Advertencia : riesgo de contagio.

Este tipo es Adam Savage , uno de los miembros del programa “científico-lúdico” Mythbusters ( Cazadores de Mitos) http://es.wikipedia.org/wiki/Mythbusters., emitiendo un bostezo de esos guapos en el que no solo expandes la mandíbula, sino que, además, realizas ese extraño estiramiento de brazos, por encima de la cabeza, amplificando el efecto de liberación-relax-bostezo.

 

Los Cazadores de Mitos querían comprobar si el mito de que bostezar es contagioso, era verdadero . Califican el mito de “Confirmado”, “Posible” o “Cazado”. Encerraron a unas personas en una habitación y a la que uno empezó a bostezar, la gran mayoría le siguieron … El bostezo es un acto fisiológico  que, como todo lo que hace el cuerpo, tiene una función. En este caso es una alerta. Una alarma. He leído que , al bostezar, llega más cantidad de oxígeno al cerebro que está emitiendo una señal de cansancio ( del tipo que sea: físico /intelectual) . Hay muchas teorías referidas al bostezo y, en todas ellas, se intenta explicar por qué un bostezo se contagia. ¿Por qué?. No se sabe. Mimética inconsciente, transmisión de la señal de alerta, neuronas espejo, sincronización de comportamientos… La cosa es que se contagia.

Es más, si pensamos en bostezar….Augghhhh!!! …bostezamos.Y pobre del que lo reprima : la sensación es de lo más desagradable. Por lo tanto, hay que dar libertad al bostezo.

Otro acto fisiológico contagioso es la risa. Terapéutica al 100%, la risa es una de las armas de defensa y protección del cerebro, sofisticada y eficiente. Es capaz de neutralizar la agresividad, de aumentar la chispa de la vida, de relajarnos hasta llorar o activar la vejiga de forma abrupta… Hay una tribu , de esas fascinantes y perdidas, que hace de la risa , un elemento pacificador en los temas de la comunidad. Cuando los miembros de la tribu se enfrentan de forma agresiva, se enfadan o discuten, el resto de componentes se abalanza sobre ellos y les hacen cosquillas . Se parten de la risa y , así, evitan partirse la cara… ¡Qué pena que no esté instaurada como asignatura obligatoria en nuestro sistema educativo! ¿Qué toca hoy? Risoterapia, Carcajadología…

 

En el 2009 se presentó “Laughology” , un documental del canadiense Albert Nerenberg centrado en le estudio de la risa y que contó con la participación de Doug Collins, el hombre con la risa más contagiosa del mundo. Doug, un conductor de autobuses de Tennessee tiene una risa que detona químicos cerebrales y trabaja músculos abdominales que sólo décadas haciendo yoga logran activar.

Es posible que al inicio de este post, se os haya escapado algún bostezo que otro pero para finalizar unas risas con Doug Collins y ,si hay suerte, nos contagiaremos. : – )

 

 

 

Se me ha activado el córtex prefrontal.

Hoy, en una reunión , uno de los integrantes se ha apoyado ,cómodamente, en la silla, poniéndose a dos patas y ejerciendo un impulso ( no controlado) hacia detrás que ha hecho que se diera un buen tortazo…

La primera reacción ha sido la de la ayuda y la comprobación de que no hubiese ningún daño físico . El golpe , ha sonado a catacroc... La víctima se ha levantado rápidamente y, tras esos minutos de ver-que-no-ha-pasado-nada, ha empezado una cadena de risitas…Primero, al recordar la cara de espanto, los ojos abiertos como platos, el boli que ha salido volando y aquello de quedarse con la palabra en la boca y sustituirla por un Ohhh!: la expresión del “caído” ha sido una de las primeras cosas en activar la risa.

risas1

Al ver que el protagonista no se tomaba a mal la risita ( ya era imparable, aunque se intentara), se han empezado a desgranar los detalles cómicos del tortazo, cada uno desde su punto de vista…Y más risas…

Finalmente, el carcajeo era ya pronunciado e incluso, se ha hecho demasiado largo en el tiempo, ya que el “caído” empezaba a dejar de tener su sentido del humor afinado y le empezaba a fastidiar la cantinela… Y , aún sabiendo que ya era suficiente cachondeo, cada vez que lo mirábamos , nos asaltaba la risa.

