La escuchadora profesional.

Ya me viene la idea ( va y viene, va y viene) desde que escribí “The Listener & Cia”

Una colección de relatos: La EscuchadoraProfesional.

A grandes trazos: la narradora, es una mujer que se ha convertido en escuchadora profesional, miembro del staff de The Listener & Cia. No es psicóloga, ni psiquiatra. No trata. No aconseja. Sólo escucha. Y se pasa por el forro la confidencialidad…

El primer relato, consistía en la descripción de las peculiaridades de la profesión de escuchador y en sus “reglas”. A partir de ahí, cada relato, breve y muy conciso, se estructuraría a partir de una historia que ha escuchado y narra al lector.

No os penséis que esto del “Escuchador” no es verídico… No sólo existen esos escuchadores profesionales en la vida real, sino que hay blogs y webs especializadas. Con tarifas por una escucha puntual o tarifa plana , si se desea , para más continuidad en lo de la escucha… Tipo lo de”The listener & Cia”, vamos.

En Tokio, es muy conocido  el escuchador Van Damme Hirakata. Dicen que ya ha escuchado a más de 12.000 personas. En España, concretamente en Granada, Sebastián Bascuñana, sujeta un cartel entre sus manos en el que se puede leer «El escuchador. Hola, cuéntame…(solo una propina)», tanto en español como en inglés. Lunes, martes y miércoles , de 17 a 19:00 h. En Buenos Aires se realiza esta práctica desde enero del 2016. Al principio, los escuchadores voluntarios, se reunían en bares, pero ahora ya están en plazas con un cartel que dice “ESCUCHADORES”.

Te prestan su oído para que tú puedas sacar piedras de la mochila vital. Verbalizar nuestros problemas, nos ayuda a sentirnos mejor. Nos ayuda a ordenar y a entender mejor eso de lo que estamos hablando y que nos afecta a nosotros mismos…No es sólo por una cuestión emocional. Nuestras neuronas trabajan eficientemente y el cerebro actúa ante la verbalización y pone en marcha el área del cerebro responsable del control de los impulsos-  Matthew Lieberman, investigador de la Universidad de California- y eso hace que las emociones , estén mejor reguladas.

La idea del escuchador profesional,  me sigue pareciendo apasionante y no he podido evitar empezar a construir ese personaje que podría llamarse Samanta ( en arameo, la que sabe escuchar) o Ximena/ Jimena /Gimena ( en hebreo : La que escucha).

Creo que va a ser Jimena…

 

Lo he encontrado.

 

Lo he encontrado. Aún no se lo he dicho a los demás, para que crean que me falta pero…ya lo tengo.

Eso, me ha dado una ventaja. Me ha permitido escuchar todo lo que decían, como si yo no estuviera presente. Hablaban de mí y de mi fortuna, de como repartir las cosas y las casas… Y yo, allí, mirando a un punto inexistente en el horizonte (eso es lo que llaman “mirada perdida” ) pero atento a todas las palabras. Todas y cada una de ellas…

La verdad es que lo encontré hace ya una semana  pero necesitaba tiempo para actuar y planificar mi huida. De momento, había intensificado artificialmente los temblores de mi mano derecha, para no firmar ninguno de los papeles que me presentaban como quien no quiere la cosa. El mayor peligro, ahora, era la visita del Notario que iba a certificar mi estado mental. Diferentes tipos de convulsiones simuladas, que había aprendido en el Servicio Militar, me sirvieron para retrasar el momento pero…ya no había tiempo.

El enfermero que me velaba por las noches, se dejaba su portátil encendido mientras salía al jardín a fumarse un cigarrillo. El día anterior, le había robado su teléfono móvil por unos instantes y había contratado un servicio especial. Mi tarjeta de crédito aún estaba activa y por lo que pude comprobar después, había sido utilizada con mucha…intensidad. Necesitaba tiempo para conectarme a la web de la compañía aérea que me llevaría lejos de allí no sin antes traspasar todos mis fondos a las cuentas que ya había abierto en el pasado y de las que “los míos”, desconocían su existencia.

