Silencio.

No sabía lo que me estaba afectando el ruido hasta que he llegado al silencio.

Me he ido, pero lo que hacía era huir.

De repente, mi cerebro se ha adaptado , a toda velocidad,  al trino de los pájaros, al susurro del viento . Ha sustituido las radiales , las sierras y los martillos neumáticos por una melodía sinuosa y, aunque parezca una contradicción, silenciosa…

Algún día, acabarán las obras y reformas vecinales y con ellas, el ruido constante. Mientras tanto, tendré que ir haciendo terapia de huida…

2 pensamientos en “Silencio.

  1. Este no es país para oidos sensibles, mencionas las sierras y los martillos neumáticos. Yo maldigo además especialmente a las motos ruidosas (las no ruidosas me caen bien) y sobre todo los soplahojas que además de ser a menudo poco útiles son un caso claro para obligar a que sean eléctricos, silenciosos, que ya existen.

    • Me has hecho recordar a un jardinero fantástico, el Sr.Rafael, que iba a casa de mis padres en una bici azul celeste ( ahora estaría súper de moda 😉) y barría la pinaza con una escoba enorme, que yo oía desde mi habitación…

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .