#Elingenio revive…

 

Mi recuerdo de esta tienda está ligado a mi abuelo. Era un señor muy serio en apariencia que, misteriosamente, mutaba en un mago bromista que hacia las delicias de los niños de la familia.

Siempre, siempre, siempre, teníamos monedas de chocolate, envueltas en aquel papel dorado, detrás de la oreja que aparecían en su mano, por arte de magia.  Y, también había desatado la furia de mi abuela (ella sí que era “recta”), poniendo levanta-platos en una mesa de domingo…

Recordaba la tienda como un lugar alucinante… Hace un tiempo, leí la noticia de su cierre y evoqué aquellos bellísimos recuerdos de mi infancia con una cierta tristeza… La tienda era una de las más emblemáticas del Gòtic,  en la fabricación de gigantes y cabezudos y data de 1838.

Pero, este año, leí que un empresario de Girona, se había lanzado a su rescate. Y ahí está, resurgiendo…#Elingenioreviu

No pude evitar entrar y estar un ratito deambulando por el lugar. Y me compré un cerdito de hojalata que funciona a cuerda y nos hizo sonreír…

Es un espacio del planeta encantador que no podéis dejar de visitar si estáis en Barcelona…

Y volveré a por los levanta-platos. Seguro…

NB : Web “El ingenio” , aquí.

Genios…

No pensaba encontrarme con tanto genio, paseando por #Barcelona…

Primero, a Dalí.

Y en una calle cercana- ¡sorpresa!- el maestro Picasso en la puerta de la tienda “El ingenio”.

Ante tal reclamo , y lo que se adivinaba desde la puerta, no puede evitar entrar … ; – )

(Continuará)

 

Mercería.

 

mer7

Hacía muchísimo tiempo que no entraba en una Mercería…

Una mercería,blorchería, cordonería o sedería es un establecimiento en que se venden productos de costura, punto, manualidades y lencería.

Esta era una de esas “ a la vieja usanza”. Hay que tenerlo en cuenta ya que ahora, se ha desarrollado un concepto de “Mercería Creativa” ( labores de punto, punto de cruz, patchwork, DIY en general) que le confieren una imagen ( y una funcionalidad) más moderna.

mercre

A la que yo he ido es la que se clasifica ( según el Portal de Mercería) como una “Mercería de Socorro”

Mercería de socorro
Todavía subsisten mercerías “de barrio” o de pueblo que se defienden como pueden con ventas de pequeñísimo importe, márgenes de beneficio escasos y stocks diversificados en exceso.

mer1

Doy fe de que el stock de ese encantador lugar, estaba diversificado en exceso : hilo, lana, zapatilla de estar por casa, pijamas, cinta elástica, velcro, botones, cremalleras, pasadores y pinzas para el pelo, tocados, lentejuelas, sujetadores, bragas, medias, peucs, delantales, retales, … Ni me acuerdo. Pero esa es la verdadera vocación de una mercería.

 “Entre los S/ XIV y XVII, los artesanos ya habían organizado sus gremios, que proveían a sus clientes de toda clase de pequeños accesorios para la confección de su indumentaria, e incluso hasta el siglo XIX vendían los tejidos.Fue entonces cuando formaron el gremio de LA MERCERIA, que como define el Diccionario de la Lengua Española ejercían un “Comercio de cosas menudas y de poca entidad”. Eran… las primeras MERCERÍAS.”(Portal Mercería)

Al entrar, había dos personas ( y dos personitas) dispuestas a comprar “cosas menudas y de poca entidad”. La primera, era una mujer con un intento de sofisticación que quería unas bragas que no marcaran las costuras. Interesante.

me2

Tras un mostrador pequeño, de cristal ya muy gastado por el tiempo, una señora , muy, muy arreglada, que a cada momento incluía la palabra, cielo o cariño en el discurso ( y con un centímetro colgando del cuello).A su espalda, cientos de cajas, de todos los tamaños, muy bien ordenadas y apiladas…Se da la vuelta, busca con la mirada , en plan escáner, y extrae una de las cajas con unas braguitas ( la talla no era apropiada) “cortadas al láser” . Cierto. Ni una costura. La clienta, se las mira y remira. Las estira. Se demora. Pregunta colores. Las vuelve a estirar…

Esperando está, también, una abuela con sus dos nietas gemelas que están como en un chiqui-park entre tanto complemento colorista.  Continuamente está diciendo “No toques eso” “Venid aquí”. Ni caso.

La señora de las bragas, tras decidirse por el color visón , se lanza a comprarlas pero…mira la etiqueta y exclama “¡Llevan poliamida! . No puedo. Tengo la piel muy sensible. ¿No hay nada 100% algodón?”