Julio, el enfermero, era un apasionado del porno. Lo que más le gustaban eran las rubias de grandes pechos. O más bien, de pechos muy, muy grandes…Los vídeos que había visto en el ordenador, no dejaban lugar a dudas. Esa noche, la mujer de los sueños más calientes de Julio, se iba a presentar en el jardín, prácticamente desnuda y dispuesta a complacer, justo a la hora del pitillo…

Como había previsto, me ha dado tiempo de comprar el pasaje, hacer el Check On Line e imprimir las tarjetas de embarque. El traspaso del dinero no ha sido difícil. No han cambiado los códigos ni han bloqueado las cuentas. Todo está, ya, fuera de su alcance…

El momento es, sin duda, en el cambio de turno. Julio se va una hora antes de lo previsto (aunque le  diga a su compañero que son diez minutos) y en ese tiempo, recogeré cuatro cosas básicas y mi pasaporte y me largaré de aquí. No me fío de los que dicen que me quieren…Siempre lo he sabido y, ahora, tengo la oportunidad de empezar de nuevo…Desde luego, me faltaba ese tornillo…

Sigo siendo yo. He vuelto. Hice una crisis “de algo” que ni los médicos supieron diagnosticar pero, al final, lo que pasó es que se me cayó un tornillo. Menos mal que di con él…

Aquel día en el que Julio se fue al lavabo tras ver su sesión de porno en Internet, yo me caí de la cama. Me arrastré como pude y, en el suelo, encontré ese tornillo. Lo cogí y me lo quedé mirando, como un tonto, pero entonces, como si fuera un mensaje divino, algo me dijo que lo introdujera en el pequeño orificio que hay debajo de mi pelo, en la zona izquierda del cráneo. Lo hice y encajó a la perfección. Me metí en la cama y me hice el dormido…

Como ahora.

Julio ya está, de nuevo, en la habitación. Su sonrisa es amplia y se despereza, satisfecho. Me observa y después mira la hora. ¡Venga, Julio. Anímate!-pienso mientras me esfuerzo en no abrir los ojos. Falta más de una hora y media para que acabe su turno pero, me parece, que tras la visita especial, Julio va a avanzar el momento.

Recoge sus cosas, cierra el portátil y lo desconecta de la impresora. Me mira por última vez y cierra la puerta con sigilo.

Y yo…me voy.

 

El lunes, primavera.

Pensad que este,  será el último fin de semana de invierno. El lunes, llegan las flores, los colores, el sol tibio… Según Mafalda : “El spot publicitario de la vida”...

Sí, el lunes ya será Primavera.Y no sé si será por el cambio climático pero… ha crecido un cuadro en mi jardín.

En un alarde de originalidad, lo llamaré “Primavera”.

Making Of : La foto del cuadro sobre la hierba ha sido un arrebato estético. La del cielo…hasta que encontré la forma de sujetar el bastidor, encuadrando las nubes, inmóvil ( que me cuesta mucho) y que quedará bien, me estuve un rato. Después pensé´: ¿Y un cuadro colgado del cielo? ¿Qué es eso?… Lo dejé ahí.  Pero cuando he visto la foto, ya editada, no he podido resistirme. Sí, es un cuadro colgado del cielo… ; – )

 

Pareidolia.

Hoy he aprendido una palabra nueva. Es un gran día.

La palabra: Pareidolia.

No creo que la recuerde nunca más…o sí. En un Trivial, nunca se sabe, una rebusca en su mente y, a veces, aparecen palabras como ésta. De momento, la he aprendido hoy y la intento procesar.

“La pareidolia es un fenómeno psicológico consistente en que un estímulo vago y aleatorio (habitualmente una imagen) es percibido erróneamente como una forma reconocible” y la he conocido gracias al Monstruo de las Galletas (  Triki).

