Cuento de Navidad.

Leo en el blog de Mercedes Molinero :

Este cuento lo publico a petición de stellamantrana. Os pido a todos los que vais a leerlo que os unáis a este proyecto,”Cuento de Navidad”, publicando el vuestro, para deleite de todos los que formamos esta gran familia de blogueros. Felices Navidades para todos, os deseo con todo mi amor.

Me ha encantado la idea y me apunto ; – ). Este es mi Cuento de Navidad.

El matinal de Disney

Érase una vez, a mediados de los 70, en Barcelona…

Un grupo de niños esperaban emocionados la llamada del Doctor. Era el mismo que les aterrorizaba en las fechas de las vacunas, cuando los citaban en su consulta y se ponían en fila india, delante del Doctor , su silla y sus jeringuillas…

Cuando ya estaba cerca la noche de Reyes Magos, en mitad de las vacaciones escolares y ya súper excitados por haber pasado la Nochebuena, Navidad y San Esteban con vorágine de juegos, niños y regalos, llegaba la invitación del Doctor.

El día antes de la noche de Reyes, ese grupo de niños se iban al Cine Urgell , entregaban la carta mágica al Rey que tocara ( cada año era diferente) , recibían una bolsa llena de chuches y, con todas esas cosas maravillosas, entraban en el cine más grande que jamás habían visto y veían una película de Disney, en sesión matinal…El color intenso de los dibujos, Blancanieves cantando con los pajaritos …. Todo inmenso.

La entrega de la carta y esa sesión matinal eran el presagio de un fin de fiesta fabuloso. La cabalgata, cruzando Barcelona y pasando, casualmente, por delante del balcón de la consulta del Doctor. Los niños, de nuevo allí, mirando embobados, como pasaban las carrozas brillantes y luminosas. Más tarde, tras una cena nerviosa ya cada uno en su casa, intentaban dormir tras haber dejado el avituallamiento para los camellos y para los Reyes Magos…

Esa noche, y también como una tradición, el Doctor y su esposa y los padres de todos aquellos niños, se iban a cenar y desaparecían misteriosamente de las casas… Era algo que siempre se habían preguntado ¿Quién se querría ir a cenar fuera, la noche más mágica del año? pero lo que más preocupaba a aquel grupo de mocosos,  era la posibilidad que se encontrarán con los Reyes y se quedaran sin regalos…

Al día siguiente, respiraban aliviados al encontrar el salón plagado de juguetes….

La experiencia aún no había acabado. Había una comida y un roscón delicioso pero lo que más les interesaba a aquellos niños, era… “el intercambio”. En casa del Doctor, siempre había regalos de los Reyes para el grupo de niños, y lo mismo pasaba en las otras casas, así que el día se cerraba con la ruta, recogiendo otros paquetes llenos de juguetes soñados…

…………………………………………………………………………………………

Con el tiempo que ha pasado y habiendo conocido la realidad adulta, aún conservo “la sensación” mágica de esos tiempos… Debo agradecérselo al Doctor, que no es otro que mi padre. La sesión matinal era un regalo de unos laboratorios farmacéuticos que le agasajaban con las entradas y la performance de los Reyes Magos. En estos tiempos que corren, está mal visto que te “premien” por recetar un determinado medicamento. Es políticamente incorrecto aunque es una práctica totalmente frecuente. Aquella era una época de un cierto “exceso”: cestas espectaculares, invitaciones a congresos o cosas como estas sesiones matinales de cine navideño. Por lo que sé, las cosas han cambiado…un poco. Pero poco.

Otro aspecto de la realidad, totalmente oculto a la mirada de un niño, es la sensación de “plástico” que he tenido al ver las Cabalgatas …Esas gafas especiales que llevamos cuando somos pequeños son una maravilla…

Y lo de los regalos, los “intercambios”, las rutas…Eso, cuando eres adulto se puede convertir en una pesadilla. El “intercambio” se convierte, en muchos casos, en un “intercambio” puro y duro.

Y, Blancanieves y las Princesas Disney…

Tras esta descripción de la realidad, podéis pensar que le he quitado el valor a la experiencia de mi Cuento de Navidad pero, justamente, pretendo todo lo contrario.

Aun sabiendo todas estas cosas, ahora que soy mayor y peino canas, es tan fuerte la buena estrella de esas experiencias de mi niñez que me llenan, aún hoy, de una gran y fuerte (muy fuerte) energía positiva.

Es por eso que nuestra obligación de adultos es proporcionar esa vitamina para el alma a todos los niños que nos rodean, los nuestros y los que no. Es algo que se queda dentro y sale a la luz en algún momento de tu vida…

Por ejemplo, escribiendo mi Cuento de Navidad para seguir la iniciativa que propone Mercedes, nuestra pintora, viajera y gran transmisora de esa apreciada vitamina

Su cuento, se titula: Mi abuela Rosario.

 

 

 

12 pensamientos en “Cuento de Navidad.

  1. ¡Qué bonito que hayas contribuido con el precioso cuento-recuerdo de tu infancia! Gracias en nombre de Stella y en el mío propio.
    Bienvenida al club de los Cuentos navideños.
    FELICES FIESTAS Y BESOS PARA TODOS

  2. ESA MAGIA, Y ESA ILUSIÓN QUE SE TIENE EN LA INFANCIA ES LO MAS BONITO Y MAS DULCE QUE SE PUEDE SENTIR. LUEGO, YA NO ES IGUAL, PERO EN EL FONDO SIEMPRE QUEDA UN POSO DE NERVIOSISMO, AL SABER QUE LOS REYES MAGOS VAN A VENIR. EN MI CASA SE SIGUE HABLANDO DE LOS REYES MAGOS, PORQUE SIGUEN SIENDO ELLOS LOS QUE VIENEN, AUNQUE SEAMOS MAYORES, Y MI HIJO QUE YA SE HA ENTERADO, ESTE AÑO LO LLEVA UN POCO MAL, PERO LA ILUSIÓN LA TIENE IGUAL. INTENTARÉ ESCRIBIR UN CUENTO. HACE UN PAR DE AÑOS ESCRIBÍ UNO Y SI NO SE ME OCURRE NADA, PUBLICARÉ ESE. BESITOS
    ANA

  3. La idea de escribir algo navideño me seduce (motivado por vosotras, sin duda), pero habéis puesto el listón muy alto. Estoy mirando el cielo, agazapado, con un cazamariposas en las manos, inmóvil, a la espera de que pase una idea que aún no se ha dignado a llegar. Te aseguro que, si la veo pasar, la atraparé y os llegará puntualmente a vuestros correos.

    Se ha escrito tanto sobre la Navidad, que es todo un reto ser original. ¿Reto? ¿He dicho reto? ¡Vaya! ¡Ahora voy a tener que escribir algo!

    ¡Shhh! ¡No hagáis ruido! Antes o después pasará alguna idea, y no quiero que se asuste…

    Saludos navideños.

  4. Pingback: Mercedes Molinero

  5. Me han encantado tu cuento, porque tiene elementos que por lo menos para mi fueron desconocidos, la visita del Doctor, muy buena!, ojala todos los doctores fueran así, y aunque no fuera “políticamente correcto” el recetar medicinas para obtener premios, creo que no había problema si las recetaba con criterio.
    Lo que dices es verdad, parece que cierto telón se corriera al crecer respecto a la navidad, pero las experiencias de los primeros años son tan significativas que aun continúan alumbrándonos el camino…

    Bueno, un placer leerte ;)
    Un abrazo para ti y una Feliz Navidad!

  6. Pingback: Hacia la Navidad « Zambullida's Blog

  7. Precioso relato. Me ha recordado a la tarde de Nochebuena, cuando mi padre, para que no enredáramos en casa, nos llevaba al cine a primerita hora (la única sesión que había ese día) y siempre eran pelis mágicas.

    Creo que en cuanto a los regalos respecta, las cosas no han cambiado poco, sino mucho. Supongo que dependerá un poco de la situación que le haya tocado vivir a cada uno.

    Felices Pascuas.

  8. Lo que te contaré es complicado: Tengo una pagina que administro de cuentos de grandes autores. Tiene mas de ocho dias que no he colgado nada, fui a mis archivos y encontré esto: un fragmento de Mercedes Salisachs. Una autora que no conozco, la puse en el google y me llevó a muchas páginas, una de ellas la tuya. Entendí que tenías posteado un cuento de ella y le di clik. Vi la flor de nochebuena y leí, Abajo, lei el nombre de Stellamantrana y poco a poco vi Mehe Molinero y a poco pude leer tu cuento de navidad. Me alegro que hayas escrito el amor que tenía tu padre por sus semejantes, por los niños y las tradiciones. Aún aletea la zozobra del dia 5 de Enero, al dormirse pensando en si serás afortunado con un regalo o no.
    Noche de coincidencias afortunadas, nada raro es la época navideña. las paginas son wwwsenddero.wordpress.com y http://www.teecuento.wordpress.com

  9. Es verdad, los ojos de los niños están hechos de una magia especial. Es la magia de la inocencia y lo puro, aquello que perdemos con el paso del tiempo. Un tierno alegato a la infancia. Enhorabuena por el.
    Te deseo la mejor de las navidades.

  10. La navidad vivida con la inocencia de la infancia, se va perdiendo lentamente y vuelve enla mirada de los hijos primero, en la sonrisa de los nietos después. Queda siempre ése sedimento, que como dice Florí, es un polvo de estrellas.
    Te deseo un espléndida navidad.
    Hasta pronto.

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.