Es curioso que nos ríamos de una caída. Se han estudiado ( y se estudian) los mecanismos que hacen que se desencadene la risa y lo que se sabe es que , ante un estímulo, se nos excita el área del córtex prefrontal medio. Primero, procesamos a nivel cognitivo y , después, pasamos a un nivel en esa zona del córtex, en el que se produce la emoción…y la risa.  Que el estímulo sea un buen tortazo , es lo que parece inexplicable…

risa2

Lo estoy recordando y me sonrío… Yo me he caído  y he visto como otros caían  . Han sido caídas , siempre, sin repercusión física. He estado en los dos lados de la barrera y , aún habiendo experimentado las dos facetas, sigo sin entender la gracia que produce.Pero, hace gracia. Es un hecho.

Hay un filósofo francés , Henri Bergson , que tiene un interesante ensayo sobre la risa dice lo siguiente :

(…)para que la risa sea posible, el objeto risible ha de resultarnos indiferente, hemos de ser insensibles, por así decirlo, sin identificarnos con aquél que nos suscita risa, ni mucho menos sentirnos inclinados a compadecerle: «Lo cómico, para producir su efecto, exige algo así como una momentánea anestesia del corazón. Se dirige a la inteligencia pura. »

Sólo cuando sabemos que el “caído” está bien , nos podemos distanciar emocionalmente , como para reírnos de su desgracia… Ya ves, el nivel cognitivo le estará diciendo al emocional : ¿Qué tiene de gracioso ver a un tío, espatarrado encima de una silla, tumbada en el suelo?

Lo que nos ha proporcionado el “momento silla” es más de un minuto de carcajada limpia. Según los últimos estudios de risoterapia esto equivale a 45 minutos de “relajación” .

Además, reír tres veces al día durante un minuto nos hace más saludables y aumenta nuestra esperanza de vida por lo que puedo añadir unas semanas más a mi tiempo vital. Por si fuera poco, según la Universidad Vanderbilt de Nashville, he realizado un gasto energético del 20%  cada vez que me he reído  y si lo hubiese hecho durante quince minutos, hubiese adelgazado…

Así que sólo me queda dar las gracias al “caído” porque su aterrizaje forzoso, me ha dejado fenomenal…

 

risa3

 

 

Anécdota del día.

moto

El hombre de las piernas cortas/ O de la moto grande

Voy a parar en un cruce. Hay que atravesar una carretera de dos sentidos. Delante de mí, una moto japonesa. Veo la espalda del tipo que la conduce y observo que es gordito. Lo pienso.

La moto se para y yo, detrás. Veo que dos piernas , cortitas, descienden a ambos lados de la moto. Son muy cortitas. Lo pienso. No llegan al suelo…Y estoy pensándolo, cuando veo que el hombre y su moto, se inclinan para uno de los lados y una de las piernas parece aposentarse, pero inesperadamente, se mueve hacia el otro lado, la pierna a la que le toca hacer de “caballete”, toca suelo pero algo falla …

Lo veo todo como a cámara lenta. Ha ocurrido muy despacio. Lentamente, el cuerpo vence hacia un lado, el hombre se cae al suelo y la moto, de una forma poco estridente, cae encima de la pierna.

Al principio, cuando he detectado la escasa longitud de piernas para el volumen de la moto, me ha entrado una risilla, de esas tontas…Se me ha parado de golpe, cuando he salido a ayudar…pero no antes…

En plan “peli de acción” , he salido del coche y me he acercado al tipo que me ha confirmado que estaba bien, menos por el dolor del peso de la moto en la pierna. La he intentado mover sin éxito pero enseguida ha llegado a la escena del crimen , un chico joven que se ha ocupado de levantarla del suelo ( con extrema facilidad). El hombre, que parecía sólo dolorido, se ha sentado en el arcén. Hemos llamado a los Mossos, , que han aparecido muy deprisa aunque yo ya lo he visto de lejos, porque , en todo este trance el tercer, cuarto y quinto coche que esperaban en fila india para cruzar la carretera, han empezado a hacer sonar el claxon…

Moralejas :

1) Si no llegas al suelo, no cojas la moto. ( No se lo he dicho porque me ha dado penica….)

