Falso Raquítico.

Vale, a primera vista puede parecer un huerto raquítico, pero, no.

Nada más lejos de la realidad: viene cargadito de una docena de tomates tipo Raf (además de los cherry que me producen tomatitos de forma continuada).

No había esperanza de que ese tipo de tomate estuviera cómodo en mi huerto, ¡pero…sí! Ha aguantado calor y plagas de orugas. Me dicen los que saben que la orugita de las narices, se llama Tuta y me sabe mal porque tiene un nombre divertido, pero se ha zampado dos de mis catorce tomates la tuta esa…

Ahora, el huerto está vigilado y mi único objetivo es que mis doce tomates lleguen sanos y salvos a una ensalada…

Airear.

 

En estos últimos días, mi huerto ha recibido visitas…

En la mayoría de los casos, he descubierto que todo el mundo sabía cómo plantar correctamente una tomatera, menos yo …que las planté. El marco de plantación aporta las medidas idóneas para que la planta te salga ordenadita y obediente.

En realidad, si os fijáis, lo que hacen es aislarlas…Yo, en cambio, las agrupé y , con eso, conseguí un grupo de tomateras fuerte y estructurado que ha invadido el espacio y ha exterminado al resto de las especies.

Ahora, estamos en pleno armisticio. Me están enseñando, primero las flores y después los tomatitos, para que me ablande pero… mi plan, es “El Plan” y lo voy a llevar a cabo.

Con mucha sangre fría.

Todos los expertos en la estrategia de batalla tomatera, me han dicho, con movimientos de manos explícitos: “Poda, corta, airea”.

Debo realizar una limpieza drástica con el objetivo de dar más fuerza a las flores  y a los tomates. Lo primero que he pensado es : ¿ Voy a ayudar al enemigo? Si les doy vidilla, van a sobrepasar la valla y van a invadir la casa del vecino aunque, tras reflexionar ( es que lo de la guerra del huerto, tiene mucho de concentración mental) he observado que lo que pasa es que “El Plan” es maquiavélico.

Consiste en el engorde del tomate ( tanto en cantidad como calidad) para que en el momento justo , se realice un ataque por sorpresa y ¡zas! se corten de las matas rebeldes para pasar a formar parte de mis coloridas ensaladitas veraniegas.

La venganza me sabrá a tomate…

Sí, voy a …airearlos.

He pedido ayuda y mañana, una vez equipados con nuestros enseres de poda y con nuestro uniforme de camuflaje, haremos una incursión en la República Independiente de los Cherry .

Intentaré aportar una crónica y el testimonio gráfico .

Deseadme suerte.

NB : La evolución de este proyecto de huerto urbano , desde el día “0”(Montaje de la mesa de cultivo -sola-) al día de hoy en:  http://mihuerto.tumblr.com