Genios…

No pensaba encontrarme con tanto genio, paseando por #Barcelona…

Primero, a Dalí.

Y en una calle cercana- ¡sorpresa!- el maestro Picasso en la puerta de la tienda “El ingenio”.

Ante tal reclamo , y lo que se adivinaba desde la puerta, no puede evitar entrar … ; – )

(Continuará)

 

Versatilidad del ganchillo.

Versátil, ya lo veréis.

¿Una pescadería de ganchillo?De la artista inglesa Kate Jenkins.

Que no falte el pan…

Para estudiar anatomía. De la canadiense Shanell Papp.

¿Joyas? Esta es la especialidad del japonés Miho Fujita .

Y que no falte una intervención urbana en Estocolmo de Julia Riordan.

¿Es o no versátil ? ; – )

En 3D.

Del pintor holandés, Leon Keer, una muestra de sus “Calles en 3D”.

Una ilusión óptica tan perfecta que te hace dudar si es ilusión o realidad.

Es uno de los pioneros del arte callejero anamórfico .

¿De verdad, no es de verdad?

 

El trabajo de Leon Keer, aquí.

Píldoras de Street Art.

Del indonesio WD (Wild Drawing) .

Del británico Smug One.

Y uno de mis favoritos, por su sencillez. El francés OakOak interviniendo en los pasos de cebra…

 

Esculturas en los tejados…

En un paseo por L’Empordà, me encontré con estos bustos, coronando un tejado…Estaban de espaldas.  Su autor los había dispuesto en el lugar preciso para que disfrutaran de las vistas…

 

¿Una escultura en un tejado? Haciendo una búsqueda literal en la red, aparecieron famosas esculturas de edificios históricos. Muy habitual en palacios y catedrales, pero yo buscaba algo más contemporáneo…Además de mis bustos de L’Empordà, añado a la lista, el pescador solitario que hace 15 años, vive en un tejado de La Candelaria en Bogotá.

Me han hecho gracia los extraños caracoles azules que aparecieron en el rejado de la Catedral de Milán hace unos años .

Y la última, es El Headington Shark, un tiburón incrustado en el techo de una casa de High Street en Headington (UK). Está allí desde 1986.Pesa 200 kg y mide 7,6 m de largo. Lo intentaron derribar por “contaminación visual” pero finalmente, en 1992 el Departamento de Medio Ambiente consideró que no dañaba el paisaje.

Aquí está.

Compra impulsiva.

 

-. Ya son suyas. Tiene que dejar la habitación libre antes del mediodía. Es la hora del cierre de la subasta.

No me lo creía. Era científicamente imposible pero… mi fuente era del todo fiable. Estaban en una habitación y había muchas… Era ir a verlas y si las quería, eran mías.

Era una ocasión única. Una compra irrepetible.

¿Serían blancas? ¿Grises, negras? ¿Llenas de lluvia, de granizo? ¿Con rayos y truenos? ¿Gordotas ¿ ¿Etéreas?

Compré el lote entero.

Abrí la puerta y me dispuse a contemplar mi gran adquisición.

Una preciosidad.

Algo único, sí…pero ahora tengo un montón de nubes que no se cómo sacar de aquí…

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Street Art (relatado).

Street-Art de Pejac (en París)

Cada vez hacía más calor. Se oían truenos.

Se asemejaban a unas carcajadas infantiles, distorsionadas y a un volumen que reventaba los tímpanos….

Estábamos desconcertados.

Corríamos, corríamos, corríamos…Huyendo del haz de fuego que aparecía de repente.

Desesperados.

Elegía a uno de nosotros y lo carbonizaba…

Seguimos huyendo pero, por poco tiempo …

Se nos acaba la pared…

 

Ciclos.

De todo lo bonito que había para fotografiar, como este callejón, a mí me dio por el solar en ruinas, que, supongo, en breve se convertirá en un bloque de pisos…

Me gustó ese color azul celeste desvaído. Y el ocre, destacando entre la desolación…

Llámame rara pero, vi  belleza  en los signos del pasado tan evidentes en esas paredes… Supongo que si algún día vuelvo, veré un edificio (ya no sé si bonito o feo)  del que saldrá una madre atareada con sus niños, mientras en el piso del tercero, una mujer riega los espléndidos geranios de su terraza…

Ciclos.

Un poco de “Art” (de Street y de Interior)

Street

Del artista indio Daku. Arte de luz y sombras.

 

En Buenos Aires (anónimo)

De Interior.

En la Cité Internationale Universitaire deParis.

El artista ucraniano Pavel Vetrov, ha decorado al 50% con graffiti.

Y , aunque me gusta mucho un mundo colorista, me pido la mitad blanca… ; – )