Tregua.

Y el jueves, el ruido diabólico de las obras casi cesó…No hay silencio, pero puedo volver a oír al petirrojo, que había desparecido de mi panorama visual. Ha vuelto a las zonas donde lo veía pararse.

El petirrojo también huyó de las obras estruendosas. Los dos, hemos sufrido una sobredosis de contaminación acústica de la que nos estamos recuperando.

Y no sé si es una tregua o volverán.

Ojalá pudiera volar como el petirrojo.

NB : Creo que está más gordito…

Silencio.

No sabía lo que me estaba afectando el ruido hasta que he llegado al silencio.

Me he ido, pero lo que hacía era huir.

De repente, mi cerebro se ha adaptado , a toda velocidad,  al trino de los pájaros, al susurro del viento . Ha sustituido las radiales , las sierras y los martillos neumáticos por una melodía sinuosa y, aunque parezca una contradicción, silenciosa…

Algún día, acabarán las obras y reformas vecinales y con ellas, el ruido constante. Mientras tanto, tendré que ir haciendo terapia de huida…

En estado de shock…

Hace unos días, debía aplicar la terapia Ommwriter, para aplacar mi estado de ánimo , directamente proporcional al avance de las obras que estoy haciendo en casa.

Las cosas han ido avanzando, a ese ritmo extraño que marcan los imprevistos y , ahora, tras “la destrucción total” las cosas parecen estar tomando forma ante mis ojos (por lo menos,  ya puedo imaginarme como quedara.)..

Estas semanas , he pasado más tiempo en casa y he conocido al equipo de operarios que viven en mi jardín. Nada que ver con el tópico : limpios, ordenados,… detallistas ( hasta he comido empanadas criollas, obsequio de la suegra de uno de ellos)…Uno de los chicos, es un perfecto especímen de hombre ( guau!) que, además lleva su ropa de trabajo con gracia y esmero. Un pantalón azul, una faja marcando cintura, una camiseta imperio ( que a este hombre le queda bien) y…un pañuelo anudado a la cabeza que siempre  es mono.  No voy a negar que alguna tarde, con el sol cayendo por su espalda ( o sea a contraluz), lo he visto trabajar y me he recreado en esa armonía física ( y en nada más, of course ; – ) ). Mi madre, en una visita de inspección de obra , se quedó alucinada al ver al especímen masculino… ¿Recordáis el anuncio de Coca Cola Light?. Pues, un símil a eso. Añade a este cóctel explosivo , que es un hombre tímido y poco consciente de su atractivo… Es tan buena perosna que yo ya no soy consciente de su atractivo pero… da gusto verlo.

Es por eso que, hace cuarenta y ocho horas que vivo en estado de shock. Una de las nuevas rutinas de estas semanas es, despertarse y casi sin haber dado cuenta de mi obligatorio cappuccino-despierta-mi-yo, ya me están buscando y preguntando algo ( ¿Enchufes?, ¿Antena?, ¿Qué grifo?… ) que es necesario saber en ese mismísimo momento.  Hace dos días que la cuadrilla se ha ampliado considerablemente, ya que han coincido diferentes “técnicos” de diferentes cosas.

Nuevas personas. Nuevos estilos…

El chico de anuncio de Coca Cola Light sigue estando por ahí pero ha quedado totalmente oculto entre tanta hucha, ombligo peludo, camiseta de “Pescado y Marisco Martínez” ( que me perdonen estos señores) y pantalones butifarreros . El orden, la limpieza, las porciones de silencio ( y es que además de todos los sonidos que se generan , tienen una radio  a toda volumen), los restos de su paso por aquí, … Ufff! ¿Buscas tópico? ¡Toma tópico!

Hoy lo he comentado a un amigo y me ha explicado su experiencia “tópico” . Estaba ingresado en el hospital y, durante una semana, una increíble y guapísima enfermera le atendió con simpatía y cariño. El tópico ( o su imaginación, eso ya no lo sé) te la pinta como bella mujer, a la que el uniforme deja ver su belleza. A la semana siguiente, ya acostumbrado a la visión, le aparece una enfermera bigotuda, forzuda y con carácter Rotenmeyer…


Ahora sí que os digo que , espero que las obras se acaben pronto. Tanto “modelo tipo hucha” me ha sumido en estado de shock…


Dia Omm.

Menos mal que estoy escribiendo esto en el OmmWriter y, el sonido relajante y el paisaje sereno que envuelve mis palabras, me permiten ir apaciguando mi espíritu…

Poco a poco… Demasiado lentamente, diría yo pero.. voy dejando que , a través de mis dedos, y con ese ruidito precioso que hace el teclado al escribir ( también un efecto del Ommwriter), se me pase la…cosa esta.

¿Qué será? ¿Irritación?, ¿Furia?, ¿Rabia?, ¿Impaciencia?
O…¿hay alguna palabra para definir el estado mental cuando estás de obras en casa?. ¿”Obrápata”?…

Ahora mismo, estoy en la fase de destrucción masiva. Ya he pasado por la de los presupuestos, la visualización del resultado final “en mis más dulces sueños” para estar, ahora, sumergida en el caos total: esa fase en la que el destrozo es tal que, no te crees ( imposible racionalizarlo)que pueda haber un resultado final aceptable…Ni tan siquiera” resultado”.  A la vez, ya has pasado por esto y sabes e intuyes que , al final, incluso te alegrarás de haber  metido el pie en el mundo de la reforma.Pero…da igual. Nada sirve en este momento.

