#2018

Ya estamos acabando el año. En menos de 48 horas, traspasaremos esa frontera artificial, creada por el hombre para regularnos en el tiempo, y accederemos a un nuevo espacio temporal. No lo haremos todos, que el planeta es muy grande y no nos hemos puesto de acuerdo, en eso del día en el que comienza el nuevo año …Por poner unos ejemplos:  En China, como siguen un calendario lunar, el año nuevo se recibe entre el 21 de enero y el 18 de febrero, en Tailandia el 14 de abril, en Etiopía el 11 de septiembre y en la India, a mediados de noviembre.

Sea cual sea el momento, suele haber una celebración y en cada país, una tradición. Según la ubicación geográfica en la que estemos desarrollando nuestras vidas, nos tocará hacer alguna de estas cosas:  las doce uvas españolas, el beso justo antes de las 12 de los americanos, las lentejas en Italia, el saltar de una silla, de los daneses o el «joya no kane» japonés que hace que se toquen hasta 108 veces las campanas de los templos budistas , en la transición de la medianoche al día uno…

Sea como sea lo hemos estructurado como un rito de deseos y de peticiones. De atracción de buenos augurios. De destrucción de la mala suerte. De metas y objetivos.

Para algunos, es importante. Esa marca temporal, como un post-it en un mar de folios del año de vida que ha pasado, dice: “A partir de ahora: esto, aquello y lo otro”. Para otros, es una Celebración, con todas las letras. Sobre todo, aquellos que dejan atrás los “esto, aquello y lo otro ”, que han ido poniendo obstáculos en el transcurrir del calendario. También están los que lo transitan en el “Pack Fiestas Navideñas”. La única pretensión es pasar un buen rato, en una más de esas fiestas que componen el pack, hasta la Noche de Reyes que ya se acaba la oferta…

Yo, por mi parte, quiero incluir a todas las tipologías en mi felicitación: a los que hacen la lista de deseos, a los que les da igual, a los que lo celebrarán, a los que lo harán otro día y además, preferiría no acortar tanto los plazos y desearos una Feliz Vida. ¿Por qué solo Felicidad en el Año Nuevo? ¿Y los años que vendrán?  ¿Por qué no ampliar el horizonte? Por pedir que no sea…

Así que, a todo aquel que lea esto:

¡Feliz vida entera!

Photo by Florian Klauer on Unsplash

Cosas que odio de la Nochevieja.

cotillon1Los gorritos de Cotillón

NO me voy a poner nunca más en mi vida un “gorrito de cotillón”.

Odio-profundamente-los gorritos de cotillón. Y no es por ponerme un gorro, es por esa goma infame que me secciona el cuello. Y porque siempre son muy pequeños y me chafan el pelo (que como es una noche “especial” suele estar más trabajado que de costumbre). Estos “packs” made in china (que yo he comprado para hoy, por cierto), además llevan un antifaz con goma de pollo que se suele romper enseguida y unos orificios para los ojos que nunca coinciden con la posición necesaria para la visión. Ya no te quiero hablar si te tocan las gafas y bigote de Groucho. ¿Alguien se puede poner esas gafas de plástico hiriente? La guirnalda para el cuello es lo menos feo pero es…triste. Chafadita, delgadita…pansida ( que viene a ser marchita). Pero mira, te la colocas y lanzas unos “Yujuy” y parece que estés en” el no va más” … Me diréis que la calidad, hace mucho pero también me he puesto gorritos de los “packs de lujo” y siguen siendo igual de incómodos. Esos sí, el collar-guirnalda, con mucha más prestancia.

“Momento Post-uvas”

Otra cosa que no me gusta de la Nochevieja, es el “momento-post –uvas”. Ya me cuesta esperar a las doce para el rito. Es como una cosa a destiempo…A veces, cenas pronto para que no te pille en medio del fregao y te pasas un ratito esperando. Otras, te encuentra engullendo el segundo , mientras alguien prepara a toda prisa los boles de uvas y te los pone delante del plato, con alteración y nerviosismo, porque va a ser !ya!

