Almas cándidas.

“Carta de una palabra desesperada“.

 

Apreciados amigos,

Agradezco que me permitáis expresar mi indignación a través de estas letras. Por lo menos, lo hago en campo amigo… Total, soy una palabra… Y, de las feas. No tengo una “i” latina precediéndome y dotándome de prestancia tecnológica . No enternezco. No gusto. No se fían de mí.

Lo que más me indigna de esta situación es que yo, como palabra, era preciosa. Y lo digo en pasado porque me debo remontar a dos mil años atrás para recordar aquellos tiempos en los que mi esencia ,esa que llaman semántica lingüística, era de una belleza sencilla.

Ingenua, sin malicia, sin doblez…

Cándida.

Siento una pena inmensa…Supongo que será nostalgia por lo que fui. ¿Sabéis que estoy emparentada , en línea directa , con la palabra “candor”? Con eso, lo digo todo.

Antes era “candidus” : la representación de lo blanco ,de lo puro, de lo sincero . Pero llegaron los tribunos con su inclinación a convencer , a vender, a seducir. Y para eso, cuando se postulaban, se colocaban la toga cándida. Iban vestidos de blanco con el único fin de parecer limpios.

Ese fue el principio del fin.

De “candidus” a “candidatus” ,que se quedó en persona vestida de blanco,  hasta el hoy. Ahora, soy “candidato”: El que se postula para ser elegido.

Y, mira, mira, cuando aparezco en un contexto político, me vuelvo una palabra horrorosa. Ya no soy ni blanca…

He tenido una conversación muy seria con el verbo “postular” ( que también se siente feo, por cierto) y nos vamos a inscribir en un grupo de terapia de palabras marginadas ( están inscritas: político, diputado, parlamentario y senador… ). ¡A ver si todos juntos, conseguimos superar esta depresión !

De mi candidez inicial, ya no queda nada. Un poco en candelabro y en candente pero de lo que yo era a lo que soy, ya no queda nada. Cuando me veáis impresa en un programa  o en un discurso o en declaraciones políticas y , os cree rechazo, recordad que soy una palabra que provengo de “cándida” y que yo no quería llegar hasta aquí pero la maldita Lingüística Histórica ha hecho que ,hoy, sea lo que soy.

No me lo tengáis en cuenta.

Siempre vuestra ,

Candidato

Una palabra desesperada.

De Wikipedia : Cuando los tribunos de la antigua Roma emprendían sus campañas políticas, siempre iban vestidos con una toga blanca (la toga candida), con el fin de causar una buena impresión entre sus electores. La palabra latina candidatus, que significa persona vestida de blanco, llegó a convertirse en sinónimo de toda aquella persona que busca alguna dignidad, honor o cargo.

NB : Este es un texto de hace 8 años.Vamos mal…

 

 

Vendo mi voto.

Hace cinco años que escribí esto…

vendo

Todo empezó tontamente… Una frase , un viral en twitter. “Vendo mi voto”

¿Quién iba a pagar por un voto? Los partidos políticos ya sabían cómo conseguirlos, gratis. Una mentirijilla por aquí, una promesa tentadora por allá, una amenaza de lo que nos vendría, muchas luces, colores y fanfarria y, sobre todo, el hartazgo de la gente al saber que seguían tomándolos por tontos…Mira, se iba a votar o no, dependiendo de los planes de ese día… No era importante…

A los partidos poderosos ya les iba bien esta desafección. A mayor abstención, mayor reparto de beneficios mientras que los pequeños partidos , se veían condenados a la invisibilidad…

Pasó el tiempo y dejamos de votar pero tampoco pasó nada, ya que con los afiliados a los partidos poderosos, ya tenían cupo para seguir ocupando escaños pero, con los años, los “miembros del partido” fueron desapareciendo. Ley de vida.

Y, entonces, llegaron una de esas Elecciones de Comunidades Mancomunadas Federadas Autónomas Co Dependientes y a uno, se le ocurrió poner en venta su voto. Cuando publicó su tweet (con una foto arregladita en la que ponía “Vendo mi voto”) no sabía que a los partidos súper-poderosos no les cuadraban los números y que tenían que conseguir un número concreto de votos para poder seguir en…política.

Como fue el primero, se forró. Tuvo sus momentos de duda y de pensamientos trascendentales acerca del valor moral de su voto pero… el valor, traducido en euros, le daba para salir del agujero en el que estaba metido. La maldita crisis eterna…

voto2

La noticia se extendió y, de repente, la gente se dio cuenta que poseía un “algo” (por no poner derecho/obligación), en desuso que tenía un valor real. Así que empezaron a vender sus votos… Y, claro, hubo una “burbuja” del valor de los votos. Todos creían que su voto valía 1000, después resultó que no les daban más de 30…Esa burbuja fue la que permitió hacer los cambios y tomar las medidas necesarias que-si-no-es-en-situación-de-crisis- nadie-se-atreve-a-tomar.

Y, por fin, se cambió el sistema político y el sistema electoral… Y cambiaron los políticos…

El “Vendo mi voto” fue el principio de estos tiempos…

Hoy, nadie vende su voto. Ahora vale tanto, que no existe dinero suficiente para comprarlo.

votos2

NB : Pregunta tendenciosa-reflexiva-irreal ( de respuesta interna): ¿Venderíais vuestro voto? Hoy lo he preguntado en mi entorno, dando un valor de 6000 €    ( olé, me he pasado, lo sé) pero obligando al cambio de tendencia de forma radical y nadie ha dicho que no. Es más, regateando, se pueden conseguir votos a precios de chollo…

Vendo mi voto.

vendo

Todo empezó tontamente… Una frase , un viral en twitter. “Vendo mi voto”

¿Quién iba a pagar por un voto? Los partidos políticos ya sabían cómo conseguirlos, gratis. Una mentirijilla por aquí, una promesa tentadora por allá, una amenaza de lo que nos vendría, muchas luces, colores y fanfarria y, sobre todo, el hartazgo de la gente al saber que seguían tomándolos por tontos…Mira, se iba a votar o no, dependiendo de los planes de ese día… No era importante…

A los partidos poderosos ya les iba bien esta desafección. A mayor abstención, mayor reparto de beneficios mientras que los pequeños partidos , se veían condenados a la invisibilidad…

Pasó el tiempo y dejamos de votar pero tampoco pasó nada, ya que con los afiliados a los partidos poderosos, ya tenían cupo para seguir ocupando escaños pero, con los años, los “miembros del partido” fueron desapareciendo. Ley de vida.

Y, entonces, llegaron una de esas Elecciones de Comunidades Mancomunadas Federadas Autónomas Co Dependientes y a uno, se le ocurrió poner en venta su voto. Cuando publicó su tweet (con una foto arregladita en la que ponía “Vendo mi voto”) no sabía que a los partidos súper-poderosos no les cuadraban los números y que tenían que conseguir un número concreto de votos para poder seguir en…política.

Como fue el primero, se forró. Tuvo sus momentos de duda y de pensamientos trascendentales acerca del valor moral de su voto pero… el valor, traducido en euros, le daba para salir del agujero en el que estaba metido. La maldita crisis eterna…

voto2

La noticia se extendió y, de repente, la gente se dio cuenta que poseía un “algo” (por no poner derecho/obligación), en desuso que tenía un valor real. Así que empezaron a vender sus votos… Y, claro, hubo una “burbuja” del valor de los votos. Todos creían que su voto valía 1000, después resultó que no les daban más de 30…Esa burbuja fue la que permitió hacer los cambios y tomar las medidas necesarias que-si-no-es-en-situación-de-crisis- nadie-se-atreve-a-tomar.

Y, por fin, se cambió el sistema político y el sistema electoral… Y cambiaron los políticos…

El “Vendo mi voto” fue el principio de estos tiempos…

Hoy, nadie vende su voto. Ahora vale tanto, que no existe dinero suficiente para comprarlo.

votos2

NB : Pregunta tendenciosa-reflexiva-irreal ( de respuesta interna): ¿Venderíais vuestro voto? Hoy lo he preguntado en mi entorno, dando un valor de 6000 €    ( olé, me he pasado, lo sé) pero obligando al cambio de tendencia de forma radical y nadie ha dicho que no. Es más, regateando, se pueden conseguir votos a precios de chollo…

¡Qué miedo!