Este es uno de mis personajes “infantiles” preferidos. Ahora , que soy mayor, sigo adorando su mirada extraviada y esa forma terrible de zamparse las galletas.

Tengo un amigo que sabe de esta debilidad mía por Triki y hoy, me ha informado que se ha encontrado un súper-monstruo de las galletas en un cráter en el planeta Mercurio.

Esto es una pareidolia.

A ver si me acuerdo…

 

 

Las “gráficas” del humor.

Son ilustradoras, especialistas en humor gráfico. Analistas sociales, altavoces de la realidad más íntima. Hacedoras de sonrisas. ¿Apetece sonreír viendo un dibujo? Pues , venga.

Flavita Banana

 

Pedrita Parker

Monstruo Espagueti

Chica del Montón

Ana Belén Rivero

Agustina Guerrero

Y una de las pioneras, la gran Maitena.

 

Os presento a los aquenios.

 

Yo pensaba que la fresa era una fruta. Resulta que no. En realidad, es un racimo…

La parte carnosa y roja del exterior, con forma cónica, es lo que se llama “eterio”. El eterio , en realidad, es un contenedor. En su estructura, perfectamente agrupados, están los “aquenios” que son los verdaderos frutos de la planta…Sí, son esos puntos oscuros que sobresalen del eterio…

Además, descubro que el poder antioxidante de las fresas, no lo tienen los nutrientes de la pulpa. ¡Son los aquenios!  El dato concreto es : los aquenios aportan el 81% del total de antioxidantes que contiene la fresa.

Mis respetos a los aquenios.

Cumpleaños en diferido.

en diferido.

  1. loc. adj. Dicho de un programa de radio o de televisión: Que se emite con posterioridad a su grabación. U. t. c. loc. adv. (RAE)

Un nuevo concepto: celebras tu cumpleaños con posterioridad a su celebración y por módulos.

Es un surtido de mini-celebraciones (que podrían alargarse un año en algunos casos), con sus brindis, sus risas y sus regalos correspondientes. En muchas ocasiones, se produce este “Cumpleaños en Diferido” por las diferencias entre los grupos de relación: familia, amigos, amigos que viven lejos-y-ya-vendrán, compañeros de trabajo, del colegio de los niños, de la actividad de ocio que se practique, los del gimnasio, etc, etc…

El número de cumpleaños en diferido dependerá de esas actividades y de variables incontrolables como distancia, imprevistos, salud, …

Para los que no les gusta celebrar su cumpleaños, la modalidad en diferido es una verdadera faena. Te lo van recordando, cada cierto tiempo…En cambio, si no hay problema con la celebración, el cumpleaños en diferido se convierte en un agradable goteo de momentos felices…

Este fin de semana, yo he vivido mi diferido particular, con un regalo precioso incluido. Una joya única, en el sentido literal de la palabra. Nadie, en el mundo mundial, tiene una igual. Y, lo mejor, aunque la copien, nunca tendrá el cariño que contiene esta.

¿A qué es bonita?

 

 

Acostumbrados.

Llevo unos días viendo unos anuncios de juegos de nueva generación ( para las consolas mega-modernas) sobre la Mafia o de Guerras . Las imágenes que nos muestran, son violentas. Tíos disparando y matando. Armas, saltos, patadas… Pero no nos inmutamos,  es normal para cualquiera de nosotros.

Vemos una peli, una serie y pasa lo mismo. Explosiones nucleares, bombazos, metralletas, sangre y muerte. No nos impresiona. Nos tienen que llevar muy al extremo para que tengamos una mínima dosis de inquietud.

Con las noticias que reflejan el estado del mundo, pasa lo mismo. Guerras, conflictos armados, atentados, asesinatos, … Vamos procesando esa información llena de violencia con absoluta normalidad en el mundo real.

