Gente nueva.

Estos días he conocido a mucha gente nueva. El motivo, que ya está solucionado, ha sido un ingreso hospitalario de mi madre.

Entre familiares de otros enfermos, los otros enfermos, el personal sanitario de todos los turnos, de Urgencias, de planta y los médicos, he estado interactuando con muchas versiones del espécimen humano.

He conocido, familias aparentemente “ideales” que, en la soledad de las salas de espera o de la habitación, se dejaban ver como eran en realidad: no tan “ideales”. Enfermos insolentes a los que solo les importaba su yo. Enfermeras y enfermeros, de mal humor, con cero empatías…Cotilleos, críticas, discusiones…Pero, no os asustéis, era el grupo más pequeño.  He conocido, también, a personas encantadoras, leales, serviciales, amigables, empáticas… Dispuestas a ayudar sin conocerse. Preparadas para conciliar y aplacar. Creadores de risas discretas que hacerse eco, en aquellos pasillos tan llenos de incertidumbre.

Photo by Ashley Whitlatch on Unsplash

Las personas son las que marcan la diferencia. En todos los ámbitos: amistad, familia, trabajo. En todas las profesiones. En todas las facetas…

Te puedes encontrar de las que te lo van a poner difícil, pero, estadísticamente, es más probable que te topes con alguien que no te va a disturbar. Es más, es posible que te ayude de alguna manera y eso, me ha dejado un poco más tranquila.

Muchas mañanas, leyendo el periódico, pienso que las personas que habitamos el planeta, vamos a peor. Pero estos días en el Hospital, me he encontrado a muchas-buenas-personas.

Y lo mejor, y la esperanza no está en lo de “buenas personas” … Está en lo de “muchas”…

Photo by MARK ADRIANE on Unsplash

 

El sparring.

Poco a poco, estoy creando un catálogo de personalidades para mi Human(zoo)lógico particular. Hasta ahora, he catalogado a los vampiros de energía, los yoístas tipo cactus, los esponja, los sabelotodo plus, los ojos que no ven , los críticos porque sí y  el yo lo hago todo pero no.

Hoy, presento al Sparring.

Del ingl. sparring [partner] ‘[compañero] de entrenamiento boxístico’.

  1. m. y f. Persona con la que se entrena un boxeador para preparar un combate. U. t. en sent. fig. Está preparando el debate con un sparring.

Este tipo de espécimen va recibiendo impactos de su entorno. Suele ser el sujeto del grupo (familia, amigos, entorno laboral,) al que le llegan los problemas. Los impactos. Le van diciendo:  una deuda importante, un dolor, arreglar un papeleo, una crisis emocional, un problema en el trabajo, un …Estos problemas no los suele tener él y si los tiene, actúa de auto-sparring pero es receptor de los impactos de los demás que suelen confiar en él: o para que lo solucione o para que lo escuche, a modo de terapia.

Al que le toca ser sparring, le viene por personalidad y por posición jerárquica (formal o informal) en el entorno en el que se mueve. Puede ser de tipo flexible o rígido. El sparring flexible es el que mejor lo tiene. Ha aprendido a lidiar con los impactos, colabora, ayuda, actúa, pero está acostumbrado y es flexible. Puede encajar bien pero también, moverse con agilidad por los alrededores del tema. El rígido es un sparring que sufre. Es como un tótem, una columna sólida, pero, a la vez, muy rígida que va absorbiendo cada impacto con las vibraciones subsiguientes.

En ambos casos, sea un espécimen flexible o rígido, el sparring es buena gente.

Recibe, digiere y, si puede, intenta ser resolutivo, consolador o conciliador. A veces, por eso, su misión es imposible.

Hay dos peligros para él : 1) que de tanto recibir los impactos del entorno, no pueda gestionar los suyos y 2) que, de tanto impacto, acabe lelo.

Si hay un sparring en tu vida, cuida de él.

Human(zoo)lógico

El Vampiro de Energía

El Yoísta-Cactus

El Esponja

El Sabelotodo Plus

El Ojos Que No Ven

El Crítico porque sí

El Yo lo hago todo pero no

 

El “Yo lo hago todo, pero no”

Hasta ahora , mi Human(zoo)lógico particular se compone de :

El Vampiro de Energía

El Yoísta-Cactus

El Esponja

El Sabelotodo Plus

El Ojos Que No Ven

El Critico-Porque-Si

Y ahora, se suma el “Yo-Hago-Todo-Pero-No”

Este es un espécimen del Human(zoo)lógico cuya característica principal es atribuirse todas las acciones que requieren esfuerzo y compromiso en el círculo familiar y social.

