De huevos…

Hoy, iba yo en mi coche, oyendo la radio cuando se inicia un interesante espacio monotemático sobre los huevos. Rápidamente, ha captado mi atención. Una de las cuestiones que se han tratado es si los huevos se deben conservar en la nevera o no. Un “To be or no to be” en toda regla.

No es algo nuevo para mí, ya que hace un tiempo comenté este tema de huevos con una amiga que me hizo ver que en las casas de payés, los huevos no están en la nevera. Es más, esas hueveras de alambre tan monas, ¿Para qué sirven si no es para poner los huevos allí, en una despensa? Me pareció lógico pero…entonces ¿Por qué los huevos están a temperatura ambiente en los comercios? ¿Por qué no están en la zona refrigerada? Y, otra cuestión más desconcertante : si los huevos no requieren nevera, ¿por qué suele haber una zona específica para los huevos en el frigorífico?

Es un tema de huevos, ¿o no?

Sé que estaréis impacientes y emocionados por saber qué hacer con los huevos, así que sin demora os anuncio que : se deben guardar en la nevera.  Desde que las gallinas los ponen ( siempre pienso que eso, debe doler lo suyo) hasta que los llevamos a casa, los huevos han estado a temperatura ambiente. De esta forma, no se rompe la “cadena de temperatura” ( es cadena de frío pero en este caso, no hay …). Después, lo que hacemos es conservar su estado de compra que teóricamente es muy fresco ( 1 o 2 días de puesta). Si no los refrigeramos, se pondrían en mal estado más rápidamente. Han dicho que “el huevo” es un organismo vivo que va evolucionando, así que en temperatura ambiente pasan cosas

Tampoco hay que lavarlos. NO! El momento para hacerlo es antes de su consumo pero nunca al guardarlos…El huevo tiene millones de poros para que el pollito en proyecto que nos vamos a comer (sé que ha sonado mal) pueda respirar. Esta textura porosa en la cáscara, está recubierta de una cutícula que preserva el huevo de las bacterias y bichos ( tipo salmonella) que podrían penetrar por esos poros. Al lavar, arrastramos esa capa protectora y dejamos al huevo sin defensas.

Por cierto, si hay que separar las claras , es mejor sacar los huevos media hora antes de su consumo. También es mejor para cocinarlos, ya que al no exponerlos a cambios de temperatura drásticos, hay menos posibilidades que se rompa la yema…

Las fechas de caducidad son de “Consumo Preferente” , así que un huevo puede durar bastante más que lo indicado. No han precisado el tiempo ( es como cargarse la obsolescencia programada de los huevos, que también hay) pero sí que han explicado el tema infalible para saber si los huevos están frescos.

Recipiente de agua y sal. Depositas el huevo, suavemente. Si se va al fondo es muy fresco . La yema es densa y aún no se han producido destrucciones de tejido y acumulación de agua y aire. Si flota , coger ( ya da igual si suavemente o con brío) y tirar a la basura…También hay temas de”detalle” : según los grados de desviación al flotar, se puede saber el tiempo aproximado de puesta. Por poner un ejemplo : Formando un ángulo de 45 grados: puesto hace 6 a 8 días…Esto ya es muy de experto…

 

Y, por último, me han desmontado un mito. ¿Cuántos huevos se pueden comer a la semana? En casa, no nos solemos pasar de dos por lo del colesterol…¡Error! Hasta uno al día, es lo que dicen los últimos estudios. Olé.

NB : Las fotos son de la fotógrafa brasileña Vanessa Dualib . Hace cosas impresionantes ( y con mucho humor) con la comida.

El thriller de los huevos.

Ha sido horrible. Mientras escribo esto ,  me tiemblan las piernas y me cuesta atinar con el teclado. Estoy encerrada en mi despacho, esperando el momento oportuno para escapar…He intentado pedir ayuda por Twitter pero no hay respuesta. Estoy sola.

