Píldoras gastronómicas.

Lo sé. Hay una Regla Universal que reza :  “Con la comida, no se juega” pero …estas píldoras son para jugar con la comida. Por una vez, me salto la norma. Bon appétit!

Primero,  unos lápices de parmeggiano.  Para sacarles punta.

parmeggiano1

 

paemeggiano22

parmegianno3

Seguimos con una baguette con ganas de disfrazarse.

gnomo

Uno que coge un pepino ( o un calabacín) y hace un tiburón…

tiburón

Una preciosa bolsa de té, para darle un toque romántico al post. De la diseñadora rusa , Natalia Ponomareva

te0

Más amor : con paciencia y unas tijeras, coges el salami picante que le pones a las pizzas y recortas corazoncitos. Para las primeras etapas de la relación… ; -)

pizzaamor

Las fotos de Sarah Illenberger  : esto es “Jugar con la Comida”, ya en plan serio.

sandia-1

granada

Y finalmente, una campaña Solidaria que se hizo en supermercados de New York. La gente cogía, al entrar, una de estas bolsas que representa la figura de un estómago vacío. La llenaban con alimentos, llenando también ese estómago ficticio, donándolas a la ONG que lo organizó.

estomago2

estomago1

¿Empachados? Pues un poco de brócoli, irá bien…

broquil

Historia del cuadro triste (II)

El cuadro triste aparece al mezclar varias cosas: 1) Administración de una dosis de arte-terapia  al aire libre (que me apetecía mucho), 2) una pulsera rota y 3) un sofá camaleónico.

En realidad, la cronología-de-la-creación es otra: 1) se me rompe una pulsera que lleva conmigo muchos años. Es de bisutería y su valor es emocional.  Quiero conservar esas cuentas de cristal… Pienso en ello, mientras recojo las piezas, diseminadas por el sofá. Puto sofá…

2) Me pasé un buen rato, escogiendo la tapicería en la tienda. La miré bajo los focos, bajo la luz exterior, en penumbra… Hubiese jurado que era un tono “tierra” pero cuando llegó a mi hogar lo vi… gris. Gris plomo. Me disgusté. Hablé con la tienda. Comprobé que era el color que elegí. Sí, lo era.  Con la luz del atardecer, se convirtió en un suave color tierra. Pasó lo mismo bajo la luz de los focos led. Y volvió a cambiar a gris, por la mañana… Así que necesitaba un “algo” que conectara la decoración con el sofá camaleónico gris-tierra…

Hasta aquí, los elementos. 3) El desenlace final se produce al ordenar el trastero y descubrir un lienzo hecho polvo que se podía reciclar. También vi un spray de pintura de pizarra…  Al salir del trastero , observé que hacía un día espléndido y, además, tenía la zona de trastear –con-la-pintura, libre y sólo para mí.

Y pasó que todo se conectó entre sí de una forma fluida :  bastidor, pintura, cuentas de cristal, pegamento, sol…Me puse los cascos y… No hay semiótica para explicarlo…

Disfruté enormemente… ; – )

Historia del cuadro triste (I)

Me ha pasado otra vez. Han hecho una “Interpretación Semiótica Visual Subjetiva” de uno de mis cuadros.

La semiótica visual es una rama de la semiología (semiótica) que trata sobre el estudio o interpretación de las imágenes, objetos e incluso gestos y expresiones corporales, para comprender o acoger una idea de lo que se está visualizando. Por ejemplo, un cuadro…

Alguien lo ve y me dice: “Esto ha nacido de la tristeza. El color lo dice todo. Estás triste…”.

Interpreta la imagen, canaliza toda la información y lo percibe así: triste…

(To be continued…)

Me pido un estudio de pintura…

chrisofilijpg

Estudio de Chris Ofili

Una de las cosas que está en mi “Agenda de Pendientes” (en la sección que no es de viajes) es la de tener un estudio para pintar…alocadamente.

picasso

Estudio de Picasso en París

Si puede ser (nunca se sabe quién puede estar leyendo esto), grande, en medio de la naturaleza ( con preferencia vista mar), grandes ventanales y un suelo de cemento rústico que se pueda ensuciar de mil colores de pintura. Esa es la clave: que sea muy ensuciable

