Hoteles.

Desde que existen estas cámaras de fotos digitales y el mundo www 2.o a nuestra disposición , a un sólo click de dificultad, el mundo del viaje ( y en este caso, el de la elección de un Hotel) ha cambiado radicalmente.

Lejos quedan aquellas visitas a la Agencia de Viaje del barrio ( que me consta que aún hay usuarios de este servicio pero disminuyendo, a medida que las generaciones  del 2.0 van tomando el control ), con aquellos catálogos con las mínimas descripciones del Hotel ( una foto de la fachada + 1 foto una habitación ) y, en algunos casos, la sabia opinión del que te atiende que , en base a las experiencias y comentarios de otros clientes, te daba una idea aproximada de su calidad. No seré la única que ha llegado a un Hotel cargada de expectativas y…¡tachán!, el susodicho era un desastre. Sólo en dos ocasiones ( hablando del pasado cuando aún no podía fisgar por Internet), la sorpresa ha sido en sentido inverso : una maravilla inesperada…

Así que, este mundillo hotelero ha cambiado de perspectiva y ahora se enfrenta al análisis directo de sus huéspedes que, además, tiene un sentido público . Esto es , que la crítica (positiva o negativa) está a disposición de cualquiera que tenga una conexión… en el planeta.

A mí, me encantan los Hoteles. Me gusta descubrir establecimientos pequeños y singulares y , es por eso, que siempre he estado abierta a todas las fuentes. Uno de mis mayores descubrimientos hoteleros, estaba en un artículo de una revista de decoración que recorté y guardé, hasta que un día , fuí a ese lugar .  El Directorio de “Lugares Divinos”, en sus inicios en versión book,  ( ya hace años disponible en versión On Line) y el famoso Relais & Châteaux era otra fuente de inspiración. Más tarde, las revistas femeninas ( Vogue, Elle, etc.) empezaron a incluir cuadernillos especiales con Hoteles , también especiales, en sus ediciones previas al verano que he ido coleccionando. Además, tengo una amiga especialista en viajes ( debería crear una web On line de asesora, os lo digo yo) que me ha ido dando sus consejos  y su valiosa información.

En los tiempos actuales, la cosa ya no va así. Ante un destino concreto, inicio una búsqueda on line de los hoteles que pueden interesarme. (Al final de este post, os relaciono las páginas en las que suelo demorarme ,soñando que estoy en esos lugares fantásticos…). Una vez detectados y con las cosas claras en cuanto a “Localización” ( este es un aspecto importantísimo. Nunca hay que estar cerca de una Estación Central de Tren,  o a cuatro horas , por carretera, de los lugares de referencia, p.e.), visito las webs Oficiciales de los Hoteles.

En estos sites, nos espera un mundo mágico de luz y color. ¡Todo es tan bonito!. Y , en ese estado de ilusión y proyección en el que se instaura uno cuando va a hacer un viaje vacacional, lo que se te queda grabado es “lo bonito”, así que cuando llegas al Hotel , con la imagen preconcebida fantástica, y te encuentras con “lo real” la desilusión y el bofetón, se sienten más fuerte.

Las webs especializadas en Hoteles, nos dan una información útil pero hay una relación comercial posible entre las partes, así que lo que es fiable 100% es la gente. El pueblo, habla. Así que yo tengo dos fuentes de “confrontación” : 1) Foro : losviajeros.com y2)  tripadvisor.es. Uno, es un foro en el que la gente habla de sus experiencias y tripadvisor, es lo mismo pero con fotos de particulares. Allí Juan y Pepi (por ejemplo), cuelgan las fotos del Hotel  (habitación, lavabo, playas, restaurante…) al que fueron por su 10 aniversario de boda. Y esas instantáneas , libres de Photoshop , son las que nos darán la visión real del “estado de la situación”.

Por ejemplo : Buscas una increíble habitación, con vistas al mar y piscina privada. Encuentras este Hotel y te prendas .

Miras “las fotos” de los viajeros y te encuentras con esto :

Es una habitación “Vista frontal Oceáno” , en eso no engañan. Tiene piscina privada, también es cierto pero… su realidad es diferente que la que, esperando que te prendes, te han vendido en la web.

Respecto a esto de mirar fotos y leer opiniones, se deben tener en cuenta dos factores : 1) Normalmente, y si no es una crítica negativa, las personas tienden a poner las mejores fotos. Esas que demuestran que el lugar estaba genial y que también se lo pasaron genial. Viene a ser lo del “Yo no soy tonto”. Es posible que lo que menos le gustó de ese Hotel ( playas sucias, hamacas viejas, limpieza superficial, etc..) lo hayan borrado de sus recuerdos : Hay que demostrar a todos, piensan Juan y Pepi, que su aniversario fue genial!.Aún con este sesgo (que puede estar o no), la información que recibimos es fiable.

Y 2) dicen que hay un 7% de cualquier grupo que se forme, que siempre está en desacuerdo o en contra de lo que piensa el resto del grupo.Por tanto, las críticas negativas también deben pasarse por ese tamiz. Es posible que alguién despotrique por la falta de minibar y que , a tí, te dé lo mismo o que se quejen de la falta de manejo idiomático cuando tu ya sabes inglés de sobras. Por poner ejemplos. Cuando hay una misma recurrente, ya sabes de que mal vas a morir…

Es por eso que vale la pena investigar antes de reservar y antes de agotar los plazos de anulación. Es un error hacerlo cuando ya no hay marcha atrás ya que, todo lo que es negativo ( y recordar que siempre hay un 7%) es lo que te va a impactar y te va fastidiar el previo de ilusión antes de llegar a destino. Si estás en estas, detente sólo, en los intentos de Juan y Pepi de mostrarte lo bien que les fue a ellos…

Post relacionados : De Viajes

Foros

www.losviajeros.com

www.tripadvisor.es

Páginas de Hoteles

www.lugaresdivinos.com

www.notodohoteles.com

www.slh.com (Small Luxury Hotels)

De viajes…

Ves un anuncio en la tele ( por ejemplo, un viaje a Menorca en velero) o lees un artículo encantador sobre una isla exótica, un resort tropical o un hotelito en L’ Empordà... Las imágenes te sugieren una experiencia sin igual : cuerpos relajados al sol con un cocktail (super refrescante ), paseos a caballo al atardecer, cenas románticas a la luz de las velas en la playa, sonrisas ,  relax , fiesta y aventura… Todo perfecto.

