Me importa el pimiento…

Triste ( y breve ) historia de un pimiento.

Este post se lo dedico a la última baja de mi huerto… No quiero que piense ( allí dónde esté) que me importaba un pimiento.

De la flor blanca, emergió el pequeño pimiento… Eran sus primeros días en este planeta ( de los pocos que le tocaban vivir hasta que yo lo cosechara). Esta matita era de pimientos rojos dulces, así que la progresión se intuía emocionante.

Se llamaba, Pimiento Jr.

pimientojr2¿De ahí se podía obtener un bonito y gordito pimiento rojo? … ¿Cómo?…Nunca lo sabremos.

Cuando he salido a regar no veía un pimiento. Bueno, no veía al “pimiento”.Me he acercado un poco más y lo he encontrado caído, allí, en la tierra (especial abono ecológico para huertos urbanos).

minipimiento

Hay otros creciendo pero este…Este era el primer pimiento-rojo-dulce que se producía en este huerto y eso le daba un status especial… Es verdad, por eso, que ya hay otros pimientos probando suerte… Alguno veré rojo…

esperanza

En cambio, las guindillas  van a lo suyo. Nada las afecta. Ni siquiera el cuerpo presente del mini pimiento a escasos centímetros de sus matas. No tienen ningún escrúpulo y yo, tampoco. Este año, las recojo mucho más pronto tras comprobar en la Pasada Edición Huerteril que a más tiempo en la mata, más picantes.

p5

El aceite “Hot” que salió de las del año pasado, no hay quien lo pruebe sin ponerse rojo, gestualizar( muchísimo) y beber agua como si fuera la vida en ello. Yo ya advierto que es mejor tomar leche para acabar con el picor, pero nadie me hace caso. Apetecer (leche después de una guindilla!), ya sé que no apetece pero, oye, es un remedio…

Ya hay un par que  han escapado de mi sagaz vigilancia  y se me han ido a la talla “guindillazo” y no sé si picaran pero, de momento, las más pequeñas , doraditas en aceite de oliva virgen , escurridas y salpicadas de Sal Maldon, están tiernas, dulces y buenísimas…

inmemoriamEn la próxima tapita de guindillas ( mi huerto sólo da para “tapitas” ; – ), pienso freír al pobre mini-pimiento . Como señal de respeto.

In Pimiento Memoriam…

 

 

14 pensamientos en “Me importa el pimiento…

  1. Estoy por perdirte consejos de horticultura y sembrar unas matillas en unos tiestos en el balcón, entre riego riego, lo mismo me sale un pimientillo (para empezar, con que sea como el tuyo ya me conformo ;-) Divertida entrada, un abrazo!

  2. Bueno, lo mejor del asunto para el pimiento es que tarde o temprano iba a caer presa de las fauces depredadoras de quien yo me se, al menos ha tenido una muerte digna :)

  3. Pues ya es inevitable. Tu pimiento Jr. ha pasado a formar parte del olimpo de los que mueren jóvenes, como James Dean, Nino Bravo, Cecilia, Brad Pitt en la peli esa que se pelea con un oso…etc. Has de saber que cada vez que hables del pimiento, DE-ES-TE-PI-MIEN-TO-CON-CRE-TA-MEN-TE, no estarás contando una historia humilde y sencilla (quizás en un principio lo fue), estarás contribuyendo a engrandecer la leyenda que le rodea. Y ya sabes lo que se dice de los que han muerto ¡Qué bueno era!

Puedes leer, puedes escribir , puedes hacer lo que quieras...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s