Parón y cuenta nueva.

Foto de Damian Zaleski (www.unsplash.com)

Vacaciones. Del tipo que queráis y con la etiqueta que más os guste: Semana Santa, Pascua, primavera, Spring break, … Son v-a-c-a-c-i-o-n-e-s… Por unos días, me voy a poner el chubasquero que me impermeabiliza contra horarios y agendas.

Parón para alimentar mis redes neuronales, recoger y almacenar experiencias simples, pero con ese algo que me hacen parar y decirme: Qué sencillo y qué bello, qué curioso, qué interesante, qué divertido o qué relajante… No importa el qué, el objetivo es apreciar los detalles que con la agenda del día a día, se van escapando…

Durante estos días, dejo de publicar en el blog, pero llevo mi blog conmigo. Ya forma parte de mí, sin remedio. Haré esas fotos que después publicaré y escribiré esos textos que me rondan…

Foto de Annie Spratt (www.unsplash.com)

Esa es la previsión, la expectativa y si no se cumple, disfrutaré de lo bien que me lo he pasado, planificando que se cumplía. ; – )

Nos vemos en unos días!

 

 

 

 

Va de huevos…

En este día, en varias zonas de España se ha disfrutado de la tradicional “Mona”,  pastel en su origen tipo bizcocho decorado con huevos cocidos (uno por cada año que tuviera el ahijado, hasta doce que ya se cesaba de regalar… ).

En los tiempos actuales, estos sencillos dulces se han convertido en sofisticadas obras de arte de pastelería con predominio del chocolate. Además de cualquier virguería escultórica que proyecte el artista pastelero, el chocolate siempre aparece en forma de huevo.  En el siglo XIX, empezamos con el chocolate y, claro, ¿Cómo vamos a preferir un huevo cocido a uno de chocolate, por mucha tradición que nos expliquen?

huevoscolores

A mí me fascina conocer el origen de platos y tradiciones gastronómicas que aparecen, normalmente, por una adaptación al entorno. Dicen que lo de los huevos ya viene de largo. Se cree que ya estaba instaurado en la Prehistoria y con un significado de supervivencia y conexión con la naturaleza. El período que atravesamos , que llamamos Pascua, anuncia el inicio de la primavera. Del buen tiempo. De los frutos y las flores y…de los huevos frescos. ¿Os imagináis a los hombres de las cavernas, saliendo al exterior tras un tiempo largo,  frío e infernal , y accediendo a los huevos frescos que las aves, ya en primavera, depositan en sus nidos? Seguro que era una celebración.

Huevos_de_Pascua_-_Easter_2

Después, la Iglesia contribuyó al uso del huevo cocido en la mona. Durante un tiempo, también se incluyó la prohibición de comer huevos. Así que la población, que tenía una producción de huevos que no podían consumir, los cocían para conservarlos y los pintaban  de colores( dicen que inicialmente, de rojo, por la sangre derramada de Cristo). Al acabar la Pascua, era costumbre regalarse huevos…

huevoestrella

La Pascua en los países del Norte, con su Happy Easter y el conejo, también va de huevos. Es una celebración de la “alegría de la primavera” ( de ahí el colorido), lo que no sé es por qué eligieron un conejo.

gallina2

La gallina, siempre ha reivindicado su papel en esto, pero nada.

gallina3

Lo cierto es que hay una mención al conejo de Pascua en unos textos alemanes del siglo XVI y conejo se ha quedado….

Lo que habrá que ver es como serán los huevos del futuro… Una idea:

huevorobotpascua

pero…¡siempre de chocolate! ; – )

NB : Según la wikipedia :

Aunque sus orígenes no están muy definidos, se supone que la elección del conejo se debe a su conocida capacidad de procreación, de gran valor simbólico en una temporada de fiestas dedicadas a la fertilidad de la tierra tras el invierno.

Su uso se remonta a pueblos antiguos del norte europeo, que veían en la liebre un símbolo: sus fuertes patas traseras le permiten moverse siempre hacia arriba con facilidad, mientras que sus débiles patas delanteras le dificultan el descenso.

Desde antes de Cristo, el conejo era un símbolo de la fertilidad e inmadurez gonadal asociado con la diosa fenicia Astarté, a quien además estaba dedicado el mes de abril. En alusión a esa diosa, en algunos países a la festividad de Pascua se la denomina “Easter”. The Westminster Dictionary of the Bible (El diccionario Westminster de la Biblia) recoge que Easter era «originalmente la festividad de la primavera para honrar a la diosa teutónica de la luz y de la primavera, a quien se conocía en anglosajón como Easter».