El thriller de los huevos.

Ha sido horrible. Mientras escribo esto ,  me tiemblan las piernas y me cuesta atinar con el teclado. Estoy encerrada en mi despacho, esperando el momento oportuno para escapar…He intentado pedir ayuda por Twitter pero no hay respuesta. Estoy sola.

Ellos, sean lo que sean, están en la cocina… Han proclamado que esa zona está en Estado de Sitio y han tomado el poder de forma violenta. Todo ha empezado con mi plan estratégico de hacer unos huevos fritos, de los de toda la vida. He puesto la mesa, he preparado una ensalada y he iniciado el proceso pero… los huevos han decidido que ya no querían sacrificarse más… No había acabado de cascar el primero,cuando he oído el grito de guerra: ¡No me toques los huevos!

egg13

Ver a los huevos de esta guisa , me ha afectado sobremanera y he dejado caer el cuchillo que tenía en la mano. Allí, en mi cocina, con los huevos revolucionados estaba, ya, muerta de miedo pero…lo peor estaba por llegar…

El huevo que está más a la derecha me ha hecho un driblaje y con el impulso, ha arrastrado el cuchillo hasta la encimera, dejándolo al lado del pan que iba a ser utilizado para mojar (y remojar) en los susodichos huevos. Es entonces, cuando he oído una risa siniestra y he sabido que los huevos tenían refuerzos.

pan asesino

Ha sido girarme , ver al pan con el cuchillo entre los dientes y salir pitando. Todo ello realizado en un fluido movimiento de apenas segundos. Antes de huir despavorida,he cogido un refresco que he visto en la mesa. Mi mente ha sabido adaptarse a la situación y he cogido ese vaso, sabiendo que con él tendría que sobrevivir hasta que alguien viniera a rescatarme… Tanta televisión y series tipo Mac Giver, me habían enseñado que no debía dejar de hidratarme… La espera podía ser larga.

Así que, aquí estoy, con los huevos y el pan atrincherados en la cocina y yo, encarcelada en esta habitación con mi refresco de cola. Para acabar de rematar mi mala suerte , el vaso se me ha puesto chulo. Pero estaba sólo, en mi despacho. La grapadora y las memorias USB no querían saber nada del vaso así que estaba a mi merced y, aunque no quede muy bonito decirlo, he aprovechado su desventaja y , simbólicamente, me he vengado de todos lo huevos y panes del mundo con ganas de guerra.

Lo siento por el vaso pero él se lo ha buscado.

Que alguien lea esto es mi última esperanza  aunque presiento que ya es tarde… Oigo a los huevos tramando tras la puerta…

huevosjunga