Manicomio Redondo .

Conflictos armados, hambre, tiranos, niños soldados, pobreza, radicalismos, terrorismo, corrupción, cambio climático,  …

 

mafalda_manicomio-redondo

Si no lo ha patentado, que corra.

La luna y La Paz de Alberti.

Mientras hacía las fotos de la luna este fin de semana, pensaba que es la misma en Francia, Siria, Nigeria, Sudán … En todo este mundo. Para todos la misma…

Y ha aparecido el maestro Rafael Alberti…

.

Kuna y paz

 

Mirando lo mismo, siendo lo mismo…

La luna es Patrimonio Común de la Humanidad (un concepto del Derecho Internacional).

A la Humanidad, a todos y cada uno de nosotros, nos pertenecen bienes, haberes, derechos e intereses.

“El universo, el cosmos, el sol, las estrellas y la luna. Los espacios atmosféricos superiores en torno a la tierra, los territorios de las regiones polares, los fondos marinos más allá de la jurisdicción nacional y las zonas de alta mar y el espacio aéreo sobre las mismas. “

También poseemos otro tipo de “Patrimonio” que también recoge el Derecho:   A este patrimonio celeste y terrestre se añade el patrimonio espiritual consistente en los derechos humanos fundamentales y en todos los derechos humanitarios que pueden invocarse, así como el patrimonio cultural formado por la propiedad intelectual e industrial y algunos bienes culturales que son el testimonio de la historia de la civilización.

luna1

Y mientras hacia las fotos de la luna, me ha dado por pensar que todos estamos mirando la misma luna. Y que todos venimos del mismo lugar. “Todos evolucionamos en los últimos 100.000 años a partir del mismo grupo reducido de tribus que emigraron desde África y colonizaron el mundo”.

Entonces, siendo todos lo mismo y una única Humanidad, ¿Qué no es está pasando? ¿No seremos capaces de que “la Humanidad” sobreviva otros 100.000 años? ¿Tiraremos a la basura nuestro Patrimonio Común, el terrestre, el celeste y el espiritual?

Somos lo mismo, miramos la misma luna…

Todos somos la Humanidad aunque , a veces , no lo parezca…

luna2

Más tiritas…

 

Esta entrada fue escrita hace ya tres años. Es triste que sea tan actual en tantas cosas….

…………………………………………………………….

 

Plof!  Ya se me ha vuelto a caer. Ahí la veo, a mis pies.

Me pasa cada mañana …Me despierto más o menos contenta ( eso depende del número de horas que he dormido y la calidad de esas horas), me preparo con un cappuccino increíble que me espabila con el aroma y abro la puerta de casa para dirigirme al buzón.

Si todo ha ido bien (últimamente, los del reparto van un poco locos) tengo la prensa matinal, calentita o fresquita (depende de la estación). Mientras realizo todo este proceso matinal, aún no se me ha caído…

Me siento en la mesa de la cocina. En verano, abro las ventanas( pero bajo un poquito el estor) para que el sol no me deje ciega. Hay un rayo concreto, que siempre incide en mis ojos y que tengo que neutralizar. Dispongo el periódico y paladeo mi cappuccino. El olor a papel y tinta me reconforta…Si analizo la secuencia de acciones, puedo constatar que no se me ha caído.

Entonces, llega el momento. Me detengo en la portada : ¿Crisis sin fin?, los últimos casos de corrupción, más recortes y nuevos datos la estafa bancaria masiva. Me doy cuenta que empieza a deslizarse hacia abajo…

Un avance en tratamientos oncológicos infantiles hace que vuelva a ascender. Veo que hay una foto a todo color de los jugadores de la Selección , encantados de la vida. El pie de foto reza : A por la final. Sé que a muchos, esto les hará parar la caída pero yo no soy de esos afortunados.

Paso página e inicio la lectura del estado de la nación. La economía da yuyu pero da mucho más terror, esa sensación de incompetencia sumada a la actitud peleona “Tipo-Comunidad-de –Vecinos” que tienen nuestros políticos.

Ya me está bajando hacia el estómago.

Prefiero ir a Internacional a ver que pasa por el mundo. Más economía, más crisis. Otra página y…Siria. Ya hace tiempo que se me ponen los pelos de punta cuando llego a Siria y es que últimamente, el “Conflicto Sirio” ocupa una sección fija.

Una foto de unos niños . Un bombardeo. Escudos humanos. Niños. Siria. Niños.Siento como se desliza por mis piernas y llega a mis pies . Siento que se me escapa.

Hace ese ¡Plof! atenuado y la veo.

Doy el último trago a mi cappuccino y acabo de leer el periódico. Por fin, llego a la Sección de Deportes. Intento contagiarme del “campeones oe, oe, oe” pero me doy cuenta que es imposible. Esta es la última parte de la lectura y ya llego sin ella. Ahora mismo, no tengo alma. Se me ha caído a los pies…

Me agacho y la recojo. Ya está un poco maltrecha.

Debo recordar comprar más tiritas…