Ellos, sean lo que sean, están en la cocina… Han proclamado que esa zona está en Estado de Sitio y han tomado el poder de forma violenta. Todo ha empezado con mi plan estratégico de hacer unos huevos fritos, de los de toda la vida. He puesto la mesa, he preparado una ensalada y he iniciado el proceso pero… los huevos han decidido que ya no querían sacrificarse más… No había acabado de cascar el primero,cuando he oído el grito de guerra: ¡No me toques los huevos!

egg13

Ver a los huevos de esta guisa , me ha afectado sobremanera y he dejado caer el cuchillo que tenía en la mano. Allí, en mi cocina, con los huevos revolucionados estaba, ya, muerta de miedo pero…lo peor estaba por llegar…

El huevo que está más a la derecha me ha hecho un driblaje y con el impulso, ha arrastrado el cuchillo hasta la encimera, dejándolo al lado del pan que iba a ser utilizado para mojar (y remojar) en los susodichos huevos. Es entonces, cuando he oído una risa siniestra y he sabido que los huevos tenían refuerzos.

pan asesino

Ha sido girarme , ver al pan con el cuchillo entre los dientes y salir pitando. Todo ello realizado en un fluido movimiento de apenas segundos. Antes de huir despavorida,he cogido un refresco que he visto en la mesa. Mi mente ha sabido adaptarse a la situación y he cogido ese vaso, sabiendo que con él tendría que sobrevivir hasta que alguien viniera a rescatarme… Tanta televisión y series tipo Mac Giver, me habían enseñado que no debía dejar de hidratarme… La espera podía ser larga.

Así que, aquí estoy, con los huevos y el pan atrincherados en la cocina y yo, encarcelada en esta habitación con mi refresco de cola. Para acabar de rematar mi mala suerte , el vaso se me ha puesto chulo. Pero estaba sólo, en mi despacho. La grapadora y las memorias USB no querían saber nada del vaso así que estaba a mi merced y, aunque no quede muy bonito decirlo, he aprovechado su desventaja y , simbólicamente, me he vengado de todos lo huevos y panes del mundo con ganas de guerra.

Lo siento por el vaso pero él se lo ha buscado.

Que alguien lea esto es mi última esperanza  aunque presiento que ya es tarde… Oigo a los huevos tramando tras la puerta…

huevosjunga

De bien nacido es ser agradecido…

Lo poco que me gustan los refranes pero… la razón que tienen. Menos el del sayo, que por el cambio climático del planeta ya no es aplicable. Quien aguante hasta el 40 de mayo con el sayo puesto, morirá por combustión espontánea…

En el caso que nos ocupa en este post, asumo que bien nacido ( Por cierto, ¿Cómo se nace bien? ;-)   es un halago que rima convenientemente con agradecido pero sí que es verdad,  que tenemos que ser exquisitos en la forma en que agradecemos un detalle, una atención o un regalo.

sombreritos

Las circunstancias, por eso,  marcaran nuestro “tono” de agradecimiento al recibir el obsequio (  tu suegra que sabe que o-d-i-a-s los sombreritos de ganchillo para tapar el papel higiénico. Y , cada año, realiza un diseño más complicado y colorista, lo envuelve y te lo cuela) pero si no hay un punto de mala leche , un regalo supone que alguien ha pensado en ti. Se ha concentrado en tu persona. En ocasiones, se ha esforzado mucho, ha buscado y se lo ha currado. Unas veces, sale bien y otras , mal pero, en todos los casos, ese ser humano ha querido halagarte .Esa es la idea fundamental.

El que recibe el regalo, también debe aprender a recibirlo en condiciones. Premiando el esfuerzo del obsequiante .

huevos

Ayer me trajeron una barquilla llena de delicias naturales:  lechugas, cebollas, acelgas,  un perejil de tamaño gigante (me han aconsejado hacer una tortilla de perejil!) y una docena de huevos, cogidos esa misma mañana. Todo procede de un huerto particular ( igual que las gallinas).

Mi condición de urbanita y mi admiración por esos hortelanos ,  me hizo recibir el obsequio como si tuviera en mis manos un manjar de dioses…. Cogí un huevo con delicadeza ( fuera de contexto , no veas que frase) y lo contemplé con cariño. Los huevos de mi nevera, llevan la fecha de caducidad estampada …

El que me trae la barquilla, sabe de mi fascinación por esas lechugas que saben a lechuga y ese perejil que casi parecía otra lechuga y esas cebollas, preciosas…. Sabe que se convierte en mi héroe a golpe de acelga .  Le envié fotos de la ensalada que salió de esas delicatessen y hoy, voy a por los huevos. He descubierto que es mejor esperar un día para hacerlos fritos porque el huevo, debe reposar. ¡Está recién puesto!

Regalazo.

Bien nacida no sé pero agradecida, seguro.

 

thank-you-card

NB : Esta foto de un porta-huevos de ganchillo (venía a huevo).. Espero que no lo vean las crocheteras de los gorritos … ; – )

porta huevos

 

Un huerto de verdad y huevos diversos…

 

huerto3

Me han regalado esta caja llena de tomates ( qué sabrosos, por Dios! ), pepinos, berenjenas, pimientos, patatas y calabacines gigantes.

Es en estos momentos, cuando me doy cuenta que mi huerto, no es un huerto. Es un cajón de madera con cuatro plantitas… Eso sí, precioso e inspirador. (Sé que me oye y con según qué comentarios, se me ofende).

huerto3

Además de los productos de la tierra, me han obsequiado con una docena de huevos de gallinas felices (según su propietario).

huevos1

Cuando tienes este tipo de materia prima, un huevo frito se convierte en un plato exquisito de altísima cocina …

NB : Por cierto, esta es mi cosecha…

cosecha2

 

Al huerto, lo han puesto en su sitio…

Me sabe mal pero, es así. Lo han puesto en su sitio : un cajoncito que da unos tomatitos, unas guindillas, rúcula , perejil y estevia, en cantidades irrisorias ( menos las guindillas. Quede claro). Un capricho de urbanita que no tiene ni idea de huertos pero se atreve a llamarlo “huerto “. Urbano, sí, pero huerto.

Tampoco había que ser tan directo. ¡Pobre huerto! Él, que se siente el protagonista de nuestras vidas urbanas y va y llega un amigo que tiene una parcelita de alquiler , cerca de la ciudad, y nos da cuatro cosillas de nada ( incluidos huevos de “sus” gallinas)…

IMG_2379

Fue un momento tenso .

El calabacín está vetado en mi huerto urbano. Lo que se tenga que hacer grande y hermoso (o crezca bajo tierra) no puede ser miembro de mi familia huerteril… Me saldrían calabacines jíbaros (así fue con las zanahorias, recuerdo)

Se presumió “cruelmente” de tamaño (el huevo es para que veáis la proporción). Confirmo que aunque se diga que no de cara a la galería, el tamaño importa muchísimo…

calabacin

Se jugó a la comparación (que triste).

misu

corte

Incluso, hubo mofa y sarcasmo…

sarcasmo

Mientras mi pobre huerto urbano se sentía pequeño y ninguneado, nosotros degustábamos –celebrándolo-una crema de calabacín impresionante, una ensalada de tomate y unos huevos fritos que sabían a huevo…

Me temo que le he causado un trauma . Lo regaré y recogeré las guindillas y, mientras lo hago, intentaré hacerle un poco de terapia.Se me ocurre, como primera medida, piropearlo mucho. Le diré ,que sólo un pequeño huerto urbano como él, es capaz de hacer crecer zanahorias amantes… A ver si esto lo supera el super-calabacín, eh?

lovers

 

 

 

El huerto y unos huevos…

Anoche, me hice una ensalada de brotes tiernos ( berro, rúcula , eruca) y lechuga de mi huerto. Hoy, recogeré unos cherry, para combinar con una burratta fresca que acabo de comprar.

hortmaig

Salgo mucho al huerto : Cada mañana, recojo unas hojas de Stevia para incorporar al zumo de naranja y fresones. Por la tarde, lo riego. Por la noche, suelo acudir a por ingredientes para mis ensaladas o albahaca para un platito de pasta ligera o perejil…

Hoy, además , voy a zamparme unos huevos  que me han regalado. Son caseros y de gallinas con denominación de origen : del Prat, de pota blava  ( pata azul, las patas son de ese color) ecológicas, que comen todo ecológico y que viven felices…

ous1

Leyendo esto, pienso que casi podría estar escribiendo esto desde un pueblo. Lejos, muy lejos de la ciudad. Un lugar donde, al abrir las ventanas, se respirara aire puro (y no este que es denso y tóxico) y las flores no olieran a insecticida… Y dónde el huerto fuera, de verdad, un huerto….

La realidad es que , como pobre urbanita , mi “huerto” es una pequeña mesa de cultivo. En la que la gran noticia es que , todo va creciendo ( en plan vergel) y…¡Qué tengo mi primera guindilla!!!!!!!

El par de huevos, con los que he alucinado esta mañana, son los de unas gallinas que viven en una casa con jardín  ( y un gallinero muy chulo) y con gente que alucina al tener huevos frescos cada día. Como urbanita, reconozco que yo también que me he quedado fascinada por ese par de huevos…

ous

Ha habido un momento que , cuando me he visto tan contenta por estos “dos huevos” y “una guindilla neonata” , he pensado : ¡Qué mal estoy! ¡Y qué mal está, también, el de los huevos!  Ya , el remate final ha sido cuando he salido a hacer fotos a la guindilla y me veo al vecino que me saluda, me felicita por el huerto y me pregunta que qué hago …Le he contestado : Voy a hacer una foto a la guindilla, que me ha salido una…

Sé que es ridículo pero…

guindilla

No obstante, para los que nos gustaría dejar de ser urbanitas algún día, esto es un inicio. Una declaración de intenciones. Un pequeño paso. Observamos desde la distancia del asfalto, a esos hortelanos , (que lo son de verdad )y los admiramos. Yo creo que cada vez,  serán más importantes. Tal como está la cosa, no te digo que no se vuelva al trueque , puro y duro. ..

Y…habrá intercambios de  huevos por lechugas ( o rúcula ; – ) . Seguro.

Me voy a regar…

cooltybcn

Huerto de Cooltybcn con gallinero incorporado.

NB : Las gallinas son ya la sexta especie del reino animal más popular para hacer compañía a los humanos, detrás de peces, gatos, perros, conejos y pájaros. En ese orden.

Va de huevos…

En este día, en varias zonas de España se ha disfrutado de la tradicional “Mona”,  pastel en su origen tipo bizcocho decorado con huevos cocidos (uno por cada año que tuviera el ahijado, hasta doce que ya se cesaba de regalar… ).

En los tiempos actuales, estos sencillos dulces se han convertido en sofisticadas obras de arte de pastelería con predominio del chocolate. Además de cualquier virguería escultórica que proyecte el artista pastelero, el chocolate siempre aparece en forma de huevo.  En el siglo XIX, empezamos con el chocolate y, claro, ¿Cómo vamos a preferir un huevo cocido a uno de chocolate, por mucha tradición que nos expliquen?

huevoscolores

A mí me fascina conocer el origen de platos y tradiciones gastronómicas que aparecen, normalmente, por una adaptación al entorno. Dicen que lo de los huevos ya viene de largo. Se cree que ya estaba instaurado en la Prehistoria y con un significado de supervivencia y conexión con la naturaleza. El período que atravesamos , que llamamos Pascua, anuncia el inicio de la primavera. Del buen tiempo. De los frutos y las flores y…de los huevos frescos. ¿Os imagináis a los hombres de las cavernas, saliendo al exterior tras un tiempo largo,  frío e infernal , y accediendo a los huevos frescos que las aves, ya en primavera, depositan en sus nidos? Seguro que era una celebración.

Huevos_de_Pascua_-_Easter_2

Después, la Iglesia contribuyó al uso del huevo cocido en la mona. Durante un tiempo, también se incluyó la prohibición de comer huevos. Así que la población, que tenía una producción de huevos que no podían consumir, los cocían para conservarlos y los pintaban  de colores( dicen que inicialmente, de rojo, por la sangre derramada de Cristo). Al acabar la Pascua, era costumbre regalarse huevos…

huevoestrella

La Pascua en los países del Norte, con su Happy Easter y el conejo, también va de huevos. Es una celebración de la “alegría de la primavera” ( de ahí el colorido), lo que no sé es por qué eligieron un conejo.

gallina2

La gallina, siempre ha reivindicado su papel en esto, pero nada.

gallina3

Lo cierto es que hay una mención al conejo de Pascua en unos textos alemanes del siglo XVI y conejo se ha quedado….

Lo que habrá que ver es como serán los huevos del futuro… Una idea:

huevorobotpascua

pero…¡siempre de chocolate! ; – )

NB : Según la wikipedia :

Aunque sus orígenes no están muy definidos, se supone que la elección del conejo se debe a su conocida capacidad de procreación, de gran valor simbólico en una temporada de fiestas dedicadas a la fertilidad de la tierra tras el invierno.

Su uso se remonta a pueblos antiguos del norte europeo, que veían en la liebre un símbolo: sus fuertes patas traseras le permiten moverse siempre hacia arriba con facilidad, mientras que sus débiles patas delanteras le dificultan el descenso.

Desde antes de Cristo, el conejo era un símbolo de la fertilidad e inmadurez gonadal asociado con la diosa fenicia Astarté, a quien además estaba dedicado el mes de abril. En alusión a esa diosa, en algunos países a la festividad de Pascua se la denomina “Easter”. The Westminster Dictionary of the Bible (El diccionario Westminster de la Biblia) recoge que Easter era «originalmente la festividad de la primavera para honrar a la diosa teutónica de la luz y de la primavera, a quien se conocía en anglosajón como Easter».

Se va a montar el belén.

Mi relación con los huevos es extraña.

Desde aquel día que me asaltaron en la cocina de casa, estoy muy pendientede todo lo que sucede en mi nevera…

Ya no les tengo miedo. Si se ponen pesados ( los huevos), echo aceite de oliva en la sartén y cuando está bien, bien calentito pues… O lleno una olla de agua y los sumerjo hasta que llegan al punto de ebullición. O los bato, para la tortillita…Y si no hago nada de todo eso (hay que vigilar el colesterol y a los huevos) y están en plan rebelde,  simplemente los casco.

Llámame torturadora de huevos pero, si no hago algo al respecto, mi cocina dejará de pertenecer a la República Independiente de mi Casa y se declarará Monarquía Absoluta de Los Huevos.

Así que hoy me han dejado sin palabras. me he quedado muda de asombro y, lo confieso, hasta un poco enternecida… Pero poco…

He llegado cargada con la compra y he ido directa a la cocina. Entonces, los he oído : “Noche de paz, noche de Amor”.La, la, la…Alguien estaba cantando un villancico dentro de mi nevera… Encima, desafinando… Así que preparada para lo peor, he cogido una lechuga (que me he puesto a modo de escudo) y he abierto la puerta del frigorífico.

Vale. ha sido un gesto simpático pero…Este año , ya sé como voy a montar mi Belén y no va a ser con huevos…Voy a utilizar, macetas, bolas de madera, saco , un rotulador , papel y pegamento.

Me quedaría monísimo pero…me lo estoy pensando. Los huevos se están rearmando y parece que , tras mi reacción poco entusiasta a que me montaran el Belén, están preparando un plan estratégico de ataque.

Este año, va a ser Belén de huevos en el frigorífico….

El Thriller de los huevos (II)

Mis problemas en la cocina vienen de lejos. Ya hace un tiempo, unos huevos se proclamaron en guerra contra mi persona , recibieron refuerzos de un pan de kilo y me acorralaron en una habitación… Tras esta experiencia traumática y sin más incidentes , supuse (erróneamente) que ya había puesto fin a mi problema pero…no ha sido así.

Debía haberme extrañado por la ausencia de sonidos. Los ruiditos… Esa vibración tenue de la nevera, el termostato de la cafetera cuando regula la temperatura, …Nada. Y me pareció escuchar esa sinfonía de rutinas cuando fui a abrir la puerta de la cocina pero, al entrar… Stop. Aquel profundo silencio… Tuve la misma sensación que en esa circunstancia en la que cuando tu entras en un lugar, la gente se calla…pero necesitaba mi café con leche de la mañana. El que me despierta del todo…

Abrí la nevera para coger la leche y me pareció ver algo extraño en el tetrabrik.  Los huevos enamorados que se habían instalado en la nevera , tras la rebelión, seguían coqueteando. No había tenido fuerzas para tirarlos a la basura , junto con el resto de huevos y pensé que podían tener algo que ver pero seguían a lo suyo. Sin hacerme caso.

Una sombra redonda y oscura se movió por mi retaguardia y percibí por el rabillo del ojo que era una galleta que se estaba precipitando al vacío desde la nevera al suelo. Se hizo migas, con mi consiguiente disgusto ( no hay nada peor que tener que realizar actividades antes de mi café!). Recogí las miguitas, mientras oía unos débiles gemidos de dolor…

La etiqueta de la leche era extraña. ¿Estaría caducada? No quise tener problemas y abrí un nuevo tetrabrik, casi sin mirar.

Me preparé mi café con leche y me lo tomé con un suspiro de alivio. La cafeína se iba integrando en mis fluidos corporales, camino hacia el cerebro con el fin de despertarme del todo. Ese día, además, me estaba poniendo de buen humor. Muy buen humor…

Mientras sorbía y paladeaba, leía la prensa del día y en eso estaba cuando oí una voz profunda : Oye, guapa, ¿Te apetece ver algo increíble?. Del susto, solté el vaso y me levanté como impulsada por un resorte, buscando por la cocina al propietario de la voz varonil. Canela fina, chata. Venga, atrévete. Busqué y busqué, pero no había nadie en mi cocina. Ni en mi casa.

Te lo voy a enseñar…todo. Y después de esa frase, una carcajada… Ya con la espumadera en la mano y preparada para lo que fuera, abrí la nevera y le pregunté a los huevos enamorados ¿Sabéis de qué va esto? Y el huevo, apiadándose de mí , me dijo: Es tu vaso . Es un exhibicionista. Ayer, ya se lo hizo a mi huevo y, la verdad, fue muy desagradable. Yo de ti, lo tiraría a la basura.

Supe que era un nuevo episodio de mis Thrillers de Cocina.

Miré hacia la mesa y lo vi.

Un escalofrío me recorrió la columna vertebral : se había puesto un tanga de lunares…