Fuga.

Ha pasado mucho tiempo planeando su fuga.

Ha destinado muchas horas de sol.

Ha consumido mucha energía.

Ha sufrido: la han retorcido, la han fumigado, la han atado a la reja.

Nunca se ha dado por vencida.

fuga

Ha esperado el día y ha recibido el golpe del viento.

Se ha desatado de la reja, se ha estirado hacia abajo.

Lejos.

fuga2

Ha culminado su fuga.

…pero en su libertad ha descubierto que , dónde antes había hierba , flores y tierra , ahora sólo hay hormigón…

Tres días…

…para la primavera.

Aunque , dicen por ahí, que ya está aquí…

No quería que se supiera pero, no ha podido evitar hacerse notar.

Por algo decía Mafalda que la primavera era un spot publictario de la vida…  La fecha oficial de su llegada es el próximo miércoles.

 

¡A disfrutar de los dos días de invierno que quedan!

Medusa.

Making Of

medusa

Este cuadro se titula ”Medusa”. Podría añadir “marciana” pero, mira, lo primero que me ha venido a la cabeza cuando iba dibujando los puntos, era una medusa…

medusacentral

Todo empieza con un reciclaje de un bastidor. Fondo de pintura de pizarra negra. Después, un dibujo de unos rectángulos, siguiendo una muesca que ha quedado del cuadro anterior…Decido que lo llenaré todo, todo, todo de puntitos blancos. Sé que es mejor situarlos separados pero…no puedo evitar apelotonar los puntitos…

Error.

Son muchos puntos…

puntillismo1

Cansada, dejo el bastidor en una mesa y , de vez en cuando, me paro y hago unos puntitos…Mi vista se empieza a resentir y acabo hasta el mismo punto de los puntitos…

Y es que “Medusa”, no era “Medusa”. Iba a ser “Puntos” pero ha estado mucho tiempo abandonado en la zona de cuadros stand by ,sin moverse. Los puntos, me tiraban para atrás… Así que para acabarlo, he decidido tirar unas líneas de puntos. Pocos. No hace falta tanto punto…Primero sin sentido, después me han parecido una medusa.

zonavagancia

En realidad, “Medusa” tiene una cara oculta: la que iba a llenar el cuadro de puntos es una vaga. “Vaga”sería su  título real …pero había que terminar el cuadro y “Medusa” sonaba mejor.

Será un secreto…

vaga2

 

De huevos…

Hoy, iba yo en mi coche, oyendo la radio cuando se inicia un interesante espacio monotemático sobre los huevos. Rápidamente, ha captado mi atención. Una de las cuestiones que se han tratado es si los huevos se deben conservar en la nevera o no. Un “To be or no to be” en toda regla.

No es algo nuevo para mí, ya que hace un tiempo comenté este tema de huevos con una amiga que me hizo ver que en las casas de payés, los huevos no están en la nevera. Es más, esas hueveras de alambre tan monas, ¿Para qué sirven si no es para poner los huevos allí, en una despensa? Me pareció lógico pero…entonces ¿Por qué los huevos están a temperatura ambiente en los comercios? ¿Por qué no están en la zona refrigerada? Y, otra cuestión más desconcertante : si los huevos no requieren nevera, ¿por qué suele haber una zona específica para los huevos en el frigorífico?

Es un tema de huevos, ¿o no?

Sé que estaréis impacientes y emocionados por saber qué hacer con los huevos, así que sin demora os anuncio que : se deben guardar en la nevera.  Desde que las gallinas los ponen ( siempre pienso que eso, debe doler lo suyo) hasta que los llevamos a casa, los huevos han estado a temperatura ambiente. De esta forma, no se rompe la “cadena de temperatura” ( es cadena de frío pero en este caso, no hay …). Después, lo que hacemos es conservar su estado de compra que teóricamente es muy fresco ( 1 o 2 días de puesta). Si no los refrigeramos, se pondrían en mal estado más rápidamente. Han dicho que “el huevo” es un organismo vivo que va evolucionando, así que en temperatura ambiente pasan cosas

Tampoco hay que lavarlos. NO! El momento para hacerlo es antes de su consumo pero nunca al guardarlos…El huevo tiene millones de poros para que el pollito en proyecto que nos vamos a comer (sé que ha sonado mal) pueda respirar. Esta textura porosa en la cáscara, está recubierta de una cutícula que preserva el huevo de las bacterias y bichos ( tipo salmonella) que podrían penetrar por esos poros. Al lavar, arrastramos esa capa protectora y dejamos al huevo sin defensas.

Por cierto, si hay que separar las claras , es mejor sacar los huevos media hora antes de su consumo. También es mejor para cocinarlos, ya que al no exponerlos a cambios de temperatura drásticos, hay menos posibilidades que se rompa la yema…

Las fechas de caducidad son de “Consumo Preferente” , así que un huevo puede durar bastante más que lo indicado. No han precisado el tiempo ( es como cargarse la obsolescencia programada de los huevos, que también hay) pero sí que han explicado el tema infalible para saber si los huevos están frescos.

