Cotilleos…

…pero Navideños…

Me he enterado que la Poinsettia es de origen azteca y que su nombre , cuetlaxochitl, significa “la flor mortal que fallece y se marchita como todo lo que es puro”.  Aunque sea un renegar de su orígen, me alegro que se quede en Ponsetia ( españolizado) porque es muy difícil pronunciar cuetlaxochitl.

El diplomático Joel Robert Poinsett, embajador de Estados Unidos en México de 1825 a 1829, conoció la Flor de Nochebuena cuando una Navidad,  visitó   la Iglesia de Santa Prisca, engalanada con las flores . Poinsett ayudó a difundir la planta, enviando ejemplares a varios de sus amigos horticultores y a muchos jardines botánicos de Estados Unidos y Europa.

Lo que más me ha llamado la atención,  es que el significado de la palabra azteca: “flor que se marchita”. Nunca más me sentiré culpable cuando se me muera la Poinsettia.Era su destino , pensaré. Y es que este año, voy a batir mi record de Poinsettia’s Killer. No llevan ni una semana, y ya se me están cayendo un montón de hojas y tienen pinta de…desanimadas. No tienen exceso de agua , ni están expuestas al sol directo… En fin, como su nombre indica, siguen su camino…

Conozco un caso excepcional, Winnie, que tiene mano mágica con las Poinsettias…Las suyas son inmortales. Hay pruebas en su blog.

Papa Noel ¡está casado!…aunque no por mucho tiempo.

Yo, ni idea, vamos… Y ya llevan unos años de matrimonio…El origen de la Señora Claus se remonta a 1889, en el poema “Goody Santa Claus en un Sleigh Ride” de Katherine Lee Bates, en el cual crea una esposa para Santa, llamada la señora Claus.

Ella es  una mujer de avanzada edad, rellenita, con el pelo blanco y estilo de peinado en un rodete.Va vestida de rojo, y siempre con un delantal blanco , ya que es aficionada a hacer pan casero. Se llama Mary Christmas…Dicen en el Polo Norte, que Mary ha pedido el divorcio…

Claus ( que ya no es “Santa”), se fue de viaje para prepararse para la única noche del año en la que trabaja. O eso es lo que le dijo a Mary…

Los Reyes Magos son un ejemplo anti racista  e integrador desde el siglo XIV.

Estos tres Reyes, sabios astrónomos , que seguían la estrella de Belén,  eran los archiconocidos : Melchor (soberano persa), Gaspar (rey de la India) y Baltasar (jeque de Arabia). Ninguno de ellos , era de raza negra. Pero, a mediados del S.XIV, por influencia de la vocación ecuménica de los predicadores se empezó a dar un carácter  universal a los Reyes Magos. Desde entonces simbolizan las tres razas humanas admitidas en la antigüedad , con el propósito de que”cada rey representara a una parte de la Tierra hasta entonces conocida”. Melchor (europeo: a caballo), Gaspar (asiático: sobre un camello) y Baltasar (africano: a lomo de elefante) . Oye, olé por el ecumenismo del S. XIV.

El cotilleo es que se dice, se comenta, se rumorea que la crisis también los ha afectado. Con el oro , iban tirando pero el incienso y la mirra,se han devaluado mucho…

Este chiste de Sara Manzano es del año 2009… No digo más, que me pongo triste.

Para acabar bien, un villancinco publicitario de la empresa MUJI.  Si hay un paradigma de “diseño de objetos sencillos” , lo representa esta compañía japonesa , especializada en el hogar. Tienen tienda on line. Muy recomendable.

 

 

 

 

 

 

 

 

Sólo para adultos.

Advertencia / Warning : Este texto NO lo pueden leer los niños.

“…Cerré los ojos con tanta fuerza que empecé a ver estrellitas de color blanco que chispeaban a mi alrededor. No me atrevía a respirar, por sí me oían.

Ellos no podían saber que estaba despierto…

Intenté estirar un poco la pierna, que había encogido en posición fetal, pero el leve roce de la sábana emitió un sonido que a mí se me hizo atronador. Fui incapaz de cambiar de postura. Mis manos se aferraban a la almohada que abrazaba en mis sueños, colocándola cerca de la boca para amortiguar el ruido de mi respiración agitada.

Oí un ruido. Un leve crujido…

No podían descubrirme…

Unos pasos se acercaban. Ya casi estaban llegando. Agucé el oído, intentando captar lo que me había parecido un susurro pero sólo pude escuchar el latido violento de mi corazón, a punto de estallar…

El pomo de la puerta giró lentamente. Mis ojos amenazaban con salirse de sus órbitas de tanta presión en los párpados, por mantenerlos cerrados. Los abrí y los volví a cerrar con la rapidez supersónica del que teme ser descubierto. Vi un haz de luz que se coló por la puerta entreabierta.

Ya estaban en mi habitación y yo estaba aterrorizado, intentando simular que dormía…

Por unos segundos, se me olvidó respirar. Más susurros, más ruidos…

¿Risitas?

Entonces, detecté la voz de mi madre, clara y diáfana: Enciende la linterna, así a oscuras, no podemos prepararlo todo. Y, acto seguido, mi padre responde: Shhhh! ¡Que se va a despertar!…Ya te dije que no era buena idea dejar los juguetes en su habitación. Mejor en el salón, como siempre. Y mi madre que le dice : ¿Sabes la ilusión que le hará encontrárselo todo aquí? Venga, acaba ya que al final nos va a oír.

Yo seguía inmóvil. La sorpresa me había dejado paralizado.

En un instante, ese concreto en el que mi cerebro había identificado la voz aflautada de mi madre, descubrí que los tres Reyes Magos de Oriente, eran mis padres. Ni Reyes, ni Magos, ni de Oriente.

Eran ellos.

Los padres.

Había reconocido otras señales: paquetes que se escondían en el armario y que yo descubría, alguna conversación con mis amigos que lo aseguraban y que yo no quise creer…

Cuando mi padre cerró de nuevo la puerta, fui capaz de abrir la luz durante unos segundos: había un montón de cajas de juguetes, dispuestas con esmero, entre caramelos y cosas de colores deliciosos…

Ya no pude dormir. Mi decepción fue mitigada, por el surtido de regalos que descubrí al amanecer del día siguiente.

Siguieron otras noches de Reyes Magos, felices, sí, pero ya nunca fueron lo mismo. Ese instante marcó una nueva etapa. Una, en la que ya no existían tres señores, uno blanco, uno rubio y otro negro, con largas barbas y ricas vestiduras, con poderes mágicos, que venían de Oriente, en sus camellos, siguiendo una estrella. Ya no tenía el mismo sentido dejar dulces y leche para los camellos que no llegarían, jamás, a mi casa. Ni era igual de excitante ir a ver la cabalgata de la ciudad para saludar a Sus Majestades. Ya sabía que eran actores con peluca…

En un instante, un trocito de mi condición de niño, se separó de mí y continuó su camino.

Y sé que es normal y que pasará algún día pero…no creo que sea buena idea dejar los juguetes en la habitación de los niños. Si tu hermana lo va a hacer con los suyos, allá ella. Yo, por si acaso, no me la jugaría…

Mejor en el salón. ¿No te parece?.”

……………………………………………………………………………………………..

Para enriquecer el texto, no os perdáis este anuncio de los almacenes ingleses John Lewis.

N.B 1 : Y si por casualidad, algún niño ha leído este post ( Hola!), que sepas que todo es mentira. Es un relato de ficción ( no es verdad) para un Grupo de Escritura ( Ciberlalia) que ha propuesto como tema de la semana ( para escribir) : “Un instante en la vida de un niño”…. Y yo me he inventado esto… ; – )

 

Los Reyes Magos se podrían retrasar.

No me preguntes por qué pudiendo haber ido hace semanas, estaba hoy,  a las 12:00 am en El Corte Inglés. No me lo explico : tantos años de experiencia y yo me creía que ya me había convertido en master de shopping y aparezco en unos grandes almacenes, el día antes a la noche de Reyes… Error. Grave error.

De momento, mis “truquis” para aparcar en el lugar habitual ( que va directo a donde me interesa) no han servido de nada. La primera señal de alarma ha sido ver la planta -3 llena hasta los topes. En mis exploraciones de parking anteriores no había pasado de una planta -2 y semi-vacía. Así que, en el culo del mundo de la  planta -4  he aparcado mi coche.

Desfile de carritos en dirección contraria a la mía. Cargados hasta los topes. Pero he pensado : Mira, se van . Seremos menos. Segundo error: se iban poquitos en relación a los que entraban … ¡Cuanta gente había! Colas en la joyería Tous, sección juguetes no te quiero hablar y la zona a la que yo me dirigía , estaba totalmente arrasada: Agendas del 2011.

La verdad es que iba buscando una Moleskine nueva, idéntica a la del año pasado que, tras un ratito mirando aquellos mostradores donde se amontonaban las Agendas sin ton ni son, me han informado que se había agotado. Pero he visto algo que buscaba hace tiempo, para regalar, y he decidido adquirirlo. Tercer error ( y definitivo) : tenía que haber salido pitando cuando me han dicho lo de “Ufff! LLevan agotadas una semana”. Pero no. Me ha podido lo del regalo…

Así que me voy a la zona de cajas de la sección.

Atención : Mostrador circular, dividido en dos zonas semicirculares contrapuestas. Tres personas envolviendo y cobrando . Doble cola: en uno y otro lado y, además, cola sin forma de fila… De aquellas en las que te vas amontonando a ambos lados , sin saber muy bien cuando te toca. Todos los “amontonados” en tensión , esperando el ¿Quién va ahora?. Unos sabiendo a quien le toca y si has llegado en el minuto preciso o bien, los que hacen cómo que han llegado por allí y no saben si hay turno o no. Son los que intentan colarse con aquello de “yo no sabía que esto era una cola”. Y , es verdad, se parece a todo menos a una cola.

Así que me he aclarado la voz y he hecho la pregunta clave : ¿Quién es el último?. Y, la segunda, ¿La cola es para ambos lados?…Se ha desatado el caos ; – ) hasta que se ha organizado de tal manera que yo sabía detrás de quién iba y , todos los que habíamos participado en el asunto éramos un bloque sólido para actuar contra los que llegaban “nuevos” … Aún con toda esta organización grupal, he tenido que gritar y agitar la mano diciendo “Yo, yo” para que no atendieran a unos listillos del otro lado. El tiempo que he invertido en ese regalo, espero que me sea compensado por el destino : me ha tocado el dependiente torpe. El lento. El que no ha envuelto un regalo en su vida… Yo creo que hasta le temblaban las manos de la avalancha que le venía encima.

Total , que me he ido de allí con un paquete – churro ( el celo ese de El Corte Inglés es de pecado. Fijaros), ya decidida a huir de la multitud.

Y cuando por fin iba a coger el ascensor para descender al infierno de la planta -4 , me suena la alarma.  Aquí, he vivido todo el Kit “Te suena la alarma”: 1) Vergüenza interna ( no he robado nada, Por Dios!), 2) Acercamiento del chico de seguridad con elegante americana roja , 3) Muestro la bolsa y el ticket de compra, 4) Alivio : se han dejado la alarma dentro del paquete. , 5) Vuelta al mostrador de la cola-sin-forma , 6) Deshacen el paquete, quitan la alarma y rehacen el paquete ( esta vez, una chica con habilidad), 7) Siento las miradas afiladas en mi espalda de los que están esperando para pagar y 8 ) Por fin, vuelvo a las puertas del ascensor.

Tras eternos minutos de espera delante de un ascensor que parecía que no existía, llego a la planta -4.

Para rematar, me podía haber pasado aquello de no encontrar el coche e ir vagando por las zonas del parking, dándole al mando a distancia para ver si lo localizo pero no. Sabía dónde estaba mi coche…

Lo de la cola ( esta vez , en fila india y larguísima) para salir de áquel subterráneo y la caravana que había de vuelta a casa, mejor lo dejamos para otro día.

La buena noticia es que los Camellos de los tres Reyes Magos, vienen cargaditos. No sé si llegarán a tiempo… Si les toca al dependiente que envuelve leeeeeennnntamennnte los regalos, mejor que amplien la “noche” de entrega a unas cuantas más.

Si os encontraís un vale , al lado del agua y la comida de los camellos, ya sabeís que ha pasado…

¡Felices Reyes!

N.B : Los chistes gráficos son del ilustrador chileno Alberto Montt. Su blog “Dosis Diarias” está muy bien. Merece la pena una dosis diaria…

Nochevieja : Tipologías

Ya se acaba el 2008 y se va vapuleado y bien maltrecho. El miércoles por la noche, la mayoría de españoles, cumpliremos con el ritual de las uvas ( las aceitunas o el brindis, tanto da) y festejaremos con una alegría desbordada que pasamos al 2009 (que está a la espera, en una esquina, a un par de días de su debut, absolutamente acojonado…).

Tras traspasar las Navidades, ahora nos enfrentamos al disfrute del Fin de Año… Esta festividad está compuesta de dos eventos :

1) la Nochevieja

2) la Comida de Año Nuevo

La Nochevieja es una de las clásicas ocasiones ( junto con la Verbena de San Juan, por lo menos en Cataluña) en las que, por mandato de  ??? Papa Noel ( por decir algo), debemos divertirnos. Pero a lo grande.

A la gente le preocupa que va a hacer esa noche super-guay. Es como un medidor de éxito social  (muy similar al del número de personas que puedes reunir para una fiesta de 40 aniversario) que te indica hasta que punto eres anti social o bien, hasta que punto amas la soledad. Sea como fuere, la población se prepara :

1-. Cenas familiares : Hay quien el tema de la cena lo tiene resuelto. Se celebra en familia. Tras las uvas y las felicitaciones pertinentes , el grupo familiar se desmembra : los más jóvenes salen disparados para celebrar una noche como la de un sábado pero mejor organizada y con más expectativas. Los nuevos adultos, suelen acudir a “tomar una copa” al domicilio de algún amigo (que es el que suele organizar la fiesta) y finalmente, los más mayores que se qeudan un ratito más en el hogar familiar o bien viendo la tele o jugando al bingo .

2-. Cenas con amigos : Siempre hay uno que pringa. O por que lo hace cada año, o por que este le apetecía ( el siguiente es fácil que no reincida) o por que se ha visto obligado ( todo el mundo estaba colgado, incluído él mismo). Durante las semanas previas, hay toques sutiles: ¿Qué haras para Nochevieja? Nada. Nos quedaremos en casa. ¿Y vosotros?. Nada , tampoco. Como vosotros. Estos acercamientos finalmente prosperan y pierde ( o sea , organiza la cena) el que menos aguanta el farol de “Qué bien se está en casa, solitos”.

3-. Cenas organizadas : El Cotillón. Tiene de bueno que nadie se lo curra. Todos disfrutan. Nadie trabaja. Tienen de malo, que suelen ser muy caras en relación a calidad /precio. Tienen de bueno que dan una excusa para emperfifollarse y sentir que es una ocasión especial. Tiene de malo que suelen ser masificadas y, al final, tienes una sensación de boda cutre.

4-. Celebración en pareja : Es una buena excusa ( es una noche de amor…) si se quiere escapar de los planes 1, 2 y 3 mencionados anteriormente. Si con la pareja, vamos bien, se puede convertir en una experiencia memorable. O bien se convertirá en una noche más de cena y tele…Eso ya es cosa de los dos que juegan…

5-. Perderse en algún lugar de estos mundos de Dios : Cada vez más de moda.Irse. Solo o en compañía. Viajar, conocer otros modos . La crisis está haciendo que muchos de los que antes escogían este plan, ahora se vean en un 1, 2,3 o 4, por lo de apretarse el cinturón.

6-. Esconderse : En casa. Cerrados a cal y canto. Irse a dormir pronto. Pasar de las uvas. Despertar en el 2009, como si nada.

En todos los casos, el mayor o menor consumo de alcohol , hará que la noche sea más o menos memorable.

Todos los planes tienen su qué. Todos ellos harán disfrutar a aquellas personas que los hayan elegido voluntariamente. Pero… harán sufrir a los que no. Ejemplos : Hay quien está esperando que lo inviten a una cena y no quiere estar en casa, solo con su pareja. Le parece que es una noche de juerga. Pero nadie parece incluirlo en sus planes. Y está nervioso. Este lo pasa mal. Está el que se quiere perder con su amorcito en casa o en Canarias ( si el bolsillo lo permite) pero está obligado a asistir a la inquebrantable cita familiar de Noche Vieja en casa de sus suegros. Este , también lo pasa mal.

Para rematar, al día siguiente ( ese en el que en la tele, inexplicablemente, nos deleita con saltos de esquí y valses vieneses) hay comida… o no. Esta es una de las comidas que, con el paso de los años, más se va diluyendo de todo el maratón de vacaciones navideñas. Los mayores ( que se fueron a dormir a una hora prudente) y los más jovenes ( que además de estar obligados, se despiertan diez minutos antes del ágape ) son los que pueden mantener la cita. Los adultos que se dedicaron a fiestear, necesitan sus horas de sueño reparadoras y dejar que el estómago acabe de digerir los excesos.

Feliz Nochevieja a los 1,2,3,4,5 y 6.!!!!!!!!

Ahora, solo queda la fase “Reyes Magos”.

mafaldaanonuevo2