noche. Me dispongo a hacer las fotos a la Luna Azul. Sería más adecuado llamarle Luna Doble, ya que, aunque se llame azul, el fenómeno astronómico colorista se refiere a que , en este mes de octubre del 2020, hay dos lunas llenas.

Como siempre, en ese ratito de reflexión en el momento de las fotografías, pienso que la próxima vez que haya una Luna Azul, será dentro de dos años y medio.

La siguiente, se espera para Agosto del 2023 y, dejándome llevar por el optimismo, me he visto en algún lugar bonito, en una cena veraniega con amigos, sin mascarilla ni miedo a un virus al que ya habremos vencido y es posible que , aunque ahora parezca mentira, que ya hayamos olvidado.

A ver qué tal la próxima Luna Azul…

#NuevaRealidad ( lo que falta.)

Cuando hago las fotos de la luna y cuando riego las plantas, me concedo unos minutos de higiene mental, intentando ordenar la información que he ido recibiendo.

Ya he procesado que las cosas de la pandemia están mal. Las cifras , por muy confusas que sean a veces, hablan alto y claro. Esta semana, además, se han ido introduciendo conceptos , ya conocidos :  “estado de alarma” o  “confinamiento domiciliario”. Es una estrategia muy básica de inducción subliminal: para que nos vayamos haciendo a la idea.

Lo que no veo que se introduzca en ninguno de los argumentarios es lo que falta. Lo que necesitamos a cambio de nuevos encierros y restricciones que la gran mayoría de ciudadanos, cumpliremos con resignación.

Lo que falta es que se concreten otras cifras y cantidades. Para que resurjamos de estas cenizas pandémicas necesitamos números :  el número de médicos , enfermería y profesional sanitario que se contratarán para reforzar la Atención Primaria; Ídem para el número de rastreadores ; la cifra de pruebas diagnósticas que se van a realizar; los refuerzos a la Atención Hospitalaria; el número de personal de apoyo para las Residencias.

La luna sigue ahí, indiferente a mis cálculos mentales. Las próximas fotografías, igual ya son en confinamiento domiciliario. Espero, por eso, que ese día me cuadren todos los números.

#EnFase2 ( la luna y el platanero. )

Primera sesión fotográfica de la luna #EnFase2.

Ella sigue sus fases, en este caso en el punto álgido de la creciente, sin cambio alguno. Siempre su ciclo exacto. Perfecto. Los que somos nuevos en esto de las fases, somos nosotros. Los de abajo.

Tuvimos un invitado en la sesión. Un platanero ( Platanus hispánica) uno de los árboles más comunes en Barcelona. Se les llama plátanos de sombra o plátanos de paseo. Los frutos, en primavera, se llenan de esos pelillos que capta el zoom de la cámara.

Yo , es verlos y estornudo…

#Encasa (lo de la luna 2.)

Definitivamente, el cielo está mucho mas nítido, apenas hay estelas de aviones y las nubes parecen las de las montañas de Heidi.

Cuando se pone el sol, empiezan a visualizarse las estrellas y, en estos días, la conjunción de la luna con Venus, el planeta más brillante del cielo.

En plan astrológico, se ve que esta disposición de los astros anuncia buenos augurios. Cualquier cosa que signifique que todo va a mejorar, es bienvenida en este blog.

NB : El brillo de Venus se debe a que este planeta está completamente rodeado de nubes espesas de dióxido de carbono y refleja aproximadamente el 75% de la luz solar.

 

#Encasa (lo de la luna 2)

El horario diurno es más o menos silencioso. No se oyen coches y hay muy poca circulación. De vez en cuando, aparece el sonido de los envases de vidrio al caer en el container y… el de las aspiradoras. Y en algunos casos, son más intensos y no los acabo de identificar : súper máquinas de succión o de corte con radial de los manitas caseros que se han lanzado a las reformas en el confinamiento.

La banda sonora parece estar perfectamente sincronizada y nunca hay demasiadas melodías superpuestas y, precisamente por eso, la aspiradora turbo del vecino se oye mucho más…

Por la noche, todo cambia. El silencio es profundo y me sorprende. Hay una gran calma y ni siquiera pasa esa moto con el típico tubo de escape sonoro, que me fastidia el pulso en las fotos de la luna…

Es muy agradable. El aire huele bien y sabe bien.

El cielo está nítido y veo más estrellas y más brillantes de lo que es habitual.

Y la luna ahí está, ubicándome en la realidad y en la insignificancia de siempre y creciendo, ajena a nuestra pandemia.

Preciosa.

#Encasa (lo de la luna)

Estos días , no sé si es que ya estoy autosugestionada,  pero veo diferencias en el cielo que miro. Y en el aire.

Muchos habréis oído la teoría de que el planeta, al borde del colapso, se está defendiendo.

Ante el intento de homicidio que ha perpetrado la humanidad, aparece un elemento disuasor que le permite sobrevivir y recuperarse. Hay menos contaminación y el agua y el aire se limpian y la  tierra, respira después de muchos años de acoso.

Vista de la contaminación por NO2 en Europa tomada por satélite de la Agencia Espacial Europea

Imaginad lo felices que estarán los animales. Yo oigo más trinos, veo el cielo más azul y por la noche, cuando salgo a mirar qué pasa con la luna, respiro un aire diferente que me evoca a las sensaciones de la montaña…

A todo esto, las nubes me están dificultando la observación del cielo nocturno, pero no desistiré. Me gusta respirar ese aire renovado…En la actualidad, estamos en fase creciente y el ocho de abril, tendremos una superluna llena.

Y cuando llegue, seguro que estaremos más cerca de la solución.

 

 

 

Podemos hacerlo.

Las fotos de la luna de la pasada semana hoy tienen un matiz especial.