Recipiente de agua y sal. Depositas el huevo, suavemente. Si se va al fondo es muy fresco . La yema es densa y aún no se han producido destrucciones de tejido y acumulación de agua y aire. Si flota , coger ( ya da igual si suavemente o con brío) y tirar a la basura…También hay temas de”detalle” : según los grados de desviación al flotar, se puede saber el tiempo aproximado de puesta. Por poner un ejemplo : Formando un ángulo de 45 grados: puesto hace 6 a 8 días…Esto ya es muy de experto…

 

Y, por último, me han desmontado un mito. ¿Cuántos huevos se pueden comer a la semana? En casa, no nos solemos pasar de dos por lo del colesterol…¡Error! Hasta uno al día, es lo que dicen los últimos estudios. Olé.

NB : Las fotos son de la fotógrafa brasileña Vanessa Dualib . Hace cosas impresionantes ( y con mucho humor) con la comida.

Genios…

No pensaba encontrarme con tanto genio, paseando por #Barcelona…

Primero, a Dalí.

Y en una calle cercana- ¡sorpresa!- el maestro Picasso en la puerta de la tienda “El ingenio”.

Ante tal reclamo , y lo que se adivinaba desde la puerta, no puede evitar entrar … ; – )

(Continuará)

 

#Cuelgacorazones.

Un práctico colgador para dejar el corazón colgado y a salvo de emociones.

Sirve para tomar decisiones trascendentales.

Incorpora un manual de instrucciones muy breve, con una sola frase: “Usar con mucha moderación.”

Creo que no me lo voy a comprar…

La luna asombra.

Mi contribución a las millones de fotos de la superluna de este mes. Es la más grande de este 2019 y se merecía el asombro

Buscando esta frase, me he encontrado con otra reflexión de Juan Ramón Jiménez.  Y será la quietud de la noche, la dignidad de la luna o como están las cosas (la verdad es que hice la foto, después de ver las noticias) que no he podido evitar copiarla aquí.

Lo que más indigna al charlatán es alguien silencioso y digno.

Había estrellas…

Estas fotos tienen la etiqueta #sintrípode, cosa que ya ha pasado alguna vez en este blog. Fotografiar la luna sin ese maravilloso soporte y con un frío moderado, puede convertir la experiencia en algo sutilmente desagradable … Ya hacía unos días, que las nubes no me dejaban verla bien y la motivación hacia la foto era cero, pero esa noche, ocurrió algo. Nada espectacular ni importante: se fue la luz, dos veces, por un período de un par de minutos, en todo el vecindario.

En el primer corte, entre encontrar la linterna de verdad, encontrar la app de la linterna en el teléfono e ir a ver el cuadro de fusibles, la luz ya se había restablecido. A los quince minutos, volvió a irse… En esa ocasión, salí. El concepto “contaminación lumínica” se me presentó en todo su esplendor. Me impactó la negrura densa que absorbía todo. No se reconocían formas, ni siluetas. Tuve una sensación casi de solidez… Y entonces, levanté la mirada y me sorprendió una luna más definida, pero, sobre todo, las estrellas que había por doquier…

Fui a buscar la cámara para intentar (ilusa) captar algo de aquello que, teóricamente, está sobre mi cabeza, aunque no lo veo, pero, me demoré unos segundos más en su contemplación y cuando quise hacer una foto, la luz volvió, las farolas de la calle se encendieron, también las luces del vecindario y las estrellas desaparecieron. Creo que fui la única en casa que pronunció un -. Ohhh de disgusto. Con la prisa y #sintrípode, se me fue el zoom y esto es lo que salió.

Y, ya, en un ambiente lumínico normalizado, la luna se dejó fotografiar aunque batalló un ratito con mi pulso.

Y veáis lo que veáis en esta foto de fondo tan negro, doy fe que por ahí había un montón de estrellas…

Capas y capas…

Viene a ser una metáfora de la vida. Primero, un color alegre, que parece indestructible. Pasa el tiempo y el color toma ese matiz de “desvaído”. Ya no es violeta…Cambia el entorno y la historia, y donde antes había color, ahora se requieren­­ tonos más serios: Gris plomo, por ejemplo.

Pero la vida sigue y el gris, aunque sea compacto y riguroso, también se va diluyendo y deja ver lo que fue. Por muchas capas que haya, el tiempo las va descubriendo, una a una…

Lleva muchos años conmigo. Es un taburete auxiliar que me ha ido fenomenal: para la habitación violeta, para alcanzar las cajas más altas de las estanterías, para cortar el pelo en sesión de peluquería casera, para ubicar mi vaso de agua con gas con hielo y el libro al lado de la tumbona… Así que, le toca otra capa. Para seguir en mi vida, a base de capas… Esta va a ser de color azul …

El tiempo dirá …

Casualidad.

 

Estaba trabajando en mi zona del exterior, donde el cemento me permite hacer de las mías y pintar, barnizar, encolar, lijar,  etc., Sin temor a manchar… Es un espacio libre de ataduras…

La circunferencia, que nunca he podido quitar, es la huella artística de un spray de pintura y está ahí, diferenciándose de las otras manchas amorfas y descoordinadas, en su perfección de la forma.

Estos días ha hecho viento y volaban hojas y pinaza. En uno de esos arranques, una hoja quedó ubicada, exactamente, en el centro de la circunferencia. Y no se movió, ni con la brisa residual que circulaba por la zona.

La puntería ,  la persistencia y la forma de corazón, se merecían la foto.