Algo bueno de aquello.

De aquellos primeros días de confinamiento, en pleno desconcierto y con el miedo en el cuerpo, hubo una cosa excepcionalmente positiva que echo de menos.

Hace un año, el silencio pasó de ser una presencia temerosa precisamente por su ausencia, a una bendición terapéutica cuando mi cerebro se adaptó a la situación pandémica.

Llegaba la primavera y los pájaros estaban especialmente activos. Sabían que los humanos estaban encerrados y su libertad se multiplicó exponencialmente. Los trinos y el cielo especialmente azul porque a la disminución de la contaminación acústica se le sumó la disminución de la contaminación atmosférica.

Photo by Vincent van Zalinge on Unsplash

Una maravilla. De las pocas cosas positivas que tenía el encierro…

Con el tiempo, los vecinos intrépidos , que conseguían materiales empezaron a “a hacer cosas”: pequeñas reformas, utilización de aspiradores de gran potencia, martilleos y sonidos metálicos al poner a punto las terrazas…

Un año después, hay algún vecino que aún está liado con sus cosas y progresando muy lentamente, los coches vuelven a circular, hay obras en la calle, camiones, aviones…

Y los pájaros se intentan hacer oír, como cada primavera.

Photo by Satyawan Narinedhat on Unsplash.

#Encasa (lo de la luna 2)

El horario diurno es más o menos silencioso. No se oyen coches y hay muy poca circulación. De vez en cuando, aparece el sonido de los envases de vidrio al caer en el container y… el de las aspiradoras. Y en algunos casos, son más intensos y no los acabo de identificar : súper máquinas de succión o de corte con radial de los manitas caseros que se han lanzado a las reformas en el confinamiento.

La banda sonora parece estar perfectamente sincronizada y nunca hay demasiadas melodías superpuestas y, precisamente por eso, la aspiradora turbo del vecino se oye mucho más…

Por la noche, todo cambia. El silencio es profundo y me sorprende. Hay una gran calma y ni siquiera pasa esa moto con el típico tubo de escape sonoro, que me fastidia el pulso en las fotos de la luna…

Es muy agradable. El aire huele bien y sabe bien.

El cielo está nítido y veo más estrellas y más brillantes de lo que es habitual.

Y la luna ahí está, ubicándome en la realidad y en la insignificancia de siempre y creciendo, ajena a nuestra pandemia.

Preciosa.