Cupido’s Killer

No me lo puedo creer…

Primero, he oído aquel extraño aleteo. Raro,muy raro, teniendo en cuenta que estoy encerrada en un despacho minúsculo, en el que no hay ventanas. Pero me ha pasado lo mismo que en las películas : cuando me giraba o levantaba la cabeza para mirar de donde procedía aquel sonido, el silencio era absoluto. A la que dirigía mi mirada a la pantalla del ordenador, ya estaba allí: flop, flop, flop

“Mira, es lunes y estás muy estresada” eso es lo que he pensado, dándome ánimos a mí misma ( algo que ya viene siendo habitual en los últimos tiempos) pero, entonces, cuando ya estaba más calmada y centrada en aquel listado de costes, me cae una plumita blanca en el teclado.

Como está feo eso de decir tacos, no voy a volver a reproducir el ¡Joder! que me ha salido del alma. ¿Qué hace un pajarito blanco en mi despacho?– esto ya me lo he preguntado con un tono infantil y estúpido. Incrédulo…Y con un poco de susto porque , inmediatamente me ha asaltado la idea de que fuera una paloma y yo, les tengo terror a esas aves… Dejémoslo en un trauma infantil , que arrastro desde que mi abuelo me hacía poner, en medio de la Plaza Cataluña, con los brazos abiertos , llenas las manos de alpiste… Aquellos pájaros hambrientos, se lanzaban sobre mí. A lo bruto. Despiadadamente…Por lo menos, es así como yo lo recuerdo.

Cuando me he atrevido a mirar hacia arriba, lo que he visto me ha dejado paralizada. Un niño, de ricitos rubios y mejillas sonrosadas, tirando a gordito ( se le hacían esas arruguitas tan graciosas en las rodillas) y…con un par de alas, de plumas blancas, sobresaliendo de su espalda. Estaba sentado en el aparato de aire acondicionado, y agarrado a los conductos, como si fuera a caerse.

Tras procesar esta información, “ niño gordo con alas, sentado en mi aparato de aire acondicionado”,  he mirado al niño con atención, he observado que llevaba un arco en la mano y aunque no he visto ni una sola flecha, me ha parecido que podía ser peligroso. He decidido gritar con todas mis fuerzas pero, cuando ya iba a dejar que el aire rasgara mis cuerdas vocales, el niño me ha hecho una señal con la mano, poniéndose un dedo en la boca. Y supongo que por el hecho de que es un “niño” ,  he cerrado la boca. ¡Una broma! ¡Claro! Yo que soy la anti San Valentín de la oficina, la que celebra el día de los No Enamorados desde que me dejó aquel cabrón  , soy la víctima de una bromita del Día de Marras. ¿Una cámara oculta?

Cuando miro al nene, pienso que se han pasado tres pueblos. ¡Angelito!. ¿Cómo se han atrevido a colocarlo ahí? ¿Y si se cae?. Este último pensamiento me ha permitido salir del estado de estupor que he sentido , al descubrir a un querubín ubicado en mi pared, y me he dirigido hacia él, dispuesta a socorrerlo. ¡Qué bestias, por Dios!. Estoy segura que es culpa de Martínez , el capullo graciosillo  de contabilidad.

-Hola,  cariño. No te asustes, te ayudaré a bajar de ahí.

-No me toques, humana. Ni te atrevas. Soy Cupido, ¿Acaso no me has reconocido?

-Venga, precioso. Vamos a bajar,  que la broma ya se ha acabado.

-No puedo bajar. Estoy herido…Creo que me estoy muriendo.

-¿Herido? No me asustes. Voy a llamar al 061. No! a los Bomberos o …mejor a la Policía. Este Martínez ha ido demasiado lejos.

-No podrán hacer nada. Nadie puede hacer nada. Esto se acaba,lo noto.

-No digas tonterías. Dame la mano y yo…

Entonces, otro flop, flop, flop y el niño, gordito y sonrosado, se mueve torpemente, moviendo sus alas con dificultad. Le veo el culete y los rizos de su pelo y…una flecha clavada en su espalda.

Da un giro antinatural y deja de hacer flop para hacer plof.

Cae en la mesa de mi despacho, boca abajo, en una posición anti natural que me da miedo.

-No te preocupes por mí. Parece más de lo que es y supongo que a un ser humano le impacta más que a nosotros. Además, se les ocurrió darme esta forma de niño gordinflón que os deja arrobados.

-Pero…

-De verdad, estoy bien. Ha sido el maldito espíritu comercial, que me ha pillado desprevenido.

-¿El espíritu comercial, dices?- A estas alturas, estar hablando con un niño, con alas de ángel que dice ser Cupido y que está espachurrado en mi mesa, con una flecha clavada en su espalda, no me produce extrañeza. Charlo con él, como si tal cosa. Es raro, lo sé. Ya lo he dicho antes.

-Sí. Es un tipo que lleva una capa negra .Se me ha copiado el arma, el muy idiota.

-¡Eh! No digas palabrotas…er..niño.

-Lo reconocerás porque lleva bordados de diferentes anagramas en la capa : VISA, El Corte Inglés, el símbolo del dólar, vales regalo. Está patrocinado y le han proporcionado más recursos. Me ha pillado desprevenido.

–  Ya. Y… ¿Qué se supone que debo hacer yo con un niño- vi que me torcía el gesto-perdona, con un Cupido muerto en mi mesa?

–  Nada. Nadie me verá. Me sacas la flecha y me desintegraré. Ya está.

–  En todas las pelis que he visto, sacar una flecha es lo último que se debe hacer. Desgarra la carne. No voy a hacer eso.

–  Confía en mí. Soy Cupido. ¿No me ves?