2 ) Juventud, divino tesoro.

Y,  3) Paciencia ( todo es susceptible de pasarte a ti…)

Al llegar a casa y explicar el suceso, no he podido evitar reírme al evocar el momento ( a cámara lenta) de la caída al suelo. Yo quería darme aires de : “ Y he ayudado en la emergencia” pero no podía dejar de reír al visualizar las piernas cortitas y ese momento en el que se ha deslizado hacia el suelo. ¿Cómo puedo ser tan cruel?

He encontrado una explicación neurológica de este comportamiento y ya estoy más tranquila. Mala, mala no soy.

punset_neuronas

El psiquiatra William F. Fry , de la Universidad de Stanford  ha publicado una teoría en la Revista Scientific American

.Para reírse de una caída, esta tiene que cumplir ciertos requisitos:

  1. Tiene que estar dentro de contexto. La caída se tiene que producir en un contexto no-dramático, es decir, que no produzca daños de consecuencias nefastas para la persona que se cae.
  2. La otra característica es que tiene que ser inesperada o improbable.

Con estos requisitos, previos, la teoría del Doctor Fry dice de que, cuando nos tropezamos, ciertas neuronas en nuestro cerebro “disparan” un impulso para permitirnos reaccionar a tiempo y no caer. Cuando vemos caer a otra persona, algunas de estas neuronas que “dispararían” si fuésemos nosotros los que caemos, se activan igual, generando un “impulso fantasma”. Esta excitación neuronal provocaría las “cosquillas” al cerebro, causando la risa.

Total, el señor de la moto con las piernas cortas ( o moto grande)-que espero que esté bien-, me ha excitado neuronalmente y me ha producido “cosquillas” en el cerebro. Supongo que he detectado  por lo suave de la caída y la postura que no se había hecho mucho daño y, claro, lo que ha ocurrido ha sido inesperado…¡Quien me iba a decir a mí, que no llegaba al suelo!

Sigo con las cosquillas cuando me acuerdo…

El humor perfecto : El Tricicle

El Tricicle estrena su nueva obra “Garrick” , el próximo día 17 de Octubre en el Poliorama de Barcelona. El título hace referencia a un actor inglés, pionero en la práctica de la risoterapia, a mediados de 1700. Mientras leo el artículo en la prensa, ya maquino la compra de las entradas. ¡Quien mejor que El Tricicle para hablar (sin mediar palabra)de la risoterapia!. Seguro que me reiré. Cuatrocientos músculos de mi cuerpo se pondrán a trabajar ( un promedio de 1 carcajada cada 10 seg), mis pulmones se expandirán y se abrirán, las endorfinas correran por mis venas y me sentiré feliz. Me llorarán los ojos y me dolerán los abdominales ( poco trabajadas en eso de la risa). Durante un ratito, me sentiré absurdamente eufórica y encantada de conocer a Garrick. Seguro.

Mi último episodio de risa aguda en teatro, fue viendo al maestro Rubianes en “La sonrisa etíope”. Espero volver a verlo pronto de nuevo( las obras de Pepe Rubianes se pueden repetir las veces que se quiera. Sientan bien).

En la vida, ya nos vamos riendo menos. Y es una pena. Leo en la prensa : ” …la ciencia asegura que los niños se ríen 300 veces al día y los adultos 15. (¿¿¿¿15???). Poca risa para los 86.400 segundos que tiene cada día…” y parece que con la crisis, el tema tiende a ir en descenso. Así que me he propuesto : 1) contar las veces que me río al día ( ¿ Habrá grados? ¿Sirve reír a secas o puntúa el doble llorar de risa? y 2) superar la marca .

Para ello, lo mejor será suministrarme dosis tipo Buenafuente (intentaré no dormirme tras el monólogo) , buscar a mis amigos ” los optimistas risueños”(siempre hay alguno a nuestro alrededor), no leer la prensa económica ( solo la tira cómica), recuperar mis cómics de Mafalda y los de Maitena, ver algún vídeo de gente que se cae ( pero sin hacerse daño), no saber nada de nada del euribor, ir a ver Garrick, … Veo que hay un largo camino por delante …