Almas cándidas.

“Carta de una palabra desesperada“.

 

Apreciados amigos,

Agradezco que me permitáis expresar mi indignación a través de estas letras. Por lo menos, lo hago en campo amigo… Total, soy una palabra… Y, de las feas. No tengo una “i” latina precediéndome y dotándome de prestancia tecnológica . No enternezco. No gusto. No se fían de mí.

Lo que más me indigna de esta situación es que yo, como palabra, era preciosa. Y lo digo en pasado porque me debo remontar a dos mil años atrás para recordar aquellos tiempos en los que mi esencia ,esa que llaman semántica lingüística, era de una belleza sencilla.

Ingenua, sin malicia, sin doblez…

Cándida.

Siento una pena inmensa…Supongo que será nostalgia por lo que fui. ¿Sabéis que estoy emparentada , en línea directa , con la palabra “candor”? Con eso, lo digo todo.

Antes era “candidus” : la representación de lo blanco ,de lo puro, de lo sincero . Pero llegaron los tribunos con su inclinación a convencer , a vender, a seducir. Y para eso, cuando se postulaban, se colocaban la toga cándida. Iban vestidos de blanco con el único fin de parecer limpios.

Ese fue el principio del fin.

De “candidus” a “candidatus” ,que se quedó en persona vestida de blanco,  hasta el hoy. Ahora, soy “candidato”: El que se postula para ser elegido.

Y, mira, mira, cuando aparezco en un contexto político, me vuelvo una palabra horrorosa. Ya no soy ni blanca…

He tenido una conversación muy seria con el verbo “postular” ( que también se siente feo, por cierto) y nos vamos a inscribir en un grupo de terapia de palabras marginadas ( están inscritas: político, diputado, parlamentario y senador… ). ¡A ver si todos juntos, conseguimos superar esta depresión !

De mi candidez inicial, ya no queda nada. Un poco en candelabro y en candente pero de lo que yo era a lo que soy, ya no queda nada. Cuando me veáis impresa en un programa  o en un discurso o en declaraciones políticas y , os cree rechazo, recordad que soy una palabra que provengo de “cándida” y que yo no quería llegar hasta aquí pero la maldita Lingüística Histórica ha hecho que ,hoy, sea lo que soy.

No me lo tengáis en cuenta.

Siempre vuestra ,

Candidato

Una palabra desesperada.

De Wikipedia : Cuando los tribunos de la antigua Roma emprendían sus campañas políticas, siempre iban vestidos con una toga blanca (la toga candida), con el fin de causar una buena impresión entre sus electores. La palabra latina candidatus, que significa persona vestida de blanco, llegó a convertirse en sinónimo de toda aquella persona que busca alguna dignidad, honor o cargo.

NB : Este es un texto de hace 8 años.Vamos mal…

 

 

Váyanse los dos, por piedad.

En los programas de la radio, en esos espacios donde los oyentes llaman , ya hace un tiempo que el denominador común es el desconcierto.Se expresa en voz alta y sorprendida y, sobre todo, impotente…

Nadie entiende cómo hacen las cosas los políticos profesionales cuando, el más básico sentido común del pobre ciudadano, marca posibles caminos de recuperación pero, claro, hay que ponerse de acuerdo, olvidar el papel de “mercenario de voto” y creerse eso de “por el bien del país”. Lo dicho, impotencia.

Ante la degradación de la situación en estas últimas semanas, la gente que llama a la radio ha pasado de estar desconcertada a sentir un gran, gran cabreo … Muy grande.

Y los que los escuchamos, también estamos enfadados.

Lo que pasa es que, como siempre, aparece la dichosa impotencia y nos encontramos teniendo que tragarnos los sapos verdes mientras los políticos-mercenarios, se insultan en el Senado o se felicitan ( todo un detallazo que hoy estuvieran TODOS . ¡Gracias!) por el pleno de asistencia al Parlamento. Olé.

¿Hay alguna forma de hacerse insumiso de la gestión económica del país?,  ¿Nos podemos borrar del censo, dejar de cobrar por el banco ( en efectivo y para casa), y que nos dejen en paz? ¿ Y volver a lo del trueque?…

Y es que la gente no es que no quiera contribuir con lo que pueda pero hierve la sangre ante los coches oficiales, las embajadas ” de más”, la financiación de sindicatos , organizaciones empresariales y partidos, la dichosa roja (medio millón de euros X jugador???) y… no hay que olvidar todo el derroche futuro que va a llegar : los catalanes, con las elecciones calentitas, vamos a ver como se gastan los euros en publicidad electoral, mítines y demás gilipolleces. Técnicas de marketing para los mercenarios del voto, por supuesto…

Necesitamos una “renovación profunda y urgente” de nuestros líderes políticos. Con otra actitud , otro talante (irónico, ¿no?) y con una clara predisposición a la colaboración y a la rectificación . Qué sepan ver el elefante enterito…

También hay que jubilar a los líderes sindicales actuales, tan anacrónicos , tan poco eficaces y tan poco representativos. Lo mismo para los que dicen representar a los empresarios : una vergüenza total que sean esos los que decidan y piensen “en nombre” de ese 98% de pequeños empresarios de los que no saben nada y con los que no tienen nada que ver.

Los cambios no deben ser sólo de “caras” . La actitud debe ser , también, diferente. Otra cosa , no servirá.

Tengan misericordia de nosotros, Sr. Zapatero y Sr. Rajoy… No hemos hecho nada para merecer esto. Nadie nos dijo que con nuestros votos, iban a hacer lo que, ahora, están haciendo.

Váyanse los dos, por piedad.

Imagen de tobsnn en deviantart.