Hacemos un Tsukimi?

En Japón existe una tradición (que llegó de China hace más de mil quinientos años) relacionada con esta primera luna llena de otoño .

tsukimi

Consiste en contemplar la Luna el primer día de otoño en el que la Luna está llena (y los días siguientes) y se denomina Tsukimi ( los kanji que la componen significan  “mirar la luna” 月Luna 見 : mirar).

Familias, amigos, se reúnen en un lugar al aire libre , bajo la luz de la luna llena. Ofrecen a la luna, dulces de arroz      ( “Mochi” ), fruta, sake, castañas, boniatos,…( Mmm, la castaña y el boniato nos hermanan en otoño). Originariamente, se hacía para agradecer la cosecha de arroz del verano…

luna1

luna2

Las lunas de otoño, a nivel general, suelen estar relacionada con el fin de las cosechas y la caza. Era el tiempo que apuntaba al fin del período “productivo” del hombre que salía a cazar y cultivaba la tierra, en el que se proveía de todo lo que en invierno no podía obtener de la naturaleza.

luna3

Ahora, una visita al mercado local o a una web de compra on line, ya nos provee para lo necesario para el invierno pero…la luna sigue ahí. Preciosa , en otoño…

Y…nada nos impide hacer un Tsukimi…

Cosas que odio de la Nochevieja.

cotillon1Los gorritos de Cotillón

NO me voy a poner nunca más en mi vida un “gorrito de cotillón”.

Odio-profundamente-los gorritos de cotillón. Y no es por ponerme un gorro, es por esa goma infame que me secciona el cuello. Y porque siempre son muy pequeños y me chafan el pelo (que como es una noche “especial” suele estar más trabajado que de costumbre). Estos “packs” made in china (que yo he comprado para hoy, por cierto), además llevan un antifaz con goma de pollo que se suele romper enseguida y unos orificios para los ojos que nunca coinciden con la posición necesaria para la visión. Ya no te quiero hablar si te tocan las gafas y bigote de Groucho. ¿Alguien se puede poner esas gafas de plástico hiriente? La guirnalda para el cuello es lo menos feo pero es…triste. Chafadita, delgadita…pansida ( que viene a ser marchita). Pero mira, te la colocas y lanzas unos “Yujuy” y parece que estés en” el no va más” … Me diréis que la calidad, hace mucho pero también me he puesto gorritos de los “packs de lujo” y siguen siendo igual de incómodos. Esos sí, el collar-guirnalda, con mucha más prestancia.

“Momento Post-uvas”

Otra cosa que no me gusta de la Nochevieja, es el “momento-post –uvas”. Ya me cuesta esperar a las doce para el rito. Es como una cosa a destiempo…A veces, cenas pronto para que no te pille en medio del fregao y te pasas un ratito esperando. Otras, te encuentra engullendo el segundo , mientras alguien prepara a toda prisa los boles de uvas y te los pone delante del plato, con alteración y nerviosismo, porque va a ser !ya!

Pero lo que más odio es cuando ya han acabado las campanadas y yo estoy intentando tragar las casi doce uvas (me cuesta ingerirlas) y la gente ya está brindando y besándose y abrazándose… Y tú, allí, con todas tus uvas en proceso de deglución, sobreviviendo al momento. Es por eso que me plantée el tema de las olivas… Me lo estoy pensando…

Por cierto, en la foto una forma original de servir las doce uvitas ( u olivas). Me lo voy a copiar.

Al margen de estos dos detallitos, me gusta vivir la Noche de Fin de Año como una noche mágica. Esté dónde esté siempre me concentro en unos deseos básicos. Creo en eso de que la “buena suerte” se puede atraer y como esto es un proceso totalmente interior, puedo hacerlo sin levantar sospechas… Con cada uva/oliva, va una petición . No sé si se conseguirá algo con este “rito de atracción de la suerte” pero yo, cada año, lo hago.Eso sí, sin gorro de cotillón, que conste. ; – )

Feliz entrada de año!!!

 

coti2

Curiosidad :

La palabra cotillón es una palabra de origen francés que originalmente significaba enaguas o falda.  Posteriormente también se la incorporó como denominación de un tipo de baile parecido al vals con el que se cerraba alguna fiesta.  Con el tiempo la palabra “cotillón” pasó a designar también las fiestas donde al final se bailaba ese “valsecito”.

Parece ser que ,  cuando llegaba el  momento de bailar el cotillón, o sea el vals,  se acostumbraba repartir algunos pequeños obsequios, confetis, serpentinas, pitos y demás artilugios, para dar mayor alegría y animación la fiesta.

Este baile era una especie de final de fiesta.  Y fue así que cotillón l,  pasó a usarse como denominación de los obsequios, más que la danza en sí misma.  Hoy este cotillón se usa para fiestas nupciales, fin de año, cumpleaños y todo tipo de celebraciones.

Las Bolsas de Cotillón  son esos artilugios , agrupados en  una bolsa metalizada, transparente o de cartón…

 

Lo mejor de cada cosa: benchmarking de Halloween.

El benchmarking es una técnica que se aplica en el ámbito de la empresa que, resumiéndola mucho, consiste en estudiar a tu competencia, detectar sus “mejores valores” y adaptarlos a lo tuyo ( una “copia” evolucionada y hecha a medida). Los expertos lo llaman: transferir conocimiento.

