Mi Palacio de Marivent , ocupado.

Tenemos ocupas (okupas). Como cada año, llega esa familia ( abuelos, padres, hermanos, primos , nietos), se cierran las calles , se multiplican los servicios de “Las Fuerzas de Seguridad” y se pasan el verano, tan ricamente ( o debería decir, tan “realmente”) en este, mi palacio, que como parte del Patrimonio Nacional  ( lista de “todo” lo que tenemos) pertenece a todos los españoles.

Ya acostumbrados a ellos , nos parece normal que en estos momentos históricos de la humanidad ( Siglo XXI) , aún tengamos una figura tan arcaica como la Monarquía. Y aunque el Rey nos caiga bien, a Felipe lo veamos buen tío y sus niñas, encantadoras, forman parte de los libros de historia, de los épicos , de los de Reyes y Princesas… Esos , tan, tan antiguos.

Veo en la televisión a nuestra simpática Reina conduciendo un coche eléctrico. Las imágenes la muestran, saliendo y entrando( de nuevo) en mi palacio. Por un momento, me alegro que use un vehículo alternativo que no contamina pero, después, veo tras ella esos coches negros que conforman su escolta … Me resulta irónico, la verdad. También veo a todos los Policias Nacionales que pululan por allí y , a uno, en concreto, que para el tráfico de la calle para que la Reina y su cochecito y los coches de la escolta, pueden volver a entrar en mi Palacio.

Más tarde, dicen que se embarcan en el yate Fortuna hacia Cabrera ( por cierto, Parque Nacional que deberían cerrar a cualquier tipo de embarcación a motor para que no se contamine esa maravilla natural). Este año, son más discretos ya que la crisis que asola el país ( nos reencontraremos con ella, en Septiembre) puede ser un gran revulsivo para la imagen de esta institución . ¿Todos jodidos y ellos, en el yate?, pensarán que pensaremosCreía que no iban a navegar pero… los expertos dicen que este tipo de embarcación requiere mantenimiento y navegación y que puede ser peor, el remedio que la enfermedad. Se han visto obligados, me digo.

Al final, lo que consigo cada verano ( supongo que por la exposición “mediática ” a la que me someten y, por tanto, la que estimula mi postura más anti-monárquica) es reafirmarme en la idea de que ya va siendo hora que pregunten al pueblo ( propietarios de Marivent, y todo lo otro) si queremos seguir teniendo Monarquía.

Algo me dice que la cosa ( y peor va, según van desapareciendo nuestros mayores), se decantaría por la abolición. Y si fuera que no y siguen, me quedaría más satisfecha al saber que están  porque hemos querido y no porque venga de serie con el país ( desde la época medieval que ya es muy, muy lejana).

La evolución es lo que tiene.