Con normalidad…

Hoy, en la prensa y en la tele, he sabido que hay un volcán a punto de emerger del mar…Lo he oído y he asumido, con normalidad, que hay un volcán a punto de emerger del mar… Si me detengo a pensar en este suceso natural (pero absolutamente infrecuente,) me doy cuenta que es algo bestial. ¡!!!!Un volcán va a emerger del mar,  al ladito de la costa de El Hierro ¡!!!! Y con todo lo que tiene de inseguro y de molestia para los habitantes del lugar, el momento volcán es una pasada. Es un súper acontecimiento de la naturaleza…Hasta es posible que nazca una nueva isla… Increíble.

Ya puesta en estos temas, me intereso por ese meteorito (su nombre es Asteroide 2005 YU55, no es broma) que se dirige a toda pastilla hacia la tierra (pero que no la rozará)y que podremos ver los que tenemos la suerte de tener un telescopio. Esto lo escribo, con un tono irónico que sólo detectaríais si me vierais (estoy alzando las cejas), ya que desde que tengo mi fantástico Celestrón XR2500 (chollo del Mediamarkt) no he visto nada de nada. Luces difusas,…Yo digo que está mal montado pero me lo han revisado un par de entendidos y parece que el telescopio está bien (y yo no). Como ya no aguanto más risitas a mi espalda, creo que voy a desistir de observar el Asteroide 2005 YU55 con mi Celestrón…

Lo que me ha llamado la atención es que es un objeto que si desviara su trayectoria ( la NASA dice que no pero la NASA no es Dios ) y colisionara con la tierra, supondría un impacto de 65.000 bombas atómicas. Lo he oído y asumido con normalidad: 65.000 bombas atómicas.Se cree que fue un suceso de este tipo lo que hizo que se extinguiera la vida de los dinos y otras especies hace 60 millones de años.

Más normalidad con lo que sigue: hasta dentro de 100 años no hay riesgo de este tipo de colisiones. Dentro de 100 años… ya se verá. Si habéis suspirado de alivio por esta noticia que da una tregua temporal a la colisión de asteroides, leed: En este caso, el Asteroide 2005 YU55 ha salido de la lista del programa de detección de asteroides peligrosos de la NASA, donde hay registrados 1.200 objetos potencialmente peligrosos.

Bueno, pues hay 1200 “cosas” por ahí que podrían colisionar mientras un volcán va a emerger del mar de un momento a otro.

Mejor tomarse esto con normalidad…Y no pensar que somos minúsculas partículas de casi nada, frágiles y volátiles en este y en todos los Universos…

La nota curiosa: para ver a nuestro amigo el Asteroide 2005 YU55.

Los expertos aseguran que, si las condiciones atmosféricas lo permiten, podrá verse con unos simples prismáticos o pequeños telescopios desde la Península Ibérica desde el atardecer hasta las 23 horas, aproximadamente. Su velocidad será de unos 10 grados por hora.

La nota romántica: el emerger del Volcán de Las Calmas (precioso nombre, por cierto) parece estar asociado a las fases de la luna al igual que las mareas. Se espera que aparezca con la luna llena del próximo día 11…

La Atlántida de Negrete.

Hoy me llega este mail de Viajes El Corte Inglés : “

***ERUPCIÓN VOLCÁNICA EN ISLANDIA: CANCELADOS TODOS LOS VUELOS DESDE LONDRES***

Buenos días,

Ayer   miércoles  14  de  Abril  se  produjo una gran erupción volcánica en Islandia. Debido a las condiciones   meteorológicas,   una   niebla de ceniza volcánica se ha extendido hacia el sur, hacia el Norte de Europa y está afectando gravemente la actividad aérea de todas las aerolíneas.
Por razones de seguridad la dirección del Servicio de Control de tráfico aéreo (NATS) ha decidido cancelar vuelos y cerrar todos los aeropuertos de Londres (…)”

Leer esta notícia tras haber leído “Atlántida” de Javier Negrete ha sido , como todo lo que pasa en esta vida, pura casualidad ( casi que podía ser un párrafo del libro)pero me ha hecho volver a pensar en el concepto básico que planea en el libro : La Madre Tierra está viva y, como todo ser vivo, evoluciona y cambia. Lo que pasa es que hasta ahora, La Madre Tierra, no había tenido que lidiar con seis mil millones de parásitos , chupándole la sangre… Así que, fiel a los ciclos, va a pegar un grito que nos va a dejar a todos sordos ( por lo menos, a los que queden).

La Atlántida , si asumimos que fue real y le quitamos todo lo de mito que la adorna, fue una isla que se hundió bajo el mar , debido a erupciones volcánicas y movimientos sísmicos: la tierra se calentó, explotó y ese trozo, se hundió y desapareció. Desde esos tiempos, el planeta no ha dejado de estar vivo y en su núcleo, su manto y su corteza se suceden cambios que pueden alterar la actividad de un volcán, generar un terromoto, un tsunami o cualquier otro desastre natural que para La Madre Tierra igual se asemeja a una ventosidad , un erupto o un estornudo. Esas pequeñas cosas , nos afectan a gran escala a los seres humanos y nuestros “sistemas” (no hace falta que os recuerde todos los sustos que ha dado La Madre, ultimamente, para valorar lo que significa que la tierra tiemble a 7 grados de magnitud de la Escala de Richter) y, es posible que lleguemos a tener que refundar esos “sistemas” … en un mundo de glaciares y hielo…

Esta novela de aventuras me enganchó  desde el principio(el mito de la Atlántida siempre me ha fascinado). Es un viaje lleno de acción trepidante en el que la Tierra,  más que estornudar, se prepara para un gran parto. Dinámica y al estilo de capítulos cortos de Dan Brown pero llena de referencias cercanas que hace la historia más verosímil ( dentro de su propia fantasía de dones , magia y Dioses), te permite asistir al visionado de  una gran película de volcanes,la Atlántida y el mundo de hoy …

No hay que desvelar nada de la trama pero sí que quiero poner de manifiesto, el impacto mental que me ha proporcionado el evocar la imagen de Barcelona, arrasada por un gran Tsunami con la gigantesca ola entrando por el Barrio Gótico de la ciudad.  En el momento de su lectura, me dejó con  “l’ai al cor” ( el corazón, en vilo) y, hoy, cuando he recibido este mail de la Agencia de Viajes con la nube de cenizas volcánicas volando hacia Londres, he pensado : “Negrete, está empezando”…

Felicidades a Javier Negrete por una novela que no te deja indiferente.

Hay que leerla.

Atlántida , Javier Negrete. Ed. Espasa