Miro sus rizos y ese culete gracioso. Es lo único que le veo, puesto así, boca abajo. No sé porque, pero le creo. Justo yo, la más escéptica con eso del Día de San Valentín…

–  Vale. Te la sacaré. Pero…si te desintegras;  desapareces y me lo crea o no, se supone que eres Cupido. Es una gran responsabilidad.

–  Me iré de aquí, a otro lugar que no conoces pero… volveré. No tengas ninguna duda. No olvides que el amor, nunca muere. Venga, quítame la flecha que puede entrar alguien y encontrarme aquí, con esta pinta y derrotado por el malvado “Espíritu Comercial”.

–  Lo haré- Cojo la flecha y cuando me dispongo a tirar , oigo su vocecilla.

–  Ah! Una cosa más… Lo siento pero, la última flecha que disparé… Espero que me perdones, humana.

Y oigo eso del “perdón” y me quedo perpleja.

Ya no hay flecha, ni niño muerto.

Creo que me voy a pedir una baja por estrés. Estoy mal, muy mal.

Llaman a la puerta. Veo que aún hay plumas blancas por la sala. Las recojo apresuradamente y le digo al que llama a mi puerta que puede pasar.Y ahí está Martínez, el de contabilidad, con cara de besugo y los ojos muy, muy brillantes. Sostiene un gran ramo de flores en su mano . Me lo entrega, junto con una postalita de un corazón ribeteado de blonda blanca. Horrososo, por cierto.

–  Siempre he querido decirte que me gustas y que me gustaría que fuéramos a tomar una copa, para conocernos mejor. O a cenar, si lo prefieres.

Me quedo muda. Esto es peor que el niño gordinflón con la flecha en la espalda.

No me lo puedo creer…

27 pensamientos en “Cupido’s Killer

  1. Juissssssssssssssssssssssssssssssssssssss el niño gordinflon te la ha jugado con Martinez jajajajajajja…ay telefonito…que encima es muy hortera este Martinez no??….pobre querubin..y dices que no le quedaba ninguna flecha?? ….ummm pues como haya ido por ahi tirandolas al tun ttun como a Martinez ¡¡¡cuidadoooooooo! jajjajjaj
    Besitos wappaaa…ahi que ver lo que me rio contigo….muakkkkkk

    • Hola Leha!
      Sabía que si había alas de por medio,aparecerías…; – )
      Y,sí, Martínez es hortera y…huele a rancio…
      Abrazos alados.
      NB : Siento haberme cargado al angelito en el relato…

  2. juas! enganchada que me ha tenido hasta el final.. yo me he ido a carrefour me he comprado un regalo para el dia de los enamorados y mañana lo abriré.. con lo “rarica” que soy yo p’mis cosas seguro que no he acertado y me tocará descambiarlo!!!!

    un beso… los cupidos son un pelín capullos la verdad, siempre que te dan con la flechita, rara vez no me acaban jodiendo ( ains.. perdón.. quiero decir haciendo daño)

    • !qué bueno, gOtaSmaR!
      Como lo cambies!!!…Eso amplia el concepto de “rarica”. ; – )
      Dicen que hay una flecha por ahí que no duele, ni jode…Ya llegará.
      Disfruta de tu regalo.: – )
      ABrazOs

      • ya te contaré … como sean flores, ahí empezaré a comprender que nuestra relación está rota jamía y sin retorno!!!!! duro esto del amor a una misma, cuidarlo y mimarlo cada día, y mira que no hablo de onanismo, lo juro por nacho vidal!!

  3. ¡Pobrecito Cupido!, con lo majo que era y te le has cargado. A lo peor, en venganza, al recoger alguna de sus alitas, te ha clavado, a traición, una flecha en la espalda y te enamorarás de Martínez. ¡Te vas a enterar!
    Original y divertido este cuento de Cupido.

    • Mercedes,
      Yo he hecho que el pobre crio me ha pedido…Se lo ha cargado el malvado “Espíritu Comercial”…
      Y lo de Martínez…De momento ( gracias a Dios) no me pone. ; – ) Espero que no existan flechad con efectos retardados…Glups!
      Feliz San Valentín!

    • Siempre, deteniéndote en el detalle romántico… ; – )
      Esa, es “la frase” del texto.
      Lo de Martínez, está siendo una pesadilla. : – )
      Besazos y Feliz Día !

  4. ja ja Me ha encantado y me has hecho reír….Al principio te iba a decir…mándamelo que yo me encargo de él y de su arquito….Al final…mejor ni me lo mandes jaja Un besote enorme y buen día

  5. Él tiene su función y sabía que tenía que visitarte y asi lo hizo. Aunque torpe, no se olvida de las visitas que tiene que hacer. Aprovecha la ocasión y acepta la invitación, algo bueno saldrá de todo eso. je,je,e
    besitos
    Ana

  6. Lo de Martínez ha sido una jugarreta, una travesura del querubín. Mira a ver si me lo mandas, porfa, a ver si me enamoro de una puñetera vez o alguien decente, para variar, se enamora de mí. Mira a ver, bypils.

    • Zambu,
      De momento, el querubín se ha desintegrado en mi mesa y no sé si lo volveré a ver pero…si quieres que te envié a Martínez, por mi no hay problema ; -.)
      Es broma ! Eso sería ser mala…
      Buscaré en mi catálogo de “Hombres decentes” a ver que hay y te digo.
      Abrazos y ¡Más energía + hacia el proyecto! Que no falte!!!!

  7. Pingback: Píldoras (recicladas) de San Valentín / Día de los Enamorados | Non Perfect. El blog imperfecto.

  8. Pingback: Corazones a diestro y siniestro. | Non Perfect. El blog imperfecto.

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .