Reflexiones prosaicas… o no.

Hace una semana me di un tortazo con la puerta del coche. Estaba sacando un ventilador para afrontar la ola de calor…

Pasado el susto, el hematoma y ya libre de puntos de sutura, me ha dado por hacer unas reflexiones.

La primera: He tenido que controlar mi propio yoísmo. Me hice una foto en “máximo apogeo” del golpe y cuando me preguntaban, enseñaba la foto  . La tercera vez que lo hice, me di cuenta que no podía seguir así. No sólo por lo desagradable de la imagen (daba yuyu) si no porque era totalmente innecesario.

yoismo3

La segunda reflexión es que el yoísmo es un pecado nacional. El porcentaje de historias sobre golpes, suturas, roturas y cosas-varias que me han explicado ante mi frente golpeada, ha sido muy alto. Frases tipo : Ahí los puntos no duelen nada. ¡Qué te los pongan en la axila y ya verás! O : Yo me enganché el dedo con la puerta del coche y me quedo colgando ( lo de la uña, lo omito), etc, etc…

La tercera reflexión es que no valoramos el amor y afecto que nos rodea y que se hace protagonista en estas situaciones de emergencia. Esto se traduce a toda mi familia activada a mi alrededor y cubriéndome de mimos.

love

La cuarta reflexión es que hay gente buena por el mundo. Esta es una reflexión delicada por el tema que trata. Mi ojo morado y mi frente suturada, me daban un aspecto que podía hacer pensar en violencia de género… Mis visitas al médico fueron en taxi. En uno de esos viajes, me saqué las gafas, tipo Audrey , que llevaba para camuflarme y el taxista me miró de reojo por el retrovisor. Yo iba hablando por teléfono. Al llegar a destino, se para unos metros antes. Se gira y me pregunta: Perdona ¿Tienes algún problema? , ¿Necesitas ayuda? Se me puso la carne de gallina. Le expliqué al chico lo que me había pasado y que no necesitaba su ayuda pero , al bajar del coche , le dije que le agradecía mucho que me lo hubiera preguntado. Fue sensible y me mostró a un ser humano concienciado. Buena gente.

La quinta y última reflexión es la prosaica. Siempre, mejor, un coche cuatro puertas. De verdad. Un dos puertas, con asiento abatible y que se desliza por esas guías endemoniadas, es un mal asunto. El asiento puede golpear un ventilador que estabas sacando del asiento posterior (porque no cabía en el maletero) y hacer que tu frente impacte con la esquina superior de la puerta.

De estas reflexiones, me quedo con lo mejor: los mimos y la buena gente.

Y ya he borrado la foto del móvil. ; – )

17 pensamientos en “Reflexiones prosaicas… o no.

  1. Estoy de acuerdo contigo, déjate cuidar y mimar. Y seguirás encontrándote con gente buena por ahí, haberlas haylas.
    Un arrumaco. :) :)

    • Bueno, ahora ya los mimos van en descenso .Proporcional al estado de mi herida que ya está curada y sin hematoma…;-)
      Yo creo mucho en la buena gente…
      Un abrazo, Gema

  2. :-) , si, la buena gente, está en todos sitios, son ángeles disfrazados, que te hacen sentir bien, y .. es hermoso sentir agradecidimiento.
    La foto, has hecho bien.. hay que ir hacia adelante.
    besos y buen finde!!!

  3. se me ha puesto la piel de gallina con la pregunta del taxista!
    seré muy muy pero yo si me quedé con las ganas de ver la foto jeje es más en la entrada del hematoma pensé q algo pasaba y no me cargaba bien la página :) jejeje

    • Me lo dices hace unos días y te la enseño.;-) Era preguntarme por mi herida y te hacía el relato detallado y te mostraba la foto de marras , con los puntos y el ojo hinchado y casi desaparecido de la cara.Fui una vil yoísta, la verdad.Menos mal que me di cuenta y rectifiqué a tiempo.Soy crítica con los yoístas!;-)
      El taxista me pareció una muy buena persona .Lo más fácil es no preguntar.Eligió el camino comprometido…Un 10.
      Un saludo, e.

  4. Ahora que lo pienso me habría gustado tener una recopilación de fotos de mis heridas, no tanto para glorificar el yoísmo sino creo que sería por algo de morbo. Ahora sólo quedan cicatrices de la vez que me diloqué el codo y me tuvieron que operar, de las 2 veces que me descalabré, de los incontables sangrados de rodillas, y de aquella vez que me llevé un pedazo de piel de la pierna con una banca de metal. Habría otro apartado en el que no hubiera fotos de heridas expuestas pero igual de dolorosas, como las esguinces y fracturas de tobillo, esguince de cervicales, y de las 2 manos, mi dedo chueco y otras más.
    Las que pasaba mi madre, tuvo 3 hijos que no se podían estar quietos y cuando no era el futbol, era el americano, el karate, la patineta, la bici. Nuestra casa parecía tienda de Aparatos ortopédicos jaja
    Abrazos ortopédicos.

    • Madre del Amor Hermoso! Vaya lista, Flavio!!
      Yo tenía la suerte que mi padre era médico y casi todos los puntos que me han dado en la vida, me los suturó él.
      Ya no está con nosotros pero seguro que guió al médico- guapísimo, por cierto- que me atendió.
      No tuve dolor ni al ponérmelos, ni al sacármelos.
      Abrazos ya sanos!!

  5. ¡Me ha dado dolor a mí! Aprovéchate… Sé que está mal decirlo, yo no lo haría si estuviera en tú lugar (vale, sólo un par de veces), pero no creo que sea tan malo dejarse llevar por el cariño incondicional de quienes te rodean. Que te mejores.

  6. Me ha gustado mucho la cuarta reflexión por lo que significa, si hubiese sido una mujer que realmente está sufriendo ese tipo de violencia, es bueno saber que hay personas dispuestas a echar una mano
    Leer tu descripción sobre lo que te pasó en la quinta reflexión me dio grima, ¡pobrecita!

  7. Pingback: Los madrazos que da la vida | ..::Mundo Retorcido::..

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s