Made in (exquisite) Spain.

El teclado está “diseñado” en California y hecho en China. La foto está hecha con un iPhone made in PRC (People’s of Republic Chinese). El stick USB que estoy utilzando ahora mismo, mi taza de cappuccino, el mouse… chino.

Pero …estoy sentada ante una mesa , de madera de roble, pintada en rojo y decapada ( tanto por el diseño del artesano como por el pasar del tiempo) que no viene del país asiático. Su ex-propietario me dijo que estaba hecha por un ebanista de Alicante y que la compró en un mercadillo de artesanía y antiguedades…

Mientras escribo este post miró a mi alrededor, observo el atrezzo y… la mesa y la silla es lo único que no es chino….

China es la fábrica del mundo. Allí se fabrica casi todo lo que habita en nuestros hogares : teles, ordenadores, microondas, cafeteras, batidoras, reproductores, cónsolas, …el mundo de la electrónica y el electrodoméstico pero también el calzado y la ropa y, dentro de nada, verás como se afanan a cultivar olivos y te hacen un aceite a 0,50€ /litro…

La periodista Sara Bongiorni intentó vivir un año en EEUU sin productos made in China y digo “intentó” porque lo suyo fue un año de desventuras buscando productos imposibles ( como por ejemplo un repuesto para una aspiradora) con el lema Made in USA ( u otro lugar que no fuera China…).

Es una realidad ( es la fábrica del mundo, de verdad) y lo cierto es que gracias a esta producción masiva de productos a bajo coste, el consumidor occidental ha tenido acceso a ellos (tambien masivamente) y eso , según opinan los expertos, contribuye a afianzar nuestro sentimiento de “sociedad de bienestar”.

El propio mercado ha consumido y ha otorgado una etiqueta a lo que es “made in China”: barato y de baja calidad. Hay una parte de verdad ( hay mucho producto malo ) pero también es cierto que hay empresas chinas que se afanan en hacer las cosas con un alto stándar de calidad y , cada vez más, su trabajo está dirigido a erradicar esta “mala fama” ( de ahí, y como política de limpieza de imagen, veréis que los productos chinos son “made in PRC”). Este fenómeno “made in China” está creando el “contrafenómeno”. Una tendencia , cada vez mayor, a dar importancia a las cosas hechas en casa, artesanalmente , más caras posiblemente pero …mejores.

Es una pena que la industria artesanal del calzado en el Levante español, deba ir cerrando sus puertas para dejar paso a esos zapatos a 29€ que te recalientan el pie si los llevas más de cuatro horas seguidas. Es una pena no poder potenciar esa riqueza de conocimiento y tradición y vender nuestros bellos zapatos al mercado (nacional y exterior) al precio que vale esa tarea artesanal.

Es una pena que los italianos nos compren el aceite de Les Garrigues, lo envasen de lujo y lo vendan  como “exquisito aceite toscano”. Es una pena que no podamos hacer resaltar la extremada calidad de nuestros aceites, vinos… ¿Y los Jamones?. ¿Cómo es posible que en cualquier lugar del mundo encuentres el Prosciutto di Parma ? ¿Y el Jabugo????…

Ya que estamos inmersos en el juego de lo masivo, podíamos focalizarnos en lo que tenemos que es especial y único. Hacer que el sello del “made in spain” ( por ejemplo) se ligue al “Exquisite Spain”. Luchar contra la cultura de precio y exportar lo mejor que tenemos a precio de “producto handmade” de lujo .Son nuestros gobiernos los que deberían destinar cerebro y dinero a la promoción mundial de nuestras maravillas y espero que , a la mayor brevedad posible, a alguién se le encienda la lucecita y cree un ambicioso plan para situar a nuestro país como productor de cosas exquisitas: desde un jamón y aceite a un turismo de “excelencia” pasando por una de las mejores gastronomías del planeta.

España es exquisita y hay que aprovecharlo.

NB : Esto lo escribí hace 8 años. Lo sigo reivindicando…

La gitana y el toro.

La gitana de plástico siempre me ha parecido horrorosa. Igual que el toro … Me sorprende que sean los artículos más vendidos en nuestras tiendas de souvenirs ( año tras año) y me resisto a creer que aún hay turistas que se creen que España es flamenco, toros, paella, sangría ( de 5L en 5L), playa y olé ( dicho todo ello con un gorrito mexicano) y se compran esas figuras ( made in China) para después mostrarlas a sus amigos y recordar que Spain es :  flamenco, toros, paella, sangría ( de 5L en 5L), playa y olé ( dicho todo ello con un gorrito mexicano).Y aunque a mí me cueste creerlo, estos turistas existen y compran toneladas de muñequitas flamencas.

La gitanilla y el torito , a todas luces inofensivos, actúan como un virus que se expande al ser acogidos y expuestos publicamente en hogares de medio mundo. Hay esfuerzos creativos por reconvertir el sector del souvenir ( por ejemplo  Flamenco Cool en Sevilla o Madrid Cubo en la capital) pero , tristemente, la gitana y el toro siguen ocupando posiciones estelares…

Pero lo que siempre  me ha llamado la atención de estos souvenirs es que no sólo han sido patrimonio de los turistas si no que, en muchísimos hogares españoles , la gitana y el toro ( y el abominable muñeco de la mili), se situaban en un lugar preferencial y, a poder ser, encima de la tele. No eran para timar a los pobres guiris, también eran una aportación decorativa ( y sentimental) para las casas de los nativos…

Yo tengo una amiga que siempre ha tenido una gitana encima de la tele.Por increíble que parezca, el síndrome del souvenir no se había saltado aquella generación y ella lo seguía manifestando en su sangre. Además de fea en sí misma, la flamenca llevaba un traje amarillo que te daba un tortazo visual importante.Hoy he estado en su casa y he percibido que algo había cambiado. Evidentemente, la super tele de plasma de la releche , era un cambio ostensible pero… había algo más.

La gitana no tenía espacio. Caput. Era historia… Estaba en una caja , en el garaje, junto con otras cositas que puedes estar sin ver toda la vida ( aunque las tengas). No lo he dicho claramente pero creo que se me ha notado una alegría fuera de lugar por la desaparición del souvenir pero mi alegría ha durado sólo un ratito.

Ya se venden las “gitanas y toros” escaladores ( se ponen en el lateral de la tele de plasma) o bien, unas que llevan un anclaje especial.

Olé.