El sofá amarillo nº 7 : Túmbese

Es la primera vez que voy a hacer esto y estoy muy nerviosa. No me he atrevido a preguntar a nadie como proceder. No conozco persona  que pueda ayudarme en tal menester… Además, me da una vergüenza terrible.

Es la primera vez que me voy a mostrar tal como soy.  Sin maquillaje ni máscaras. Desnuda. Sólo pensar en el término, ya me produce escalofríos. Desnuda…No sé que hacer con las manos. Veo el sofá y me imagino el momento en el que me pedirá  que me tumbe porque ¿Se hace así, no? Me hubiese gustado más que fuera un diván que un sofá amarillo. Me hubiese parece , no sé, más profesional.

¿Cómo se empieza? ¿Me hará preguntas? ¿Debo ser yo la que hable? ¿Le digo, de entrada, lo que creo que me gusta y lo que no? ¿Estoy segura de esto?

Creo que no. No estoy segura. Me es imposible desnudarme delante de un desconocido. No podré soportar que fisgue en todos los rincones de mi ser. No. No puedo hacerlo. ¿Por qué me habré dejado convencer?

Recuerdo esa mirada grave, el tono de seriedad en la voz . Mi amiga más íntima, diciéndome que debía solucionar mis problemas. Que ya empezaba a ser urgente, que debía recurrir a un servicio profesional. Lo había llamado: recurso terapéutico.

¿Me siento o lo espero de pie? No sé que hacer. Las cuatro revistas que hay en la mesita de centro, son antiguas y están descoloridas.  Veo un cuenco lleno de caramelos y no puedo evitar, meterme un puñadito en el bolso. Son los nervios. Cojo el cuenco y lo guardo en el bolso. No me controlo…

Ya sé que yo pedí que fuera una cita informal. Contesté a todas las preguntas que me formularon por teléfono  así que más o menos, me puedo imaginar que es lo que me espera …Un recurso terapéutico.

Oigo pasos . Ya se acerca. Me pasó las palmas humedecidas, por los pliegues de mi falda. Trago saliva. Siento como se desliza por mi laringe. Se mueve el picaporte, gira levemente.

Sé que por esa puerta entrará el Doctor…

 

 

 

 

Este relato tiene dos finales.

 

 

FINAL 1

Sé que por esa puerta entrará el Doctor Robbe , una eminencia en el campo de la Psiquiatría y especializado en lo mío.  Me estrecha la mano, amablemente . Tiene un aspecto de bonachón que me hace sentir más segura.  Observo como su mirada se dirige hacia mi bolso.

Es cierto que el cuenco de los caramelos,  hace que adopte una forma extraña . No me extraña que le llame la atención. Estoy en una sala especial, sin objetos que puedan ser robados…A excepción, claro, de ese precioso cuenco de cristal.

Me invita a sentarme y hace lo propio en una butaca situada en uno de los laterales. Cruza las piernas y saca una pequeña Moleskine del bolsillo de su americana. Fisgoneo lo que escribe y leo : “comprar un cuenco nuevo”. Me muero de vergüenza.

Él, en cambio, me sonríe e inicia una ronda de preguntas, similares a las que me hicieron por teléfono. Su voz, muy modulada y profunda me invita a ser sincera.

Me pregunta si estoy cómoda y le digo la verdad. Me imaginaba un diván y no un sofá. Es más propio de un psiquiatra, le razono. Además, estaría mejor estirada.

Vuelve a sonreír. No hay problema, me dice.  Túmbese.

Lo hago. Una vez estirada, siento que de mi cuerpo, escapa un gran suspiro.

Lo voy a hacer. Me voy a desnudar.

Me llamo Tea y soy cleptómana.

 

FINAL 2

 

Sé que por esa puerta entrará el Doctor Amor. Ufff! Sólo pensar en el cuerpo macizo que aparecía en aquella foto que me enviaron por mail, las piernas se me convierten en mantequilla…batida. ¡Qué vergüenza , por Dios!

Nunca hubiese imaginado que mi regalo de cuarenta cumpleaños, fuera un servicio sexual, ¿Cómo si no, llamo yo a esto?… Basado en una fantasía…Nunca debí hacer caso a Pepa. Que te hace mucha falta, que hace más de cinco años que no…que no… , que te irá muy bien, que te olvidarás del divorcio, que ya es hora, que tengo una amiga viuda que es clienta habitual y está encantada…

Vale. No dije que no , pero ahora que estoy aquí, me doy cuenta que esto no va conmigo… Estoy a tiempo.  ¿Un Gigolo? ¿ Qué clase de regalo es ese?

