Aguijón.

 

No son espinas, son aguijones. Que quede claro.

Tanto tiempo con el tema de las espinas (“ no hay rosa sin espinas”) y resulta que es un fail .

Según la botánica básica, la espina es parte del tallo y tiene sistema vascular. Es una adaptación de la hoja de la planta que la minimiza para economizar recursos , por ejemplo,  en terrenos áridos en los que hay poca agua. En otras zonas, la adaptación se produce para protegerse de animales herbívoros y que no se las coman.

Si arrancas una espina, te llevas parte del tallo. En cambio, la rosa NO tiene espinas. Son aguijones de protección pero están aislados del tallo y si los extraes, no lo daña.Es como una armadura. Los aguijones también deberían servir para los depredadores humanos pero con unos buenos guantes y tijeras de podar , toda protección de la rosa se queda en nada…

Sabiendo que hablamos de aguijones y no de espinas, se deberían cambiar  frases célebres . Por ejemplo:
  • No hay rosa sin aguijón ( Proverbio anónimo)
  • Las verdades, como las rosas, tienen aguijones; recíbelas por la parte de la flor y no te pincharás. (Salvador Polo de Medina)
  • No son mis aguijones los que me defienden, dice la rosa, es mi perfume.(Paul Claudel)

Aunque admito que espina me gusta más que aguijón

 

 

 

 

La luna asombra.

Mi contribución a las millones de fotos de la superluna de este mes. Es la más grande de este 2019 y se merecía el asombro

Buscando esta frase, me he encontrado con otra reflexión de Juan Ramón Jiménez.  Y será la quietud de la noche, la dignidad de la luna o como están las cosas (la verdad es que hice la foto, después de ver las noticias) que no he podido evitar copiarla aquí.

Lo que más indigna al charlatán es alguien silencioso y digno.

Dos frases y un chiste.

Con las frases “célebres”, me pasa como con los chistes “buenos”… Cuando los oigo, pienso que me acordaré (seguro) cuando necesite acceder a ellos. Son frases que me impactan y que creo que podría utilizar algún día. Lo mismo con los chistes: si son de los que me río a gusto ( a carcajada limpia y, a veces, hasta llorar…) me parece que esa risa va a crear una huella mental imborrable y que cuando sea el momento, podré repetirlos ( sin la misma gracia pero con un contenido fiel).

Todas esas suposiciones que me hago a mí misma, son erróneas.  Estoy en una conversación en la que “esa frase” podría entrar como la seda y…no me acuerdo. Rebusco (¿No era tan alucinante?)pero se me acercan aproximaciones que le quitan la magia a la frase. Acabo explicando el contenido, que sin esa poesía que tiene la semántica, ya no es lo mismo. Con los chistes… Lo mismo o peor. Les quito la gracia…

En cuanto a las frases : en mi memoria se guardan dos.  Las dos perlas que recuerdo y puedo reproducir fielmente, de momento, son estas:

1)     La felicidad es como una manta pequeña. Cuando has conseguido taparte los brazos, se te destapan los pies. Esta me la regaló un hombre mayor, muy sabio. Fue el primero que me introdujo en el concepto de “regalar frases” . ; – ) Ya no está entre nosotros pero su recuerdo perdura en mí cada vez que la pronuncio o la escribo.

manta

2)     “Hoy, en la ciudad, todos, absolutamente todos, se levantaron con granos de azúcar en los labios. Pero sólo se dieron cuentan los que al despertarse, se besaron.” No recuerdo dónde la leí o la capté o como llegó a mí. La he utilizado en un cuadro y en varios textos. En casa, somos besucones de entrada y de salida. De Buenos Días y de Buenas Noches y lo que se preste.Así que si algún día pasa esto del azúcar, creo que me enteraré.

az1

Gracias a las web y blogs recopilatorios, hoy en día es fácil dar con la frase olvidada pero , claro, otra cosa es que la frase dé en ti…

Para acabar, este es  chiste del que me acuerdo. No exactamente como lo vaís a leer ( lo he buscado para transcribirlo) pero con los suficientes datos como para que yo lo tenga almacenado en mi cerebro con más o menos acierto…

noche3est

Sherlock Holmes y el Dr. Watson se fueron a pasar unos días de campamento. Tras una buena cena y una botella de vino, se desearon buenas noches y se acostaron en sus respectivos sacos, dentro de la tienda de campaña.

Horas más tarde, Holmes se despertó y llamó con el codo a su fiel amigo:

-Watson, mira hacia arriba y dime: ¿Qué ves?

Watson contestó:

-Veo millones de estrellas…

-Y eso, ¿Qué te indica? Volvió a preguntar Holmes.

Watson pensó por un minuto y plenamente decidido a impresionar a su amigo con sus dotes deductivas contestó:

-Desde un punto de vista astronómico, me indica que existen millones de galaxias y potencialmente, por lo tanto, billones de planetas. Astrológicamente hablando, me indica que Saturno está en conjunción con Leo. Cronológicamente, deduzco que son aproximadamente las 3:15 de la madrugada. Teológicamente, puedo ver que dios es todopoderoso y que nosotros somos pequeños e insignificantes. Meteorológicamente, intuyo que mañana tendremos un hermoso y soleado día….-Y a usted, ¿que le indica mi querido Sherlock?

Tras un corto silencio, Holmes habló:

– Watson, eres cada día más estúpido. Lo que me indica es ¡que nos han robado la tienda de campaña!

Feliz lunes!

 

Ad astra per aspera.

luna1(*) Lema en latín de las misiones Apolo a la Luna. De Séneca.

Ya se ha dejado ver…

No ha sido durante mucho tiempo. En un quiero-y-no-quiero , se ha fugado…

Pero yo sé que sigue ahí…

luna2

Estoy lunática.

 

luna1

luna2

luna3

“- ¿Qué es lo que opinas de la luna?

– ¿Perdona?

– ¿Crees que es un trocito de magia que sale cada noche,  hasta en los peores momentos,  para recordarnos que el próximo es un buen día en potencia?”

(De la película “El Hombre Perfecto”)

Y yo añado : ¿Quién responde que “no” a esta pregunta? ; – )

Feliz buen viernes en potencia!