Persiguiendo a Las Perseidas…

He llegado a la conclusión que, las estrellas, ante mi obsesión por ellas, se han puesto de acuerdo para huir de mí… Deben enviarse mensajes estelares : “Cielo de Almería, Cielo del Pirineo de Huesca, Cielo de la Jacetánia, Cel de l’Alt Empordà :  cubriros de nubes que viene la pesada!!”

En todos mis tránsitos de ese verano, NO he podido ver el cielo estrellado en lugares en los que –habitualmente- es MUY estrellado…La noche de Las Perseidas, convencí a un amigo que tiene un telescopio, para que lo preparara. Lo hizo por compasión: creo que no veremos nada pero a ver si, más tarde, la cosa mejora. Me lo dijo, sabiendo que no había ninguna posibilidad… Sobre nuestras cabezas, toda la noche, nos cubrió un cielo lleno de nubes…Y en Twitter, mensajes del tipo ¡Qué bonito el cielo de esta noche! ¡Cuántas estrellas! ¡Aprovecha para pedir un deseo!

Eso sí, la luna no se me escapa. Supongo que por volumen y velocidad de traslación, no puede esconderse…

Vividor.

Vividor2

Se han acabado las vacaciones…Vuelta a la rutina pero… ¡Qué hermosa es la rutina! ¿No?…Mira ese cielo precioso. ¡Qué azul, por Dios! Lo observo mientras me deleito con mi cappuccino matinal. Está especialmente cremoso y dulce…Mmmm… Me desperezo y sonrío. No me duele nada. Ninguna parte de mi cuerpo protesta como en semanas anteriores: ahora los riñones, ahora el talón, ahora las rodillas…Nada.

En el coche, rumbo al trabajo, suena mi canción favorita en la radio. Canturreo y después, me dejo ir, a voz en grito. Es especialmente liberador.

Sonrío con más frecuencia de lo que es habitual. Mis compañeros de trabajo se sorprenden. Dicen que me ven “radiante”. Y no sé qué será. Nada ha cambiado en mi vida desde que me fui de vacaciones. Familia, Trabajo, Rutina… Me tomó una cerveza en la terracita de mi Bar preferido. Me siento bien bajo el sol tibio de la tarde…Estoy pensando en mi visita al pueblo. Ha sido un verano especialmente agradable…

Y en ese estado de deleite rememorativo, me acuerdo de Las Perseidas. ¡Qué preciosidad! Nos habíamos retirado de la observación del cielo tras un día nuboso que no nos dejó ver la famosa lluvia de estrellas. Me desvelé y ni el silencio profundo que invade el pueblo me hizo dormir.

Recuerdo la angustia de esa noche. Me lo provocó el pensar que ya quedaban menos días de vacaciones. Soy de ese tipo de persona que descuenta ( y se angustia porque se van agotando) desde el primer día…Nunca del todo feliz sin motivo aparente…

Llovió. Una agradable tormenta de verano dejó la noche fresca y un cielo limpio, salpicado de luces… Me puse la chaqueta y salí al campo.

Me estiré. No me importó sentir la tierra húmeda en mi espalda. La bóveda celeste que pendía sobre mi cabeza me había dejado sin aliento. Y entonces, sucedió. Una estrella fugaz, atravesó el horizonte, dejando una estela larga y preciosa…Me pilló por sorpresa y no puede pedir el deseo que dicen que hay que pedirles.

Pero la noche lloraba estrellas. Y pasó otra: Salud– deseé. Y otra : Salud para toda la familia( por si sólo se había entendido de forma individual). Y pasó una tercera: Amor. En la cuarta, deseé “trabajo”. En la quinta, en di cuenta que había sido poco ambicioso y deseé Dinero. Entonces, me di cuenta que tenía casi todas esas cosas, menos el Dinero (había deseado Mucho) y aun así era incapaz de sentirme totalmente pleno.

Había sentido envidia de un amigo de la infancia, Gustavo, que pasaba esos días en el pueblo. Era considerado un vividor.. Y con suerte… El muy cabrón…

Y entonces, pasó la sexta estrella fugaz. Esta vez, una estrella imponente, más grande con una estela más perdurable en el cielo. Y sin casi darme cuenta deseé: Quiero ser un vividor.

Me sonrío al pensar en esa noche. ¿Vividor, yo?

Voy a ir a comprar un poco de pasta fresca. Me apetece preparar una cena especial. El atardecer es espectacular y he pensado que podemos cenar en la terraza…Paseo hacia la tienda italiana que hace poco abrieron en el barrio. No me había dado cuenta antes, pero es un placer pasear por estas calles arboladas…

Qué preciosa ha quedado la tarde…

Vividor1

 

LLega la Superluna.

Se da una vez al año y va a ser el día 10 de agosto. La noche del domingo , cuando miréis el cielo ( si no hay nubes que lo impidan) veréis una Superluna, de las de toda la vida. Es el momento en el que está más cerca de la tierra y nos parece un 14% más grande y un 30% más brillante.

Este año la Superluna coincidirá con la famosa lluvia de las Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo ( que yo no las consigo ver nunca de forma masiva. Un destellito por aquí y otro por allá y con una frecuencia lenta) . En el cielo, con la luz radiante de la luna como protagonista, nos quedamos sin lluvia de meteoritos. O por lo menos sin verla pero ,mirando el lado bueno, San Lorenzo ( mártir asado en una parrilla, literalmente)no lloraráen esta edición.

Este año, estaré en un lugar en el que no hay conexión a Internet ( Ups!) ni contaminación lumínica. Voy preparada con mi cámara de siempre y una que me han dejado con un zoom de 63X( el mío es de 20X). Hay nervios. ; – )

He mirado la previsión y es de lluvia pero espero que las nubes me dejen ver la luna ( súper).

Te lo ruego, San Lorenzo.

Feliz Superluna a todos.

lunesluna