En el mundo-de-la-obra, también interviene el factor “suerte” . De la misma forma que todo puede ir rápido y suave, también te puedes encontrar con una sucesión de errores o imprevistos tipo “Ley de Murphy” que complican aún más, la travesía entre tochos. Bien…creo que, de momento, ya no pueden pasar más cosas imprevistas … Han sido tantas ( impactando en el ritmo de la obra) que ya estoy preparada para lo que sea  ( menos para un hallazgo arqueológico tipo Dirk Pitt ; – ). ..

El Ommwriter me ha permitido no salir tipo “Un Día de Furia”, cuando me han notificado la rotura de mi jarrón ibicenco(eufabies) .

Ese jarrón…

Ese que me costó encontrar. Ese que , finalmente, detecté en el mercadillo de Sant Jordi. Ese que me costó sangre , sudor y lágrimas, meter en el coche. Ese que tuve que embalar, reembalar, re-reembalar y volver a meter en el coche para llevarlo a una Agencia de Transportes que me lo iba a enviar a Barcelona. Ese que llegó magullado y que reparamos con dedicación. Ese jarrón es el que ha quedado hecho añicos…

Es sólo una cosa, que me la van a restituir, pero…era ese. Y ya se me ha pasado la “emoción” y ahora lo que siento es una especie de furia que intento aplacar con el Omm

Me he convertido una adicta a este procesador de texto. Os lo recomiendo para conseguir concentración al escribir o para hacerlo, en un entorno super-agradable. De verdad, mi pantalla discurre en suaves tonos azules y texturas delicadas ( en el Mac, tengo la versión completa) y  el sonido me envuelve … Se está bien aquí… Y mejor quedarme aquí porque si veo al tipo que me ha roto el jarrón ese,  voy a…

Omm, Omm, Omm, Omm

El Programa OmmWriter se puede descargar gratuitamente en una versión básica ( que está muy bien). Hay otra comercial más completa .  Probadlo, os sorprenderá.

Las reformas del hogar.

aguantaMe he hecho un poster “motivacional” para recordarme a mí misma que, todo lo que empieza , acaba y que los señores -técnicos de la reforma – que están en mi casa, se irán y todo volverá a la normalidad…

Por cierto , los posters motivacionales se pueden crear en http://bighugelabs.com/motivator.php

Me quejo con la boca pequeña ya que si lo comparo con otras “reformas” , esta es menor y ha sido bastante ( solo bastante) llevable.

La cosa es que por cuatro temillas sin importancia ( reparaciones varias y pintar), me he hecho gran amiga de Pepe y Joan. Tengo ganas de que se vayan pero , también, los echaré un poco de menos… Son casi como de la familia…

Recordaré esos días en los que buscaba la intimidad en cualquiera de las habitaciones, para leer mis correos o actualizar este blog, y por la ventana, siempre aparecía la cara de Pepe, tapando los marcos para que no se mancharán de pìntura.O me iba a la cocina y el encantador Joan decidía cambiarme los focos en ese mismo instante, allí, donde yo estaba. O cuando golpeaban suavemente la puerta : ¿Puedes venir un momento? Ya hemos puesto la canalera…. y fuera lo que fuera que estaba haciendo , me hacían ver la canalera ( con un descriptivo pormenorizado de su funcionamiento y estrategia de colocación). Buena gente, la verdad, pero ya va siendo hora de que su careto no sea lo primero que veo por las mañanas … Tenemos que separar nuestras vidas….

Pero el problema máximo ( big, big) no está en Pepe y Joan. Nooo. El nombre del problema es Manolo, el encargado-técnico-de-la-reforma, propietario-de-la-empresa-de-reformas y director del cotarro ( o sea, de Pepe y Joan). Manolo no es mala persona. Manolo es un buen profesional pero… Manolo es uno de los seres humanos más pesados que he conocido en mi vida. Es un verdadero taladrator-repite-mil-veces-la-misma-cosa.Ahora mismo me vengo de una sesión informativa sobre los nuevos focos de bajo consumo , de una revisión de células fotoeléctricas y, finalmente, de la observación y análisis de donde proviene el chorrito de agua que sale ( a veces sí, a veces no ) del depurador del agua…Todo ello ha sido repetido con constancia por Manolo que no ha dejado ni un segundo de asegurarse que entendía perfectamente lo que me explicaba… profusamente.

Para todo, es igual. El que vive conmigo y la menda, hemos tenido verdaderas batallas campales para decidir quien lo atendía cuando oíamos su voz en el interfono o hemos jugado estrategias sucias y crueles, dejándonos el uno al otro en la estacada ( en más de una ocasión) , a merced de Manolo y su verborrea.

Y es que te tiene cogido por los huevos/ovarios. Él tiene el poder de invasor del hogar y durante unas semanas es él, Manolo, el Rey de la Casa. Si te cabreas con él o lo mandas a freir espárragos ( a la primera repetición) , corres el peligro de alargar la agonía (…y falta tan poco!!!). Además, si te lanzas a por una jugada intermedia con la frase -educada pero de ahuecar el ala- “te dejo que tengo mucho trabajo y debo enviar un mail urgentemente”, Manolo te responde con la suya que es una total indiferencia a tu frase del adiós y una constancia enervante en lo de ser orador.

También puedes dejarle con la palabra en la boca pero Manolo sabe que en algun momento, deberás intervenir ( p.e para elegir el tono de la pared) y habrá un contacto verbal y, entonces, retomará el tema en el punto que lo dejaste… Con todos los replay que le correspondan.

Así que a 48 horas del final , solo puedo hacer dos cosas : 1) venga pósters motivacionales de autoconvencimiento y ánimo y 2) comprarme unos tapones para las orejas , ponérmelos cuando venga Manolo y asentir , decir “ahá” y rezar para que sea lo más leve posible…

N.B : La cocina me ha quedado preciosa…