Relatos Breves de Muchas Cosas.

Para este Sant Jordi, día de libros y flores, he hecho una recopilación de los relatos que fui publicando en este blog durante el 2017. Han aparecido varios  temas  que se han materializado al unir todo el material y al hacer este resumen me he dicho: tengo que hacer más yoga…; -)

Primero,  una fotografía del planeta en el que, en un Sant Jordi del futuro, ya no existen las rosas, se vive en bunkers, los seres humanos tienen una caducidad programada, sólo queda una patata en la tierra y el aire puro para respirar se vende en tiendas.

El siguiente bloque, retrata a extraños sujetos y profesiones raras: el banco dónde se guardan los secretos, un comerciante de palabras, un tipo que va saltando por encima de todas las cosas que se le ocurren, otro que viaja a las Antípodas con un traje de buzo espacial, la sala de los personajes no publicados,  la empresa que se lleva las críticas personales para su destrucción,  aquel que va contando las horas , esa mujer que quiere alquilar una nube, el artesano que fabrica las mejores gafas del mundo y un pincel que lo pinta todo de rosa…

Después, el tema delas flores. Se ve que fueron fuente de inspiración… Pero no en plan bonito, no: Un thriller floriográfico y un asesino… Y, finalmente los temas independientes. No se parecen el uno al otro en nada y aparecen, ahí, por arte de magia : una experiencia alienígena de gran alcance y la maldición de ser literal , literalmente.

Lo dicho, necesito algo que me equilibre un poco…

¡Feliz Sant Jordi!

RelatosBrevesdeMuchasCosas

 

NB : Imagen de  Rosapuchalt – Freepik.com

Me voy de crucero.

Me voy de crucero. Lo llaman El Selenis y es una nueva ruta que te lleva por tres mares distintos.

Nunca he ido antes de crucero y no sé qué llevarme… Cenas, bailes, galas…

Tanto compromiso social me complica – mucho- el tema de la maleta. Para las excursiones en los puertos en los que desembarcaremos, sólo hay una opción de vestuario. Eso ya me gusta más. No me tengo que preocupar de qué ropa ponerme cuando visite el Mar de La Crisis, el de La Serenidad o El de la Tranquilidad…

Alquilan los trajes de astronauta.

IMG_0122

Luna de ayer.Cuarto creciente.

Frágil.

Algunas veces, las fotos me escriben una historia (aunque sea una tan distorsionada como esta)…Yo las utilizo, lo sé. Pero…Las fotos aparecen,  me cuchichean las palabras y yo, simplemente, las copio y las pego…

Os tengo que dejar.

Oigo como se acerca la enfermera Pérez.

Distorsión

Estoy en otro plano, supongo que astral. Mientras mi cuerpo se regocija en el agua fresca de la piscina, veo todo lo que pasa a mi alrededor como si estuviera fuera de mí misma, mismamente. Lo he visto muchas veces en las películas y, ahora, me está pasando a mí… En el instante que me doy cuenta de eso, me acojono. Cuando pasa esto, justamente esto, estás jodido. Básicamente muerto o casi…

La mujer que está chapoteando parece estar bien y , la verdad, juraría que soy yo…

Ehhh! Cuidado! Esta brisa me está elevando y estoy perdiéndome mi auto-voyeurismo…Un pájaro, negro y blanco, me mira con extrañeza. Entiendo que no es muy normal que esté dándome una vuelta por aquí pero …Yo que sé. Igual estoy dormida. ¿Una siesta + una digestión pesada? La cosa es que prefiero no despertar: la ola de calor va arrasando España entera y yo estoy muy fresquita en la piscina…

Vengaaaa! Estoy bajando a una velocidad increíble. Wow! Qué subidón de adrenalina! Para, para, para por Dios!!… No sé a quién le hablo pero tengo la sensación que hay alguien, en algún lugar de este colocón onírico. La verdad, ha sido decirlo y me he quedado suspendida, a escasos centímetros del suelo…Una voz interior pero que suena a celestial-dentro-de-un-templo, me dice que debo elegir entre hierba, madera y piedra. Creo que me voy a decantar por la hierba…

Un movimiento me distrae.