Podemos quedarnos traspuestos y emocionalmente tocados después de una pelea de esas tipo : “y le dije a mi cuñado todo lo que pensaba de él” pero, en cambio, hemos desarrollado un filtro de emociones para  el entorno violento global. Cuatro gritos con palabras malsonantes nos afectan más que las muertes de soldados en guerras varias …

Somos una raza extraña. Teniendo entendimiento y , sin embargo, luchando…

Un ejemplo : los humanos, que hemos desarrollado sistemas más sofisticados que la lucha para llegar a entendernos,  hacemos del boxeo un espectáculo o un deporte . Cogemos a dos de estos seres humanos, les ponemos unos calzones y hacemos que se muelan a tortazos. Y somos capaces de pagar, sentarnos cómodamente ( incluso con palomitas) y observar sin ruborizarnos. ¿Cómo se puede llegar a entender, objetivamente, que exhibamos a dos personas dándose de leches?…

Estamos acostumbrados a unas imágenes, a unos códigos visuales que tal vez, son poco efectivas porque sólo son eso : imágenes. Es posible que si estuviéramos delante de los cuerpos de las víctimas de un atentado o de una guerra o de algún niño soldado de Sierra Leona, la violencia dejaría de ser una entelequia ( a la que estamos acostumbrados) y se convirtiera en la dura y dramática realidad que es.

Entonces, la gran pregunta es : ¿Cómo se desacostumbra uno?…

¿Alguien lo sabe?

NB : Datos del Instituto para la Investigación de Conflictos Internacionales (HIIK).

El año pasado se clasificaron un total de 18 conflictos de “guerra”.  Además de Siria, Ucrania o Irak, se calificaron como guerra otro tipo de conflictos que causan cientos de víctimas mortales y que conducen a catástrofes humanitarias. Conflictos armados ( que no llegan al nivel de guerra) hay 402…Ahora mismo…

Cosas Horrorosas (XII)

Toca unas dosis de píldoras de “Cosas Horrorosas”. Os recuerdo, a los que os asoméis por aquí, que : 1) hay que consumirlas con moderación y 2) cualquier posible efecto secundario es bajo vuestra responsabilidad. ; – )

Empezamos con el peluche: “Mapache atropellado”

Como segunda píldora, el USB dedo. Para que lo veas sobresaliendo del portátil… Una monada.

Ganas de sentarse en estos sillones, pues no…

Ya se va acabando el invierno. ¡Qué pena! ¡No podremos ver este fantástico vestido!!!

Con este calzado a juego: o botas o zapatos. Elegid uno.

Nada como un jueguecito de disección para pasar la tarde.

Si no, uno puede ir a este parque y utilizar este tobogán…

Y para acabar, que ya son demasiadas cosas horrorosas, una mención a este genio del trazado de Carril Bici. Ahí te quiero ver…

Libre. #8deMarzo #DíadelaMujer

Hoy debo celebrar el Día Internacional de la Mujer…

Libre.

Atareada, conciliando, trabajando,  progresando, cambiando, decidiendo, amando libremente.

Libre. Libre.

Libre para luchar, libre para mejorar, libre, libre.

No voy a ser yo la que se adueñe de este día.  Las importantes son ellas. Las que no son libres. Ellas.

(*) Hoy, el Día Internacional del la Mujer,  debe servir para no olvidar el burka obligatorio, la ablación de clítoris, la explotación sexual, la prostitución infantil, la violencia de género, la esclavitud,… Situaciones infames en los que la mujer no tiene categoría de ser humano. En pleno siglo XXI. Sangrante. Repulsivo. Inconcebible.

Es un día para todas, pero sobre todo para ellas.

NB :(*) Este final de texto, es una repetición del que escribí en el 2009, volví a publicar en el 2014 y reutilizo , ahora, en el 2017. Ocho años después, siguen ocurriendo estas cosas. El día que realmente podamos celebrar algo, será el 8 de marzo del año que sea, en el que mi texto sea obsoleto. Ese sí que será un gran Día de la Mujer…