Cuidados, gestiones, interés, soluciones, compañía, … parece que, todo, lo “haga” él. Suele reivindicar la eficacia de sus acciones y su estrés por las múltiples cosas que hace. Si no es por él, el barco se hunde. O el mundo se acaba, eso ya depende del grado de intensidad del espécimen.

Lo más curioso es que, aunque el mundo externo es totalmente consciente de la realidad, que suele ser que son los demás, los que en silencio y sin tanto espectáculo de promoción, van haciendo y solucionado, él cree todo lo contrario.

Eso es lo peor de este sujeto: se lo cree. Esa es la opción más benévola: su distorsión de la realidad es tal que roza lo patológico, pero…hay una opción malvada: sabe que no hace nada pero, oye, la gloria se la quiere llevar sea como sea.

Cuando te encuentras con un “Yo lo hago todo, pero no”, lo mejor (aunque haya que hacer un ejercicio de contención en la respuesta) es dejar que se autoproclame “el hacedor” y que se vaya lo más rápido posible para que los demás puedan seguir haciendo.

Habitualmente, son sujetos inútiles…

Nb : Y que conste que he puesto esta ilustración por lo de inútil pero, yo creo que la primera rebanada del pan de molde, sirve para que no se seque tanto la que viene a continuación… ; – )

Test de Personalidad Easy Going ( PEG)

Contesta SI/NO a estas 10 afirmaciones:

1-. Prefieres el diálogo a la confrontación.

2-. Buscas los términos medios, la conciliación.

3-. Odias la violencia en todos sus formatos.

4-. Te dan rabia los testarudos que no atienden a razones y, aun así, intentas razonar con ellos.

5-. Te entrenas, cada día, en eso de la empatía e intentas ponerte en el lugar del otro, antes de juzgar al otro (aunque lo juzgues).

6-. Tomas tus decisiones teniendo en cuenta el footprint emocional. Intentas no hacer nada que duela.

7-. Si te equivocas y la cagas, intentas re-direccionar y aprender del error. Unas veces, lo consigues y otras no pero siempre lo intentas.

8-. Tu lema es “No molestar” (esperando que no te molesten a ti…).

9-. Basas la convivencia, las relaciones, la amistad, la familia y todo sistema social mínimamente, con absoluto respeto. Respetas las diferencias, las opiniones, los colores, las religiones. Tienes los/las tuyas y dejas que los demás tengas los/las suyas. Sin interferencias.

10-. Crees en la sonrisa, como arma de pacificación masiva, y siempre intentas practicar. Solo o acompañado.

SULAWESI or CRESTED BLACK MACAQUE (Macaca nigra).   Sulawesi, Indonesia.

Resultados del Test PEG:

Si cumples estos diez requisitos, eres un “easy going” total. Alguien fácil y fluido con el que da gusto compartir un trocito del espacio vital.

Si vas al 50%, eres “easy” pero aun no “going”. Hay que seguir entrenando.

Menos del 50%: nada que decir porque seguro que no estás leyendo esto…

Experiencia de campo:

He puesto en danza estos 10 puntos y los he testado. El 100% de los que me rodean se consideran “easy going” totales. Dicen que “Sí” a todo ( y me incluyo) .

Es posible que tengamos un problema de subidón de ego o de percepción distorsionada de la realidad pero, todos , según el experimento, somos gente fácil… También es fácil que todos los que hayáis contestado mentalmente a estas “afirmaciones” , seáis “easy going”… Por lo menos, en el papel ( o en este post).

Conclusión:

La mayoría de personas son easy going…

paz

El Sofisma:

En modalidad sofisma : si la mayoría de humanos somos easy going  y si los easy going se entienden, la mayoría de humanos se entienden…Concilian, se ponen de acuerdo, aúnan esfuerzos.

Entonces, es cuando los easy going del mundo (teóricamente, mayoría) miran al mundo: guerras, injusticias, radicalismos, violencia, corrupción, totalitarismo, egoísmo , etc….

Algo no cuadra…Supongo que, por eso, es lo del easy going es un sofisma…

 

eag

NB 1 : Fuente Wikipedia : Una falacia (sofisma) es, según la definición de Irving Copi, un razonamiento lógicamente incorrecto, aunque psicológicamente pueda ser persuasivo.

NB 2 : Foto del Mono ( Macaco): El fotógrafo profesional David Slater  visitaba el Parque Nacional del norte de Sulawesi, en Indonesia. Un mono macaco robó su cámara  y luego, se hizo un selfy…

El “Critico-porque-sí”.

 

En mi inventario de especies para mi “Human(zoo)lógico” particular, hay los siguientes especímenes analizados :

El Vampiro de Energía

El Yoísta-Cactus

El Esponja

El Sabelotodo Plus

El Ojos Que No Ven

Hoy añado un espécimen más para el Human(zoo)lógico de este Blog : el  Critico-porque-sí.

El crítico-porque-sí es un ser humano que critica sin ningún objetivo. No hablo de la constructiva o de la del que te quiere. Esta es la crítica que no es por tu bien, no es para ayudarte, no sirve para nada. No construye. La cosa empieza con un “yo-no-te-lo-quería-decir-pero” o “me-sabe mal-pero” y continua con una crítica concreta que recae en ti y/o tu entorno más cercano.

La crítica-esa-tonta no es útil. No aporta soluciones. No cambia tu vida. Lo único que hace es importunarte.

Y es que una crítica, importuna. Irrita. Fastidia. Te deja mal. Sí que es verdad que hay grados y grados. Que depende del tema que toca la crítica en cuestión y depende, también, del nivel de credibilidad y de respeto que le damos al que la hace, pero…en mayor o medida, no hay persona a la que una crítica no le afecte…Aunque sólo sea por unos segundos…

montt_criticaDe Montt

Estudios clínicos sobre el efecto de la crítica en nuestro cerebro, nos dicen que efectivamente, recordamos con mayor detalle y lucidez los momentos desagradables que los felices. La misión de nuestro cerebro, es que nos adaptemos a los cambios para sobrevivir y evolucionar así que las sensaciones desagradables se interpretan como una amenaza a la que hay que combatir y nuestro complejo sistema mental las analiza con más profundidad que las situaciones de éxito para salir victorioso. Por eso son más permanentes en nuestro recuerdo, alta tecnología cerebral. El objetivo final es que, como especie, estemos preparados para superarlas…

En cambio, los éxitos o elogios se procesan en un pim-pam. La proporción de buenas sensaciones que debemos tener para compensar una mala sensación es de cinco. Cinco buenas para neutralizar una mala…

gris

Y mira que complejo es el ser humano que aunque nos importe un bledo el que opine y lo que opine, la crítica-esa-tonta se queda zumbando en la cabeza…Es una amenaza…

Y como se necesitan cinco elogios para compensar, lo mejor es que cuando veáis venir al critico-porque-sí, salgáis corriendo. Es una conducta de supervivencia, de base evolutiva, necesaria para perpetuar la especie…

critica

NB : Según un estudio de la Universidad de Stanford, la mayoría de personas sólo pueden procesar una crítica a la vez. Podemos estar dispuestos a ser criticados, pero no procesamos bien varias críticas ya que nuestro cerebro se concentra en analizarlas una a una.

 

 

El “Ojos que no Ven”.

En mi inventario de especies para mi “Human(zoo)lógico” particular, hay los siguientes especímenes analizados :

El Vampiro de Energía

El Yoísta-Cactus

El Esponja

El Sabelotodo Plus

En esta ocasión, he dado con:… Tachán!!!! El Ojos-que-no-ven “.

humanos

Out of sight, out of mind

El Ojos que no Ven es un ser humano que pertenece a un núcleo -otros seres humanos unidos por familia, amistad , trabajo, etc.-pero no suele aparecer por allí ( por el núcleo, digo). De vez en cuando o alguna vez… Y si hay problemas, ya-veremos-si-voy. Esto hace que no sufran por los estímulos externos cuando vienen mal dadas. No obstante, pagan un alto peaje : tampoco disfrutan de los buenos momentos. En realidad al “Ojos que no Ven” esto le trae al pairo. Lo importante para él es no ver y no sufrir.

Hay una sub-especie que puede derivar de un cruce evolutivo con el “Sabelotodo Plus” y es el “Ojos que no Ven Pero sé más que Nadie” que la única vez que aparece, interviene, desorganiza, pontifica, interfiere e incluso critica.

Es bueno tenerlos detectados para , en caso de encontrarse a un Vampiro de Energía, a un Yoísta-Cactus, a un Esponja, a un Sabelotodo Plus o a un Ojos que no Ven….huir!

Hay que correr lo más rápido que se pueda, en dirección opuesta…

 

NB : Próximamente / Coming soon : El “Yo soy así” ; – )

 

 

Human(zoo)lógico: El sabelotodo Plus

burrosapiens

 

En otros posts, he definido diferentes tipos de humanos , en base a su relación con la energía y como la transforman:

1) El vampiro de energía : Aborben la energía positiva de sus congéneres. Te dejan mal.

2) El yoísta -cactus : El “yo, peor” o el “yo, también” que te llega a pinchar, cual cactus.

3) El esponja: Absorben la energía negativa de sus congéneres. Te deja bien, los dejas mal.

El último, por mártir heroico y por su vocación de terapeuta, es al único que al que voy a dejar fuera de la nueva combinación explosiva : vampiro de energía+yoísta+cactus+¡Tachán Tachán!!!! : El sabelotodo.

 

knowitall-300x254

¿Qué no sabrás tú que él no sepa , tras haber ido y vuelto varias veces de no sé donde ? , ¿Qué dirás tú que él no contradiga, afine, matice o sentencie , tras haber dejado claro que ha ido y vuelto de ese lugar al que dice que nosotros estamos yendo?…

Este tipo de personalidad  no funciona en modo “monólogo”. Me explico : cuando ya estás cansado de todo lo que sabe, de todo lo que absorbe y de todo lo que “también y más”, decides conectarte a la función monólogo : escuchas ( aparentando o no interés) y dejas que el tiempo pase y eso se acabe …

El sabelotodo plus requiere de feedback. Sólo funciona cuando el otro interactúa y le da pié. Su idea básica es demostrar que sabe más y las idas y venidas del “cuando tu has ido, yo he ido y he vuelto”, también son más. Por lo tanto, sólo hay una salida posible : NO contactar( o lo menos que se pueda) con el sabelotodo plus. Y si no hay más remedio, asumir el papel de ignorante por un ratito: No hablar. No intervenir. Situarse en la opción “sonrisa vegetativa” y nunca, nunca, mirar a los ojos del sabelotodo plus. Un gesto de las cejas , es suficiente estímulo para que se crezca.

 

contacto ocular

Ya tenemos otro especímen para mi zoo de personalidades humanas… Esto me ha recordado un símil muy bueno ( del que no sé el origen) de las tipologías de personalidades que asisten a una reunión y su correspondencia con el mundo animal. ¡Es que el sabelotodo plus me ha recordado al mono!.

Es una metáfora de gran utilidad para aquellos que deben manejar grupos y un clásico de las dinámicas . Nunca lo he olvidado y , la verdad, lo he utilizado y lo sigo utilizando cuando estoy inmersa en alguna actividad grupal. Identificar a los animales que asisten a una reunión de vecinos ( por ejemplo), puede ser de gran ayuda para el Presidente de la comunidad. Y lo mismo para una charla entre amigos o una reunión de trabajo…De gran versatilidad.

reuniones

Ahí va ( por si os es de utilidad):

TIPOLOGÍA DE PARTICIPANTES EN UNA REUNIÓN:

En toda reunión oratoria encontraremos diferentes tipos de participantes: habrán personas alegres, complacientes, burlonas, conflictivas y hasta indiferentes. Debemos conocer las acciones que suelen realizar cada una de estas personas y la manera de tratarlos para salir airosos de cualquier lance oratorio. A continuación, describiremos “zoológicamente” los diferentes tipos de público que solemos hallar en una reunión oratoria.

1° PERRO (AGRESIVO):

Es el participante que “muerde”, que ataca, que ve al orador como a un enemigo al que hay que vencer. Si el orador demuestra superioridad y tacto, en su trato con él, el “perro agresivo” se replega y no lo vuelve a atacar. Suele subordinarse ante quien considera superior. Si uno se enfrasca en una discusión con él, se estará creando un enemigo peligroso.

Acciones que realiza:

• Frases agresivas
• Quiere ridiculizar al orador.
• Crea atmósfera negativa en la reunión.

Como tratarlo:

• No tomar sus ataques como algo personal.
• Recordarle los acuerdos pactados.
• Preguntarle soluciones concretas.
• No luchar con él, elevar y/o respetar su ego personal

 

2° CABALLO (POSITIVO).

