Una de reflexología en Singapur.

Hoy, la experiencia Singapur se refiere a la reflexología…Hemos acabado con los pies con vida propia tras una larga jornada de trabajo y hemos decidido hacer una sesión de reflexología. Si algo hay que adoro en este mundo son los masajes y sin son en los pies, subo al cielo. ; – )Hasta ahora, mis experiencias con la reflexología habían sido muy gratas así que nos hemos ido al “salón” de masajes que hemos visto más adecuado ( debo decir que en algunos-esto está lleno de centros de masajes-no es viable ni entrar).Iba conmigo un amigo que nunca jamás había probado el masaje en los pies …Yo le he dicho que se quedaría como nuevo. Ops!
En Maei Yaa Foot Massage, no se pueden hacer fotos, ni utilizar el móvil, ni hablar…Lo de la foto , claro, me ha activado mi faceta más peligrosa y como estaba prohibido , pues he hecho una.

 

FOTOROBADA

De estas dos personas (que sólo sabían decir en inglés, las partes que te estaban “tocando” al masajear los pies : brain, heart, etc…) a mí me ha tocado el más mayor, el que está sentado.Primero, nos han dicho que nos relajáramos y absolutamente confiados, hemos reclinado los butacones y hemos cerrados los ojos esperando esas caricias celestiales.A los pocos minutos, he oído es un grito de dolor de mi compañero de aventura. Después, he sido yo la que ha emitido quejidos ( más leves, por cierto). ¡Qué dolor! Mi masajista me decía : “blocked” y cada vez que me tocaba una zona concreta, veía las estrellas.

 
Después de unos cinco minutos, ya estábamos maldiciendo al masajista, emitiendo nuestros Ay, Ay, Ay y, efectivamente, molestando al resto de humanos que estaban ahí, estirados y relajados y como si nada … Era una sesión de reflexología de 30 minutos que se nos ha hecho eterna…El que iba conmigo rogaba ,al Dios que fuera, que se acabara pronto. Era tal el jolgorio lastimero de los españoles que nos han pedido silencio y, entonces, inevitablemente, nos ha entrado un ataque de risa de esos, en los que no puedes reír y eso te produce aún más risas… Ha sido imposible pararlo.Hemos salido renqueantes , tras tomar una infusión detox que te dan al final, pero muertos de risa… Al principio, hemos llegado a la conclusión que nos ha “relajado “ mucho más el ataque de risa furibundo que la reflexología pero, pasadas las horas, admito que mis pies, tobillos y pantorrillas, están muy…relajadas.

 
Eso sí, cada vez que me acuerdo del tipo diciéndome “blocked “y” silence, please” ante nuestros Uy Ay Uy y las carcajadas-que-no-podíamos-emitir ,vuelvo a reírme y eso, en definitiva, es una de las mejores terapias si estás..blocked.

 
Para acabar : 1) A mi acompañante, le ha tocado el masajista más joven. Un hombre con una energía increíble ; – ) y 2) a mi lado había un indio , con la cara tapada con una toalla, que se la ha ido levantando durante la sesión para decirnos : Peace. Y, lo siento, nos daba más risa …prohibida.

Lo sé, somos unos impresentables…

CHICA

Es obvio que la chica de la foto, con esa expresión de placidez, es una trampa.

La Esteticien “House”…

Iba a titular este post “Cosas de chicas” pero, en honor a los “chicos” que se han subido al carro de la depilación, las limpiezas de cutis y la pedicura, ya es hora de quitarle el género ( pobrecillos, no saben lo que hacen), así que el refrán “Para presumir,hay que sufrir” ahora, ya, es para todos.

Mi última experiencia ha sido traumática y variada. Estrenaba nuevo “Centro Estético” de esos tan blancos y bonitos , recomendado por una experta. Nada más llegar, me ofrecieron un café y me sentaron en un mullido sillón. Iba a empezar la operación : manicura-pedicura-spa. Abrí mi libro y me dispuse a disfrutar de las maravillas de las burbujitas y las cremas exfoliantes. Pero, en eso, que la amable chica esteticien inicia una conversación : prudente y discreta pero, ya, interactuando. Tras cerrar el libro un par de veces, sin haber pasado de la primera página , para responder amablemente a sus preguntas, me encuentro inmersa en la historia (dramática) de su vida. Mientras mis manos y mis pies iban quedando preciosos tras la restauración, me desgranaba una serie de acontecimientos propios de una telenovela hasta que , llega al final y me dice que ahora es feliz porque “la ha tocado la mano de Dios”. Evangelista convencida, me intentaba vender las bondades de la Biblia y su veracidad…. Evangelizando mientras me hacía la manicura, vamos. Mi error fue poner en duda alguna de sus afirmaciones  ( la fe es lo que tiene), mientras ella me hacía la rayita blanca de la manicura francesa… Cuando ya me estaba empezando a hartar de tanta Espiritualidad, me viene a buscar la segunda esteticien. ¡ La depilación y el masaje de drenaje linfático, me salvaron de la evangelización! pero debo decir que llevo unas manos y unos pies , fantásticos.

La esteticien que se va a ocupar de mí en esta segunda fase , es grande y contundente. Muy guapa pero muy fuerte, también. Va perfectamente arreglada y me mira con ojo crítico. Es como “House” pero en esteticien. También habla (yo creo que para distraerte) y no puedo evitar reir pero también compadecerme del marido e hijo de la señora en cuestión . El masaje , genial y el resto, rápida como un rayo. Me ha dado un vapuleo de tal calibre que cuando me siento en la moto para volver a casa, siento todos los músculos de mi cuerpo quejándose. Dicen : ¡Socorro! ¿Qué nos has hecho, desgraciada?.

La persona que me recomendó el Centro, me llama y me pregunta qué tal. Siendo objetivos, el trabajo de reset ha sido de un gran nivel y de calidad.  Decido que volveré pero que me  llevaré el iPod .

Ni la mano divina, ni la House depilatoria van a poder con mi lista de reproducción.