Lo que tu mente está comprando, más que un viaje es esa “experiencia” que se vislumbra en todo esa información que llega a nuestro cerebro. Lo que nos atrae , es el “estado existencial” en el que se suceden todas esas cosas maravillosas. Y , lo que ocurre cuando eres tú el que vive la experiencia es que , precisamente por ser, vas a vivir la tuya . La confrontación de “la experiencia ideal” vs ” la realidad percibida” puede ser traumática :

1)  No consigues emular ese estado mental en el que están los protagonistas de los anuncios .

Sea por las problemáticas que te rodean ( que no desaparecen por poner una isla paridisíaca de por medio), sea por el entorno (mosquitos, indigestiones, quemaduras solares, dolores inoportunos, retrasos en los vuelos, hoteles que no se parecen al de la foto,  etc…), sea por lo que sea, no acabas de estar lo “super feliz” que deberías.

2) Te sientes mal, culpable ( o idiota) por no conseguir ( de verdad)experimentar ese estado. Es un tiempo limitado, con un final, que no debes, no puedes, es pecado desaprovechar. Es más, a la vuelta de tus vacaciones, explicaras a todo el que te quiere oír que ha sido “una experiencia fenomenal” y la recomendarás ( con entusiasmo).

La idea es la siguientes : ¿No envidias al tipo de la foto?.La tranquilidad, el paisaje, los colores… ¡Qué bien está, oye!.  Esa es la experiencia que deseas pero no las que has vivido.

Versión alternativa:  Mientrás estabas tumbado en esa playa de arena blanca, los insectos zumbaban a tu alrededor, impidiendo la lectura de tu libro. Decides no leer y relajarte. Piensas en tu padre que ha estado ingresado por problemas cardíacos ¿Cómo estará hoy?. El sol te fríe sin piedad. Cuando acabe tu mañana playera, va a ser imposible “rozar” cualquier tejido o a otro ser humano. De sexo, ni hablamos. Uyyy! Te has puesto protección pero te has achirrado igualmente. En eso, que te da un retortijón . Tu estómago protesta por las comidas “internacionales” del hotel ( que además no es como te pensabas que era) . La playa es tan paradisíaca que no hay edificaciones ni servicios para los humanos : el botellín de agua que llevabas está caliente y las necesidades fisiológicas te están dando la mañana…. Ahora bien, si alguién te pregunta, explicarás que has disfrutado del “estado nirvana” que transmite la imagen.

Las experiencias reales no se pueden controlar. O no del todo. Las cosas de los sentimientos, el alma y el carácter van con nosotros a ese hotel y a ese destino pero, las cosas del entorno pueden ser más o menos controladas .

El destino : Los programas estos ( hay a chorro) de Españoles ( catalanes,madrileños,  valencianos, Callejeros…) de vidas en otros países han sido de gran ayuda para poder equilibrar la imagen soñada que tenemos de un  destino con la que, realmente, nos vamos a encontrar.

El Hotel : además de Foros muy buenos como www.losviajeros.com ( excelente fuente de información y experiencias “verdaderas” ) es muy útil entrar en la sección de “Fotografías de los viajeros” de TripAdvisor. Lo que se ve ahí, es lo que hay. Ni más ni menos. Utilísimo para evitar soñar con tu habitación con vistas al mar y acabar mirando las vistas, inclinándote en una posición antinatural , por la ventana para ver un resquicio de oceáno. Eso sí, un trozito de nada pero azul y hermoso que te cagas.

La fisiología : Hay que  encomendarse al Santo de turno, a Ka, Dios, Mahoma, Buda o a quien tú sigas y pedirle que no te indigestes, que el vuelo no tenga turbulencias y que tus aptitudes físicas estén al 100% ( de tu escala de estar bien) para disfrutar de la experiencia.

: Finalmente, está lo incontrolable:  Nosotros y nuestras circunstancias. Nuestra predisposición a ver el vaso medio lleno o medio vacío, nuestra habilidad ( cada uno tiene su grado de pericia) para disfrutar de los instantes felices, la capacidad de desconexión ( hay quien casi entra en coma ” de las circunstancias” y hay quien, se esfuerza, pero no puede evitar seguir inmerso en sus propias “circunstancias”), etc… Viajamos como Vivimos…

Vale la pena potenciar eso del “Pensamiento Positivo” y entrenar el lado izquierdo del cerebro, antes de irse de vacaciones.  Debería ser un punto prioritario en nuestro check-list del viaje : 1)Entrenamiento del izquierdo,2) Destino,  3)Alojamiento y 4)seguir entrenando el izquierdo ( es una de esas cosas de las que puedes abusar.)

Dicho esto, queridos lectores, que la suerte nos acompañe. Los “turnos” de vacaciones ya han empezado.

Os deseo , a todos, que este verano disfrutéis de la experiencia y el estado mental que habéis imaginado ( sea el que sea) .

N. B : Foto del Hotel Zoetry Agua (Punta Cana)