Mi yo al fresco, ya sale de la piscina. Veo como se seca con una toalla de aspecto mullido y se estira en una hamaca con un libro… Se mece suavemente… Qué envidia me da. ¿Por qué estaré en este plano , seguro-que-astral, mientras ella disfruta de la experiencia?

Entonces, oigo el cuchicheo. Ya se me acaba el tiempo. Vienen a por mí. Algo pasará: me caeré de la hamaca y me partiré la crisma…O daré una vuelta completa, quedándome atrapada al estilo Gusiluz en la hamaca, mientras me asfixio… Ahora, ya veo la luz. La dichosa luz blanca de la que todos sabemos que tenemos que huir despavoridos… ¿Qué hago? ¿Voy o no voy?…

Los oigo…

Clic.

Se ha quedado dormida en la hamaca… Estará agotada…La he visto de un lado para otro, que si vuelo , que si me elevo…La voy a despertar ya. Es la hora de su medicación– La enferma Pérez está hablando con la enfermera González. Cuchichean. Trabajan en una prestigiosa clínica privada, especializada en trastornos mentales. La enfermera González hará el turno de la enfermera Pérez cuando esta se vaya de vacaciones- Está paciente sufre episodios agudos del Síndrome de Distorsión de la Realidad. –La enfermera Pérez le pasa la carpeta con el historial clínico a la enfermera González.

Con esta, ya han repasado todas las historias clínicas. En apenas unas horas, se estará remojando los pies en la playa…

Balancea la hamaca suavemente y despierta a la mujer.

Yujuuuuu! ( o Romance Paranormal)

Spoiler : Más Autobombo.

Todo esto empieza , en Navidad… Es justamente ,en uno de esos episodios maniáticos de escritura que os explicaba, cuando me topo con el I Concurso de Romance Paranormal de Escribe Romántica.

Me gusta leer de todo pero me gusta mucho, escribir “romántica”. Mi preferencia es el (pseudo) realismo y con toques de humor como se puede ver en “The happy End” y en “Me estrello en sus brazos” .

No tengo un especial interés por el “Romance Paranormal” y es para tenerlo, porque desde Myers  ( Saga Crepúsculo)o Kenyon ( Cazadores Oscuros), la sección de novela romántica está invadida de vampiros, hombres-lobo, etc…Muchos títulos para adultos pero…muchos más en el ámbito juvenil ( y traspasando al infantil. Esta año, en Barcelona, se han agotado las muñecas con aspecto zombie que duermen en un ataud ; – ) ).

Como os decía, esta “especialización” de la novela romántica, no es de mis preferidas así que el hecho de que me fijara en este Concurso tiene un punto de casualidad.

Escribe Romántica es un blog que sigo habitualmente, con el objetivo de aprender. Los consejos y artículos sobre el arte de escribir este tipo de género ( con sus subespecializaciones infinitas ; – ) ) son lo que más me han atraído . Además, de conocer a nuevas autoras ( consagradas o no, esa es la gracia ) y la realidad de este sector editorial. En definitiva, para quien tiene interés en la literatura romántica, este es un espacio muy interesante y útil.

Así que, en una de estas lecturas de Escribe Romántica me encuentro con la Convocatoria de su Concurso. ¿Paranormal? No soy muy hábil en esto, la verdad pero… hay algo que me llama la atención : “El relato debe estar basado en una leyenda o en el folclore de tu país”. Vale.

