Si sólo es una niña…

Aquí
Estoy sentada en la mesa de la cocina delante de mi portátil cuando la oscuridad cubre el cielo totalmente. Mi cerebro intenta asociar esa negrura intensa a la cercanía de una tormenta pero hay algo especial en ese tono que me hace desconfiar. Me asomo a la ventana y veo que ese velo negro que cubre el cielo no es normal. Miro mi reloj. Son las cinco de la tarde de un día primaveral en Barcelona pero…parece que sea de noche…noche extraña. Me conecto a Twitter, enciendo la tele y la radio… Nadie se explica por qué el cielo está negro y el sol ha desaparecido, completamente, del horizonte.

Es posible que haya llegado “El día”. Ese , en el que un meteorito impacta en la tierra o que pasa algo ahí fuera, en el Universo , que pone en peligro nuestra frágil existencia. Son probabilidades que siempre me han inquietado.Oigo las primeras sirenas…

La ciudad se enfurece. La gente está desconcertada y el caos invade las calles.

El cielo está más negro que nunca…

 

mascotatierra
Allí

(Conversación entre padres)

– Ya te dije que no era buena idea regalarle esa mascota a la niña….¿Un planeta?¿Cómo pudimos creernos eso de “yo lo cuidaré y lo vigilaré y tendré cuidado con la evolución”?¡Si ni siquiera supo cuidar de una pequeña provincia en el juego de Países!¡Y va y le regalamos la Tierra!

-No la regañes mucho. Ha estado 2019 años haciéndolo bastante bien… Ya se ha cansado…Es normal, es una niña.

-. ¿Bien? Si allí hay más de siete mil millones de humanos y mil millones se mueren de hambre. Y…Están intoxicando el planeta…Si lo tienen a punto de romperse del todo… Mira, es mejor que se haya cansado y lo haya apagado. Menos sufrimiento…Mañana me lo llevaré al punto de reciclado de planetas. Ahora bien, ya te digo ahora que no le pienso comprar ningún juguetito más. ¡Y menos otra mascota!

-No te pongas así… Sólo es una niña…

Pitas, pitas, pitas,…

Varios son los factores que me hacen alucinar en colores cuando veo una gallina que se se comporta como…un perro.

El primero, es mi condición de urbanita.Entiendo el concepto “mascota” desde esa perspectiva de ciudad . Poco amplia , te diría … Las mascotas suelen ser perros, gatos, periquitos y cosas así pero…¿Una gallina?.

El segundo es que , para mí, una mascota no es susceptible de ser ingerida como alimento. Ya sé que existen culturas en las que se comen a perros pero, en mi mundo occidental mediterráneo y urbanita, un perro NO se come y una gallina , SÍ.

El tercer factor es que los referentes que yo tengo ( familiares y culturales ) no tienen gallinas como mascota. Hace unos días, conocí a Petunia, una gallina “doméstica”.

gall2Cuando llegamos a la casa donde vive y su dueña abrió la puerta, la gallina Petunia le vino a hacer fiestas y mimos de alegría,mientras se dejaba acariciar ( cerraba los ojos, flipando). Petunia vive en  la Masía de un pueblo, donde vamos a comprar los calçots . Su dueña es una pagesa extrovertida que te hace entrar en su casa, para buscar papel de periódico,bolsas o cajas donde colocarte los manojos de calçots. La gallina Petunia, entró en la casa y se subió a un butacón que había en la cocina. “Es su lugar preferido“- me decía la mujer mientras me preparaba la compra…

Le pregunté por el comportamiento doméstico del animal y nos explicó que , de pollita , su nieto se prendó. La cuidó de forma individual y , la gallina, se acostumbró a los usos y costumbres de los amos humanos… Además, pone huevos…

gall3

Supongo que hay que ser abierto y aceptar “gallina” como animal de compañía.

He encontrado mucha información en Internet sobre la cría de la gallina como mascota, incluso venden “gallineros” para pisos (?) , hay libros sobre el tema y se le ha llegado a etiquetar como la “mascota del S. XXI” con el añadido de que, además de compañía, te da alimento…

En Australia, hay una empresa, City Chick, que vende gallinas ya domesticadas.Son las compis australianas de Petunia,  la gallina que , ahora mismo, estará sentada en su butacón de la cocina…