Estos días, por motivos profesionales, he tenido la oportunidad de hablar con gente de muchos países (que por cierto, lo pone a uno en su sitio como ciudadano del mundo igual que le pasa a la Tierra, cuando la ves desde la sonda Cassini como un puntito minúsculo de nada). La cercanía de Halloween y alguna decoración especializada que lo recordaba, nos ha hecho hablar del tema.

meriquecrochetDe MeriqueCrochet

El año pasado, por estas fechas, recibí un Comunicado Oficial de La LCU ( Las Castañas Unidas). Muchos españoles, se quejaban de la “americanización” de nuestras tradiciones…

castañas2

Uno de esos americanos me habló, con luz-de-recuerdo-feliz-en –la-mirada, de las tartas de calabaza que hacía su madre. De cómo la vaciaban juntos, previamente. Del olor de aquellos dulces en toda la casa. Del diseño y planificación del disfraz y como su madre ideaba disfraces que lo abrigaran porque no quería tapárselo de ninguna manera y hacía frío cuando recorría el vecindario en busca de golosinas…

meriquecrochet2

Sonaba genial…

Así que lo que hay que hacer es un buen benchmarking. Ya no se va tanto a los cementerios, la sociedad ha cambiado en la forma de honrar a sus difuntos acorde a una tradición religiosa ahora en desuso. Sí que somos gastronómicamente brillantes: nosotros comemos castañas, huesos de santo, buñuelos de viento, panellets, boniatos…Vale. Pero, ¿por qué no transferir lo mejor de la cosa? ¿Por qué no disfrazarnos, recoger dulces y decorar la casa con velas y calabacitas encantadoras además de las castañas?

Halloween1

castañas

Total, es una fiesta.

Y es alegría.

Feliz Halloween!

NB :  Y para los que se vean incapaces de lo de la calabaza, con una garrafa de plástico ,  un rotulador negro y luces ( de las de navidad) , te haces un DIY de Halloween sencillísimo.

halloween3

 

Caga, tío.

Visto así, lo del Caga Tió parece un ritual violento, difícil de explicar : Elegimos un tronco ( el Tíó), le ponemos cara y una barretina ( siempre el hecho diferencial ;-) ), lo tapamos con una manta y le damos de comer durante quince días. El día de Nochebuena ( después de la Misa del Gallo) o el Día de Navidad, le damos un garrote a los niños y les decimos que si pegan al tronco, éste , cagará regalos…

Además, nos da por poner una figura de un señor/a cagando, en pleno Belén….

No es de extrañar que se nos tache de escatológicos. Hoy he visto en “Se lo que hicistéis” en La Sexta un programa de la BBC en la que un actor inglés explicaba la tradición. La descripción objetiva del Caga Tió y de la figura de El Caganer es lo que es : un tronco al que pegas para que cague y una figura de alguien plantando un pino, de camino al portal.Para dar más morbo al asunto, la figurita se customiza : Caganer del jugador de fútbol, político o famoso de turno. Personajes y Personalidades . Nadie se salva…

Hecha esta reflexión, me doy cuenta que yo no percibo este sentido escatológico. Caca, no. En mi infancia, cuando mi abuelo nos ayudaba a montar el macro Belén , finalizábamos la obra de arte, ubicando a “El Caganer” en el lugar elegido ( diferente cada año). A mí, personalmente, me interesaba más el avance de los Reyes Magos de Oriente ya que en aquella época, era el día  de la traca final. Ahora, por motivos prácticos, de marketing, de El Corte Inglés y la Coca Cola, ya se avanzan los regalos importantes con Papa Noel,(que estará más gordo pero llega antes que tres tíos subidos a sus camellos…).

El “Caga Tió” era un tronco mágico , del que salían regalos. Desde su aparición en la casa hasta el día “X”, lo alimentabas, lo cuidabas y lo mimabas. El concepto “cagar” se anulaba de tu mente y la posibilidad de ligar la violencia al bastonazo al tronco era remota.Si nos hubiesen dicho que teníamos que acariciarle la barriga, bailar alrdedor o saltar por encima, eso hubiésemos hecho. ¿Qué para que salgan regalos hay que darle unos bastonazos? Pues bastonazos. Pero de esos , los de los niños. Los de la mirada limpia .

La normalización de estas dos “figuras” en mi vida es un hecho. El Caganer forma parte de mis recuerdos. Ya hace años que no monto el Belén y, eliminado el escenario, no me siento cómoda con un caganer aislado como figura decorativa en mi salón. No pega.

El Caga Tió se fue cuando crecí y ha vuelto con los más pequeños del presente. La noche del 24 de Diciembre, haremos que dos niños alucinen en colores, haciendo cagar al tronco sonriente ( no le importa que lo muelan a palos).

Ya hace un año que he introducido alguna mejora en lo del bastonazo. En el Ikea , encontré unos cojines estrechos y cilíndricos, rojos y consistentes pero a la vez , flexibles… Parecen grandes churros y sirven para hacer peleas tipo “guerra de almohadas” (también, violento, oye). Les pongo un super lazo, con motivos navideños y se convierten en los bastones mágicos que harán que el tronco, también mágico, les brinden los regalos que anhelan.

En cualquier caso y, aun dotándolo de toda la magia que quieras, es escatológico. Y un poco raro, sí.

Pero yo…ni lo noto.

Bon Nadal!

Más info : Origen del Tió de Nadal

El Caga Tió en otros lugares ( p.e. : en Altoaragón es la Tronca…)

Chiste gráfico : Carlos Areces.