Es el participante educado, con él se puede iniciar un debate serio y alturado. Es una persona que tiene conocimientos básicos sobre la materia que se expone y que quiere incrementarlo a través de su condición de oyente y por medio de preguntas correctamente formuladas para absolver sus dudas. Si ve que el orador domina el tema le hará preguntas, si ve que no lo domina no lo molestara.

Acciones que realiza:

• Asiente positivamente.
• Es educado.
• Preguntas y respuestas concretas.
• Es constructivo.

Como tratarlo:

• Pedir su ayuda.
• Protegerlo de sus atacantes.
• Agradecer sus acciones.
• No encargarle trabajos sin importancia.

3° MONO (SABELOTODO):

Es un participante muy peculiar, quiere demostrar que “todo lo sabe”, incluso se atreve a dar recomendaciones al expositor. El “mono” interviene en toda oportunidad que se le presenta -sólo para lucirse- interrumpiendo muchas veces, la exposición del orador. Suele hacer preguntas y dar respuestas que nada tienen que ver con el tema central. Es un exhibicionista irreprimible.

Acciones que realiza:

• “Lo sabe todo”.
• Parece que aprende
• Preguntas y respuestas intrascendentes.
• Le encanta lucirse.

Como tratarlo:

• Ser concreto.
• Preguntar detalles.
• Establecer reglas claras.
• No darle mucho papel protagónico

4° RANA (EL PARLANCHIN):

Es el participante que tiene predilección por intervenir en todo momento, no por el hecho de contribuir con sus ideas u opiniones sino por el solo hecho de escuchar su voz; le gusta hablar todo el rato. Si bien la “rana” no representa un peligro para el orador, si resulta un peligro para la reunión propiamente dicha pues interfiere con el tiempo o cronograma establecido.

Acciones que realiza:

• Le gusta oírse.
• No respeta el tiempo establecido.
• Interviene a cada momento.
• Aburre a los otros participantes.

Como tratarlo:

• Establecer reglas para las intervenciones.
• Nombrar un controlador del tiempo
• Interrumpirle tajantemente.
• Poner un reloj en la habitación

5° CIERVO (TIMIDO):

Es el participante tímido y muchas veces callado. Intelectualmente es bueno, sabe bastante pero no tiene el valor suficiente para exponer sus ideas o puntos de vista. Este participante es colaborador pero hay que motivarlo para que intervenga o participe. Hay que protegerlo de los “perros” y otros “animales” que pueden yugular sus iniciativas o contribuciones.

Acciones que realiza:

• Evita las miradas directas.
• Se mantiene quieto y pasivo.
• Reacciona con vergüenza.
• Actúa a la defensiva

Como tratarlo:

• Hacerle preguntas fáciles.
• Protegerlo.
• Integrarlo.
• Darle seguridad.
• Que intervenga con papeletas de preguntas.

6° PUERCO ESPIN (OPONENTE):

Es un participante que durante las exposiciones se mantiene a la ofensiva; preparándose para reaccionar ante cualquier ataque. No participa por iniciativa propia, pero si se ve forzado a hacerlo, lo hace de manera rápida y con mucha seriedad (a veces con cólera). Cuando se le integra al grupo y se le demuestra que no correrá peligro se torna colaborador y constructivo.

Acciones que realiza:

• Comportamiento defensivo; ataca si se ve amenazado.
• Se mantiene cerrado como una ostra.
• Se cierra más si uno se dirige directamente a él.
• No colabora voluntariamente.

Como tratarlo:

• Integrarlo por medio de dinámicas de grupo
• Usarlo como “arma” y hacerlo nuestro aliado.
• Hacerlo partícipe del éxito grupal.
• No minimizar su participación, puede ser tímido.

7° HIPOPÓTAMO (PASIVO):

Es un participante que no representa problema serio para el expositor; no ataca pero tampoco colabora. Ojo, esto no significa que pueda ser fácilmente maniobrable o persuadido a través de nuestra exposición. Es una persona muy observadora y poco motivada a exteriorizar sus ideas. A él hay que acercarse sin muchos rodeos, preguntándole directamente. Puede ser un buen aliado.

Acciones que realiza:

• Quieto
• Pasivo
• Observador

Como tratarlo:

• Acercamiento directo
• Hacerle preguntas abiertas
• Usarlo como “soporte” o apoyo
• “Despertarlo”: cambiar de voz sin atacarlo.