Es curioso cómo, fotografiando siempre lo mismo, en cada ocasión es diferente. Eso sí, en todas las lunas que hay en este blog, la fotógrafa siempre se ha sentido pequeña, al percibir su magnificencia y , a la vez,  nuestra insignificancia.

Esta vez, inmersos en una crisis pandémica que nos tiene a todos instalados en una situación de irrealidad, pero, a la vez, de máxima responsabilidad, la luna me ha mostrado mi casa, mi barrio, mi ciudad, mi país, mi continente, mi planeta. Todas esas cosas que conforman una sola cosa : la humanidad.

Image Credit: NASA/JSC /Historical Date: July 20, 1969

Y, mirad, todos estamos ahí, en esa pequeña esfera, azul y preciosa,  que se ve desde la luna…Y, sí, es verdad, somos muy pequeños, pero todos juntos formamos ese hogar común que es muy grande.

Hemos de pensar globalmente y actuar localmente.

Individualmente.

Todos juntos.

Cuesta mucho hacer una fotografía real de lo que está pasando en nuestro país, en otros países, en el planeta entero. La información es dinámica. La evolución es casi, por horas.

Es muy difícil enfrentarse a una situación única y sin precedentes en nuestra historia moderna. No nos sirven los modelos de otras crisis sanitarias del pasado porque el mundo ha cambiado y somos una entidad colectiva , globalizada y conectada.

No es momento de críticas, ni de estrategias políticas. Intento ponerme en la piel de los que están gestionando esta crisis y, creo, que nadie , a ningún nivel y en ningún lugar , estaba preparado para dar respuesta a una amenaza como esta.

Pero el tiempo, inexorable, nos va dando nuevas cifras, nuevos escenarios , nueva información y como ahora sabemos mucho más, podemos hacer algo para contener el desastre que se avecina si no hacemos nada.

Vamos a contribuir a solucionar. A ayudar a frenar la curva de contagios. A ser responsables. A no colapsar nuestro sistema sanitario. Vamos a colaborar y a seguir instrucciones. A no hacer más dificil el trabajo de nuestro magnífico equipo de profesionales de la salud. Vamos a hacerlo todo y bien.

La buena noticia es que podemos hacer algo.

Si nos ponemos a ello, para la próxima luna llena, todo habrá mejorado. Hay que confiar en nuestros poderes ocultos como humanidad. Los tenemos!

Cuidaos.

 

 

 

 

La imaginación de Luciano.

Imaginaos esta historia: un barco es arrastrado por una tromba de agua y aire y … llega a la Luna . Una vez allí, los tripulantes del barco son capturados por unos soldados montando en “buitres-caballo” de tres cabezas y son llevados ante el monarca selenita. Los viajeros descubren que los habitantes de la luna, están en guerra con los habitantes del sol. Y  se alimentan de “zumo de aire”…

Este es el argumento de la obra Relatos verídicos ( o Historias verdaderas, según versión del traductor) del autor greco-sirio Luciano .

lunadia

Este es el momento que descubren que están en la luna:

Por siete días y otras tantas noches viajamos por el aire, y al octavo divisamos un gran país en el aire, como una isla, luminoso, redondo y resplandeciente de luz en abundancia. Nos dirigimos a él y, tras anclar, desembarcamos, y observando descubrimos que la región se hallaba. Durante el día nada divisamos desde allí, pero al hacerse de noche empezaron a aparecérsenos muchas islas próximas –una mayores y otras más pequeñas—de color semejante al del fuego. Vimos también otro país abajo, con ciudades, ríos, mares, bosques y montañas y dedujimos que era la Tierra.

De Luciano , dicen que es el primer autor de Ciencia Ficción de la historia de la literatura .

lunadia2

También tiene el honor de ser el primer escritor que describió a un extraterrestre.

Aquí lo tenéis.

Entretanto, durante mi estancia en la Luna, observé muchas rarezas y curiosidades, que quiero relatar. En primer lugar, no nacen de mujeres, sino de hombres: se casan con hombres, y ni siquiera conocen la palabra «mujer». Hasta los veinticinco años actúan como esposas y, a partir de esa edad, como maridos. Y no quedan embarazados en el vientre, sino en la pantorrilla.

lunanoche

Su imaginación es desbordante. La cosa no acaba aquí  : recrea hasta batallas espaciales entre los habitantes de la luna y el sol. Es, realmente, la primera trama de la saga de Star Wars, pero de verdad.

Yo miro la luna y le hago fotos. Otros, como Luciano, se inspiran y escriben los Relatos Verídicos.

Lo que más me impresiona, por eso, es que Luciano lo escribiera hace dos mil años

lunanubes

NB 1 : Relatos Verídicos / Historias Verdaderas fue escrita en el S.II d.C por Luciano de Samosata ( Samosata, Siria 125-181.)

 

Making of de la foto de la Superluna.

Domingo 9 de febrero de 2020.

18:00 h

Leo que la primera Superluna del año, empezará a ser visible a partir de las 18:13 h del domingo 9 de febrero, hora en que se empieza a poner el sol.

Me dispongo a preparar la cámara para hacer unas fotos .De momento, no hay nubes.

18:30 h

Desde mi ubicación geográfica, aún no hay superluna a la vista. Eso sí, se ha levantado un viento ligero que hace el ambiente más frío. Consulto la app Sky Guide y me informa de que faltan 5 minutos para que salga.

Hago una foto a una farola.

19:35 h

Salgo a ver qué pasa, pero ya con una chaqueta. Ni rastro de la luna por aquí…Habrá salido, seguro, pero está oculta en unas coordenadas que no son las mías.

22:30 h

Ahora sí. La Luna de Nieve, con halo lunar para la foto…

A 385.000 Km de distancia…