El arte de parar.

Lo más difícil es parar.

Hoy he visto este escritorio :

Es una superficie limpia y espaciosa, que invita a trabajar .

Ideal, con ventana. Total, con vistas al mar…

desp2

Miro a mi alrededor… Botes con bolis,marcadores , tijeras y varios de oficina, la impresora , el otro ordenador, la alfombrilla y el mouse, un marco con fotos que me regalaron unos amigos –que me gusta tener a mi vera-, una lámpara de flexo, los dos tomos del Maria Moliner, el mando de la música, el mando de la tele, un teléfono fijo inalámbrico, el cargador del iPhone,… para que mi escritorio tuviera un aspecto similar al de la foto, tendría que coger una bolsa de basura de grandes dimensiones, extender los brazos y barrer todos mis “accesorios”.

Imposible.

balo

Es como cuando veo esos fantásticos cuartos de baño, impolutos y solitarios. En el mármol, una orquídea, una toalla y la pastillita de jabón… ¿Qué hacen con los cepillos de dientes, la pasta, las cremitas de ” a mano”, etc, etc…?Si que es verdad que, a veces, con armarios y cajones, se puede organizar el aspecto exterior pero, en la vida cotidiana, ese aspecto desnudo que se ven en revistas de decoración, es del todo inviable.

cama33

A mí, me gustaría tener pocas cosas a la vista.

No quiero limitar mi espacio de almacenaje de los objetos con alma pero sí debo controlar voluntariamente, el momento en que debo “parar”. Me explico : si tienes una gran pared blanca, hay veces que es más difícil no poner nada ahí y dejar que respire y magnifique las piezas que hay a su alrededor que caer en la tentación de “ocuparla”. Suele suceder ante un espacio vacío : cuadros, estanterías, fotos,… Te llaman.Te convencen. Los pones.

comedor

Me gustaría saber parar…