Libros y música.

Buena combinación para el fin de semana…

Libros : Me llevo una inesperada y fantástica sorpresa con los dos libros de Daniel Glattauer que publica Alfaguara.

Se deben leer por orden : 1) Contra el viento del norte y 2) Cada siete olas.

Son dos libros livianos y de lectura fácil ,  que relatan una bella historia de amor por e-mail.  No es chic-lit ni literatura romántica. Es una preciosa historia, un diálogo continuo , desnudo. Sin nada más. Brillante.

El año de la plaga, de Marc Pastor me despejó la mente de golpe y me llevó de la dulce historia de amor de los e-mails a la apocalipsis final en el mundo y narrada , en la voz del protagonista, desde Barcelona centro, mi ciudad. Una novela con un ritmo increíble que te engancha desde el principio. Además, me ha llamado profundamente la atención , las “formas” en las que el protagonista -que es asistente social- ahonda en el mundo de la tercera edad.

Lo único negativo es que nunca más podré oler una ramita de eucalipto sin pensar en la plaga...

Después de esas dosis de adrenalina , llega a mis manos el libro Jesús, m’estima ( Jesús me quiere, en la versión en castellano) del escritor alemán  David Safier.

Nada que ver con Dios vuelve en una Harley de Joan Brady, por si el título confunde. Es una disparatada historia de amor entre Marie ( una mujer cualquiera) y Jesús ( Jesucristo) en nuestros tiempos, con nuestros tics y nuestras peculiaridades del Siglo XXI . Refleja , desde el humor, el estado “moral” de nuestra sociedad. Una mirada fresca e irreverente que me ha divertido y me ha puesto, en muchos momentos, en mode reflexión. Por cierto, el Diablo es George Clooney... ; – )

Música : En algún otro post he hecho referencia al Síndrome de la Canción-Machaque, el cual padezco desde mi adolescencia y que me lleva a consumir de forma obsesivo-compulsivo una canción, durante un tiempo ( el período temporal depende de muchas variables) y de forma continuada. Más o menos… Al final, mis recopilaciones de canciones “favoritas” se basan en el grado de machaque de la canción. En estos tiempos que corren, me ha dado por Marlango y, sobre todo, su Hold Me Tight.

Ahora mismo, sonando mientras escribo este post…Lo dicho : Síndrome de la Canción-Machaque.


La letra ( y su traducción), aquí.

 

¿Lees , leederas …o qué?

Cualquier iniciativa para el fomento de la lectura es bien recibida . Creo que es tan importante que niños y jóvenes ( y adultos, también) lean por placer que , aunque me presentes una campaña como la que acabo de conocer, sigo pensando que hay que decirlo y escribirlo a los cuatro vientos… Leer es maravilloso.

Pero… El Ministerio de Cultura ha presentado la campaña “Yo soy leeder” que me ha dejado desconcertada.  Y no hablo de la estética ( a mí no me gusta : Graffiti ,Tribus urbanas) que se centra en los estereotipos de la juventud que es mucho más rica (incluso estéticamente) pero es posible que yo no me entere de lo que le gusta a los jóvenes. Yo me refiero, sobre todo, al slogan y argumento central de la campaña : ¿Eres leeder porque lees? o ¿Lo que lees te hace leeder?.

¿LEEDER? ?¿?¿?

¿Se han inventado una palabra, pretendido sinónimo de LECTOR , que , además,en un acto de creatividad suprema , debe leerse pronunciado en inglés, para que tenga un sentido “publicitario”?.

Bueno, pues eso : desconcierto.  Mira que hay palabras para escoger  en el María Moliner!…

Se me ocurren un par de cosas para fomentar la lectura  o ser leeder ( es para que me entiendan los del Ministerio) : Crear Clubs de Lectura en Colegios e Institutos , a los que las editoriales podrían surtir de títulos e, incluso, poder incluir alguna charla (física o virtual) con los autores; Introducir títulos de las obras “más leídas” en la actualidad,  por tramo de edad y temática . La literatura “comercial” engancha . Una vez intoxicados, ya entra todo ( o casi). De Harry Potter a los Pilares de la Tierra…

El 59% que lee, tiene que convencer al resto de la población que no lee : hay que hacer proselitismo activo.Más programas en TV sobre libros y blogs. Más…o ¿alguno?.

Se debería celebrar el ” Día del Lector”  además de “El Día del Libro”. O , mejor, “El Día del Orgullo Lector” . Que hagan una fiesta de libros con su consiguiente desfile y que todos los lectores salgan del armario ( o de las estanterías y librerías…).

Yo soy lectora  de toda la vida, de las clásicas, pero, mira , si por considerarme leeder van a fomentar la lectura que así sea.

N.B : En estos momentos, empiezo a leederarEl año de la Plaga” de Marc Pastor que tiene trailer… Ya os diré.