Tres días…

…para la primavera.

Aunque , dicen por ahí, que ya está aquí…

No quería que se supiera pero, no ha podido evitar hacerse notar.

Por algo decía Mafalda que la primavera era un spot publictario de la vida…  La fecha oficial de su llegada es el próximo miércoles.

 

¡A disfrutar de los dos días de invierno que quedan!

El cerdito de hojalata…

Mi cerdito es un juguete de hojalata. Nunca había tenido uno. Soy de la era del plástico…

Le das cuerda y camina con un paso atontado que te arranca una sonrisa.

Este juguete de hojalata ya es muy vintage en su concepto aunque se haya fabricado en pleno S. XXI. La producción de juguetes de hojalata fu desapareciendo paulatinamente ante la aparición del plástico. Todo se podía hacer con moldes y en cantidades masivas frente a un proceso artesanal, de corte y ensamblaje a mano…

Ahora, resurge la producción de estos “Tin Toy”. La mayoría de estos productos provienen de la India, donde tradicionalmente ha habido fabricantes de este tipo de juguetes.

 

En la caja , aparece impreso este texto: “ An attractive wind-up pig which will steal your heart white a cute face and a smart walk” y eso es exactamente lo que me pasó : me robó el corazón por su apariencia y su caminar inteligente

; – )

 

Vida subacuática y San Abundancio.

Día 1 de Marzo.

Hoy no es el Día Internacional de… nada. Estaba segura de que habría algo, pero no.

Hasta el 3 de marzo, que es El Día Internacional de La Vida Silvestre, no tenemos nada… Por cierto, este año está dedicado a la vida subacuática.

 

Esto será el domingo pero hoy, 1 de marzo, solo tenemos  vida en el Santoral . No hay día en el que no haya uno o varios o muchos Santos y Mártires que celebrar. Hoy es el día de San Abundancio. También conocido por Abundio…

Abundio es el protagonista de la frase “Eres más tonto que Abundio”. Hay varias explicaciones del origen de la frase, siempre haciendo referencia a la simpleza del personaje ( p.e. : el Abundio que se iba a vendimiar y se llevaba uvas de postre ) pero la que más me ha llamado la atención es la que se refiere al Mártir San Abundancio o Abundio. Creo que, de todos, es el que más ejemplifica lo que es ser tonto (con todo el cariño del mundo).

En el año 854, en la Córdoba musulmana, había flexibilidad y permisividad con otras creencias. La única cosa prohibidísima ( pena de muerte) era injuriar a Mahoma pero, imaginad si eran poco radicales, que si el que había cometido la falta, se retractaba, lo perdonaban y le dejaban seguir practicando su fe libremente. La que fuera.

El tal Abundancio insultó a Mahoma. Unas 11 veces…Las mismas 11 oportunidades que le dieron para retractarse del insulto, no de su fe cristiana, pero, Abundancio, tozudo, decidió que no. Que se mantenía en el improperio … Lo mataron…

No sé si llamarlo mártir porque lo que se ve, claramente, es que era tonto…

Por eso, lo mejor es olvidar a Abundancio y  celebrar, este domingo 3 de marzo, lo importantes que son nuestros oceános y mares. En esta conmemoración de la naturaleza , que se inició en el 2013 para concienciar del valor de la fauna y flora silvestre, la ONU señaló que el océano contiene casi 200 mil especies identificadas, pero en realidad existen millones.

Más de tres mil millones de personas dependen de la diversidad biológica marina y costera para su sustento.

Nuestros océanos,  y las especies que viven en ellos , se están viendo amenazados por diversos peligros. La sobreexplotación, la pesca no sostenible y otras prácticas de extracción de especies marinas, pero, también,  hay  grandes amenazas como los efectos del cambio climático, la contaminación marina y la destrucción del hábitat.

“En este Día Mundial de la Vida Silvestre, promovamos la concienciación sobre la extraordinaria diversidad de la vida marina y la importancia crucial de las especies marinas para el desarrollo sostenible. De esta manera, podremos asegurar esos servicios para las generaciones futuras”.

António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas

 

 

 

Razón y Corazón by Jopi

Otro descubrimiento reciente: Jopi, ilustradora argentina, afincada en Brasil.

Esta es una serie de ilustraciones sobre el corazón y la razón.