Este es el de Joan Miró.

miro

Un pintor que nunca me había llamado especialmente la atención. En mi juventud, me había atrevido a decir: ¡Eso lo hace cualquiera! Pura ignorante soberbia. Hace unos años, visité la Fundació Miró y me dejó noqueada con el color y la esencia de lo que allí se respiraba. Una experiencia magnífica.

miro5

Me rendí ante Miró, me retracté y pedí disculpas por mis comentarios del pasado (remoto).

miro2

Uno de los cuadros que más me gustan es este de 1968. Su título aún me gusta más: “El vuelo de la Libélula ante el sol”.

Elvuelo

Con Dalí tengo una relación muy especial. A mi padre le fascinaba el pintor y el personaje.

dali

Cuando pintaba en su estudio en Portlligat, lo que veía por la ventana era esto…

portlligat

Recuerdo un libro que le regalaron con las reproducciones de sus cuadros a todo color y en gran formato, El libro era…grande. A veces, entraba en su despacho y me dedicaba a pasar las hojas de ese libro, deteniéndome en los cuadros que me llamaban más la atención. Mi preferido, sin ninguna duda, era “‘Dalí niño levantando la piel del mar para ver el perro que duerme bajo el agua”’ (1950) que para mí era “El del perro”.

dali_sea_shade_dogNi_a_levantando_la_piel_del_agua_para_ver_el_perro_dormido_a_la_sombra_del_mar_.

Recuerdo como me fascinaba que el perro estuviera durmiendo ahí debajo… Surrealismo de la infancia.

munch

Viendo el estudio de Munch, puedes llegar a entender lo de su famoso cuadro “El grito”. Nunca me ha gustado esa obra y supongo que es porque transmite una angustia y un mal rollo muy intenso y ese pack de desasosiego, que es lo que no me gusta, justamente es lo que la convierte en una gran obra de arte.También por este motivo no voy a utilizarla en este post. Prefiero “Beso junto a la ventana”, también de Munch.

Munch-Kiss-by-the-window

Estos cuadros coloristas (y muy especiales) son de Yannima Pikarli Tomy Watson , pintor aborigen australiano.

ob_93567b_tommy-watson

yannima

Su “estudio” es uno de los que más me gustan…

Yannima Tommy Watson paints in his country near Alice Springs

Aunque en el mío pondría un sofá, como Monet.

monet

Cosas para hacer ( o DIY)

Yo no sé dibujar…Pintar redonditas y florecitas, sí. Dibujar,no. Por eso, cualquier instrucción precisa al respecto me es de gran ayuda.

Ahora, ya sé dibujar un oso panda.

comodibujar

Unas ideas para este fin de semana largo.

Si tienes unos rotuladores ( para porcelana) y unos platos que ya te aburran…A esto, le tengo ganas… ; – )

diy2

Este DIY me recuerda a una época muy lejana : Clases de “Plástica” y la manualidad del cuadro de clavos ( así lo llamaba yo) con la Sra.Rita. Me salió un churro. Me lo apunto para, ya adulta y responsable, repetirlo y a ver…

MDP'12_HeartofStringDIY_weddingdisplay

Este es “chorras” pero … ; – )

DIY

Para alguién con tendencia al negro, los collares y abalorios se convierten en una pieza fundamental… Esto va pero que muy bien, para organizar y saber dónde están t-o-d-o-s!!!

collares

diycollares

Dicho esto, lo que ahora falta es tiempo…¿Alguién tiene de sobras? ; – )

Feliz Fin de Semana Largo.

Para hacer con brócoli y col ( y no son recetas).

Hay quien ve brócoli y , en vez de comérselo con patatas y zanahorias, va y hace un paisaje. Son artistas que, en vez de torturar a los vegetales como hago yo en el huerto, lo que hacen es arte con ellos…

Y te preguntas …¿Brócoli?

brocoli

¿Col? Pues sí : col, patata y lechuga.

foodscapes-carl-warner-1

foodscapes-carl-warner-1-2

De Carl Warner (London)

La col es muy versátil. Además de estos paisajes, te da para un vestidito con detalles de judía tierna , ajos tiernos y coles  pero de Bruselas (que es más chic …).

vestido

De Sarah Illenberg

O… puede llegar a ser una mujer muy sexy…

sexy

De Ju Duoqui

Y si en el proceso artístico nos quedamos sin pincel, pues…a por una alcachofa.