Cuando el Doctor Amor abre la puerta y lo veo , dejo de pensar.  Lleva unos tejanos y una americana azul marino. Saca una Moleskine del bolsillo y me guiña un ojo.

Wow! Es muy, muy guapo. Esto, debe haber costado un ojo de la cara porque, me doy cuenta que la fotografía que me enviaron.,está libre de Photoshop. Es igual que el tío macizo de la foto.

Es el tío macizo de la foto…

Oigo la voz del Doctor Amor.

Me susurra : Túmbese.

 

 

 

 

 

17 pensamientos en “El sofá amarillo nº 7 : Túmbese

  1. Me quedo con el Doctor Robbe, con el doctor Amor me daría un shock.
    Escribiendo la respuesta me sudan las manos. Creo que estoy pensando en el doctor Amor.
    He terminado de escribir ¡qué alivio!
    Fenomenal el sofá amarillo nº 7
    Un abrazote.

    • He estado a punto de insertar la foto de portada de American Gigolo, con un Richard Gere ( jovencísimo), que te haría pensarte lo del Doctor Robbe…; – )
      Un beso.

  2. ¡Vaya experiencias, chica! Me da la impresión que lo de tumbarse sólo se hace con psicoanálisis, pero no estoy muy segura. Me alegra que, pese a todo, encontraras un psiquiatra especializado en lo tuyo…, ¡anda que…! Estamos como queremos, ¿será la cercanía de la primavera?

    Yo no podría ser cleptómana: tengo dos hernias discales y apenas puedo cargar con peso. Tendría que buscarme alguna otra patología; seguro que no tengo que escarbar mucho ;)

    P.D.: Día aciago a causa hiperactividad cognitiva. El desenfado y la ligereza de tu escritura me dan una alegría.

    • Me alegra aliviarte un poco, Zambu.
      La cleptomanía me ha venido bien para conectar el final 1 del texto con el cuenco…
      En el 2, la apropiación indebida del cuenco, queda justificada por los nervios de encontrarse con el Doctor Amor para…la terapia.
      Un abrazo.

    • Mmmmmm….Volveré a conjurar la imagen de Richard Gere en American Gigolo…
      ¿Te hago dudar? ; – )
      Besos.
      NB: Como final para el relato, yo también me quedo con el 1…

  3. que quieres que te diga.. los dos finales tienen su punto… pero en el último casi me muero del susto,.. viendo el desarrollo de la historia pensé que ibas a terminar diciendo que entraba un tío gordinflón , con la baba caída y que al agacharse se le veía la rajilla del culillo!!! nena como se nota que hace tiempo que no meneo el tanga y que mi vida asexuá me está dominando en estados preocupantes!!!

    también me lo tengo que mirar… me permites el diván.. que es para no acabar en este sinvivir!!!

    un beso niña

    • No! La rajilla del culo, noooooo….
      Te presto el sofá. No sé si podré contactar con el Doctor Amor, pero si lo consigo, te lo envío con el sofá.
      Tu tanga se merece el “recurso terapeútico”. ; – )
      Besos, gOtaS

      • esto es un sinvivir niña, necesito mirármelo a la voz de ya!! espero ansiosa mientras me pongo vídeo de Risto si te parece…

        si por algo decía yo en mi cortijo que andaba muuu malita

  4. Genial historia, y … dos finales a elegir. Uhm, después de meditarlo, quiero un híbrido. El Dr. Amor, un psiquiatra con un novedoso sistema, que gracias al sillón amarillo, consigue curar todas las manías, fobias, depresiones… sus pacientes se sientan en el sofá amarillo, se quedan dormidos… y empiezan a sonreir.. dejan todo lo que les pesa en el sofá amarillo.. mientras están tumbados.
    No obstante.. el susurro de “túumbese”.. muy muy sugerente. :-)

  5. Si pienso con la cabeza me quedo con el doctor Robbe, pero si peinso con lo que hay debajo de la cintura ne quedo con el Dr. Amor a ver que es lo que pasa,ja,ja,ja
    Besos
    Ana

  6. Buenísimos ambos finales, parece una peli de Tarantino!!!!

    Esto del dr. Amor ¿¿será de verdad que son tan guapos??? yo no quiero esperar a los cuarenta para averiguarlo…

    creo, estoy pensando en voz alta, que le voy a pedir a mi marido que un día simule ser un gigoló y así lo averiguo!! hummmmm, qué plan!! ;-)

    Petonets!!

  7. Pingback: Unas fotos… | Non Perfect. El blog imperfecto.

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .