Asistencia Social.

En estos últimos tiempos, me he movido en escenarios que me han trastocado el corazón. Con unas cuantas palabras, en seguida os pondréis en situación: persona muy querida, tercera edad, deterioro físico y cognitivo, soledad, situación insostenible, residencia…

Durante el proceso, un sentimiento formado, a su vez, por dos sentimientos: la tristeza más profunda y un alivio de espíritu al poder proporcionar los cuidados necesarios. La tristeza y el alivio parecen confrontarse aunque en realidad intentan compensarse…

En ese camino, estás acompañado. Asistentes y Trabajadores Sociales, te guían, te asesoran, se desesperan contigo ante esa burocracia que nos bloquea, te consuelan y se implican. Y todo esto, en su papel de funcionarios poco valorados en lo social, literalmente, aunque su mundo  sea, precisamente,  lo social.

Lo que he visto y he vivido en estos últimos tiempos, me dice que somos afortunados de tener equipos excelentes de profesionales de servicios sociales. Lo que no es afortunado es que sean pocos, que no tengan recursos, que no estén bien pagados y que tengan que salir adelante, con el único motor de su vocación.

Sinceramente, que les den a todos los políticos que no se afanan en solucionar los problemas de las personas con carencias o problemas, sean los que sean. Esos gobernantes que no se dedican a ampliar los recursos para nuestros mayores, para el maltrato, para la infancia desprotegida,… Les deseo insomnio de por vida. Tienen suerte de tener esa masa de Asistentes y Trabajadores Sociales que, con su esfuerzo, profesionalidad y empatía, enmascaran su ineficaz gestión.

A esa masa maravillosa, gracias.

NB : Es tarde ya.  Es la hora de cenar e intentar procesar el día. Ha sido largo y muy duro. Oigo que he recibido un mensaje. La Asistente Social. “Ànims”.

 

 

Las amapolas rojas…

La amapola se ha asociado a la agricultura desde épocas antiguas. Su ciclo de vida se adapta a la mayoría de los cultivos de cereales, floreciendo y granando antes de la recolección de las cosechas. Se considera una mala hierba, una planta intrusiva, pero es fácil de eliminar en los cultivos invadidos…

Es una flor bellísima y le da un toque especial a los campos de trigo … La novia del campo, como decía Juan Ramón Jiménez…

No pasa lo mismo con este otro invasor. También mala hierba

El terrícola que va dejando sus trazas de color rojo plástico en su propio planeta…

Buscad una especie más estúpida y no la encontrareis…

Quejicas.

 

 

Si veis a alguien con una de estas pulseritas moradas , tenéis que saber que ese alguien está intentando dejar de quejarse.

No hablamos de las críticas constructivas o de esas quejas serias y trascendentales que son necesarias,  si no de esa actitud quejica y , también, criticona y cotilla . Viene a ser la “queja cotidiana”… ¡Qué pereza! ¡Qué asco! ¡Qué rollo!

En Kansas City , hay una organización sin ánimo de lucro- ” A Complaint Free World”- liderada por el reverendo Will Bowen que se propone desde el 2006, que unos 60 M. de personas ( su objetivo es el 1% de la población mundial) dejen de quejarse. Asegura que con esta técnica de desintoxicación de la queja , se vive mejor, más y de forma más optimista…La queja es un mensaje negativo y reforzado que va creando impronta en el cerebro. No quejarse, es el antídoto.

Te pones la pulserita y durante 21 días ( es el tiempo mínimo de tratamiento para curar cualquier adicción según los expertos), no puedes quejarte, ni criticar, ni cotillear…Si caes en la tentación, te la debes cambiar de muñeca. Para alcanzar los 21 días sin “quejíos” se estima una media de cinco meses , en los que vas quejándote de forma aleatoria y, por lo tanto, moviendo la pulsera.

Bien, dicho esto, os presento al Reverendo Owen.

Y es que lo ves , y te da la sensación de americanada total, de mucho negocio y de un tipo brillante y descarado al frente del cotarro. Investigando un poco, he descubierto que el dinero fluye de las donaciones pero, sobre todo, por las ventas del libro del Reverendo … Las pulseras se envían gratuitamente a cualquier parte del mundo y sólo se deben pagar los gastos de transporte…Con la tontería, ya se han distribuido más de seis millones de brazaletes morados…

Esta es la zona de packaging de la Organización :

Toda esta historia , hizo que ayer me planteara hacer una prueba empírica de esto de las quejas. Dicen los estudios que nos quejamos unas 20 veces al día de promedio…Cuando lo leí, pensé que eso no iba conmigo. No me considero quejica. Es más, huyo de los que lo son ( incluidos los “yoístas”) así que decidí medir mi número de quejíos. En vez de la pulserita morada ( que es lo que te hace recordar tu situación ), me he puesto una azul celeste , de una ONG que trabaja por la conservación de los oceános. Como nunca llevo este tipo de cosas, ya me servía para el objetivo…

Me quejo!No mucho pero… Una camioneta que iba delante de mi coche y se iba parando y… Mirando mi reloj, con el tiempo justo, el carrito a tope y las cajas , también a tope, he resoplado y…Me he encontrado a una conocida, en mi misma situación de cola y nos hemos quejado ( ahí más y todo, te diría)… Serían las quejitas tontas. También he tenido que quejarme del pedido On Line porque me han traido 30 botellas de agua sin gas, en vez de Vichy Catalán ( eso, en mi casa es un sacrilegio y una crisis) y se han dejado las bolsas de basura ( que me hacían mucha falta). Por lo demás, hoy no ha sido un día de mucho quejío pero…me ha demostrado que yo que creía que no me quejaba , me quejo.

Lo peor es que esta terapia, hace que te fijes ( más) en las quejas de los demás. Que si me duele esto, que si mi suegra esto, que mi novio lo otro, el jefe tal… Es cierto que hay mucha quejilla, suelta por ahí.

Así que al final me he dicho, ¡Bien por el Reverendo!. No creo que yo lleve una pulserita de esas pero si que me ha parecido positivo reflexionar sobre el tema .

En fin, no me quejaré más por hoy…

NB : “Quejarse es como el mal aliento: Lo notas cuando sale de la boca de otro, pero no el tuyo propio.”Will Owen

NB 2 : No le ha ido mal al Reverendo…

Acostumbrados.

Llevo unos días viendo unos anuncios de juegos de nueva generación ( para las consolas mega-modernas) sobre la Mafia o de Guerras . Las imágenes que nos muestran, son violentas. Tíos disparando y matando. Armas, saltos, patadas… Pero no nos inmutamos,  es normal para cualquiera de nosotros.

Vemos una peli, una serie y pasa lo mismo. Explosiones nucleares, bombazos, metralletas, sangre y muerte. No nos impresiona. Nos tienen que llevar muy al extremo para que tengamos una mínima dosis de inquietud.

Con las noticias que reflejan el estado del mundo, pasa lo mismo. Guerras, conflictos armados, atentados, asesinatos, … Vamos procesando esa información llena de violencia con absoluta normalidad en el mundo real.

Podemos quedarnos traspuestos y emocionalmente tocados después de una pelea de esas tipo : “y le dije a mi cuñado todo lo que pensaba de él” pero, en cambio, hemos desarrollado un filtro de emociones para  el entorno violento global. Cuatro gritos con palabras malsonantes nos afectan más que las muertes de soldados en guerras varias …

Somos una raza extraña. Teniendo entendimiento y , sin embargo, luchando…

Un ejemplo : los humanos, que hemos desarrollado sistemas más sofisticados que la lucha para llegar a entendernos,  hacemos del boxeo un espectáculo o un deporte . Cogemos a dos de estos seres humanos, les ponemos unos calzones y hacemos que se muelan a tortazos. Y somos capaces de pagar, sentarnos cómodamente ( incluso con palomitas) y observar sin ruborizarnos. ¿Cómo se puede llegar a entender, objetivamente, que exhibamos a dos personas dándose de leches?…

Estamos acostumbrados a unas imágenes, a unos códigos visuales que tal vez, son poco efectivas porque sólo son eso : imágenes. Es posible que si estuviéramos delante de los cuerpos de las víctimas de un atentado o de una guerra o de algún niño soldado de Sierra Leona, la violencia dejaría de ser una entelequia ( a la que estamos acostumbrados) y se convirtiera en la dura y dramática realidad que es.

Entonces, la gran pregunta es : ¿Cómo se desacostumbra uno?…

¿Alguien lo sabe?

NB : Datos del Instituto para la Investigación de Conflictos Internacionales (HIIK).

El año pasado se clasificaron un total de 18 conflictos de “guerra”.  Además de Siria, Ucrania o Irak, se calificaron como guerra otro tipo de conflictos que causan cientos de víctimas mortales y que conducen a catástrofes humanitarias. Conflictos armados ( que no llegan al nivel de guerra) hay 402…Ahora mismo…

Aire.

aire1

La tienda es muy aséptica. Todo es blanco y está lleno de estanterías dónde están todas esas botellas de cristal azul.  Tengo hora reservada. No hay esperas… A los pocos minutos de entrar por la puerta, estoy estirada en una cómoda camilla. Tengo una mascarilla colocada en la boca. Algo sujeta mi nariz… Oigo la voz del chico que me ha acompañado hasta allí: expire, inspire…

Una leve señal acústica, me indica que ya hemos acabado. Me piden que me espere unos minutos. El chico aparece con una tablet en las manos: le voy a comentar los resultados.

aire2

 Me enseña un gráfico: 75% Barcelona ciudad, 10% Litoral Garraf, 5% Alt Empordà, 5% Litoral Costa Brava, 3% Pirineo de Huesca, 2% Sin determinar.

Como sabe, en Barcelona hay una cifra de dióxido de nitrógeno, muy superior a la que recomienda la OMS por lo que tendrá que utilizar nuestros aires más puros para neutralizarlo.

Los aires más limpios de importación que podemos ofrecerle hoy son : Tallín , Whitehorse, Sidney y Honolulu. De producción nacional, tenemos Arrecife, Marbella y Badajoz.

Me decido por un 70% Arrecife y un 30% de Honolulu.

Nunca pensé que cambiar de aires, tuviera un efecto tan rápido.

Cuando salgo de la tienda, me siento llena de energía. Nueva por dentro…Limpia.

betsy-mccall

De Betsy MCall

NB : Las ciudades del mundo con el aire más limpio.

 

 

 

La cuenta de la vieja.

erquejio

Este es un “quejío” en toda regla.

Hoy he salido del despacho de un abogado especializado en derecho de la tercera edad, haciendo el cuento de la vieja. Es una terapia más o menos eficaz para aliviar la indignación que sientes. Y la rabia. Y la ira impotente hacia el sistema…

Dicen que la cuenta de la vieja es la que se hace con los dedos, con las cuentas del rosario u otro procedimiento semejante. Iba yo haciendo mis cuentas, pensando en que hace poco leí que se destinaban unos millones de euros a los programas de Defensa como el del ‘caza’ Eurofighter (399,7 millones de euros) o el Airbus A400M (154,4 millones), ente otros. ¿De verdad necesitamos el Eurofighter ese o el Airbus A400M de marras? De ahí, te saco casi 560 millones de euros de los presupuestos del Estado y los paso a Dependencia. La partida presupuestaria para la Dependencia en 2016 fue de unos 1.255 millones de euros, por situarnos.

La Casa Real son unos 7,5 que parecen nada pero, oye, algo haríamos. Seguro. Que la Iglesia Católica no tenga casilla en la Declaración de la Renta. Tienen suficiente dinero para poder gestionar sus cosas. Pues, mira, son 250 millones más y seguro que a la Iglesia, con su filosofía vocacional de ayuda al prójimo, no le importará destinar ese dinero a los dependientes…

Con la cuenta de la vieja, ya he sacado 817,5 millones de euros. Y porque no estoy para más cuentas, que tengo un mal rollo encima que no sé si podré con él, pero hay más dónde rascar…

Esos números, esas cifras en el Presupuesto General del Estado, representan a personas que precisan de ayuda urgente para poder sobrevivir en este sistema mal diseñado. Sobre todo, personas mayores, enfermas y desprotegidas, que requieren de la ayuda ya, ahora mismo, no de aquí 4 o 6 meses , cuando les aprueben ayudas nimias que o no llegarán o poco aliviaran sus penurias.

Es una cuestión moral y ética. De comprensión universal.No creo que haya que ser de ningún partido o ideología política para ver que algo no cuadra. Ni en esas cuentas, ni en nuestra condición de ser humano , cuando esto está pasando.

Mi cuenta de la vieja parece ( o es, no lo sé) demagógica pero… lo cierto es que hay miles de personas con una necesidad urgente, mientras un Airbus A400 surca los cielos para ir a no sé dónde…

erquejio2

 

 

 

.

Peinados de teatro.

 

art5

Hace unos días fui al teatro a ver “Art” . Una comedia (aunque yo diría que es una “comedia-reflexiva”) de Yasmina Reza. Se estrenó en Paris , en 1994 y en ese primer montaje ya ganó tres premios Molière.

Me ha encantado. He visto la versión de Pere Arquillué, Francesc Orella y Lluís Villanueva en el Teatre Goya de Barcelona, pero la obra, traducida a más de 35 idiomas, ya se ha adaptado en muchos países del mundo. La primera vez que se vio en España fue en 1998, bajo la dirección de Josep Maria Flotats, quien también actuaba en la obra, junto a Josep Maria Pou y Carlos Hipólito.Y ha habido más. Arte» ha vuelto en otras tres ocasiones a la cartelera madrileña.

Tres amigos, ante un cuadro totalmente blanco, por el que uno de ellos ha pagado 200.000€. Esta es la idea central de Arte esta magnífica obra que, si os la encontráis en vuestro camino, no dudéis en ir a ver.

art3

Mi experiencia de teatro, por eso, no fue de 10. Y no por la obra, ni por los actorazos. No. Fue por la…infraestructura de visión y la gestión del espacio en mi butaca.

Nada puede asegurarte que vas a tener “un buen sitio” en el teatro o en el cine… Es posible que conozcas el local, que sepas que mejor el palco o la fila 10 y que apliques toda tu pericia para encontrar la plaza más idónea de las disponibles. Te crees que lo has hecho bien y sientes una extraña satisfacción interna cuando te sientas, en tu butaca, dispuesto a disfrutar del espectáculo pero… falta que llegue el resto. Y a ver qué toca delante…

peloteatro

Si se sienta uno de estos chicos altos y espigados, o uno tipo armario, o de estos señores que se mantienen erguidos , en posición de firme, o la señora con el pelo cardado de peluquería a volumetría máxima o la que se ha hecho un moño alto ( viste más)…Si el que tienes delante, es uno de “ellos” no te queda otra que la contorsión mientras dura todo el show. Y si a los de las filas de delante, les pasa los mismo, entonces ya no puedes evitar el estar “buscando el ángulo” sin cesar. Es como un bucle, porque por detrás de tu fila, también pasará lo mismo…