En Twitter: @jopidibuja
En Instagram: Jopidibuja

No me lo puedo creer…

Primero, he oído aquel extraño aleteo. Raro, muy raro, teniendo en cuenta que estoy encerrada en un despacho minúsculo en el que no hay ventanas. Pero me ha pasado lo mismo que en las películas: cuando me giraba o levantaba la cabeza para mirar de donde procedía aquel sonido, el silencio era absoluto. A la que dirigía mi mirada a la pantalla del ordenador, ya estaba allí: flop, flop, flop

“Mira, es lunes y estás muy estresada” eso es lo que he pensado, dándome ánimos (algo que ya viene siendo habitual en los últimos tiempos) pero, entonces, cuando ya estaba más calmada y centrada en aquel listado de costes, me cae una plumita blanca en el teclado. Flip…

Como está feo eso de decir tacos, no voy a volver a reproducir el ¡Joder! que me ha salido del alma. ¿Qué hace un pajarito blanco en mi despacho? – me he preguntado en un tono infantil y estúpido. Incrédulo…Y con un poco de susto porque, inmediatamente me ha asaltado la idea de que fuera una paloma y yo, les tengo terror a esas aves…

Cuando me he atrevido a mirar hacia arriba, lo que he visto me ha dejado paralizada. Un niño, de ricitos rubios y mejillas sonrosadas, tirando a gordito (se le hacían esas arruguitas tan graciosas en las rodillas) y…con un par de alas, de plumas blancas, sobresaliendo de su espalda. Estaba sentado en el aparato de aire acondicionado, y agarrado a los conductos, como si fuera a caerse.

Tras procesar esta información, “niño gordo con alas, sentado en mi aparato de aire acondicionado”, he mirado al niño con atención y he observado que llevaba un arco en la mano y aunque no he visto ni una sola flecha, me ha parecido que podía ser peligroso. He decidido gritar con todas mis fuerzas, pero, cuando ya iba a dejar que el aire rasgara mis cuerdas vocales, el niño me ha hecho una señal con la mano, poniéndose un dedo en la boca. Y supongo que por el hecho de que es un “niño”, he cerrado la boca. ¡Una broma! ¡Claro! Yo que soy la anti San Valentín de la oficina, la que celebra el día de los No Enamorados desde que me dejó aquel impresentable, soy la víctima de una bromita del Día de Marras. ¿Una cámara oculta?

Cuando miro al nene, pienso que se han pasado tres pueblos. ¡Angelito! ¿Cómo se han atrevido a colocarlo ahí? ¿Y si se cae? Este último pensamiento me ha permitido salir del estado de estupor que he sentido al descubrir a un querubín ubicado en mi pared y me he dirigido hacia él, dispuesta a socorrerlo. ¡Qué bestias, por Dios! Estoy segura de que es culpa de Martínez, el capullo graciosillo de contabilidad.

Hola, cariño. No te asustes, te ayudaré a bajar de ahí.

No me toques, humana. Ni te atrevas. Soy Cupido, ¿Acaso no me has reconocido?– el niño me habla con autoridad y una cierta mala leche. Aunque es una monada me parece muy repelente pero no me doy por vencida. Es un niño-Venga, precioso. Vamos a bajar, que la broma ya se ha acabado.

Otro flop, flop, flop y el niño, gordito y sonrosado, se mueve torpemente, moviendo sus alas con dificultad. Le veo el culete y los rizos de su pelo y…una flecha clavada en su espalda. Da un giro y deja de hacer flop para hacer plof.

Cae en la mesa de mi despacho, boca abajo, en una posición antinatural que me da miedo. De repente, lo oigo. Esa vocecilla cabreada…

De verdad, estoy bien. No siento dolor. Esto se veía venir. Han sido los malditos recortes de presupuesto. Hace unos años, sólo nosotros podíamos salir a disparar flechas en un día como hoy, pero, el mundo ha cambiado y también los humanos. Se envían flechas amorosas, flores, corazones, mensajitos a través de las redes sociales y todas esas apps que crecen día a día… Y, claro, nos ha sustituido por plataformas digitales y algoritmos matemáticos y cada vez, menos dinero para Cupido y su ejército…

A estas alturas, estar hablando con un niño, con alas de ángel que dice ser Cupido y que está espachurrado en mi mesa, con una flecha clavada en su espalda, no me produce extrañeza. Tampoco que me esté hablando de recortes presupuestarios y revolución tecnológica. Charlo con él, como si tal cosa.

