Papa Noel , a favor de la retirada de crucifijos.

¿Serán colegas? Uno, se mete por las chimeneas o balcones el día de Nochebuena y , el otro, nació casi al mismo tiempo. Los dos son las figuras mediáticas de la Navidad junto con los Reyes Magos , que están en un  SPA, preparándose para lo de la noche del 5 de enero…

Yo creo que se conocen . Es posible que Santa Claus, viajara con sus renos al Portal de Belén para hacer su trabajo con el niño Jesús y le dejara unos regalitos un poco más apropiados para un bebé que el oro, el incienso y la mirra.  Por eso y por su protagonismo compartido, puede ser ( solo es una posiblidad) que sean amigos. Esa es la razón, por la que Papa Noel, se ha adherido a la campaña de “retirada de crucifjos” . Más que nada, por no ver a su colega, sufriendo y colgado de la pared.

O… es posible que esto sea una empanada mental japonesa…

¿Por qué está colgado ese señor?

Buscaba una imagen en la que se representarán las religiones más significativas de nuestra era, cuando he encontrado esta portada de un monográfico de ¡Dios Mío! de José Luis Martín ( www.eljueves.es). Me va de perlas…

Todo este “globo sonda” de la retirada de crucifijos, no es más que un despiste social para que tengamos algo de qué hablar , diferente al paro y la recesión.

Los padres que llevan a sus hijos a un colegio laico no esperan un crucifijo .

Si, por un casual, los niños van a un centro concertado(religioso )y allí hay una cruz, pues hay una cruz. Ningún problema. Si por el contrario, se ha elegido una opción tipo “Escolapios” ,el debate no existe. Ahí hay crucifijo . Pero nadie ha salido a tomar las calles, ni se estira de los pelos al ver la cruz. Eso es lo de menos.

Lo que si les preocupa a esos padres es que España no llegue a los Objetivos Educativos del Pacto de Lisboa para el 2010. O que el 25% de los niños tengan problemas de compresión lectora ( no entienden lo que leen) frente al 4% de los niños filandeses ( país que sí que ha llegado a los objetivos del pacto)…

De pequeña ,asistía a un cole de monjitas . Mi madre siempre explica que los primeros días  , estaba aterrada. Tengo un recuerdo difuso de ese miedo pero sí que recuerdo lo que me daba terror …Y era un gran crucifijo labrado con un Jesucristo muy, muy detallista y casi a tamaño natural . Una pesadilla para una niña de 6 años: un  hombre, con clavos en los pies y en las manos, sangre en la cabeza, tajos por el cuerpo y aquella mirada tan triste. Al final, me acostumbré. Todos nos acostumbramos. Y si lo piensas detenidamente, nos entrenamos para ser indiferentes ante el hecho de tener colgado el símbolo de una crueldad, el ejemplo de una tortura, una imagen sangrante y violenta… Mala elección de logotipo, como dirían los de marketing…

Hace unos años, llevé a mi ahijada a su primera Fiesta de La Palma consciente. Digo”fiesta”, porque lo que hacíamos era volvernos locas agitando la palma, con todos sus amiguitos y, después, irnos a una pastelería cercana a la Iglesia, a ponernos moradas de helado…Nada de religión. Todo ocio.Pero ese primer año , en el que la niña  entendía lo que sucedía, al entrar en la Iglesia, me pregunta : ¿Por qué está colgado ese señor? ¿Le hace daño?.

Yo, personalmente, estoy a favor de la retirada del crucifijo en los colegios sin ninguna vinculación religiosa. Pero si crea tanta polémica, por mí que los dejen colgaditos  y centren sus energías en trabajar por una enseñanza de calidad.

También tengo claro que la mejor religión es ser buena gente y no sé si eso tiene algún símbolo asociado.

Si existe, que lo pongan en todas las escuelas del mundo…