A mí me pasó con una chica con “gracioso recogido con pinza y plumero de pelo” …

In this publicity image released by Fox, the character Marge Simpson, from the animated series, "The Simpsons," is shown. Marge Simpson will grace the cover of the November issue of Playboy, on newsstands Oct. 16, 2009. It's a first for the magazine, which has had everyone from Marilyn Monroe to Cindy Crawford to the Girls of Hooters and even the likes of Jerry Seinfeld on the cover. But it's never had a cartoon character before. CEO Scott Flanders says the idea is to attract readers in their 20s to a magazine where the average reader's age is 35. (AP Photo/Fox)

¿Soluciones?: Elaboración de una lista de peinados con los que no puedes acceder a las localidades de platea (especialmente sensibles al estilo Marge Simpson), segmentación de las localidades según altura ( y en las parejas “asimétricas” , manda el más alto) y , finalmente, colocar barras laterales de contención en las butacas,  para impedir los movimientos de vaivén.

La obra, y pese al balanceo derecha-izquierda-izquierda-derecha, excelente.

Cosas que odio de la Nochevieja.

cotillon1Los gorritos de Cotillón

NO me voy a poner nunca más en mi vida un “gorrito de cotillón”.

Odio-profundamente-los gorritos de cotillón. Y no es por ponerme un gorro, es por esa goma infame que me secciona el cuello. Y porque siempre son muy pequeños y me chafan el pelo (que como es una noche “especial” suele estar más trabajado que de costumbre). Estos “packs” made in china (que yo he comprado para hoy, por cierto), además llevan un antifaz con goma de pollo que se suele romper enseguida y unos orificios para los ojos que nunca coinciden con la posición necesaria para la visión. Ya no te quiero hablar si te tocan las gafas y bigote de Groucho. ¿Alguien se puede poner esas gafas de plástico hiriente? La guirnalda para el cuello es lo menos feo pero es…triste. Chafadita, delgadita…pansida ( que viene a ser marchita). Pero mira, te la colocas y lanzas unos “Yujuy” y parece que estés en” el no va más” … Me diréis que la calidad, hace mucho pero también me he puesto gorritos de los “packs de lujo” y siguen siendo igual de incómodos. Esos sí, el collar-guirnalda, con mucha más prestancia.

“Momento Post-uvas”

Otra cosa que no me gusta de la Nochevieja, es el “momento-post –uvas”. Ya me cuesta esperar a las doce para el rito. Es como una cosa a destiempo…A veces, cenas pronto para que no te pille en medio del fregao y te pasas un ratito esperando. Otras, te encuentra engullendo el segundo , mientras alguien prepara a toda prisa los boles de uvas y te los pone delante del plato, con alteración y nerviosismo, porque va a ser !ya!

Pero lo que más odio es cuando ya han acabado las campanadas y yo estoy intentando tragar las casi doce uvas (me cuesta ingerirlas) y la gente ya está brindando y besándose y abrazándose… Y tú, allí, con todas tus uvas en proceso de deglución, sobreviviendo al momento. Es por eso que me plantée el tema de las olivas… Me lo estoy pensando…

Por cierto, en la foto una forma original de servir las doce uvitas ( u olivas). Me lo voy a copiar.

Al margen de estos dos detallitos, me gusta vivir la Noche de Fin de Año como una noche mágica. Esté dónde esté siempre me concentro en unos deseos básicos. Creo en eso de que la “buena suerte” se puede atraer y como esto es un proceso totalmente interior, puedo hacerlo sin levantar sospechas… Con cada uva/oliva, va una petición . No sé si se conseguirá algo con este “rito de atracción de la suerte” pero yo, cada año, lo hago.Eso sí, sin gorro de cotillón, que conste. ; – )

Feliz entrada de año!!!

 

coti2

Curiosidad :

La palabra cotillón es una palabra de origen francés que originalmente significaba enaguas o falda.  Posteriormente también se la incorporó como denominación de un tipo de baile parecido al vals con el que se cerraba alguna fiesta.  Con el tiempo la palabra “cotillón” pasó a designar también las fiestas donde al final se bailaba ese “valsecito”.

Parece ser que ,  cuando llegaba el  momento de bailar el cotillón, o sea el vals,  se acostumbraba repartir algunos pequeños obsequios, confetis, serpentinas, pitos y demás artilugios, para dar mayor alegría y animación la fiesta.

Este baile era una especie de final de fiesta.  Y fue así que cotillón l,  pasó a usarse como denominación de los obsequios, más que la danza en sí misma.  Hoy este cotillón se usa para fiestas nupciales, fin de año, cumpleaños y todo tipo de celebraciones.

Las Bolsas de Cotillón  son esos artilugios , agrupados en  una bolsa metalizada, transparente o de cartón…

 

Tengo una pregunta…

Tengo una pregunta…

Es trascendental.

pregunta2

 

Puede ser que la respuesta, influya en mi suerte del año que viene. Ese 2017 que está, en una esquina, agazapado y atemorizado, a unos días de empezar a trabajar…

¿Puedo comerme 12 olivas, la noche de Fin de Año? El tamaño es bastante similar a las uvas y tienen muchas propiedades nutritivas como los minerales o antioxidantes.

Por supuesto, sin hueso y de las buenas peo… ¿Puedo pasar de las 12 uvas? No me gustan y, además, me provocan ese efecto de atoramiento, con toda esa pasta de uva en la boca, mientras intento seguir con el rito… El momento brindis y besos, es horroroso. Sigo deglutiendo…

Total, no hace tanto que nos las comemos… ¿ Qué pasa? ¿Qué antes del Siglo XIX , no había forma de invocar a la suerte?

¿Por qué no representar mis futuros meses del 2017 con olivas? Los deseos, me los pido igualmente. Por pedir que no quede…

¿Me lanzo a las 12 olivas?

olivas

“Las doce uvas “de la suerte” comenzaron a tomarse de manera masiva en España en la Nochevieja de 1909, debido a un excedente de la cosecha en Alicante. Sin embargo, ya en el siglo XIX existía la costumbre entre los burgueses españoles de comer uvas y brindar con champán para despedir el año. Según la tradición, en la mesa se colocan 12 uvas delante de cada comensal que simbolizan los 12 meses del año y que deben comerse con cada una de las campanadas del reloj, pidiendo un deseo con cada uva.”

 

 

 

Contagiada de inseguridad.

 

 

cotagio2

Sí, estas fotos de la luna, las he tomado contagiada.

Hace un par de días, entraron a robar en la casa de los vecinos de mi madre. Tras hacer unas compras navideñas, entrábamos las dos en el portal cuando nos encontramos: 1) la vecina muy histérica, 2) la policía desplegada y 3) el corrillo de vecinos comentando la jugada.

Sentí empatía por la vecina. Su carácter ya muy teatral de por sí, aún hacia más dramático el suceso, pero a mí me pasó hace unos años y recuerdo, como si fuera hoy, el sentimiento de intromisión-violación de (tu) hogar (templo):  puerta destrozada, cajones abiertos, contenido desparramado, desperfectos, objetos que ya no están y… la sensación de inseguridad. Muy potente.

En estas situaciones, normalmente aparece algún vecino que te comenta otros robos en el barrio, siempre cerca de tu ubicación, aparentemente segura y, entonces, se te contagia “la potente inseguridad “como si fuera el virus de la gripe…

contagio1

Las fotos las he hecho contagiada perdida y viviendo la situación excepcional de que estos días, estoy sola en casa… Son las fotos de la luna más rápidas que he hecho en mi vida…Para poder volver a entrar en casa y encerrarme… Me han robado el momento zen con la cámara,  que le vamos a hacer…

Se me irá pasando el contagio. Los procesos víricos tienen su tiempo, pero se acaban… Eso sí, mientras hacia las fotos, he ido insultando a los jodidos ladrones.Viene a ser como tomar Vitamina C…