Es esa frase la que me inspira. Y, con las vacaciones  de Navidad y la tranquilidad de esos días ( que fueron magníficos) me salió un texto ( 10 folios / doble espacio) sobre una leyenda que había conocido un tiempo atrás : Les dones d’aigua ( mujeres de agua). Unas hadas  de la mitología catalana ( aunque también existen en otros lugares), que habitan en lagos o ríos ( siempre agua dulce) , que viven 1000 años y, en algunos casos, se han unido a seres humanos… Todo eso, en el Canigó… ; – )

La leyenda es preciosa. De ahí, nace “Mujer de Agua” y sus protagonistas :  LLuna ( decoradora de interiores neoyorquina ,de padre español y concretamente, de la zona de las mujeres de agua) y Dídac ( propietario de una cadena de hoteles). Dídac contrata a Lluna para la decoración del Resort Dones d’Aigua  en un pueblo ficticio llamado Vellac ( de Vell + Llac  : Viejo Lago) y…

Se podían presentar dos textos y , había sido tan satisfactorio ( el proceso de creación) que ya me rondaban las ganas de atacar un segundo relato. Y, ahí, aparece la Inspiración. Observad que lo pongo en mayúsculas. No se trata de un concepto abstracto que llega y te bendice. Hablo de la otra Inspiración, la que ya considero un poco mía…Inspiracion1971. Inspi, en este blog.

Escribir romántico + Inspi.Parece hecho a medida…

Si algo tiene el blog de Inspiracion1971, es romanticismo. Le propongo una aventura loca : ¿Un relato conjunto? y ella, no se arruga y se lanza de cabeza.Manos, ya, en el teclado.

Elegimos otra leyenda. La riqueza cultural de nuestro país, nos daba muchas posibilidades pero, al final, nos decantamos por el “Hombre-pez de Liérganes”. Es una leyenda cántabra, de un marinero que desparece en el mar y que, cuando lo vuelven a encontrar ( muchos añaos después), ha desarrollado escamas y morfología de pez… Francisco de la Vega Casar, se llamaba este hombre.

La creación del relato se desarrolló de forma cómoda y ágil. Fácil.Divertida.

Escritura colaborativa en estado puro : Una granadina y una barcelonesa, escribiendo sobre un ser mitológico cántabro y localizando la historia en las costas gaditanas. ¿Hay o no riqueza cultural ? ; – ) El relato se titula “Neptuno” y sus personajes son : Joana , una bióloga investigadora del CSIC y Francisco, el patrón del barco de recreo Neptuno. Especialista en apnea. Ella necesita un barco y él…él tiene uno…

El viernes, anunciaron los relatos seleccionados ( 15) que conformarán la antología y que se publicará en Editora Digital y…

Yujuuuuuuuuu!!!! : “Neptuno” y “Mujer de Agua” han sido seleccionados. Nos van a hacer una entrevista para Escribe Romántica y veremos los dos relatos publicados. Es muy chulo y …hasta parece paranormal ; – )

Bien, estamos emocionadas y sólo hemos sido capaces de intercambiar varios Wow! por mail y muchos signos de admiración tipo esto !!!!!!!!!!!!!!.El subidón de adrenalina fue magnífico.

Gracias , Inspi.

NB : To be continued…

La noche de Halloween.

Existen grupos de activistas que, ya hace unos años, estaban alertando de esta situación de invasión. Como suele pasar en las películas, nadie les hizo caso :  los rebeldes no fueron escuchados, las advertencias fueron omitidas y, al final, pasó lo que tenía que pasar.

Estoy escondida en mi casa, esperando que pase la noche y todo esto sea una pesadilla…O por lo menos, que ya no estén ahí fuera… Que se hayan ido de mi jardín… Las oigo reír a carcajadas. Pero son risas histéricas, de las malas … No he encendido la luz y estoy acurrucada en una esquina de mi salón, con el portátil en las rodillas….Me tranquiliza escribir y sentirme conectada al mundo …que espero que aún esté ahí fuera.

Esta mañana, he decidido aislarme. Protegerme de su furia. Ayer, tuve un encontronazo con una pareja de invasores exhibicionistas. Me increparon con frases picantes todo el camino hacia casa.

Me apresuré, sin atreverme a mirar más allá del suelo pero no pude evitar alzar la vista cuando oí aquel extraño siseo…Como la carne al rasgarse…

No ha sido una colonización rápida : las intrusas han estado trabajando sutilmente, año tras año… Te las encontrabas , ya a primeros de octubre, en plena campaña. No había tienda, comercio, supermercado, bar, guardería, colegio, universidad, peñas deportivas, clubs, gimnasios, etc., etc., dónde no se celebrara la fiesta de Halloween. A nadie le importaba ya que las tradiciones de nuestras vigilias de Todos los Santos , fueran menguando hasta convertirse en un recuerdo de otros tiempos, casi prehistóricos… Sin que nos diéramos cuenta, la noche del 31 de Octubre, las calabazas se apropiaban de las calles, los salones, las aulas, los escaparates, los hogares, las cocinas… Calabacitas simpáticas, con iluminación interior, que parecían inofensivas…Hasta que se sintieron seguras e hicieron emerger su verdadera naturaleza.

Mis vecinos , los pobres Señores Mínguez ( que Dios los tenga en su gloria), salieron al jardín, envalentonados , con un gran cargamento de castañas, moniatos y panellets.  Emprendieron a castañazos contras las calabazas pero…

Hoy, las cosas han ido más allá…

Si una calabaza se come a su calabacita…

¿De qué más serán capaces?…

Una cuchara de madera.

Mi madre siempre me decía que ,nunca, jamás, utilizara otra cosa que la madera para remover los guisos. A ella se lo había dicho mi abuela y a mi abuela, su tatarabuela y así, hacia atrás, toda la cadena de mujeres de mi familia habían recibido ese consejo que, con el tiempo, se había convertido en una regla casi sagrada…

Nosotras, las mujeres Sazón, tenemos una característica diferencial que nos hace especiales: cocinamos muy bien…Tan bien que , a lo largo de la historia, hemos conseguido embaucar a amantes, hacer claudicar a enemigos, hemos provocado guerras y , también , tratados de paz…Si eres una Sazón, desde la más tierna infancia, has escuchado todas esas historias mientras en el horno, se iba tostando un pollo de corral, al punto justito. Ese en el que la piel esta doradita y crujiente y la carne blanquita, sedosa, melosa…Nosotras oímos “Juliana” y no pensamos en una mujer…pensamos en el corte de las verduritas en tiras de 3 a 5 centímetros de largo por 1 a 3 milímetros de grueso…

Todas recibimos un gran regalo en nuestro catorceavo cumpleaños : una fantástica cuchara de madera de boj, con nuestro nombre grabado en su mango de una longitud extra-large . Además de ser más larga de lo habitual, la cuchara es más plana que cóncava. Casi que la podríamos llamar pala, pero tampoco…Es la cuchara de las Sazón.

No es una herramienta mágica. Es simple madera de boj y años de aprendizaje y consolidación de conocimientos gastronómicos de generación en generación… Hasta ahora, ninguna de nosotras ha fallado : cocinamos muy bien y tenemos nuestra cuchara…Pero, claro, si alguien de la familia tenía que perder la cuchara , esa era yo.

Lo que es cocinar, se me da fenomenal. Mis amigos me llaman, Manos de Ángel pero en lo que al orden ( y concierto) se refiere, soy un desastre total. Cuando acabo mis suculentos platos, mi cocina parece arrasada por un huracán. Tardo más en recoger lo que ha dado de sí mi proceso creativo en la cocina que en ejecutar las recetas…Es por eso que acabo molida cuando en la mesa hay más de diez personas. Si algo tenemos las Sazón es que no nos vamos a dormir si la cocina ( y la correspondiente cuchara de boj)no relucen como los chorros del oro.

Mi desgracia ocurrió en la mudanza. Después de muchos meses de espera, me habían entregado mi pisito ( con cocina hecha a medida) en un pueblo a unos kilómetros de la ciudad y los nuevos inquilinos de alquiler del que dejaba, me habían pedido avanzar la fecha de entrada. De repente, tuve que empaquetar toda “mi vida” ( incluida la cuchara de boj de las Sazón) en unas pocas horas y con menos cajas de las que hubiese necesitado y si yo ya tengo un problema organizativo de base, sólo me falto la urgencia y el escaso material de apoyo , para que mi mudanza y mis paquetes (incluidas bolsas de basura, con las cosas frágiles envueltas en papel de periódico en su interior, y cerradas con cinta aislante)fueran un verdadero caos.