Vuelta a escanear las cajas. Las niñas, brincando. La abuela , de los nervios. Yo, ya en posición “Esto se está alargando mucho”, con pase del peso de una pierna a otra.

Entra otra clienta potencial. La señora de las bragas, decide que no le gustan ningunas. Se va. La odiamos.

La abuela, con las niñas ya despendoladas en la zona de los hilos de colores, pide goma elástica para los pantalones de deporte de su hijo. Proclama que es el padre de las criaturas y se disculpa. Las niñas, ahora abren y cierran la puerta sin cesar. Han descubierto la campanilla…

mer0

Ya han entrado tres personas más y la señora, tras el mostrador, mide la cinta elástica, y la envuelve con parsimonia.

Me toca. Le pido dos pares de medias finas. Se agacha y aparece con unos sobres de la estantería inferior. Saca un trozo de media, mete medio puño y me muestra la finura. A mí ya me estaba bien con 15 Den. Las compro, mientras me llama cariño y me dice que no me harán carreras. Ella no sabe que soy la única persona del planeta a la que se le hacen carreras en las medias aunque sean anti-carreras. Siempre. Intento ir deprisa. Una chica embarazada, está esperando con cara de agobio pero es que …no se puede. Me envuelve las medias en un papel blanco ¿Para qué? Y las pone en una bolsita. Me cobra pausadamente y se equivoca con la registradora ( que se la acaban de cambiar).

Salgo de allí con mis medias y, mira, siento un momento de melancolía.

Estoy segura que acabo de ver una especie en extinción. Muy auténtica. De las últimas tenderas de mi barrio.

Una mercería, donde comprar cosas menudas y de poca entidad…

 

Cóctel de píldoras creativas.

Cosas varias.

1) Una tienda a la que me gustaría ir.

Por varias cosas : 1) es de chuches, 2) está en Australia y 3) la originalidad y creatividad de la decoración, me han dejado alucinada.

Una de esas cosas sencillas que me atrapan.

Es “The Candy Room”, una tienda de golosinas …

2) Quiero este jabón! ( si es verdad…)

Elaborado con ingredientes naturales y orgánicos, su packaging es biodegradable y se produce de forma completamente sostenible. Dicen de él : “línea de cosméticos de alta calidad que reúne los requerimientos ecológicos imprescindibles en la sociedad de hoy. Estos productos establecen nuevos estándares en la conciencia y protección ambiental”

Se llama “Stop the water while using me” ( cierra el agua mientras me usas) y ha decidido decírtelo mientrás te enjabonas el pelo… me encanta el diseño. ; – )

3) Me entran ganas de ponerme a soplar…

Más de 2000 dientes de león, recogidos por la artista Regine Ramseier, tratados con una capa de adhesivo y montados en una habitación blanca para la exposición ArToll Summer Lab 2011.

4) A mí, me das unos dados y… los tiro.

Hay 0tros que hacen más cosas…

El escultor es el británico Tony Cragg.

y 5) …El mundo, reciclado.

Esta es una obra de la británica Susan Stockwell para la Universidad de Bedfordshire. Hall de Informática…

Definitivamente, la creatividad del ser humano es maravillosa.

 

 

Desde Ibiza, con amor.

Sonaban los tambores en la Cala de Benirrás. El sol se deslizaba hacia el mar, tiñiendo el cielo de rojos, naranjas y drámaticos amarillos… Los pinos exudaban su aroma fragante mientras la arena , tibia, acariciaba la piel.

Una multitud bailaba al son de los tam -tam . Cientos de personas, embriagadas del espíritu de comunión con la naturaleza : el mar, la arena, el sol burbujeante en el horizonte… Y entre tantos seres humanos , hay dos que se detectan. Se reconocen. Uno dice del otro : “Tenías luz”…

Mmmm…Bellísima historia de amor … Si quisieras escribir sobre el amor, ahí tienes un filón…Y lo mejor, es que no es ficción. No es una de las nuevas comedias románticas de los productores de Pretty Woman.Es una historia real . De esas que también pasan…La descubro en un programa de TVE de nombre “En familia” , dedicado a empresas familiares.

La empresa familiar se llama World Family Ibiza. Venden accesorios hechos por ellos mismos, con el auténtico y genuino espíritu de la isla. Su slogan : Hancrafted with love.…pero lo que más me impacto es la sensación global de felicidad de esa famila.