– Las flechas están caducadas y la penúltima que he disparado, ha realizado una trayectoria y ha acabado, clavada en mi espalda. Si me sacas la flecha, me desintegraré. Y ya está. Te dejaré en paz. Os dejaré en paz a todos…

–  En todas las pelis que he visto, sacar una flecha es lo último que se debe hacer. Desgarra la carne. No voy a hacer eso. – Últimamente, he visto un montón de series y no hay truco policial o de supervivencia en una batalla que no me sepa.

–  Confía en mí. Soy Cupido. ¿No me ves?

Miro sus rizos y ese culete gracioso. Es lo único que le veo, puesto así, boca abajo. No sé porque, pero le creo. Justo yo, la más escéptica con eso del Día de San Valentín…

–  Vale. Te la sacaré. Pero, aunque yo no crea en ti, si al final eres Cupido, te desintegras y desapareces me haces responsable de una cosa muy gorda. Matar a Cupido. Eso es serio.

–  No te preocupes. Me iré de aquí, a otro lugar que no conoces, pero… volveré. No tengas ninguna duda. No olvides que el amor, nunca muere. Y, mira, esto no deja de ser una acción de presión para que nos den más recursos. Venga, quítame la flecha que puede entrar alguien y encontrarme aquí con esta pinta.

–  Lo haré– Cojo la flecha y cuando me dispongo a tirar, oigo su vocecilla.

–  Ah! Una cosa más… Lo siento, pero, la última flecha que disparé… Espero que me perdones, humana.

Y oigo eso del “perdón” y me quedo perpleja.

Ya no hay flecha, ni niño muerto.

Creo que me voy a pedir una baja por estrés. Estoy mal, muy mal.

Llaman a la puerta. Veo que aún hay plumas blancas por la sala. Las recojo apresuradamente y le digo al que llama a mi puerta que puede pasar. Y ahí está Martínez, el de contabilidad, con cara de besugo y los ojos muy, muy brillantes. Sostiene un gran ramo de flores en su mano. Me lo entrega, junto con una postalita de un corazón ribeteado de blonda blanca. Horroroso, por cierto.

–  Siempre he querido decirte que me gustas y que me gustaría que fuéramos a tomar una copa, para conocernos mejor. O a cenar, si lo prefieres.

Me quedo muda. ¿Martínez? Vaya con el niño gordinflón con la flecha en la espalda.

Si lo llego a saber, no se la saco…¿Martííínez? No me lo puedo creer…

 

NB : Una versión nueva del Cupido’s Killer

Avanzadilla San Valentín.

No puedo ser menos y no unirme a la masa, con corazones, Cupidos y amor. Esto se acerca y nos van a invadir por todas partes.

 

Y yo, contribuyendo… ; – )

Un ilustrador venezolano.

 

Este es un ilustrador que me encanta por la sinceridad con la que retrata la situación en su país.

Gabriel Bozzone es un artista venezolano polifacético. Ilustrador, escultor, humorista y caricaturista político. En Venezuela, ese es,  hoy, un oficio de alto riesgo. Bozzone ( y yo lo suscribo) cree que el  humor es parte de la inteligencia de un país .

Algunas de las viñetas, datan del 2013.Han pasado seis años y  la situación del país es peor que entonces: no hay comida suficiente ni recursos económicos, no hay medicinas, la sanidad está muy deteriorada, altísimo nivel de inseguridad, represión política, falta de libertad… #EmergenciaHumanitaria .

El hecho objetivo, eliminando cualquier pátina de ideología política (no vale ninguna) es que el pueblo venezolano, en su inmensa mayoría y numéricamente incontestable, está llegando a una situación insostenible.

También es un hecho objetivo que la incompetencia lleva al desastre. Una cosa son las ideas y otras su ejecución en el mundo real. Si se ponen los recursos en manos de incompetentes, corruptos y avariciosos, hay un 99% de probabilidades que  el barco naufrague.

Bozzone definió la caricatura “como una forma de autorreflexión y un método de autocriticar cualquier decisión política.”

Espero que Bozzone , en el futuro, pueda hacer caricaturismo político porque la reflexión y la autocrítica es necesaria siempre.