Pero lo que más odio es cuando ya han acabado las campanadas y yo estoy intentando tragar las casi doce uvas (me cuesta ingerirlas) y la gente ya está brindando y besándose y abrazándose… Y tú, allí, con todas tus uvas en proceso de deglución, sobreviviendo al momento. Es por eso que me plantée el tema de las olivas… Me lo estoy pensando…

Por cierto, en la foto una forma original de servir las doce uvitas ( u olivas). Me lo voy a copiar.

Al margen de estos dos detallitos, me gusta vivir la Noche de Fin de Año como una noche mágica. Esté dónde esté siempre me concentro en unos deseos básicos. Creo en eso de que la “buena suerte” se puede atraer y como esto es un proceso totalmente interior, puedo hacerlo sin levantar sospechas… Con cada uva/oliva, va una petición . No sé si se conseguirá algo con este “rito de atracción de la suerte” pero yo, cada año, lo hago.Eso sí, sin gorro de cotillón, que conste. ; – )

Feliz entrada de año!!!

 

coti2

Curiosidad :

La palabra cotillón es una palabra de origen francés que originalmente significaba enaguas o falda.  Posteriormente también se la incorporó como denominación de un tipo de baile parecido al vals con el que se cerraba alguna fiesta.  Con el tiempo la palabra “cotillón” pasó a designar también las fiestas donde al final se bailaba ese “valsecito”.

Parece ser que ,  cuando llegaba el  momento de bailar el cotillón, o sea el vals,  se acostumbraba repartir algunos pequeños obsequios, confetis, serpentinas, pitos y demás artilugios, para dar mayor alegría y animación la fiesta.

Este baile era una especie de final de fiesta.  Y fue así que cotillón l,  pasó a usarse como denominación de los obsequios, más que la danza en sí misma.  Hoy este cotillón se usa para fiestas nupciales, fin de año, cumpleaños y todo tipo de celebraciones.

Las Bolsas de Cotillón  son esos artilugios , agrupados en  una bolsa metalizada, transparente o de cartón…

 

Tengo una pregunta…

Tengo una pregunta…

Es trascendental.

pregunta2

 

Puede ser que la respuesta, influya en mi suerte del año que viene. Ese 2017 que está, en una esquina, agazapado y atemorizado, a unos días de empezar a trabajar…

¿Puedo comerme 12 olivas, la noche de Fin de Año? El tamaño es bastante similar a las uvas y tienen muchas propiedades nutritivas como los minerales o antioxidantes.

Por supuesto, sin hueso y de las buenas peo… ¿Puedo pasar de las 12 uvas? No me gustan y, además, me provocan ese efecto de atoramiento, con toda esa pasta de uva en la boca, mientras intento seguir con el rito… El momento brindis y besos, es horroroso. Sigo deglutiendo…

Total, no hace tanto que nos las comemos… ¿ Qué pasa? ¿Qué antes del Siglo XIX , no había forma de invocar a la suerte?

¿Por qué no representar mis futuros meses del 2017 con olivas? Los deseos, me los pido igualmente. Por pedir que no quede…

¿Me lanzo a las 12 olivas?

olivas

“Las doce uvas “de la suerte” comenzaron a tomarse de manera masiva en España en la Nochevieja de 1909, debido a un excedente de la cosecha en Alicante. Sin embargo, ya en el siglo XIX existía la costumbre entre los burgueses españoles de comer uvas y brindar con champán para despedir el año. Según la tradición, en la mesa se colocan 12 uvas delante de cada comensal que simbolizan los 12 meses del año y que deben comerse con cada una de las campanadas del reloj, pidiendo un deseo con cada uva.”

 

 

 

Feliz Vida.

A los que leen, a los que escriben, a los que comentan, a los que pasaban por aquí, a los que, a veces pasan y a veces, no. Sobre todo, a los que conforman la “pandilla” del Blog Imperfecto. Sin vosotros, ya no sería lo mismo…

Os deseo Feliz Año y Feliz Vida.

Intentad ( que por intentarlo, no quede) ser felices…

N.B1 : Vuelvo a ilustrar con la estrella que he pegado en la puerta de mi casa y que decidí no sacar de ahí…Entre otras cosas, porque no puedo. Le he puesto una cola tan potente que ya sería imposible arrancarla..Con ella ( y el buen rollo que me da), acabo el año  ; – )

N.B 2 :¡Venga! A preparar el cotillón.

2010 : Sé bueno, please.

No se me ocurre una forma mejor que acabar el año 2009 que haciendo una seria advertencia al 2010.

Año Nuevo : Sé bueno y no te pases un pelo que como lo hagas, te eliminaremos y celebraremos el Fin de Año en junio, por ejemplo. Así que, 2010, cuidadín, cuidadín.Los humanos te vigilamos…

Buena suerte a todos!!!!

Espíritu Navideño (E.N.).

1) Si estás en Navidad ( como es el caso)

y

2) sometido ( voluntariamente o no) a toda la parafernalia e infraestructura de estas fiestas (comidas familiares, regalos, adornos, comida de empresa, amigo invisible, cagatió, Papa Noel, etc,,, O sea, todo el pack de la Navidad Total)

lo mejor es que

3) tengas Espíritu Navideño (E.N.).

La razón es simple: si te gusta la Navidad te lo pasarás genial y , en el caso contrario, lo pasarás mal pero más suavemente. El espíritu navideño, en mi opinión, tiene unas dosis justas de conformismo y templanza. Consiste en aceptar a ese cuñado pelmazo o la suegra quisquillosa con absoluto estoicismo y recibir esos regalos infumables con la mejor de las sonrisas. Cuanto menos te rebeles y más espíritu navideño le eches, mejor irá . Este sería el espíritu navideño pasivo (E.N.P).

También está el activo que es totalmente afectivo. Este es cursi y le baila el baile al amor y la felicidad. Consiste en intentar hacer felices a los que quieres hacer felices. A abuelos o padres a los que queremos honrar, los niños pequeños a los que queremos regalarles magia, familiares y amigos con los que nos apetece brindar por la fortuna y la buena vida… El espíritu navideño activo (E.N.A.), en dosis adecuadas ,  es bueno y terapéutico.

La cosa es tener  “E. N”. Puede ser 100% pasivo o 100% activo o un mix equilibrado( ahora activo, ahora pasivo) pero la gracia es intentar pasar estas fiestas sin perderlo ( eso en el caso de que lo hayas cazado).

Como ya escribí el año pasado, casi recién inaugurado este blog ( Ufff!!! Como pasa el tiempo. ¿15 meses de blogger, ya?), yo tengo una tendencia natural hacia esta cosa cursi del Espíritu Navideño. Mentiría si dijera que es 100% Paz y Amor. Es más bien uno de los “mix” : no tendré más remedio que aguantar verborrea etílica , psicológica o  ideológica de algunos de mis compañeros de mesa en estos días pero… activaré la función de E.N.P e intentaré largarme a ayudar en la cocina, a jugar con los niños o, al baño (excusa universal). Eso sí, con la mejor de mis sonrisas y el gorro de Papa Noel encasquetado en mi cabeza .

Así que , ya contagiada del E.N, acabo este post con unas líneas para daros las gracias por leerme y para desearos una feliz, tranquila , divertida, relajada y fantástica Navidad total (incluye, Papa Noel, Cagatió, Nochebuena, Navidad , Sant Esteve, Nochevieja , Fin de año y Reyes Magos!!!).

Que todo sea bueno.
N.B : Chiste Gráfico e-faro ( Web con una excelente muestra de humor gráfico).

Nochevieja : Tipologías

Ya se acaba el 2008 y se va vapuleado y bien maltrecho. El miércoles por la noche, la mayoría de españoles, cumpliremos con el ritual de las uvas ( las aceitunas o el brindis, tanto da) y festejaremos con una alegría desbordada que pasamos al 2009 (que está a la espera, en una esquina, a un par de días de su debut, absolutamente acojonado…).

Tras traspasar las Navidades, ahora nos enfrentamos al disfrute del Fin de Año… Esta festividad está compuesta de dos eventos :

1) la Nochevieja

2) la Comida de Año Nuevo

La Nochevieja es una de las clásicas ocasiones ( junto con la Verbena de San Juan, por lo menos en Cataluña) en las que, por mandato de  ??? Papa Noel ( por decir algo), debemos divertirnos. Pero a lo grande.