Las buenas vibraciones me llegaron hasta Barcelona…

Tanto la bella historia de amor de los progenitores ( esos ojos que brillan y brillan) como la aportación de los seis hijos! de esa pareja. Una de las niñas, dice que lo que más le gusta de su familia es la gran sonrisa. La otra, más directa, se decanta por “todo”. Le gusta todo.

Me diréis que seguro que tienen sus problemas y sus cosas de la vida cómo todo hijo de vecino. Me diréis que es un buen marketing para su producto. Me diréis : ¡Qué inocente!... pero yo digo : ¿Por qué no?. Y al margen de todas mis posibles idealizaciones utópicas  , lo que me ha dado este reportaje es buen rollo.

Así que, desde Ibiza, con amor, una dosis de buen rollo…


Web World Family Ibiza.

Programa TVE 1 “En familia” (al final de la página, encontrareís este al que me refiero).  Reportaje sobre la empresa World Family Ibiza


 

 

 

Las dependientas diabólicas.

Esta es la escena de Pretty Woman en la que Julia Roberts es despreciada por unas dependientas de una tienda muy fashion de Rodeo Drive. Representan a un tipo de saleswoman que todas las mujeres reconocemos ya que es difícil no haberte cruzado con una de ellas , a lo largo de toda una vida de compras. Esta mujer te somete a una análisis exhaustivo ( repaso de arriba a abajo, detectando detalles) para decidir si eres potencialmente una venta o no. Suelen ser agraciadas y van fantásticamente ataviadas con el uniforme de turno ( que suelen ser elegantes trajes chaqueta negros o jeans y la camiseta de Staff). Van bien maquilladas y como a punto para salir a tomar una copa…Son superiores a tí… Este tipo de dependienta crea rechazo entre el resto de las mujeres que , normalmente, llegan en un estado no tan fashion al establecimiento de turno.Suelen ir de batalla ( para que sea más fácil probarse las cosas) ,  igual ” llegan” de mal humor después de varias entradas – salidas de probadores y … son las que siempre piensan ( y dicen) : esta prenda, arreglada, con otros zapatos y otro pelo, ya será otra cosa…(prueba , evidente de su diferencia de status-de-arreglada con la dependienta).

Con la edad y la experiencia, aprendes a sortearlas con habilidad.

Esta es la otra versión de dependienta : la que todo es “maravilloso”, todo te “queda fenomenal” …aunque tú, frente al terrible espejo del probador con esas horrendas luces que intensifican el color mortecino, estás viendo que la chaqueta rosa que te llega a medio culo, te queda como una patada en el idem.

Estas mujeres suelen ser muy simpáticas aunque hay dos subclases : 1) la que te lo ve todo bien pero no te insiste para la compra si no te ve decidida y 2) la que te lo ve todo bien y te acosará e intentará convencer de que es la prenda más maravillosa y que en tu cuerpo queda como que perfecta. Según tu nivel de defensas en ese momento, dejarás la chaquetita rosa en sus brazos o, por el contrario, la contemplarás confusa cuando la cuelgues en tu armario y veas que es difícil de combinar y que te queda cual patada allí.

Con este tipo, llegamos a la tercera que es “la dependienta pesada”. Puede ser simpática o no. Agradable o no. Espectacular o no… Básicamente, es pesada. Empieza con el “¿Te puedo ayudar?”, continua con el “Te sigo por la tienda” , remata enseñándote prendas según su libre albedrío ( que no tiene por qué coincidir con el tuyo) , casi se mete contigo en el probador ( detrás de las cortinillas pero presente) e intenta venderte algo, lo que sea. Este tipo de dependienta te puede hacer salir huyendo …

Por supuesto, también hay grandes dependientas. Gente con la suficiente piscología-picardía para entender al cliente que tienen delante: unas veces , desesperados por consejo y guía y otras, tan autosuficientes que lo único que desean es comprar y pagar. Gracias...Pero pasa que a las buenas, no se las recuerda tanto. Son las otras , las que te quedan marcadas.

Un conjunto de experiencias de “dependientas” de todos estos tipos, reunidas en una tarde de compras, pueden fastidiártela completamente y hacer que : 1) Tu VISA esté a salvo sin apenas movimiento o 2) Tengas la dichosa chaquetita rosa colgada en tu armario …

Yo, casi caigo.

………………………………………………….

N.B. : Buscando imagenes para ilustrar este post, he encontrado un blog “Diario de una Dependienta” que me ha hecho sonreír y me ha proporcionado información de la Cara B de mi reflexión. Esta bitácora recoge anécdotas desde el otro lado de la barrera : reacciones exageradas de clientes, temas de olores corporales + probador, clientes maniáticos y pesados, hurtos y robos…