Tonto.

Empieza como si nada y por qué si.

Un día notas que tarda más en cerrarse. Se actualiza constantemente, de esa forma irritante y chillona : “ Actualizando 1 de 4. No apague el ordenador durante la actualización”. Justo en el momento en que más prisa tienes, el tonto del portátil te dice que “si me tocas, me cuelgo”. Y te quedas mirando como actualiza : 2 de 4, 3 de 4…Ahí ya estás preparada para cerrarlo pero, al llegar a la “Actualización 4 de 4” , el tiempo se ralentiza y el proceso se eterniza.

Viene el momento de abrirlo. Ufff! ¿No era más rápida la aparición de la pantalla de la contraseña? . ¿Y ese Escritorio en blanco, ¡sin iconos! ( por unos segundos, temes que no aparezcan nunca jamás), que tardan mucho en completarse?…Vale, ya está todo rodando… El querido PC se ha conectado a todas las cosas necesarias, ha cargado el antivirus y aunque el circulito en movimiento, te indica que aún está pensando tú ya estás abriendo el programa de correo…

Lo que era un “pim-pam” se convierte en un “No responde” mientras la pantallita pierde su color y se cubre de una luz blanquecina. Lo odio.

Los Words múltiples son impracticables y te pasas muchos ratos, esperando que tu ordenador deje de pensar… Esos ataques de intelectualidad me desconciertan…¿En qué pensara mi PC? ¿Tal vez que tiene problemas de convivencia con el anti virus? ¿O en la grave situación económica de Europa?. Tal vez, sean cuestiones más trascendentales cómo qué es y a dónde va…

Tanto pensar , se vuelve tonto… Entonces, recurres a las soluciones. Todo lo posible. Da mucha pereza traspasar todo el software, todos los programitas, los correos y contactos… Que si pasar el anti virus, programas de limpieza, volver a puntos de restauración anteriores…Venga y venga y venga…

Posiblemente, tras el ataque de tontitis pensante ya no volverá a ser el mismo. En ciclos de una semana, más o menos, volverá a pensar o a colgarse…O tonto o suicida. A elegir.

En esa fase, entras a valorar esos “ofertones” que vienen encartados en El Dominical . Piensas en lo de la “Obsolescencia Programada” y te sientes víctima y…verdugo: no te va a quedar más remedio que sacrificar a ese pobre portátil que te ha acompañado en tantas juergas.

Si el navegador me lo permite ( otro que se ha sumado a la campaña del “No responde”) publicaré este post. Cerraré todas las aplicaciones y pasaré el XRZ Doctor’s PC para eliminar todo lo eliminable y que no piense tanto, el muy tonto.

Y a ver qué pasa…

Llega el iPad a mi iLife.

Escribiendo desde el iPad…

Un gadget que me he resistido a tener pero que , al final, tengo…

Se hace raro manejarse con este iPhone gigante, el teclado de “touch” de pantalla. Teclado que lo es, pero no.

Acostumbrados al iPhone, hay cosas conocidas …pero nuestro cerebro (que creo que se adapta mas lentamente de lo esperado a la tecnología), tiene que aprender nuevos códigos con los que proceder ( por ejemplo, como acentuar las palabras sin tener que esperar a la palabra del “diccionario” que aparece -a veces-). Pensando que es un ordenador, sin tener claro lo de “tablet”, nos encontramos ante un gran “visualizador”: increíbles las fotos, los vídeos y la navegación por Internet.

El aparato, precioso y como siempre, regalándote esa experiencia Apple de “primera toma de contacto” ( apertura de la caja) que suele ser muy satisfactoria.

Si no hubiese sido por el regalo, yo no me lo hubiese comprado ( he necesitado cosas que no tiene ) pero, como soy una appleadicta y enferma de Mac, estoy contenta de tener el iPad …aunque , ayer, me dieran las tantas viendo vídeos en youtube y algunas de esas fotos de las tantas que están en el ordenador, olvidadas. ¡Qué bonitas, oye!

Es lo que tiene la manzana.