El acebo es el rojo…

Cada año tengo que refrescar mis conocimientos navideños y asegurarme que el muérdago es el de los frutos blancos y el acebo, el de los frutos rojos.

acebo

El muérdago es el que se lleva el premio a la antigüedad ya que lo incorpora la tradición celta y, también, es el adorno “romántico” por excelencia. El Dios Balder es el responsable de lo del beso, cuando estás debajo …

muerdago-131119_L

En cambio, el acebo es el responsable de la tendencia decorativa de la Navidad desde… la Edad Media.

acebo8

Precisamente para eliminar los rastros de los cultos “paganos”, cambiaron el muérdago, blanco (y celta), por el acebo, rojo…

n6

Y con esta acción, el rojo y el verde se convirtieron en los colores principales de esta época del año.

corona

El verdadero gurú de la decoración navideña es el tipo que, en el siglo V, se decidió por el acebo (rojo!)…

acebo8

NB : Antes de escribir este post, he tenido que verificar los colores de cada uno… A ver si el año que viene, ya sí…

Muérdago vs Acebo.

Ayer, escribí un post sobre mensajes navideños y confundí el acebo con el muérdago.

Me avisó Alanrulf ( blogger que escribe interesantes relatos breves sobre “Mitos Revisados” ) que vió claro que dónde digo muérdago debería haber dicho diego ( perdón, acebo)…

El acebo tiene los frutos rojos y es el que veís en la foto.

El muérdago tiene los frutos blancos. La costumbre de colgarlo en las puertas y besar a quien se encuentre debajo está asociada a una serie de interpretaciones de las tradiciones celtas que consideraban esta planta como portadora de la buena fortuna y la fertilidad ( de ahí lo del beso . ; – ) ).

Pero, ya en la Edad media, los cristianos consideraron demasiado pagano este adorno y su simbología celta y lo cambiaron por el acebo…pero no variaron la costumbre “navideña” del beso ( está claro que sea con muérdago o con acebo, lo de los besos, gustaba a todo el mundo). Y lo más curioso es que , también introdujeron una tendencia decorativa , haciendo que el color verde y el color rojo se consideraran distintivos de la Navidad.

El acebo, hoy en día, es una especie protegida. Si veís acebo natural en una puerta, sabed que estaréis presenciando un delito ecológico porque cuando empezamos a utilizarlo como adorno navideño, lo hicimos a destajo y ahora ya casi no queda. Por lo tanto, no se puede recolectar acebo.

Como curiosidad , el arbusto crece en zonas de barrancos y bosques de hayas y robles y pueden llegar a alcanzar los cien años. Sus frutos son rojos para poder ser vistos  en entornos nevados por los pájaros. Son un aviso visual, ideado a la perfección por la naturaleza.

El muérdago es, teóricamente, la verdadera planta mágica navideña. Esta especie no está en peligro de extinción ( crece en la corteza de los robles, sin raíces) y es la que dió lugar a todas las leyendas , aunque después, el acebo se apropiara de los derechos de autor.

Una de las más románticas es la del Dios celta, Balder.

La leyenda del beso debajo del muérdago nos llega de mano del dios de la paz, Balder, este fue herido y muerto por una flecha de muérdago, esto entristeció mucho al resto de los dioses, que conmovidos por los llantos de la amada de Balder, le restituyeron la vida para que continuase eternamente con su amor. Por ello, en tributo a esta pasión sin fin, Balder ordenó que cada vez que una pareja enamorada pasase por debajo de una rama de muérdago, se besasen para perpetuar su amor.

Dicho esto, sea acebo ( cultivado en casa , de mentira o visto en un bosque) o muérdago, lo del beso se mantiene.

Pero si alguién no tiene ganas del beso y veís que es muérdago, podéis explicar la historia de cómo los cristianos instauraron el falso acebo y que todo es mentira.

Es una idea.