 

alcachofa

De Sarah Illenberg

Se me ha ido el subconsciente…

subconsciente

Me das un tarrito de pintura de pizarra y un rotulador blanco y… se me va el subconsciente…

lodearriba

subconsciente2

Tanto que, además de “probar” en un bastidor pequeñito, me he lanzado a por una teja que me quedaba por decorar.

Pensaba que se me había pasado lo de los rotus pero…Mezclarlo todo con ese botecito de pintura ( que te deja la superficie como una pizarra) ha sido demasiado para mí y …

Se me ha ido el subconsciente…

 

Píldoras de Street Art.

Del indonesio WD (Wild Drawing) .

Del británico Smug One.

Y uno de mis favoritos, por su sencillez. El francés OakOak interviniendo en los pasos de cebra…

 

Esculturas en los tejados…

En un paseo por L’Empordà, me encontré con estos bustos, coronando un tejado…Estaban de espaldas.  Su autor los había dispuesto en el lugar preciso para que disfrutaran de las vistas…

 

¿Una escultura en un tejado? Haciendo una búsqueda literal en la red, aparecieron famosas esculturas de edificios históricos. Muy habitual en palacios y catedrales, pero yo buscaba algo más contemporáneo…Además de mis bustos de L’Empordà, añado a la lista, el pescador solitario que hace 15 años, vive en un tejado de La Candelaria en Bogotá.

Me han hecho gracia los extraños caracoles azules que aparecieron en el rejado de la Catedral de Milán hace unos años .

Y la última, es El Headington Shark, un tiburón incrustado en el techo de una casa de High Street en Headington (UK). Está allí desde 1986.Pesa 200 kg y mide 7,6 m de largo. Lo intentaron derribar por “contaminación visual” pero finalmente, en 1992 el Departamento de Medio Ambiente consideró que no dañaba el paisaje.

Aquí está.

Coleccionista.

Me ha dado por las botellas de agua. Hace ya un tiempo, visité una Masía preciosa que la propietaria había decorado personalmente. En una pared enorme, de estanterías blancas de obra , había dispuesto multitud de botellas de vidrio ( blancas, transparentes, verdes, azules…) iluminadas estratégicamente . La idea se quedó archivada en algún lugar de mi mente y, en un viaje, me quedé prendada de una una preciosa botella de agua con gas que viajó conmigo muchos kilómetros, perfectamente protegida entre hojas de periódico… Otros momentos viajeros (y no) han hecho crecer mi colección pero de forma sostenida y prudente.Mi objetivo : emular, en un formato a mi medida, lo que ví en aquella Masía…

En estos últimos tiempos, las cosas han cambiado. El agua se ha puesto de moda, las botellas (magníficas) aparecen  como setas y en los lugares más accesibles: ya no es necesario ir a un establecimiento gourmet . En el Hiper de turno, los fabricantes muestran sus creaciones de “alta costura” en botellas y yo, con mi vena de coleccionista de agua,  voy loca.

Lo bueno del tema es que, aunque pague cara el agua, me sale barata la colección. Soy fácil de regalar ( este verano me han hecho feliz con la Edición Limitada de Vichy Catalán-mi agua favorita-y una siberiana , de botella excelente) y, sin quererlo, estoy haciendo acopio de uno de los bienes naturales más preciados que ,  vete tú a saber , un día puede valer una fortuna por su escasez… Tal como vamos, es como una inversión de futuro.

Lo malo es que ante la invasión de packaging botelleril, he pasado de crear una colección de recuerdos de aguas ( ligadas a una ciudad, país o situación) a una colección de aguas del Supermercado que, a nivel de diseño me complacen pero tienen de emocional lo mismo que el carrito…

Y, aún sabiéndolo, es superior a mí y si veo una botella en el pasillo de aguas que me gusta ( eso sí, siempre de vidrio), la deposito con mimo en mi carrito y le otorgo una plaza de por vida en mi estantería virtual .

Ahora, sólo me falta la Masía. ;-)