Paranoia retro.

Me persigue. Esa “cosa” que no sé definir que me va reubicando cronológicamente ( ¿De verdad ya no soy joven?) , me está acosando en estos últimos días.

Primero, descubro que Karate Kid es cincuentón. Después, en la televisión me programan “Pretty Woman” y “Dirty Dancing” y se me hace evidente que soy retro. Para más desgracia, la cancioncita del final de Dirty me persigue desde entonces…

Sin piedad y sin darme la tregua necesaria para recuperarme, me entero que Sabrina y Samantha Fox , hacen un duo ,versionando a Blondie. Ante mí, las tetas de finales de los 80, cuando aún no había tanta silicona ( ni tanta teta) y las imágenes ( Dios, ¡Qué antiguas!) de aquellos tiempos del siglo pasado.

Por esas fechas, tan lejanas, es cuando descubrí a Stephen King . Es otra de esas reminiscencias de la juventud que se me muestran en el día de hoy.  Empiezo su nuevo libro “La Cúpula” que yo hubiese titulado “El Cupulazo”: el libro más tiene 1.000 páginas y pesa un huevo. Además de leer, cuando me canso, lo cierro y lo utilizo de mancuerna para modelar los brazos para la operación bikini de este año …

El libro, del que estoy al 50%  y al que me he enganchado , me hace recordar It y lo mejor de King. El autor dice que la historia “esta ahí” hace 26 años y que es ahora cuando le ha podido dar forma.

La Cúpula, también procede de ese tiempo pasado…

Lo dicho : me persigue “esa cosa”

N. B : Y la canciocita, machacona, ella:

I’ve had the time of my life
No I never felt this way before
Yes I swear it’s the truth
And I owe it all to you
‘Cause I’ve had the time of my life
And I’ve searched through every open door
‘Til I found the truth
And I owe it all to you


Karate Kid ya no es “kid”.

¿Quien no recuerda “la patada de la grulla“? ¿Lo de “dar cera, quitar cera”? Pues no lo recuerdan las nuevas generaciones porque la pasada , la del S.XX, la de esos que ahoran están en su cuarta década ( aprox.) , pueden rememorar-perfectamente- la historia de Karate Kid.

En estos días se estrena el “remake” de la película , protagonizado por Jackie Chan y Jaden Smith ( el hijo de Will Smith) . La televisión nos ha mostrado las imágenes del estreno  , al que asistió ,acompañando a los nuevos protagonistas , Ralph Macchio, el Karate Kid de mis tiempos. Y , en eso, que oigo al comentarista: “Ralph Macchio, cerca ya de los cincuenta años…”

¿Quéeeee? ¿50???? ¿¿¿¿Yaaaaaa???

Esa frase, al igual que el spot de Parchís para el Minute Maid Antiox, ha sido un nuevo golpe de realidad y de reubicación cronológica Aquel chaval ya va para los cincuenta y con él, todos los que os acordáis de la grulla y la cera. Por cierto, ¿Aún podemos hacer la patada de la grulla?…

Por un lado, te deja sin aliento pensar que hace 26 años que vimos esta película en el cine. Ese es malo, porque parece que fue hace poco y no 26 años ( con sus días y noches). El lado bueno es que estamos aquí para verlo ( el remake). Y, eso, aunque sea muy básico, es bueno. Indica que seguimos caminando por la vida…

Después de ver este trailer, no me queda otra que beber un litro de Minute Maid Antiox e ir a” dar cera, quitar cera” a mi coche.

Post relacionado : Es verdad: ya no eres joven.