Música para la liebre…

Recibo una llamada de…una liebre. Me dice eso, que es liebre y que quiere que le seleccione música para …ser una buena liebre.

No voy a presumir ( que si) de que poseo una cierta “empatía” con la música .Tengo  facilidad para crear Listas de Reproducción adecuadas a los eventos y sus receptores: una cena, la revetlla de Sant Joan,una fiesta de cumpleaños,  la BSO de un vídeo..Ajusto la música al lugar y a los que la van a oír, vamos. Eso y una extensa Biblioteca Musical me convierten en la favorita de la liebre, para preparar su son.

Yo, de liebres, ni idea. Ni siquiera , cocinadas…sé que son rápidas y ágiles y que pueblan el refranero español : desde el “Dar gato por liebre” que tiene su orígen en este drástico cambio en la calidad y la naturaleza de la carne, para obtener más beneficios económicos en posadas y tenderetes de comida ( en el S. XVII!) hasta el ” Levantar la liebre” que procede del acto de descubrimiento de la pieza,  por parte del perro cazador ( por cierto, detesto la caza). Hay más refranes , muchísimos más…La liebre es muy dada…

Mi liebre, por eso, tiene forma de ser humano y corre…A mi, me tiene fascinada. Admiro a estas personas que disfrutan con el deporte y, en concreto, con algo que parece tan sencillo como correr. Yo no he conseguido desarrollar estos umbrales de placer con el deporte. Me someto a mi elíptica , cada día, por cuestiones de salud y forma física pero...¿Disfrutarlo? Yo, no.

En cambio, esta mujer corre por devoción. Si le preguntas, te dice que “lo necesita”. Se la ve feliz, trotando hacia la playa , a unos 6 kilómetros de distancia …Recuerdo un fin de semana que pasamos juntos. Tras un viernes “de esos”, de irte a dormir tarde y bastante perjudicados, me desperté ( hecha un Cristo) y me fuí directamente a la cafetera, sin poder pronunciar palabra. El resto de habitantes de la casa, dormía y yo me creía madrugadora . Ja! No había dado ni el primer sorbo de mi café con leche cuando oigo la puerta y veo entrar a la liebre, con ese rubor del esfuerzo físico pero activa y poderosa, que venía de hacerse una carrerita…

Este domingo, 25 de marzo, se corre la “Zurich Marató de Barcelona” . No soy aficionada a estos eventos pero para este, me han contratado de “amenizadora musical” y “coaching” . Mi amiga, es una liebre. Correrá 15 kilómetros, con otra persona que sí que hace todo el Maratón . Ella, ayudará a mantener el ritmo y se ocupará de “motivar” a la otra corredora. Eso es lo que hace la liebre…Tengo entendido que hasta se han dado permiso para el insulto puro y duro. Para esta misión, estoy confeccionado una lista de pistas que faciliten la carrera y, de paso, unas frases ligadas a esa música que, también he grabado para que las pueda reproducir sin esfuerzo.Me ha ayudado mucho el libro de Josef Ajram ” Dónde está el límite? “.

Para mí, lo que dice Josef, va a misa.  ; – )

Como lo de la liebre no me acaba de entrar bien ( no sé por qué) yo lo he llamado “Operación Zanahoria”. Me gusta más la metáfora de “ir tras la zanahoria” … A todo esto, he conocido este mundo de los runners y me ha hecho reflexionar y envidiarlos. Me gustaría sentir esa pasión y poder poner el cuerpo al límite ( que según Ajram, cada uno debe buscar el suyo) y disfrutar (muchísimo) en el intento.

Mañana, cuando suba a la elíptica, lo haré con una gran sonrisa y entusiasmo . Buscaré mis límites ( le meteré 10 minutos más) y, a ver …Dicen que hay que intentar las cosas , las veces que haga falta porque , en uno de esos intentos, podemos conseguir el logro. Nunca se sabe , si es esta la ocasión… ; – )

Mientras tanto, la liebre sigue entrenándose en su papel de zanahoria y se lo pasa en grande.

Los mercados me persiguen.

Esta noche he soñado que los mercados venían a por mí… Yo iba corriendo , de esa forma especial que tiene el correr en los sueños … Piernas de mantequilla y una extraña velocidad  ( a cámara lenta pero no… Sólo tú vas lento y “eso” que te persigue, corre a una velocidad normal) que no te deja avanzar .

Cuando ya creía que los mercados me alcanzaban, he llegado a una zona en la que había un desnivel y, entonces, he saltado hacia el vacío , también a cámara lenta ( lentísima) y sintiendo , en el estómago , el típico juummmp interminable.

Cuando ya me creía perdida, unos fuertes abrazos han parado mi caída. Era Josef Ajram  que tras advertirme que, ahora, los mercados van a por Francia y Sarkozy me ha preguntado : ¿Has visto el rostro de los mercados?.

 

Y, la verdad, no sé que son los mercados. Era uno de esos sueños en los que no hay rostros, pero identificas con lo que te relacionas y yo, sabía, que eran los mercados…pero no sé quién son, qué son… Sólo sé que van por ahí, persiguiendo a las economías y convirtiéndose en su peor pesadilla.

Al despertar, he recibido una llamada de Las Bolas. Bo estaba muy preocupado por Las ya que desde que es Bola Política , está muy deprimida. He tenido que ir a visitarlas a su blog y ver qué es lo que pasaba allí…

Bo y Las, por una de esas escalofriantes casualidades de la vida, también han tenido un encuentro con los mercados y…¡con la prima de riesgo! aunque Las , me confirma que no tienen ni idea dónde está “Riesgo”.

Esto es un lío. No me va a quedar más remedio que llamar a Josef . ; – )

Las nuevas viñetas de Las Bolas, aquí.