A la gente le preocupa que va a hacer esa noche super-guay. Es como un medidor de éxito social  (muy similar al del número de personas que puedes reunir para una fiesta de 40 aniversario) que te indica hasta que punto eres anti social o bien, hasta que punto amas la soledad. Sea como fuere, la población se prepara :

1-. Cenas familiares : Hay quien el tema de la cena lo tiene resuelto. Se celebra en familia. Tras las uvas y las felicitaciones pertinentes , el grupo familiar se desmembra : los más jóvenes salen disparados para celebrar una noche como la de un sábado pero mejor organizada y con más expectativas. Los nuevos adultos, suelen acudir a “tomar una copa” al domicilio de algún amigo (que es el que suele organizar la fiesta) y finalmente, los más mayores que se qeudan un ratito más en el hogar familiar o bien viendo la tele o jugando al bingo .

2-. Cenas con amigos : Siempre hay uno que pringa. O por que lo hace cada año, o por que este le apetecía ( el siguiente es fácil que no reincida) o por que se ha visto obligado ( todo el mundo estaba colgado, incluído él mismo). Durante las semanas previas, hay toques sutiles: ¿Qué haras para Nochevieja? Nada. Nos quedaremos en casa. ¿Y vosotros?. Nada , tampoco. Como vosotros. Estos acercamientos finalmente prosperan y pierde ( o sea , organiza la cena) el que menos aguanta el farol de “Qué bien se está en casa, solitos”.

3-. Cenas organizadas : El Cotillón. Tiene de bueno que nadie se lo curra. Todos disfrutan. Nadie trabaja. Tienen de malo, que suelen ser muy caras en relación a calidad /precio. Tienen de bueno que dan una excusa para emperfifollarse y sentir que es una ocasión especial. Tiene de malo que suelen ser masificadas y, al final, tienes una sensación de boda cutre.

4-. Celebración en pareja : Es una buena excusa ( es una noche de amor…) si se quiere escapar de los planes 1, 2 y 3 mencionados anteriormente. Si con la pareja, vamos bien, se puede convertir en una experiencia memorable. O bien se convertirá en una noche más de cena y tele…Eso ya es cosa de los dos que juegan…

5-. Perderse en algún lugar de estos mundos de Dios : Cada vez más de moda.Irse. Solo o en compañía. Viajar, conocer otros modos . La crisis está haciendo que muchos de los que antes escogían este plan, ahora se vean en un 1, 2,3 o 4, por lo de apretarse el cinturón.

6-. Esconderse : En casa. Cerrados a cal y canto. Irse a dormir pronto. Pasar de las uvas. Despertar en el 2009, como si nada.

En todos los casos, el mayor o menor consumo de alcohol , hará que la noche sea más o menos memorable.

Todos los planes tienen su qué. Todos ellos harán disfrutar a aquellas personas que los hayan elegido voluntariamente. Pero… harán sufrir a los que no. Ejemplos : Hay quien está esperando que lo inviten a una cena y no quiere estar en casa, solo con su pareja. Le parece que es una noche de juerga. Pero nadie parece incluirlo en sus planes. Y está nervioso. Este lo pasa mal. Está el que se quiere perder con su amorcito en casa o en Canarias ( si el bolsillo lo permite) pero está obligado a asistir a la inquebrantable cita familiar de Noche Vieja en casa de sus suegros. Este , también lo pasa mal.

Para rematar, al día siguiente ( ese en el que en la tele, inexplicablemente, nos deleita con saltos de esquí y valses vieneses) hay comida… o no. Esta es una de las comidas que, con el paso de los años, más se va diluyendo de todo el maratón de vacaciones navideñas. Los mayores ( que se fueron a dormir a una hora prudente) y los más jovenes ( que además de estar obligados, se despiertan diez minutos antes del ágape ) son los que pueden mantener la cita. Los adultos que se dedicaron a fiestear, necesitan sus horas de sueño reparadoras y dejar que el estómago acabe de digerir los excesos.

Feliz Nochevieja a los 1,2,3,4,5 y 6.!!!!!!!!

Ahora, solo queda la fase “Reyes Magos”.

mafaldaanonuevo2