8° JIRAFA (VIP):

Es el participante “exclusivo” (VIP). Es conocedor de la importancia que reviste su persona merced a sus conocimientos, personalidad o cargo. Suele ser una persona con sólidos conocimientos y muy segura de sí misma. Le gusta dar sus puntos de vista y poner orden cuando ve que una reunión cae en el anarquismo. Hay que tratarlo con deferencia y potenciar sus intervenciones como colaborador.

Acciones que realiza:

• Ordenador.
• Superior.
• Suele criticar.
• Demuestra su posición.

Como tratarlo:

• Integrarlo y conducirlo.
• Hacer contacto previo y posterior con él.
• Hacer que emplee su experiencia y hacerle preguntas.
• Tratarlo como un VIP (Importante).

9° ZORRO (ASTUTO):

Es el participante astuto, el “vivo”, al que le gusta escuchar y preguntar con mucha atención la exposición del orador para descubrir sus debilidades y contradicciones. Luego que ha reunido toda la información necesaria se dedica a atacarlo sin compasión. Hay que evitar caer en su juego, lo que es más, hay que atacarlo con sus propias armas.

Acciones que realiza:

• Realiza constantes preguntas.
• No da información.
• Recolecta información.
• Evita dar opiniones personales para que no lo ataquen.

Como tratarlo:

• Referirse a los acuerdos establecidos.
• Darle la “vuelta” a lo que exponga.
• Solicitar su opinión para comprometerlo.
• Usar sus habilidades en su contra.

10° TIGRE (NEGATIVO):

Es uno de los participantes más peligrosos, a diferencia del “perro” que ataca por atacar, el tigre es más selectivo sólo ataca a los que están a su nivel académico y/o personal. Suele ser una persona arrogante, segura de si misma pero imbuido de un negativismo casi congénito. La mejor forma de tratarlo es haciéndole constantes preguntas y si se equivoca cuidar de no ofenderlo. Pese a su peligrosidad puede ser “domado”

Acciones que realiza:

• Es arrogante.
• Demuestra elegancia.
• Suele ser negativo.
• Pone a la defensiva al orador.

Como tratarlo:

• Hacerle preguntas, antes que él las haga.
• No aceptar sus recursos oratorios.
• Descubrirle sus “trampitas” o provocaciones.
• Evitar que haga muchas intervenciones.

 

 

 

Human(zoo)lógico.

En otros posts, he definido diferentes tipos de humanos , en base a su relación con la energía y como la transforman:

1) El vampiro de energía : Aborben la energía positiva de sus congéneres. Te dejan mal.

2) El yoísta -cactus : El “yo, peor” o el “yo, también” que te llega a pinchar, cual cactus.

3) El esponja: Absorben la energía negativa de sus congéneres. Te deja bien, los dejas mal.

El último, por mártir heroico y por su vocación de terapeuta, es al único que al que voy a dejar fuera de la nueva combinación explosiva : vampiro de energía+yoísta+cactus+¡Tachán Tachán!!!! : sabelotodo: ¿Qué no sabrás tú que él no sepa , tras haber ido y vuelto varias veces de no sé donde ? , ¿Qué dirás tú que él no contradiga, afine, matice o sentencie , tras haber dejado claro que ha ido y vuelto de ese lugar al que dice que nosotros estamos yendo?…

La suerte es que este tipo de personalidad  no funciona en modo “monólogo”. Me explico : cuando ya estás cansado de todo lo que sabe, de todo lo que absorbe y de todo lo que “también y más”, decides conectarte a la función monólogo : escuchas ( aparentando o no interés) y dejas que el tiempo pase y eso se acabe … El sabelotodo plus requiere de feedback. Sólo funciona cuando el otro interactúa y le da pié. Su idea básica es demostrar que sabe más y las ideas y venidas del “cuando tu has ido, yo he ido y he vuelto”. Por lo tanto, sólo hay una salida posible : NO ver ( o lo menos que se pueda) al sabelotodo plus. Y si no hay más remedio, asumir el papel de ignorante por un ratito . No hablar. No intervenir. Situarse en la opción “sonrisa vegetativa” y nunca, nunca, mirar a los ojos del sabelotodo plus. Un gesto de las cejas , es suficiente estímulo para que se crezca.

Ya tenemos otro especímen para mi zoo de personalidades humanas… Esto me ha recordado un símil muy bueno ( del que no sé el origen) de las tipologías de personalidades que asisten a una reunión y su correspondencia con el mundo animal. ¡Es que el sabelotodo plus me ha recordado al mono!.

Es una metáfora de gran utilidad para aquellos que deben manejar grupos y un clásico de las dinámicas . Nunca lo he olvidado y , la verdad, lo he utilizado y lo sigo utilizando cuando estoy inmersa en alguna actividad grupal. Identificar a los animales que asisten a una reunión de vecinos ( por ejemplo), puede ser de gran ayuda para el Presidente de la comunidad. Y lo mismo para una charla entre amigos o una reunión de trabajo…De gran versatilidad.

Ahí va :

TIPOLOGÍA DE PARTICIPANTES EN UNA REUNIÓN:

En toda reunión oratoria encontraremos diferentes tipos de participantes: habrán personas alegres, complacientes, burlonas, conflictivas y hasta indiferentes. Debemos conocer las acciones que suelen realizar cada una de estas personas y la manera de tratarlos para salir airosos de cualquier lance oratorio. A continuación, describiremos “zoológicamente” los diferentes tipos de público que solemos hallar en una reunión oratoria.

1° PERRO (AGRESIVO):

Es el participante que “muerde”, que ataca, que ve al orador como a un enemigo al que hay que vencer. Si el orador demuestra superioridad y tacto, en su trato con él, el “perro agresivo” se replega y no lo vuelve a atacar. Suele subordinarse ante quien considera superior. Si uno se enfrasca en una discusión con él, se estará creando un enemigo peligroso.

Acciones que realiza:

• Frases agresivas
• Quiere ridiculizar al orador.
• Crea atmósfera negativa en la reunión.

Como tratarlo:

• No tomar sus ataques como algo personal.
• Recordarle los acuerdos pactados.
• Preguntarle soluciones concretas.
• No luchar con él, elevar y/o respetar su ego personal

2° CABALLO (POSITIVO).

Es el participante educado, con él se puede iniciar un debate serio y alturado. Es una persona que tiene conocimientos básicos sobre la materia que se expone y que quiere incrementarlo a través de su condición de oyente y por medio de preguntas correctamente formuladas para absolver sus dudas. Si ve que el orador domina el tema le hará preguntas, si ve que no lo domina no lo molestara.

Acciones que realiza:

• Asiente positivamente.
• Es educado.
• Preguntas y respuestas concretas.
• Es constructivo.

Como tratarlo:

• Pedir su ayuda.
• Protegerlo de sus atacantes.
• Agradecer sus acciones.
• No encargarle trabajos sin importancia.

3° MONO (SABELOTODO):

Es un participante muy peculiar, quiere demostrar que “todo lo sabe”, incluso se atreve a dar recomendaciones al expositor. El “mono” interviene en toda oportunidad que se le presenta -sólo para lucirse- interrumpiendo muchas veces, la exposición del orador. Suele hacer preguntas y dar respuestas que nada tienen que ver con el tema central. Es un exhibicionista irreprimible.

Acciones que realiza:

• “Lo sabe todo”.
• Parece que aprende
• Preguntas y respuestas intrascendentes.
• Le encanta lucirse.

Como tratarlo:

• Ser concreto.
• Preguntar detalles.
• Establecer reglas claras.
• No darle mucho papel protagónico

4° RANA (EL PARLANCHIN):

Es el participante que tiene predilección por intervenir en todo momento, no por el hecho de contribuir con sus ideas u opiniones sino por el solo hecho de escuchar su voz; le gusta hablar todo el rato. Si bien la “rana” no representa un peligro para el orador, si resulta un peligro para la reunión propiamente dicha pues interfiere con el tiempo o cronograma establecido.

Acciones que realiza:

• Le gusta oírse.
• No respeta el tiempo establecido.
• Interviene a cada momento.
• Aburre a los otros participantes.

Como tratarlo:

• Establecer reglas para las intervenciones.
• Nombrar un controlador del tiempo
• Interrumpirle tajantemente.
• Poner un reloj en la habitación

5° CIERVO (TIMIDO):

Es el participante tímido y muchas veces callado. Intelectualmente es bueno, sabe bastante pero no tiene el valor suficiente para exponer sus ideas o puntos de vista. Este participante es colaborador pero hay que motivarlo para que intervenga o participe. Hay que protegerlo de los “perros” y otros “animales” que pueden yugular sus iniciativas o contribuciones.

