Thea.

Tras la muerte de varias plantas de interior que estaban en mi cocina, inicié una fase de duelo interno y dejé de tener plantas vivas. Además, en IKEA encontré unas plantas falsas que me ayudaron a superarlo. No había que regar, no había que preocuparse si las hojas se ponían marrones o se arrugaban… Todo más aséptico… Se acabó la comunicación con la planta cuando la regaba. La relación era más fría, pero más fácil…

Después, la sustituí por un cactus de tela que, en realidad, es un tope para puertas. Me enamoré de ese cactus de aspecto simpático y que no pinchaba cuando lo transportaba de la mesa a la encimera.

Ahora, está en otro lugar de la casa porque, mi madre, alarmada ante mi falta de “plantas naturales” me ha regalado un Calathea.

Es muy bonita y ya la llamo Thea cuando la riego…

 

 

NB : Calathea o calatea pertenece a la familia de las Marantaceae. Es originaria de las selvas húmedas del centro y sur de América, sobre todo de Brasil y Perú.

NB 2 : El cactus sigue conmigo…

 

Cactus de piedra (DIY facilísimo)

 

piedras1

Piedras.

p1

No sé por qué, cuando voy de paseo por el campo o por la playa, se me activa un radar-de-búsqueda-de piedras… Una gran tontería, lo sé…

p2

Si encuentro una que me guste, la voy cargando toda la caminata … pero…Lo hago. No tiene explicación… Es uno de esos Expediente X de los humanos.

piedra1

Este DIY de las piedras-cactus, me ha encantado y mi próximo objetivo va a ser buscar el material. A ver qué sale…

piedras

El “Ojos que no Ven”.

En mi inventario de especies para mi “Human(zoo)lógico” particular, hay los siguientes especímenes analizados :

El Vampiro de Energía

El Yoísta-Cactus

El Esponja

El Sabelotodo Plus

En esta ocasión, he dado con:… Tachán!!!! El Ojos-que-no-ven “.

humanos

Out of sight, out of mind

El Ojos que no Ven es un ser humano que pertenece a un núcleo -otros seres humanos unidos por familia, amistad , trabajo, etc.-pero no suele aparecer por allí ( por el núcleo, digo). De vez en cuando o alguna vez… Y si hay problemas, ya-veremos-si-voy. Esto hace que no sufran por los estímulos externos cuando vienen mal dadas. No obstante, pagan un alto peaje : tampoco disfrutan de los buenos momentos. En realidad al “Ojos que no Ven” esto le trae al pairo. Lo importante para él es no ver y no sufrir.

Hay una sub-especie que puede derivar de un cruce evolutivo con el “Sabelotodo Plus” y es el “Ojos que no Ven Pero sé más que Nadie” que la única vez que aparece, interviene, desorganiza, pontifica, interfiere e incluso critica.

Es bueno tenerlos detectados para , en caso de encontrarse a un Vampiro de Energía, a un Yoísta-Cactus, a un Esponja, a un Sabelotodo Plus o a un Ojos que no Ven….huir!

Hay que correr lo más rápido que se pueda, en dirección opuesta…

 

NB : Próximamente / Coming soon : El “Yo soy así” ; – )

 

 

El yoísta y la personalidad cactus.

 

Nota: Esta es una de las entradas más leídas en este Blog durante los últimos cuatro años…

 

Yoísmo/ Egoísmo: (…)Etimológicamente viene de ego [yo] e ismo [práctica], por lo tanto significa la práctica de ser yo (…) Wikipedia, dixit.

Yo ( ja!) añadiría :  “la práctica de ser yo, sobre todas las personas, situaciones y cosas”.

El yoísta , suele ser egoísta , egocéntrico y narcisista. Son características bastante comunes en esta patología pero la que se impone es la “ausencia-total-de-empatía”.No es capaz de ponerse en el lugar del otro , simplemente lo usurpa y lo convierte en :

Yo, más.

Yo, peor.

Si le hablas de un mal momento ( p.e. : una enfermedad ), el yoísta no sólo no te dejará explicar tu vivencia( que es , muchas veces, vaciar, desahogarte, consolarte..)si no que te relatará ( con todo tipo de detalles) las suyas o de los suyos que, evidentemente, son peores , más dramáticas o más interesantes que las tuyas.

Nunca podrás decir que sufres. El yoísta sufre, más.

No se te ocurra quejarte de tu suerte . El yoísta siempre estará peor que tú.

Yo, también.

El yoísta del también no es más dramático o peor que “lo tuyo” ( aunque se dan casos mixtos en los que se mezcla, el “más” y el “peor” con el “también“) :por ejemplo , relatas un viaje reciente, acabas de llegar y estás expansivo. El yoísta te corta , el también ha visitado esa ciudad o, también se lo pasó genial en otra, que te recomienda fervientemente.Esto ocurre en cualquier tema de conversación que se produzca.

La mayoría de las veces, no se da cuenta de que lo es. Es posible que lo reconociese, objetivamente,  si lo grabáramos y después, le hiciéramos escuchar su propia voz , a la vez que contabilizamos las veces que dice “yo” o se refiere a sí mismo. Aún así, no lo probeís. Ser yoísta es un grave defecto de la personalidad que , pocas veces , es reconocido. Es más, el yoísta tiene tendencia a convertirse en mártir.

La falta de empatía y su inmersión en su ombligo, los convierten en personalidad cactus. Te acercas una vez y te pincha con su yoísmo pero piensas ” es mi amigo”, “es mi suegra”… Te acercas una segunda vez y el cactus te vuelve a pinchar. ¿No te estoy explicando que he ido a urgencias, con mi padre y un infarto? ¿Qué más me da que a tí te trataran fatal cuando fuíste, tú, a urgencias, hace cinco años, por áquel terrible dolor en la cadera que no te dejaba vivir y que te dolía más que a ningún ser humano de este planeta? .

Llega la tercera ocasión y el “yoísta” está preparado para pinchar de nuevo. No olvidéis que es un cactus. Es entonces cuando se activa nuestro modo “No pain”, “No dolor” y decidimos que vamos a esquivar la espinita.  Te alejas del cactus y no te pinchas más.

Lo mejor es huír del yoísta y dejarlo con su yo.

Ya se las apañarán ellos dos…

Imagen : http://soyunyuyo.com/tag/cactus/

El yoísta y la personalidad cactus.

Yoísmo/ Egoísmo: (…)Etimológicamente viene de ego [yo] e ismo [práctica], por lo tanto significa la práctica de ser yo (…) Wikipedia, dixit.

Yo ( ja!) añadiría :  “la práctica de ser yo, sobre todas las personas, situaciones y cosas”.

El yoísta , suele ser egoísta , egocéntrico y narcisista. Son características bastante comunes en esta patología pero la que se impone es la “ausencia-total-de-empatía”.No es capaz de ponerse en el lugar del otro , simplemente lo usurpa y lo convierte en :

Yo, más.

Yo, peor.

Si le hablas de un mal momento ( p.e. : una enfermedad ), el yoísta no sólo no te dejará explicar tu vivencia( que es , muchas veces, vaciar, desahogarte, consolarte..)si no que te relatará ( con todo tipo de detalles) las suyas o de los suyos que, evidentemente, son peores , más dramáticas o más interesantes que las tuyas.

Nunca podrás decir que sufres. El yoísta sufre, más.

No se te ocurra quejarte de tu suerte . El yoísta siempre estará peor que tú.

Yo, también.

El yoísta del también no es más dramático o peor que “lo tuyo” ( aunque se dan casos mixtos en los que se mezcla, el “más” y el “peor” con el “también“) :por ejemplo , relatas un viaje reciente, acabas de llegar y estás expansivo. El yoísta te corta , el también ha visitado esa ciudad o, también se lo pasó genial en otra, que te recomienda fervientemente. Esto ocurre en cualquier tema de conversación que se produzca.

La mayoría de las veces, no se da cuenta de que lo es. Es posible que lo reconociese, objetivamente,  si lo grabáramos y después, le hiciéramos escuchar su propia voz , a la vez que contabilizamos las veces que dice “yo” o se refiere a sí mismo. Aún así, no lo probeís. Ser yoísta es un grave defecto de la personalidad que , pocas veces , es reconocido. Es más, el yoísta tiene tendencia a convertirse en mártir.

La falta de empatía y su inmersión en su ombligo, los convierten en personalidad cactus. Te acercas una vez y te pincha con su yoísmo pero piensas ” es mi amigo”, “es mi suegra”… Te acercas una segunda vez y el cactus te vuelve a pinchar. ¿No te estoy explicando que he ido a urgencias, con mi padre y un infarto? ¿Qué más me da que a tí te trataran fatal cuando fuíste, tú, a urgencias, hace cinco años, por áquel terrible dolor en la cadera que no te dejaba vivir y que te dolía más que a ningún ser humano de este planeta? .

Llega la tercera ocasión y el “yoísta” está preparado para pinchar de nuevo. No olvidéis que es un cactus. Es entonces cuando se activa nuestro modo “No pain”, “No dolor” y decidimos que vamos a esquivar la espinita.  Te alejas del cactus y no te pinchas más.

Lo mejor es huír del yoísta y dejarlo con su yo.

Ya se las apañarán ellos dos…

Imagen : http://soyunyuyo.com/tag/cactus/