Sólo recuerdo que la envolví en un paño de cocina de los de rizo ( para que estuviera bien protegida) y la metí en una de esas bolsas negras . Sé que la marqué con una cruz, con la cinta aislante roja pero…nunca más volví a ver la bolsa ni su contenido.

La noticia fue recibida con gran consternación por parte de mi madre, mi abuela, mi tía y mis dos primas. El boj era seleccionado por un ebanista del pueblo y lo hacía en la noche del día de nuestro nacimiento. El carpintero, evidentemente, no guardaba restos de reserva de aquellas maderas : según la tradición sólo se podía crear una única cuchara…

Mi madre, a la que el apellido Sazón le pesó menos que el amor maternal, siguió queriéndome igual pero el resto de las mujeres de la familia me retiraron la palabra. Desesperada, me dediqué a buscar la cuchara de boj que más se asemejara a la nuestra , ya no por las Sazón si no por mí misma. Mis platos no eran lo mismo si no los removía y achuchaba con mi cuchara de madera.

Hace un mes, paseando por un mercadillo de frutas y verduras, me topé con una parada llena de objetos de madera para la cocina: tenedores, cucharas, boles, morteros, ollas, platos…Un hombre anciano, estaba sentado en medio del tenderete, mientras sus manos trabajaban la madera en lo que parecía : ¡Una cuchara!. Iba a empezar a sacar la madera de la cazoleta cuando lo interrumpí y le pregunté si podía hacer la cuchara un poquito más plana. El hombre sonrió y me hizo un signo de afirmación con la cabeza. Mientras continuaba su trabajo me preguntó : ¿Estás casada? Y yo le contesté, para darle conversación y agradecerle su dedicación exclusiva que no había tenido mucha suerte y que el amor, se me escapaba de las manos cada dos por tres. La segunda pregunta se refería a mi trabajo. Le expliqué la verdad : aunque siempre había querido ser cocinera, no había pasado de ayudante rasa en restaurantes de gran prestigio. Casi había acabado cuando me planteó la tercera cuestión que se refería a la cuchara. Le expliqué la historia de mi familia y lo dolida que estaba con su comportamiento por mi extravío involuntario.

Me entregó una cuchara que casi, casi, podía haber pasado por la mía original. Lo único que faltaba, era grabar mi nombre en la madera. Alentada por la buena disposición del anciano, se lo pedí con amabilidad. Me respondió que sí, que lo haría pero que al grabar mi nombre, se activaría su magia . Al oír su cháchara sobre sus poderes mágicos, me arrepentí de habérselo pedido pero, no pude ni quise pararlo cuando las letras empezaron a aparecer en la madera.

Cuando me iba, el hombre se levantó de la silla y puso su mano en mi hombro. Acercó su rostro arrugado y me susurró : la magia estará en las tres preguntas

De vuelta a casa, coloqué la cuchara en el bote que le tocaba, cerca de los fogones, preparada para actuar. Intenté recordar qué me había preguntado el anciano : Si estaba casada, en qué trabajaba y por qué quería una cuchara con aquella forma…Pensé en las preguntas y las respuestas y después, miré la cuchara. La observé detenidamente. La volví a mirar. ¿Qué magia ni qué ocho cuartos?. Era una cuchara bonita, con mi nombre…y casi, casi, como las de la Sazón.

La primera pregunta tuvo su respuesta mágica , unos días después. Tengo un amigo que es muy, muy amigo. Tanto, tanto, tanto, que no me he atrevido nunca a decirle que estoy locamente enamorada de él. Prefiero optar a su amistad que a no tenerlo en mi vida. Disimulo cuando me explica sus últimas aventuras amorosas y aparento normalidad ( pero me muero por dentro). Lo invité a cenar ( para probar mi cuchara nueva) cómo había hecho cientos de veces, pero ese día, tras degustar una deliciosa crema de coco con filamentos de miel crujiente y nieve de cacao puro , me clavó su mirada profunda y me confesó su amor apasionado, acumulado a lo largo de los años…Estamos planeando nuestra boda que deberemos aplazar unos meses porque he conseguido trabajo como Chef en el afamado “Maison Le Ciciricot”. Debía acudir a la entrevista de selección con una de mis mejores recetas . Así que con mi cuchara nueva, preparé una lasaña natural de calabaza y verduritas con una suave compota de manzana gratinada que me llevó directa al puesto de finalista y , tras la recreación del postre sublime del día en el que él me declaró su amor, conseguí el puesto de trabajo. ¡Aún no me lo creo!.

Con estos dos hechos prodigiosos, se me dan las respuestas mágicas a las preguntas que me formuló el señor de las cucharas pero estoy algo desconcertada con la tercera. Sólo recuerdo que le expliqué lo molesta que estaba , sobre todo con mis primas por el vacío familiar al que me estaban sometiendo ya que sólo por afinidad generacional me debían haber comprendido…Se han enterado de mi nuevo trabajo en el prestigioso “Maison Le Ciciricot” y me han llamado para cotillear. Están muertas de envidia : todas las mujeres Sazón queremos ser cocineras…y lo mío, es un éxito sin precedentes.

Las he invitado a cenar… Para hablar y para limar asperezas…He encontrado una receta sorprendente : una ensalada de tréboles, endivia y canónigos, con cebolla caramelizada y semillas de beleño. No sé como conozco los efectos del beleño pero sé que la ingestión de  más de 150 semillas por adulto puede ocasionar la muerte. Y que produce dolor de cabeza, embriaguez, retención de orina y espasmos de los músculos de la mandíbula.

Mi ensalada, no lleva más de 100 semillas así que no hay peligro vital…y aunque tenga efectos secundarios, el plato es delicioso.

¿O he puesto 300 semillas en la ensaladita?…Mira, no lo sé. Soy tan despistada y tan, tan desorganizada que hasta perdí la cuchara de las Sazón, en una simple mudanza…

Este es otro objeto de mi libro “Objetos Sencillos que tienes en casa” que podéis leer, al completo, aquí : http://objetosencillos.soopbook.es  o descargarlo en formato epub en la tienda ( es gratuito). Link directo.

 

Things…

Hay veces que pasa.

Los que escriben relatos, novelas, blogs o diarios lo saben muy bien. Aunque cada uno funcione de una forma diferente, todos hemos sentido esa necesidad de crear una historia, que no sabes muy bien cómo ha aparecido en tu cabeza pero que no puedes sacártela de ahí ( tampoco en plan obsesivo, se entiende).  Todos los que escribimos por placer, sabemos la sensación de alivio , de satisfacción , de disfrute  ( que es de lo que se trata), cuando la historia emerge en la tipografía del Word y, aquello, toma forma y se deja leer.

Ese momento difícil para ponerle punto y final…

Los caminos son diversos : hay quien escribe bien bajo presión, otros necesitamos relax y aislamiento. Unos tienen tiempo, otros tenemos la sensación que lo robamos de aquí y de allá cuando la necesidad apremia . Unos se lo repasan , lo modifican y lo reescriben, otros nos lanzamos a la piscina sin demasiados miramientos.

Pero, al final, todos conseguimos no dejar atascadas esa encadenación de palabras que pugnan por salir.Las últimas de las mías están colgadas en La Fábrica de Bestsellers.

Esta vez, han tomado forma de relato breve en dos partes: Martínez & Things (I) y Martínez & Tings (II) .

Y, sí, ha sido muy divertido escribirlo.

Nota : Todo esto lo digo el día en que guión deja de escribirse con tilde ( guion???) y , también, pearcing deja de existir para pasar a ser pirsin. Nueva Gramática…