#Encasa (lo de la ciencia)

Oriol Mitjà es un científico experto en Enfermedades infecciosas . La primera vez que oí su nombre fue hace cuatro años.

En la isla de Lihir (Papúa Nueva Guinea)Desarrolló un tratamiento para una enfermedad infecciosa de las llamadas “olvidadas” en África que afecta a más ocho millones de personas, sobre todo niños : el pian. No es mortal, pero tiene consecuencias similares a las de la lepra. Me quedé impactada con el documental “Dónde acaban los caminos” .  El título hace referencia a que esta enfermedad afecta a personas que viven en lugares recónditos y asolados por la pobreza. Su equipo (Instituto de Salud Global de Barcelona),trabaja para erradicar completamente esta enfermedad antes del 2030. Oriol Mitjà ha sido premiado por múltiples instituciones, pero te da la sensación de que es un científico centrado en su trabajo , con poco tiempo para florituras.

En esta pandemia, al principio, la comunidad científica creyó estar enfrentándose a algo de menor impacto. Tipo gripe. Cuando este médico comprobó que era algo más ( más contagioso, más agresivo) empezó a dar la voz de alarma. Para mí, incluido en mi selección de “personas-muy-inteligentes-que-hay-por-el-mundo”, fue muy impactante oírlo pedir la suspensión del Mobile World Congress, mucho antes de que nadie lo hiciera.

Odio la actitud de “a toro pasado”. No me gusta ese tipo de gente que te anuncia y especifica profusamente lo que hubiese hecho , cuando ya no sirve de nada. Un nada total y brutal. Nada de Nada. En cambio, el sí que lo dijo cuando aún había posibilidades pero sin resultado . Hace un par de días, escribió en Twitter “Hace un mes y medio 15-Febrero fui a la televisión a explicar qué pasaría si no se tomaban medidas para evitar la propagación del #COVID19. Parecía exagerado. Lo peor de todo es que #siento_una_pena_profunda de no haber logrado convencer a los políticos ni a los medios.”

Pero no hay más tiempo para penas . La realidad es que ahora mismo, en este preciso instante en el que estás leyendo estas líneas, el Doctor Mitjà y su equipo están investigando el Coronavirus. A una velocidad vertiginosa, encabeza una investigación para recortar la transmisión del Covid-19. Están haciendo algo efectivo. Sin perder un minuto. Una estrategia que permite ir más rápido que la búsqueda de la cura (la vacuna) y podría tener efectos profilácticos y disminuir la agresividad del virus a la hora del contagio y hacerlo menos peligroso. Esperan tener resultados en cuatro semanas. La OMS lo ha aprobado en tiempo récord.

La solución vendrá única y exclusivamente de la ciencia. Yo he escrito de Oriol Mitjà pero hay más.En estos momentos, los científicos más brillantes del mundo están investigando una misma cosa. Esta concentración de fuerza es algo histórico para la humanidad.

La ciencia, traerá la luz.

NB : En este link, se puede aportar para la investigación. YoMeCorono

 

 

Biodiversidad.

El archivo digital de mayor volumen , dedicado a la vida en la Tierra, es el Biodiversity Heritage Library.  Fauna, botánica , zoología, historia, ciencia…

Quieren mostrar y compartir lo maravilloso de nuestra biodiversidad.

Documentación y más de 150.000 ilustraciones, disponibles para descarga gratuita.

“The Biodiversity Heritage Library improves research methodology by collaboratively making biodiversity literature openly available to the world as part of a global biodiversity community.”

Una onironauta en potencia (II)

Photo by Sylvie Tittel on Unsplash

Viene de aquí.

Voy descubriendo, en mis pesquisas sobre el sueño lúcido que, realmente, de los sueños ( y del sueño) no se sabe casi nada.  Si elimino de mi marco de trabajo a los místicos y tarotistas, lo que me queda es un campo vasto de desconocimiento en el que tanto puede ser que esto del sueño lúcido sea un deseo como que no, que sea un comportamiento neuronal específico con una argumentación científica que aún no tenemos disponible en esta época.

El libro que estoy leyendo es muy ameno y … optimista. Básicamente, te explican una serie de pautas para inducir los sueños lúcidos. No aseguran éxito seguro, pero sí que insisten en que es una habilidad disponible en todas las personas que duermen. Otra cosa es que esté oculta, no entrenada y …que sea más difícil de lo que parece, engañar a nuestro cerebro. También aportan experiencias de onironautas en los que parece que puedes “controlar” cosas (escenarios, personas, situaciones) … Yo, ahí, ya me temo que mi nivel de escepticismo es muy alto.

Estos días estoy siguiendo la guía que marca el libro. Aún estoy por la mitad, pero he iniciado los primeros pasos a medida que avanzo la lectura.

  • Confirmación de la realidad. Consiste en crear una señal que me indique que estoy en la realidad y no en un sueño. Esto sirve para en el caso de que esté aproximándome a un sueño lúcido, y tenga dudas de ello, debo hacer el “tip” elegido. He avisado a mi entorno cercano de esto que hago para que nadie dude de mi cordura: cuento los cinco dedos de la mano izquierda. La hipótesis es que, en el sueño, veré mi mano rara, o tendré más dedos, o ninguno, o vete tú a saber, pero no me los podré contar normalmente. Teóricamente, sabré que estoy en el sueño. Así que si veis a alguien haciendo esto en el supermercado, igual soy yo…; – )
  • Antes de dormir, pienso que voy a tener un sueño lúcido y voy a ser consciente de ello. Esta es fácil.
  • Diario de sueños. Aquí ya se complica la cosa. Básicamente, consiste en anotar tus sueños, nada más te has despertado. Es imprescindible que sea muy rápido porque, por lo que sea, se olvidan rápidamente. Llevo cuatro días haciéndolo. Os confieso que lo primero que pensé es que no escribiría nada porque, lo más frecuente, es que no me acuerde de lo que sueño, pero lo que me pasaba es que me olvidaba rápidamente (yo creo que es a los pocos segundos, de verdad).

Photo by Kelly Sikkema on Unsplash

Me cuesta mucho escribir esas cinco o seis líneas, pero, una vez hecho, me permite recordar “un poco” la estructura del sueño. En el libro te aconsejan dormir 6 horas, despertarte, estar 20 minutos en vigilia y volver a dormir. De esta forma, te metes en la fase de REM de pleno. Para mí, esto es totalmente imposible. Hoy, me he despertado espontáneamente a las seis horas de haber iniciado el sueño. Y me acordaba del sueño que ahora no recuerdo (nada de nada) pero mi cerebro me ha dicho: ¡Te queda un rato! Y me he dado media vuelta … Nada de escribir. Nada de levantarse 20 minutos…Pero al releer los recuerdos surrealistas de mis sueños, veo que es alucinante lo que ha estado haciendo mi cerebro nocturno estos días…

Mi curiosidad aún no se ha agotado así que seguiré los pasos siguientes .

Seguiré informando.

NB: 1,2,3,4 y 5!