Y es indiferente cual sea la línea política del Gobierno que tenga el país (cualquier país) siempre que haya sido elegido por el pueblo, de una manera justa y libre. Ese Gobierno X, también tendrá sus caricaturas…

Que llegue pronto la luz…

 

 

 

 

Humor nimio.

Estas son cosas de Álvaro Carmona,  un multi-artista español ( según wikipedia : “cómico, guionista, músico, compositor e ilustrador”) que no es nuevo en este blog. Me encanta su humor.

Es una sorpresa grata,  que nace de la simplicidad absoluta . Hoy, Ilustraciones.

Por ejemplo : El Pódium de las abuelas de los atletas.

O este cerdo, ahogándose.

O este cerebro tan, tan humano…

La vejez…

 

Y para finalizar,  este texto “ilustrado” titulado : Duelo.

 

(Henry y Charles se citaron para celebrar un duelo)

______________ii______________

(Empezaron a alejarse mientras contaban: “uno, dos…”)

____________i____i____________

(“Tres, cuatro…”)

_________i__________i_________

(“Cinco, seis…” Y Charles sacó su revólver)

______i________________¬i____

(Sin esperar a llegar a diez, Charles disparó contra Henry)

______i_______________·_¬i___

(Henry, al oír el disparo, se giró y desenfundó su arma. Desgraciadamente, había ido con prisas esa mañana y, en lugar de un revólver, había cogido un boomerang)

______i›____________·____¬i___

(Henry, consciente de que la bala se acercaba, lanzó el boomerang con toda su alma contra Charles)

______i__›_______·_______¬i___

(Por desgracia, Henry no tenía mucha fuerza y el boomerang empezó a volver antes de lo que hubiera deseado)

______i____‹__·__________¬i___

(Henry intentó huir del boomerang y de la bala de Charles, aunque como no hay tres dimensiones en estos dibujos, lo hizo en la dirección a la que iban tanto el boomerang como la bala)

___i__‹_·________________¬i___

(Henry corrió con todas sus fuerzas, pero no fue suficiente, el boomerang primero y la bala después impactaron contra su cuerpo)

__i⋖____________________¬i___

(Henry cayó al suelo)

._ _____________________¬i____

(Charles se acercó lentamente a Henry)

._ ____________¬i____________

(Cuando estuvieron cara a cara, Henry dijo: “¡Puto boomerang! Mira que equivocarme, desde luego llevo unos días que no doy pie con bola. Y a ti ya te vale dispararme cuando solo íbamos por el seis”)

._ ¬i________________________

(Charles respondió: “Ostras, es verdad que era a la de diez. ¿Sabes qué pasa? Mi familia tiene gallinas y, como contamos los huevos por docenas, he pensado que contaríamos seis o doce. Y doce, me ha parecido mucho, ¿sabes?)

._ ¬i________________________

(Henry no dijo nada y finalmente murió)

.- ¬i________________________

(Charles, apenado por su error numérico, se apuntó con su revólver y disparó)

.- i¬________________________

(Fin)

.- .- ________________________

Moraleja: Por favor, contemos los huevos por decenas, comos los demás productos. Si no lo hacemos, mucha gente podría morir.

 

Nieve…

. nieve00

Cada año , me ilusiono con una posible nevada que blanqueará mis paisajes familiares.

erlich1

“Familiares”.Esa es la cuestión trascendental :  otros lugares que no sean cotidianos, no sirven .

nieve6

Son días de esos , en los que estás deseando que baje la cota y que nieve aunque sea sólo un poquito.

nieve7

Se acepta hasta que no cuaje.

nieve3

Pero, nada de nada.

nieve

Un año más, la nieve, la he visto en la tele…

nieve5

Precioso todo, por cierto.

nieve1

Acabo con el genial Calvin , que si que tiene nieve a su vera…

calvin1

Calvin es un niño de seis años que vive sus aventuras y desventuras junto a su inseparable mejor amigo: Hobbes, un tigre de peluche que cobra vida solo en su imaginación.

Calvin2

Realizada entre 1985 y 1996 por Bill Watterson, Calvin y Hobbes está considerada como una de las mejores y más imaginativas tiras de prensa de la historia.

calvin3

Se ha llegado a publicar en 1800 periódicos alrededor del mundo.

calvin9

A abrigarse!