Y mira que intento ser positiva y entrenar el lado del izquierdo…pero es que la cosa ya empieza a ser terrorífica y nosotros, las víctimas de la cosa , funcionamos en plan borrego, de un lado para otro, estimulados por las pullas “globo sonda”.

La cosa no es otra cosa que nuestra situación política y económica . Y los “globo sonda” son todos esos frentes que se van abriendo y cerrando y para lo único que sirven es para dividirnos en bandos… Lo peor de esta historia de manipulaciones es que la mayoría de las víctimas de la cosa, no están en ninguno de los equipos ( A ó B, Blanco ó Negro) sino en esa extraña franja invisible para la cosa, que es el punto medio .Desgraciadamente, ese gran espacio de grises y normales no tiene voz ni voto en la cosa.

En este país sólo  puedes elegir entre dos opciones : eres Solidario o eres Racista ; eres Pro Social o eres Pro Ricachón; eres Ecológico o eres Tóxico;eres Empresario avaricioso o Trabajador explotado… En resumen : eres Bueno o eres Malo. Y para más lío, serás bueno o malo en función del color con el que mires la cosa.

El problema es que los de la franja de “en medio” ya lo vemos todo negro . Nos azuzan con esas cosas de Vic y Torrejón, con la cadena perpetua, los controladores aéreos, los incendios y las mentiras, la corrupción de ambos bandos, las centrales nucleares… Temas muy importantes  que deberían estar bien regulados y funcionando con eficacia ya que pagamos buenos sueldos a los de la cosa ( recordad que Leire Pajín – por poner un ejemplo conocido- cobra o cobraba 200.ooo euros/año, en plan “ejecutivo de nivel”)  y que, en cambio,  se convierten en marketing electoral . Del barato y del sucio.

Mientras, los de “en medio” , nos quedamos abandonados en ese lugar de nadie, sin poder hacer nada… Consigna : Ir atravesando las turbuelncias lo mejor que se pueda y sin la ayuda de ninguno de los bandos. En todo caso, lo que harán será sacarnos lo que puedan ( pasta o votos).

En Europa se están partiendo el pecho con nuestra Presidencia de Turno. Yo creo que les damos penica. Es lo malo de la visibilidad : los que estamos aquí ya estamos acostumbrados a que nos den cifras de paro terroríficas y in crescendo. Los de allí, pues no. Y, claro, no entienden nada de este surrealismo “made in spain”  y se preguntan si hemos comprendido el concepto “recesión”… Porque parece que no.

Hoy he leído que , en enero, se subirá el IRPF de más de 10 millones de contribuyentes. Subirá porque aquello de los 400 euros era una medida excepcional y, ahora que la quitan excepcionalmente, tu IRPF deja de ser ficticio y vuelve a lo que tenía que ser.  Eso dicen los de un bando. Los del otro, que te van a robar … A los de “en medio” les quitarán unos euritos de la nómina . Sea por una mala previsión,sea por un defecto de información, sea por lo que sea, la realidad tangible es que , este mes,  los Departamentos de Recursos Humanos, Gestores y Responsables de Personal van a tener que saber explicar a los diez millones de contribuyentes afectados, el motivo ( sea cual sea) de ver reducida su cuenta total. En plata : lo que van a ingresar en la cuenta en la que tienes la hipoteca, el cole, los gastos y  todas esas cosas… Justo ahora, cuando todo va tan y tan bien y no hace falta planificar casi hasta el último euro…

Pero lo peor de todo y lo que más acojona no es saber que uno de los bandos está demostrando ser malo. No, lo que da más miedo es ver que “el otro bando” es igual de malo.

Los de nadie ,que son los de “en medio”, lo tenemos mal.

La cosa avanza cual mancha viscosa de película de terror de Serie B .

Y los de “en medio” , aferrados a la esperanza ( que es gratis y no nos la pueden fiscalizar), esperamos al super-hero que nos haga visibles y arregle la cosa… Frágil esperanza, pues.

¿Da o no da miedo?