Acciones que realiza:

• Evita las miradas directas.
• Se mantiene quieto y pasivo.
• Reacciona con vergüenza.
• Actúa a la defensiva

Como tratarlo:

• Hacerle preguntas fáciles.
• Protegerlo.
• Integrarlo.
• Darle seguridad.
• Que intervenga con papeletas de preguntas.

6° PUERCO ESPIN (OPONENTE):

Es un participante que durante las exposiciones se mantiene a la ofensiva; preparándose para reaccionar ante cualquier ataque. No participa por iniciativa propia, pero si se ve forzado a hacerlo, lo hace de manera rápida y con mucha seriedad (a veces con cólera). Cuando se le integra al grupo y se le demuestra que no correrá peligro se torna colaborador y constructivo.

Acciones que realiza:

• Comportamiento defensivo; ataca si se ve amenazado.
• Se mantiene cerrado como una ostra.
• Se cierra más si uno se dirige directamente a él.
• No colabora voluntariamente.

Como tratarlo:

• Integrarlo por medio de dinámicas de grupo
• Usarlo como “arma” y hacerlo nuestro aliado.
• Hacerlo partícipe del éxito grupal.
• No minimizar su participación, puede ser tímido.

7° HIPOPÓTAMO (PASIVO):

Es un participante que no representa problema serio para el expositor; no ataca pero tampoco colabora. Ojo, esto no significa que pueda ser fácilmente maniobrable o persuadido a través de nuestra exposición. Es una persona muy observadora y poco motivada a exteriorizar sus ideas. A él hay que acercarse sin muchos rodeos, preguntándole directamente. Puede ser un buen aliado.

Acciones que realiza:

• Quieto
• Pasivo
• Observador

Como tratarlo:

• Acercamiento directo
• Hacerle preguntas abiertas
• Usarlo como “soporte” o apoyo
• “Despertarlo”: cambiar de voz sin atacarlo.

8° JIRAFA (VIP):

Es el participante “exclusivo” (VIP). Es conocedor de la importancia que reviste su persona merced a sus conocimientos, personalidad o cargo. Suele ser una persona con sólidos conocimientos y muy segura de sí misma. Le gusta dar sus puntos de vista y poner orden cuando ve que una reunión cae en el anarquismo. Hay que tratarlo con deferencia y potenciar sus intervenciones como colaborador.

Acciones que realiza:

• Ordenador.
• Superior.
• Suele criticar.
• Demuestra su posición.

Como tratarlo:

• Integrarlo y conducirlo.
• Hacer contacto previo y posterior con él.
• Hacer que emplee su experiencia y hacerle preguntas.
• Tratarlo como un VIP (Importante).

9° ZORRO (ASTUTO):

Es el participante astuto, el “vivo”, al que le gusta escuchar y preguntar con mucha atención la exposición del orador para descubrir sus debilidades y contradicciones. Luego que ha reunido toda la información necesaria se dedica a atacarlo sin compasión. Hay que evitar caer en su juego, lo que es más, hay que atacarlo con sus propias armas.

Acciones que realiza:

• Realiza constantes preguntas.
• No da información.
• Recolecta información.
• Evita dar opiniones personales para que no lo ataquen.

Como tratarlo:

• Referirse a los acuerdos establecidos.
• Darle la “vuelta” a lo que exponga.
• Solicitar su opinión para comprometerlo.
• Usar sus habilidades en su contra.

10° TIGRE (NEGATIVO):

Es uno de los participantes más peligrosos, a diferencia del “perro” que ataca por atacar, el tigre es más selectivo sólo ataca a los que están a su nivel académico y/o personal. Suele ser una persona arrogante, segura de si misma pero imbuido de un negativismo casi congénito. La mejor forma de tratarlo es haciéndole constantes preguntas y si se equivoca cuidar de no ofenderlo. Pese a su peligrosidad puede ser “domado”

Acciones que realiza:

• Es arrogante.
• Demuestra elegancia.
• Suele ser negativo.
• Pone a la defensiva al orador.

Como tratarlo:

• Hacerle preguntas, antes que él las haga.
• No aceptar sus recursos oratorios.
• Descubrirle sus “trampitas” o provocaciones.
• Evitar que haga muchas intervenciones.